NOTICIAS

CERVEZA ARGENTINA, EL MEJOR ALIADO DE LOS DEPORTISTAS

Un descubrimiento de científicos argentinos permitió inferir que la cerveza no solo es una bebida rica para compartir con amigos durante una noche, sino que también puede ser muy útil a la hora de practicar deportes a partir de un nuevo tipo de levadura original de los bosques patagónicos, una variante de cerveza que sirve para hidratar a deportistas en competencias de alta exigencia por su bajo contenido en alcohol y agregado de minerales. Para llegar a este hallazgo trabajaron científicos de Argentina, Portugal y Estados Unidos, quienes descubrieron que esta cerveza es especial para la etapa de hidratación de un deportista de alta exigencia “ya que tiene todo lo que necesita para recuperar energía”.

Esta variante cervecera fue presentada durante la competencia internacional IronMan, que se realizó en San Carlos de Bariloche y de la que participaron más de 1.600 deportistas del mundo en las disciplinas natación, ciclismo y pedestrismo. Para lograr esta variedad se combinó además el trabajo del Instituto Andino Patagónico de Tecnologías Biológicas y Geoambientales con el de la micro-cervecería barilochense Manush, que diseñó el producto. “La levadura es especial y deja más azúcares que lo normal, aportando calorías, pero no demasiadas, y tiene un agregado extra de minerales como zinc, magnesio y calcio, fundamentales para la recuperación muscular”, explicó DIEGO LIBKIND, investigador del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología de Innovación que descubrió este nuevo tipo de levadura. Aquí se tiene la colección de levaduras cerveceras más grande de América Latina y la Argentina cuenta con el reservorio más importante de levaduras naturales. Desde el 2011 se posee un tipo de levadura salvaje (”Saccharomyces eubayanus”), declarada de interés por el Senado de la Nación, que fue descubierta en los bosques patagónicos por Libkind y un equipo de científicos de Argentina, Portugal y Estados Unidos. Se trata de la madre de la levadura lager, que se utiliza en la actualidad para hacer casi el 95 por ciento de la cerveza industrial a nivel mundial. Libkind aseguró que la cerveza contiene coriandro, que le aporta frescura y propiedades antiinflamatorias, y levadura en suspensión, que le suma proteínas y muchísimos componentes vitamínicos, en particular del complejo B”. La competencia IronMan convocó a triatletas de entre 18 y 80 años de más de 30 países. El circuito comenzó en Llao Llao, donde los deportistas nadaron 1.900 metros en el lago Moreno; luego recorrieron 90 kilómetros de bicicleta por el Circuito Chico, y finalmente hicieron 21 kilómetros de pedestrismo hasta el Centro Cívico de la ciudad.


HALLARON RESTOS DE UN OSO GIGANTE DEL PLEISTOCENO

El paleontólogo del Museo de La Plata LEOPOLDO SOIBELZON, quien en 2011 presentó en sociedad al oso de mayor tamaño del que se tenga registro y ahora estudiará este nuevo ejemplar, aseguró que “encontrar un oso en cualquier lugar de la región pampeana es un hallazgo extraordinario. Encontrar un carnívoro ya es un hallazgo extraordinario, porque siempre están en menor número en los ecosistemas”.Y agregó: “Dentro de los carnívoros, los osos no son formas que se encuentran frecuentemente, y menos un cráneo completo con mandíbula como se halló ahora en Junín” (provincia de Buenos Aires). En este sentido, el especialista en el estudio de osos gigantes afirmó que “es un material excelente, porque lo más frecuente es encontrar un diente, un canino, una falange, un pedazo de un hueso largo, pero encontrar un cráneo completo con mandíbula es muy interesante”. El investigador señaló que este oso pertenece al género de los Arctotherium, entre los cuales se encuentra el ejemplar más grande del que se tenga registro. “Este material de Junín corresponde seguramente al Pleistoceno tardío, con una antigüedad que no supera los 120 mil años, mientras que los osos gigantes de mayor tamaño existieron en América del Sur durante el Pleistoceno temprano, hace casi un millón de años atrás”.

