CUANDO TILLERSON LLAMABA “IDIOTA” A TRUMP Y LA NOMINADA A LA CIA DESTRUÍA EVIDENCIA DE TORTURA

El exCEO de ExxonMobil quedó afuera de la Casa Blanca, tras desacuerdos varios con el mandatario estadounidense en asuntos clave de política exterior. Lo reemplazará quien hasta ahora se desempeñaba como director de la CIA, Mike Pompeo -miembro del Tea Party-, quien se teme traerá una posición más extremista en cuanto a Irán, Corea del Norte y otros temas. La nominada a quedar al frente de la Agencia Central de Inteligencia es Gina Haspel, quien estuvo en 2002 a cargo de un centro de detención en Tailandia, donde supervisó la tortura de 2 sospechosos de terrorismo -interrogatorios de los cuales luego se ordenó destruir las cintas, según el New York Times-.

Descripción: Descripción: https://cdn.urgente24.com/sites/default/files/notas/2018/03/13/untitled-1.jpg

Adiós Tillerson y hola a la 1º mujer nominada a conducir la CIA. /REUTERS/Jonathan Ernst

El martes 13/3 se conoció que el Presidente estadounidense, Donald Trump, echó a su secretario de Estado, Rex Tillerson. Pero los rumores de fricción entre ambos se remontan meses atrás. El 30/11/2017, The New York Times y The Washington Post ya habían anticipado que la Casa Blanca preparaba un plan para reemplazar a Tillerson por el director de la CIA, Mike Pompeo, como secretario de Estado. En ese momento se creía que a Pompeo lo sucedería el senador Tom Cotton al frente de la CIA, pero finalmente es Gina Haspel la nominada a ocupar el cargo. El plan de la transición había sido desarrollado ya por el jefe de personal de la Casa Blanca, John F. Kelly, y sólo faltaba que Trump lo firmara.

Tillerson tuvo problemas como jefe diplomático de Trump casi desde el momento que fuera anunciada su nominación, escribió Louis Nelson de Politico. Al ex CEO de ExxonMobil se lo criticaba porque se percibía que tenía una relación demasiado cálida con el Gobierno ruso y el Presidente, Vladimir Putin. “La salida de Tillerson terminaría un reinado turbulento para el exjefe ejecutivo de Exxon Mobil, quien ha sido muy marginalizado en el último año -escribían Peter Baker, Maggie Haberman y Gardiner Harris del NYT cuando se especulaba con su salida como una posibilidad-. Trump y Tillerson han tenido diferencias sobre asuntos principales, incluidos el acuerdo nuclear con Irán, la confrontación con Corea del Norte y un choque entre aliados árabes. Se reportó que el secretario había llamado a Trump un “idiota” en privado y el Presidente lo criticó públicamente por “perder su tiempo” con un intento de llegar diplomáticamente a Corea del Norte.”

En noviembre de 2017, NBC News reportó que Tillerson había llamado al Presidente un “jodido idiota” tras de una reunión con los máximos oficiales de seguridad nacional, en la que Trump les habría pedido aumentar 10 veces el arsenal nuclear del país -un movimiento que violaba tratados de desarme internacionales vigentes desde hace décadas y firmados por cada presidente desde Ronald Reagan, explica Splinter News-. Trump llamó a la historia periodística “pura ficción” y el secretario de Estado encabezó una conferencia de prensa por el reportaje, en la que no negó directamente haber usado el término.

Lo cierto es que Trump ha dejado mal parado a Tillerson en más de una ocasión. La más reciente ocasión fue cuando anunció la reunión con el líder norcoreano, Kim Jong-un, horas después de que el secretario de Estado dijese que las negociaciones todavía estaban a un largo camino de distancia. Mientras qu e el año pasado, cuando Tillerson abogaba por una solución diplomática a la crisis, Trump dijo que no se molestara “perdiendo el tiempo” en ello.

“Creo que no acordaban en nada”, dijo un alto oficial de la administración, según Politico. Tillerson estaba a menudo en contra de las decisiones cruciales de la administración en política exterior, como la mudanza de la Embajada israelí a Jerusalén.

Según el NYT, la elección de Pompeo para reemplazar a Tillerson puede ser presagio de un cambio dramático: mientras que el ex CEO de ExxonMobil era percibido como un pragmático, Pompeo -un excongresista del Tea Party- tendrá probablemente una posición más extremista en cuanto a Irán, Corea del Norte y otros asuntos clave (Ver artículos de VIKTORIA ZHURAVLEVA y del Arq. García Rozado).

Haspel es una veterana de la agencia -fue nombrada directora suplente el año pasado- quien en 2002 estuvo a cargo de uno de sus centros de detención en Tailandia, donde supervisó la tortura de 2 sospechosos de terrorismo, según un artículo del NYT. En 2005 se ordenó que las cintas de esos interrogatorios, que incluyeron simulacro de asfixia y golpes en la cabeza de uno de los sospechosos contra la pared, fuesen destruidas, reportó el Times.

Volviendo a Tillerson, el NYT considera que su nombramiento fue una especie de experimento desde el principio, ya que no poseía experiencia previa en el Gobierno, la política o el Ejército. Trump creyó que Tillerson podría traducir sus habilidades formidables en el mundo corporativo hacia la diplomacia internacional. El NYT explica que Tillerson pasó gran parte de su tiempo reorganizando el departamento de Estado, recortando su presupuesto y echando a más de 2.000 diplomáticos de carrera.

La última diferencia de Tillerson con la Casa Blanca fue puesta en evidencia horas antes de darse a conocer que había sido despedido, cuando dijo que el veneno que se utilizó en el ataque al exespía ruso en Gran Bret aña “vino de Rusia”, distanciándose de la postura de la Casa Blanca. De esta manera, se alineó con la del Gobierno británico, rompiendo con la administración estadounidense, que ha evitado nombrar directamente a Moscú en relación al incidente. La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, había ofrecido su apoyo a Gran Bretaña sin hacer referencia directa a Moscú.

Según el Washington Post, Trump le pidió a Tillerson que diera un paso al costado el viernes 9/3.

El secretario de Estado canceló entonces los eventos que tenía programados en Kenia para el sábado, arguyendo que no se sentía bien.

Jonathan Ernst – REUTERS

EE UU 13 de marzo de 2018

Para Boletín ICIMISS

Se el primero en comentar en "CUANDO TILLERSON LLAMABA “IDIOTA” A TRUMP Y LA NOMINADA A LA CIA DESTRUÍA EVIDENCIA DE TORTURA"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*