EXCLUSIVO SUPERPONEMOS OBRAS – #BASTA DE MIERDA AL AGUA

Exclusivo superponemos obras – #BASTA DE MIERDA AL AGUA

El Gobierno superpuso los planos de las dos obras más importantes de Corrientes. Del ‘Inodoro Tour’ a Bergman, pasando por el Riachuelo

El puente que cruzará a Chaco atraviesa una planta cloacal que tiene financiamiento del BID. El tratamiento de los líquidos cloacales es la gran deuda de la política argentina en las últimas décadas. Se trata de un drama crónico en más de una región. “Es una vergüenza que estemos tirando la caca al río, que es lo que enferma a nuestros niños”, dijo Mauricio Macri al anunciar que el país pasará del 20 al 40% de tratamiento de líquidos cloacales al final de 2019, sin darse cuenta que en Corrientes se superpone un puente sobre una planta de liquidos cloacales ¡Una Aberración!. Uruguay tiene el 75%. En la Argentina, la falta de agua afecta a más de 8 millones de personas, y se estima que hay 15.000 kilómetros cúbicos de agua infectada y más de un tercio de los hogares que siguen sin tener cloacas.

Presidencia

Macri visita una obra contra inundaciones en Bella Vista, Corrientes.

 

El Gobierno volvió a chocarse de frente con su hiperactividad para mostrar obras, como le sucedió en la provincia de Buenos Aires cuando construyó un puente de manera tan apresurada que los trenes no pasaban.

En este caso el escándalo se produjo en Corrientes donde se superpusieron los planos de dos de las obras más importantes de la historia de esa provincia, que ya contaban con financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y ahora deberán rediseñarse.

Se trata de dos obras del Plan Belgrano: el puente Chaco-Corrientes, que fue anunciado la semana pasada por el propio Mauricio Macri en su reunión con gobernadores del NEA, y la nueva planta de tratamiento de líquidos cloacales que beneficiará a 500 mil correntinos. Los pilotes del puente pasan por encima de la planta de tratamiento, según confirmaron en el Ejecutivo.

Ambas obras conciernen inversiones multimillonarias: el puente, que será financiado a través de la participación Público-Privada (PPP), costará más de 700 millones de dólares. En tanto que la planta de tratamiento, financiada por el BID, costará 1200 millones de pesos y forma parte del catálogo de obras del postergado Plan Belgrano.

En el medio de estas obras se mezclan las intervenciones de Vialidad, el Ministerio de Transporte, a cargo del puente; el Ministerio del Interior, a cargo de la planta por medio de la secretaría de Infraestructura y Política Hídrica; y el Plan Belgrano, que actualmente ocupa un correntino, Carlos “Mono”Vignolo, que hasta ahora se destacó por haber iniciado su gestión con una compra masiva de autos para funcionarios por 15 millones, otra medida increíble y digna de investigarse por la OA.

Enterado de la increíble torpeza, Dietrich interesado en que no se trabe la primer experiencia de PPP que realizará la administración macrista y que tiene previsto abrir sobres el próximo 20 de abril, pidió mover la planta de tratamiento cloacal de lugar.

El ministro de Transporte, Guillermo Dietrich.

En un diálogo, José Ascárate, coordinador de Infraestructura del Plan Belgrano, explicó que habrá un “ajuste fino del replanteo de ambas obras”. Y aclaró que aún no empezaron ninguna de las dos.

Ascárate aseguró que se reunirá en los próximos días con el ingeniero Sergio López, quien tiene a su cargo las obras de agua que cuentan con financiamiento externo del BID. Allí recién empezarán a definir el replanteo de ambas obras, una mamarrachada.

·    Del “Inodoro Tour” a Bergman, pasando por el Riachuelo

Ya explicamos que el tratamiento de los líquidos cloacales es la gran deuda de la política argentina en las últimas décadas. Se trata de un drama crónico en más de una región. “Es una vergüenza que estemos tirando la caca al río, que es lo que enferma a nuestros niños”, dijo Mauricio Macri ayer al anunciar que el país pasará del 20 al 40% de tratamiento de líquidos cloacales al final de 2019, mientras se superponen obras que no pueden hacerlo y entonces, todo se atrasa por desavenencias propias dentro del gabinete. Uruguay tiene el 75%. En la Argentina, la falta de agua afecta a más de 8 millones de personas, y se estima que hay 15.000 kilómetros cúbicos de agua infectada y más de un tercio de los hogares que siguen sin tener cloacas.

Hace menos de un mes, el ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, Sergio Bergman, participó del VIII Foro Mundial del Agua, en Brasilia, en el cual suscribió en representación del país el acuerdo de 11 puntos que insta a los gobiernos a resolver la falta de acceso de la población al agua potable y el saneamiento ambiental.