El ejemplar más grande del que se tiene conocimiento, perteneciente a esta especie, era un carnívoro-omnívoro que vivió hace 780 mil años y fue descubierto en la ciudad de La Plata, capital de la misma provincia. “Desde mediados del Pleistoceno -prosiguió manifestando- los osos fueron disminuyendo en tamaño y, dentro de su dieta omnívora, fueron haciéndose un poco más herbívoros, pero en comparación al tamaño de los osos actuales, este ejemplar de Junín también era gigantesco”, precisó el doctor Soibelzon. El profesor José María Marchetto, director del Museo del Legado del Salado de Junín, detalló que “a este cráneo prácticamente completo le falta lo que sería el pómulo derecho, el arco cigomático y parte del maxilar; luego, tiene hasta las dos ramas mandibulares, aunque también carece de la pieza que une a ambas mandíbulas”. Por su parte, el doctor Luciano Brambilla, biólogo de la Universidad Nacional de Rosario, coincidió en que “es extraordinario encontrar un oso fósil, pero llamativamente, en Junín, ya se había encontrado otro ejemplar hace décadas; es como si se hubieran encontrado dos agujas en un pajar”. El director Marchetto comentó que el yacimiento se encuentra a la vera del río Salado, en el tramo que une la Laguna de Gómez con la Laguna del Carpincho. “Es una zona bastante grande, que se extiende unos 10 kilómetros”, describió. “Estamos trabajando junto al municipio de Junín para lograr que este sitio sea declarado como reserva”, contó el director del Museo. Y añadió: “El hallazgo de fósiles en Junín se ha vuelto permanente…También se encontraron fragmentos de una falange y de un metapodio -huesos que forman parte de lo que sería la mano o pata- de un tigre dientes de sable. Así, el oso y el tigre de dientes de sable se presentan como los hallazgos más llamativos en medio de un gran número de fósiles de animales herbívoros que continúan aflorando en este yacimiento ubicado al noroeste de Buenos Aires. Aparecen restos de glosoterios, mastodontes, toxodontes, macrauquenias, todos megamamíferos.


VINO TINTO ARGENTINO CALIFICADO COMO EL MEJOR DEL MUNDO

El vino argentino sigue sumando adeptos en el mundo. Esta vez, por primera vez en la historia, el concurso de la Unión de Enólogos de Francia premió como mejor tinto del mundo a un Cabernet argentino.

Más de 130 jurados cataron a ciegas más de 3 mil botellas de 40 países. De Argentina, 9 vinos ganaron medalla de oro y otros 18, de plata.

No es la primera vez que se premia a un vino argentino en el exterior: la variedad malbec ya es reconocida y premiada en los certámenes europeos. Pero la novedad fue la distinción en París para un cabernet local, cuando casi siempre era para uno europeo.

La condecoración fue para “La Mascota” Cabernet Sauvignon 2016. Este vino es la creación del enólogo mendocino RODOLFO SADLER, Tuvo una producción de 700 mil botellas y cuesta entre $400 y $450 (u&s 20).

Este reconocimiento es histórico por ser la primera distinción a un Cabernet argentino a nivel mundial. Así, ahora la Argentina comparte el podio con Alemania por el Mejor Blanco y con Francia por su Rosado.


La insoportable sobrevivencia del gobierno bolivariano

(Por Atilio A. Boron)

Para una cabal comprensión de lo que ha estado ocurriendo en Venezuela en los últimos años conviene leer, a modo de introducción, estas pocas líneas:

“Los de Miami explicaron …. que para reconstruir el país primero había que echarlo totalmente abajo: se tenía que hundir la economía, el desempleo tenía que ser masivo, había que acabar con el gobierno y había que poner en el poder a un ‘buen’ oficial que llevase a cabo una limpieza completa matando a trescientos, cuatrocientas o quinientas mil personas. … ¿Quiénes son esos locos y cómo actúan? … Los más importantes son seis (empresarios) inmensamente ricos… Traman conjuras, organizan reuniones constantemente y dan instrucciones a XX”. [1]

Lo anterior surge del testimonio que Robert White, embajador de los gobiernos de James Carter y Ronald Reagan, presentó ante el Congreso de Estados Unidos en un desesperado e inútil esfuerzo para evitar la tragedia que, con el abierto apoyo de Reagan, se desencadenaría en El Salvador una vez que el plan alentado por la burguesía salvadoreña -puesta a buen resguardo en Miami- fuese llevado a cabo por un coronel del ejército, un psicópata criminal llamado Roberto D’Aubuisson. Estamos hablando de comienzos de la década de los ochentas cuando ya el “plan de operaciones” de la CIA y el Departamento de Estado para deshacerse de gobiernos incómodos por negarse a obedecer ciegamente las órdenes de Washington campeaba por todo el continente. Cuatro décadas más tarde poco o nada ha cambiado. Sustitúyanse los nombres de los protagonistas en la crisis salvadoreña y reemplácenlos por los de los actores de la política venezolana de hoy día y las palabras de White -un hombre sensible y honesto enviado por Carter a San Salvador para retirar el apoyo yankee a los “escuadrones de la muerte” gestados en Fort Benning y en las bases norteamericanas en la Zona del Canal de Panamá- ofrecen un vívido retrato de los planes del imperio para Venezuela.

Hay dos ideas centrales en aquel desgarrador testimonio de White: primero, “echar abajo la economía”, vía de ataque preferida por Washington para debilitar a sus adversarios a fin de poder luego asestarles el golpe de gracia. Como se hizo en Guatemala en 1954, en Cuba desde 1959, con Chile desde la misma noche en que Salvador Allende triunfó en las elecciones presidenciales de 1970. A las pocas horas de saberse la noticia un Richard Nixon lívido de ira ordenó a sus colaboradores que “ni una tuerca ni un tornillo lleguen a Chile” para que su economía se desplome. La “guerra económica” es un arma que el imperio utiliza a destajo y sin escrúpulo alguno. Desde Arbenz para acá cambiaron las modalidades y los instrumentos de la agresión económica, pero el objetivo estratégico es el mismo. Y Venezuela lo está padeciendo con inusitada intensidad, agravada por la nueva orden ejecutiva emitida este 19 de Marzo por Donald Trump. El objetivo: “hundir la economía”, como decía White, y en lenguaje contemporáneo, crear una “crisis humanitaria” que precipite una intervención extranjera en Venezuela, comandada por Estados Unidos y secundada por el corrupto y reaccionario Grupo de Lima, una sarta de inmorales que hundieron a sus pueblos en la miseria y remataron la soberanía de sus naciones.

La segunda premisa de la desestabilización y derrumbe del gobierno, en este caso de Nicolás Maduro, es la violencia. En El Salvador ésta fue obra del ejército, y sus crímenes y tropelías fueron inenarrables por su sadismo y crueldad. Los altos funcionarios de Reagan, la embajadora ante la ONU, Jeane Kirkpatrick y el Secretario de Estado, el General Alexander Haig, justificaron todo. Desde la violación y asesinato de tres monjas norteamericanas, acusadas por la hiena Kirkpatrick de ser “activistas del FMLN” y por quien mordiera el polvo de la derrota y la humillación en Vietnam, Haig, que las llamó ”monjas de pistola en bandolera” hasta los asesinatos en masa de aldeas campesinas. Por consiguiente, la justificación y la exaltación que tanto Barack Obama como Donald Trump hicieran de los bandidos que enlutaron a Venezuela con sus atrocidades y las guarimbas no es nada nuevo. A diferencia de lo ocurrido en otras latitudes, en la tierra de Bolívar y Chávez ese papel represivo lo cumplen los paramilitares y los mercenarios, reclutados en Colombia por Álvaro Uribe y sus secuaces. ¡Colombia, nada menos! Un país cuyo gobierno ha caído en una ciénaga moral al instrumentar la agresión contra un gobierno como el venezolano que, de la mano de Hugo Chávez, tuvo un papel decisivo en detener el baño de sangre que enlutaba Colombia por más de cincuenta años. El pago por tan inmenso gesto de generosidad es convertirse en cabecera de playa del ataque económico, mediático, político y diplomático contra el gobierno venezolano. El veredicto de la historia será implacable contra Santos y Uribe.