Indicó que “la Argentina entiende que no alcanza con aspirar a lograr metas y plasmarlas en una declaración. No solo hay que decirlo, sino que hay que comprometerse y cumplirlo. Se necesitan métricas, indicadores más claros de acceso y cuidado del agua”.

Según ese foro mundial, organizado por el Consejo Mundial del Agua (WWC, por su sigla en inglés), 8 de cada 10 países no destinan los fondos suficientes para garantizar el acceso de sus poblaciones al agua potable ni servicios de cloacas. En tanto, la organización estima que por cada dólar que invierte un gobierno en el manejo del agua y el saneamiento ambiental se ganan 4 dólares en reducción de gastos de salud y aumento de la productividad.

El ministro de Ambiente, Sergio Bergman

El Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable está participando, además, en el proyecto Justicia 2020, programa de reforma del Poder Judicial de Argentina, que impulsa el ministerio conducido por Germán Garavano, para lograr que la contaminación de los recursos naturales, como el agua, se tipifique como delito, según explicó su titular.

“No se puede alcanzar la meta de acceso a agua de calidad y en cantidades adecuadas cuando tenemos sectores que contaminan -dijo Bergman-. La contaminación no puede ser una falta contravencional. Debe ser un delito civil y penal, si es que corresponde por su gravedad”.

Una simple recorrida por los diarios muestra los “sectores que contaminan” en distintos puntos del país. Apuntes para Bergman:

– Uno histórico: La Cuenca Matanza Riachuelo cumplió 10 años del fallo histórico de la Corte Suprema de la Nación donde ordenó la recomposición del daño ambiental. A mediados del mes pasado se convocó nuevamente a las autoridades de ACUMAR ante la justicia, la Corte y algunas ONG para rendir cuentas sobre los avances de dicho fallo.

Cuatro veces seguidas Ricardo Lorenzetti hizo la misma pregunta: “¿Cuánto van a tardar en cumplir la sentencia?”. La insistente indagación era dirigida a Dorina Bonetti, titular de ACUMAR, para que precisara cuándo se cumplirá la orden de sanear la cuenca más contaminada del país. Pero en vez de obtener como respuesta una fecha -al menos aproximada-, Lorenzetti solo recibió de Bonetti vaguedades, intrincados circunloquios y expresiones de buena voluntad.

Poco antes un informe de la Auditoría General de la Nación denunciaba inestabilidad en el desarrollo del plan y subejecuciones presupuestarias. Los jueces se concentraron en señalar atrasos en la creación de viviendas y en la eliminación de basurales, demoras en la recabación de datos e incumplimientos en varios plazos.

Riachuelo.

Los responsables de la Autoridad de la Cuenca Matanza Riachuelo (ACUMAR) reconocieron que el plan de saneamiento y limpieza efectiva viene demorado, principalmente en la urbanización de asentamientos. El juez Juan Carlos Maqueda mencionó que de las 17.000 soluciones habitacionales con las que se habían comprometido sólo se construyeron 3.992 viviendas, es decir el 22 por ciento.

La jueza Elena Highton de Nolasco mostró entonces su preocupación por denuncias que recibió el tribunal sobre la baja calidad constructiva de algunas nuevas viviendas: “No tienen servicios básicos: cloacas, gas, luz… ¿Cómo puede ser?”. 

– Inodoro Tour: En Viedma, provincia de Río Negro, concejales, legisladores, sindicalistas, referentes de entidades ambientalistas y vecinos demandaron ayer garantías por el saneamiento de las aguas. A nivel local el daño ambiental del río Negro es motivo de amparos y recientes sentencias judiciales.

También en Patagones pidieron que no se vuelquen más líquidos cloacales al río Negro.

La ‘movida’ del denominado “Inodoro tour” tuvo un importante capítulo, donde la cuestión ambiental cala profundo, fundamentalmente desde que se anunció el fallido proyecto de instalación de una planta nuclear en la costa rionegrina.

Según publica hoy el diario ‘Río Negro’, “decenas de vecinos y autoridades pasaron por la plaza Alsina, haciendo conocer su reclamo de que cese la contaminación del río. Concejales, legisladores, sindicalistas, referentes de entidades ambientalistas y vecinos de la ciudad estuvieron en plaza Alsina manifestando un fuerte reclamo hacia los gobiernos municipal, provincial y nacional para que garanticen el saneamiento del río”.

El inodoro gigante, en Viedma.

A la par, la Justicia Federal analiza una ampliación de un recurso de amparo cuya sentencia ya ordenó a las empresas de aguas de Río Negro y de Buenos Aires que arbitren todas las medidas necesarias para mejorar las redes y el funcionamiento de las plantas depuradoras de Viedma y Patagones.