Si trajimos a colación este paralelismo entre la reacción del imperio en tiempos de Reagan y la de nuestros días en la “era Trump” fue para demostrar que el proyecto imperial de subordinar a toda América Latina y el Caribe a los designios de Washington permanece inalterado desde 1823, Doctrina Monroe mediante. Y que todo lo que la Casa Blanca haga o diga debe ser entendido bajo esta clave interpretativa. La intensificación del ataque contra la noble Venezuela bolivariana habla de la desesperación del gobierno de Estados Unidos porque todas las tentativas de derribar al gobierno de Maduro han fracasado. Ni la guerra económica ni la violencia reaccionaria pudieron con él. Y la oposición, que con el apoyo del infame Grupo de Lima se desgañitó exigiendo elecciones ahora no concurre a ellas porque sabe que va a ser derrotada por enésima vez por el chavismo. Pese a que se le ofrezcan todas las garantías (que no existen en la inmensa mayoría de los países del área, donde el fraude pre y post electoral es la norma, como en Honduras o México, para mencionar apenas los dos casos más espectaculares) y que haya sido el propio gobierno quien solicitó a la ONU el envío de una numerosa misión de observadores, la oposición no acudirá a las urnas para no sufrir una nueva bochornosa derrota. Su apuesta, impulsada por Estados Unidos, es a la “intervención humanitaria”, que de producirse -habrá que ver si se animan a ello porque la Venezuela Bolivariana no está indefensa- provocaría ingentes daños a la población venezolana y una enorme destrucción de propiedades e infraestructura. Porque, si no aceptan que sean las elecciones las que decidan quién gobernará en ese país sólo queda abierta la vía insurreccional apoyada por los paladines mundiales de la democracia con sede en Washington DC.

Dado lo anterior no es casual que la escalada injerencista de la guerra económica decretada por Trump tenga lugar al día siguiente del rotundo triunfo en Rusia de un fiel aliado de Venezuela: Vladimir Putin. Y que coincida también con la creciente aceptación de la criptomoneda bolivariana, el Petro. Todos saben que la declinante hegemonía norteamericana tiene como uno de sus pilares al dólar. Las criptomonedas y el avance del yuan chino están debilitando sin pausa ese pilar, lo que explica la agresiva respuesta de la Casa Blanca. El mercado petrolero mundial, antes movilizado exclusivamente en función del flujo de dólares, ahora lo hace sólo en parte y ya se habla del papel de los “petroyuanes” como cosa de todos los días. China está obligando a Arabia Saudita a aceptar sus yuanes como pago de sus exportaciones petroleras, y varios otros grandes productores, como Rusia, Irán, Venezuela, venden sus productos en otras monedas que no el dólar. El intercambio comercial entre China y Japón se realiza en yuanes, lo mismo que el que se produce entre China y Rusia. Catar entró por la misma variante, lo que precipitó que el gobierno estadounidense calificara a ese país como “terrorista”. Libia fue destruida y Gadafi linchado, entre otras cosas, porque dejó de vender su petróleo en dólares. Y lo mismo había ocurrido antes con Sadam Hussein, que también optó por vender el petróleo iraquí en euros. Signos todos de la desesperación de un imperio que inició su irreversible ocaso y que, por eso, da rienda suelta a todos sus demonios. El inmenso ejército imperial no es suficiente para garantizar la perpetuidad de la hegemonía norteamericana. También se requiere la absoluta primacía del dólar. Y esto ya va siendo cosa del pasado. Por eso el ataque interminable contra la Venezuela Bolivariana. Y por eso, hoy más que nunca, “todos somos Venezuela.”


Un obispo, tras la revelación de los sueldos de la Iglesia: “Cada vez que hay un problema, nos sacuden a nosotros”

Sergio Buenanueva recordó que “no es la primera vez” que el tema sale a la luz.

Clarín, 16-3

“Cada vez que hay un problema, nos sacuden a los obispos con este tema”. La queja vino de Sergio Buenanueva, responsable de la diócesis de San Francisco, Córdoba, quien apuntó que “no es la primera vez” que sale a la luz la remuneración de las autoridades eclesiásticas, y rechazó la propuesta de la diputada Carla Carrizo (UCR) para igualar el sueldo al de un docente.