La reciente presentación judicial, por parte del legislador Nicolás Rochás y la edil Evelyn Rousiot, se dio luego de que un vecino de la ciudad detectara un importante v ertido directo de efluentes a través del sistema pluvial originado aparentemente en alguna falla en el bombeo de la red cloacal.

Ayer, solamente referentes de la oposición estuvieron en la mencionada plaza. Los gobiernos municipales a ambos lados del río y el gobierno provincial no enviaron a ningún referente para tomar contacto con la situación.

– Bariloche: En la turística ciudad de Bariloche, referentes de distintas organizaciones e instituciones y autoridades suman hoy su voz en la campaña por el cuidado de las aguas del lago Nahuel Huapi, además del río Negro.

Allí la mitad de la población no cuenta con servicio cloacal. A esto se suman los 750.000 turistas anuales que ponen aún más en consideración uno de los problemas más urgentes que tiene hoy la ciudad.

La saturación de la planta depuradora se arrastra desde hace más 10 años pero a partir del 2010, comenzó a operar a su máxima capacidad.

De tanto en tanto, el lago Nahuel Huapi se ve afectado por el vuelco de los líquidos cloacales. En efecto, hay un área del lago que se cerró a las actividades acuáticas.

– La Plata: La Municipalidad de la Plata se presentó esta semana ante la justicia con un pedido para ser considerada “particular” damnificado en la causa federal que busca deslindar responsabilidades y solucionar de una vez por todo el problema de la calidad del agua en el barrio de Abasto. Entienden que, frente a las irregularidades ambientales que se investigan, “la seguridad pública está comprometida”.

La presentación auspiciada por los abogados de la Comuna llegó al Juzgado Federal en lo Criminal y Correccional 3, de Ernesto Kreplak, quien convocó en los últimos días a una audiencia pública para la cual citó a la Provincia, la Municipalidad, la cooperativa y los vecinos denunciantes, varios de ellos referentes de la zona.

“La municipalidad de La Plata resulta ser damnificado y por eso concurrimos a los efectos de asumir el rol de particular querellante”, dice el documento de los apoderados municipales, según publicó hoy el portal ‘Infocielo’.

Según el sitio, al conocerse la decisión de Kreplak, en el entorno de Julio Garro había cierto malestar con una medida que, sin explicación mediante, vinculaba al jefe comunal con una problemática que data de hace varios años y donde, en todo caso, la puesta en cuestión es la Cooperativa.

La denuncia se inició con la intervención de la ahora concejal local de Unidad Ciudadana Victoria Tolosa Paz, quien cuando todavía no había sido electa motorizó una juntada de firmas y presentó la denuncia “por contaminación y fraude” a los usuarios de esa prestación, por la cual pagan.

Según la presentación, la cooperativa había vertido efluentes sin tratar sobre un canal abierto, lo que habría terminado por contaminar tanto las napas y los pozos de agua de esos dos barrios, exponiendo a la gente del lugar a todo tipo de enfermedades. Las familias expuestas serían unas 600.

Kreplak retoma varios informes técnicos para concluir que “allí hay una situación de extrema vulnerabilidad y evidente exposición de contraer enfermedades por parte de los habitantes de dichos barrios, generado por el grado de contaminación que representa el agua que consumen”.

Para el magistrado, lo importante es encontrar una solución –más allá de una cautelar ya librada- y revisar “conductas que resulten plausibles de sanción penal”. 

La Cooperativa –con unos 2.000 clientes- tiene una planta de tratamiento de efluentes cloacales pero ahora está en duda si verdaderamente funcionaba o sólo volcaba esas aguas servidas a cielo abierto, poniendo en riesgo a toda la población cercana.

– La gran deuda rionegrina: En Cipoletti, los desechos cloacales que generan unas 40.000 personas se arrojan directamente al río sin ningún tipo de tratamiento. Esto representa unas 8 toneladas de materia fecal cada 24 horas. Se puede decir que en las últimas décadas llegaron a las aguas del río más de 40.000 toneladas de materia fecal sin ningún tipo de tratamiento, y sólo hablando de una ciudad.

Muchas de las plantas de tratamiento que están en funcionamiento en Río Negro están trabajando a más del 100% de su capacidad, como Roca que lo esta haciendo al 120%. Esto quiere decir que es mucha la materia fecal que no es tratada en forma eficiente antes de llegar al río.

En Fernández Oro la planta no recibió mejoras en los últimos 17 años pero a la ciudad v ivió una explosión demográfica y el caudal que llega a las piletas subió un 60%.

En Allen un barrio entero quedó en medio de las piletas y padece el mal olor.

En Regina, la planta cumplió 50 años sin mejora y Choele Choel aún no tiene planta de tratamiento en funcionamiento -se encuentra en construcción- por lo que arroja crudos sus desechos desde siempre. Día a día miles de litros de líquidos cloacales sin tratamiento van a parar al brazo principal del río Negro.