Buenanueva, que saltó a la fama por un escrito que publicó en su cuenta de Facebook, recordó que “en algún momento de enfrentamiento fuerte o de conflicto con el gobierno kirchnerista, algún diario cercano a ellos sacó el tema de cuánto cobran los obispos”.

“Eso genera una bronca comprensible en muchas personas que dicen ‘yo no soy católico y mantengo a los obispos católicos'”, reconoció, y agregó: “Es verdad que los católicos recibimos por el Presupuesto Nacional un aporte, pero también es verdad que las provincias y los municipios han empezado a ayudar a las otras religiones”.

En diálogo con Radio La Red, el obispo dio explicaciones sobre el monto mensual que recibe, luego de que el jefe de Gabinete, Marcos Peña, diera a conocer en su informe escrito ante la Cámara de Diputados que un obispo diocesano cobra 46.800 pesos mensuales.

“Nosotros no recibimos ese monto total, porque entre todos los obispos hemos formado un fondo solidario para atender contingencias”, aclaró, y estimó que en realidad perciben “unos 42.000 pesos netos”, que “llegan a nombre del obispo, pero son para el sostenimiento de las diócesis”.

Buenanueva insistió en que esa remuneración “no es un sueldo” porque no está sujeto a “ninguna carga social ni deducción de Ganancias”. “Pero no es porque nosotros hayamos buscado ese privilegio -aclaró- sino porque nunca fue un sueldo”.

Por eso, consideró que igualar la remuneración a la de los docentes como propone la diputada Carrizo “sería anacrónico, porque ahí sí recibiríamos un sueldo del Estado”.

En cuanto a los curas, explicó que “la mayoría recibe una asignación que está a cargo de la comunidad parroquial a la que pertenecen”, y detalló que en San Francisco, el monto asignado es “el de una jubilación mínima, que ronda los 8.000 pesos y se va actualizando”.

Además de la propuesta de Carrizo, que apunta a garantizar la equidad de cultos en todo el país, el Frente de Izquierda presentó otro proyecto para derogar todas las leyes que financian al catolicismo. En ambos casos, se busca que la Iglesia Católica deje de ser una “persona jurídica pública”.


Para monseñor Héctor Aguer la Iglesia no puede prescindir de la ayuda estatal porque las limosnas son “miserables”

El Arzobispo de la Plata dijo que “hay una mala educación” de los fieles católicos que “no aportan”.

Clarín, 16-3

El arzobispo de La Plata, monseñor Héctor Aguer, consideró que la iglesia “no” puede prescindir del aporte del Estado que para este año será de $130 millones, porque “hay una mala educación” en los fieles católicos que “no aportan” y las colectas en las misas “suelen ser miserables”.

Aguer dijo creer que su asignación ronda los $40 mil, aunque aseguró que lo gasta “en darle a los pobres” y también ayudando a “sacerdotes que les falta” recursos, además de “pequeñas cosas mías también”. El obispo recibe por parte de los fieles donaciones, regalos, dijo.

“Si me o rebajan o me lo quitan, me arreglaré como pueda”, aseguró este jueves el arzobispo a radio Continental. Admitió que “probablemente o posiblemente” mas adelante la asignación del Estado argentino a la iglesia “se cambie y se quite y entonces los católicos se darán cuenta que deben sostener ellos a la Iglesia”.

Consultado si la Iglesia podía prescindir de la ayuda estatal, monseñor Aguer respondió con un “no creo”, porque “ese aporte es importante”, y acto seguido, ensayó un duro reto: “Creo que hay una mala educación, una deseducación (sic) en los fieles católicos que no aportan. Uno se fija en lo que es la limosna en la misa, en el momento del ofertorio se hace una colecta, esa colecta suele ser miserable”.

El arzobispo platense argumentó que las asignaciones que recibe la Iglesia del Estado están fijadas por el artículo segundo de la Constitución Nacional. “Creo que los constituyentes del ’53 quisieron esto, buscar una vía intermedia entre el estado confesional y el estado laico o ateo”.

Se el primero en comentar en "NOTICIAS"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*