Ayer durante una reunión, que contó con la participación del jefe de Gabinete, Marcos Peña, el jefe del Estado Mauricio Macri remarcó la importancia de invertir en obras en los municipios y puso como ejemplo “la gran cantidad de obras públicas que tenemos en todo el país”.

Al respecto, enfatizó que “es una vergüenza que estemos tirando la caca al río, que es lo que enferma a nuestros niños”, y destacó que el país pasará del 20 al 40% de tratamiento de líquidos cloacales al final de 2019.

“Son obras aburridísimas, que no se ven, porque la política no las hecho nunca, pero nosotros tenemos que hacerlas”, aseveró.

Según publicó el diario ‘El Economista’, en la Argentina, la falta de agua afecta a más de 8 millones de personas, y se estima que hay 15.000 kilómetros cúbicos de agua infectada y más de un tercio de los hogares que siguen sin tener cloacas.

“Hasta que todo el mundo no tenga acceso a instalaciones de saneamiento adecuadas, la calidad de los suministros de agua se verá debilitada y mucha gente seguirá muriendo de enfermedades transmitidas por el agua”, declaró la Dra. María Neira, Directora del Departamento de Salud Pública, Medio Ambiente y Determinantes Sociales de la Salud de la OMS.

En Argentina cuando hablamos de falta de agua, también hablamos de pobreza. Un trabajo de la Universidad Católica Argentina (UCA) refiere que en Santiago del Estero, por ejemplo, cuatro de cada diez hogares no tienen conexión con el agua corriente, es decir el 40% de las familias que allí viven.

Además, en Formosa y Chaco, el 35% de los hogares tampoco acceden a cloacas y en diferentes zonas rurales del país los pobladores deben caminar entre 4 y 6 horas para obtener agua potable.

  • La ‘inversión’ privada

Por la problemática del agua, y luego del foro organizado por el Consejo Mundial del Agua, ‘P&G’ mostró cómo es la tecnología que utiliza para purificar el agua.

En Singapur, tiene la única planta del mundo donde se producen los sachets del polvo purificador de agua que P&G reparte por el mundo como parte de su política de RSE y sustentabilidad. Allí, también, el 55 por ciento de los empleados son mujeres. Y está liderada por una nativa de Asia. Llegan a más de 75 países, incluido la Argentina.

El “purificador de agua” se empaqueta en sachets de 4 gramos y funciona como una especie de “imán de suciedad”, sacando del agua todo lo contaminante (suciedad, bacterias). Parece casi magia: el polvo, en media hora, convierte 10 litros de agua contaminada en agua potable.

Se necesitan dos baldes, una cuchara de madera y un trapo de algodón. Primero, se vuelca el contenido del sobre en 10 litros de agua para comenzar el proceso de precipitación y coagulación. Luego, hay que mezclar de forma continua durante 5 minutos y, una vez cumplido este tiempo, dejarlo asentar otros 5 minutos más. Acá es cuando se ve el agua clara y, abajo en el balde, la suciedad acumulada. Por eso, el siguiente paso es filtrar esa agua, pasándola por el trapo de algodón de un balde a otro. Finalmente, 20 minutos después, el agua está lista para beber, libre de contaminación.

El objetivo, según P&G, es atacar la problemática del acceso a agua potable en el mundo, un desafío diario para casi 1000 millones de personas. Las enfermedades causada por tomar agua en malas condiciones sigue afectando a gran parte del mundo en desarrollo, con más de 1000 niños que mueren a diario por diarrea causada por agua contaminada.

Según contó la revista ‘Apertura’, que visitó la planta, hoy, el programa llega a 75 países del mundo a través de 150 socios. Desde 2004, P&G asegura haber provisto 13.000 millones de agua limpia. El objetivo es llegar a los 15.000 millones para 2020.

A nivel local, P&G anunció la expansión de Agua Limpia para los Niños (tal el nombre en la Argentina de este programa). Así, la firma calcula que va a llegar a los 25 millones de litros de agua limpia donados en el país, donde, según P&G, ya impactó a más de 10.000 personas y 2000 familias.

En esta expansión, que contará con la colaboración del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, se continuará impactando en localidades como La Matanza; San Pedro Gutenberg, en Córdoba; en la Villa 21-24, en Barracas; diversas localidades de Salta; y el sur de Santiago del Estero.

A su vez, continuará en las comunidades con necesidad de agua potable, como El Impenetrable, en Chaco y Formosa, donde llega a 350 familias, unas 5000 personas.

 

Buenos Aires, 11 de abril de 2018

Arq. José Marcelino García Rozado

Ex Subsecretario de Estado

AREA MEDIO AMBIENTE y OBRA PUBLICA

Se el primero en comentar en "EXCLUSIVO SUPERPONEMOS OBRAS – #BASTA DE MIERDA AL AGUA"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*