¿SE VIENE EN MAYO EL BORRÓN Y CUENTA NUEVA?

JOSÉ LUIS ESPERT – ¿SE VIENE EN MAYO EL BORRÓN Y CUENTA NUEVA? – MIGUEL KIGUEL
“Hay malhumor porque esta inflación tiene que ver con el tarifazo”. Tarifazo perpetuo en veremos por la guerra comercial.

El economista José Luis Espert se refirió al aumento de la inflación en marzo que surge de los datos del Indec anunciados ayer (12/4). Pero advirtió: “olvídense de la meta de inflación, no tiene ninguna relevancia. Han puesto un número”. Y pronosticó que el incremento de precios para 2018 “no va a ser muy diferente de 22%”. Por su lado y como explica Rubén Chorny, “el economista Miguel Kiguel suele manejar buena información y acaba de asegurar que, a partir del 1ro. de mayo, se producirá una caída muy grande en la inflación,. El temerario pronóstico depende de que no sea aplicado el tarifazo eléctrico aún pendiente y que YPF siga haciendo que las naftas acompañen el alza internacional del crudo (recordar que un 5% en surtidores equivale a 1% en el Índice de Precios al Consumidor (IPC). A la vez tendría que suceder que las paritarias que faltan continúen, como hasta ahora, cerrando en 15% y que con los restantes precios regulados tampoco la cartera de Producción ceda a las presiones sectoriales para indexarlos. El 1er cuatrimestre se irá con 12% de crecimiento del IPC y a cualquier meta, por corregida y aumentada que esté, le quedarán por delante 2 períodos más completos para encuadrarla. Suponiendo que el gobierno imagine una suerte de congelamiento en los precios relativos para afrontar la guerra comercial que se está más que incubando a esta altura, y además que los sectores sociales se lo banquen, la capacidad adquisitiva de la población en general, resentida por los tarifazos y el séquito empresario que les venía haciendo coro, no dejará margen de movilidad al alicaído consumo. Según la universidad de Avellaneda, las facturas de los servicios públicos ya absorben casi el 20% de un salario mínimo. Otra incógnita reside en saber cómo afectará al PBI que la inversión privada prevista en obras de infraestructura (PPP) termine ralentizándose para adecuar las inyecciones de capital que requieren las construcciones, y por ende el empleo, a las endurecidas condiciones financieras internacionales.”

 

El economista José Luis Espert.

Tras la difusión de la inflación oficial de marzo pasado, varios economistas advirtieron que la meta que puso para todo el año el Gobierno nacional no será cumplida, de confirmarse la tendencia de los últimos meses. Pero el economista José Luis Espert atribuye la última suba de precios a los aumentos de las tarifas de los servicios públicos.

“La meta es del 15% este año, pero no va a ser muy diferente de 22%. Olvídense de la meta de inflación, no tiene ninguna relevancia. Han puesto un número”, advirtió en declaraciones a Radio Provincia este viernes (13/4).

Espert se refirió a las cifras que dio a conocer el INDeC ayer (12/4), que indican que la inflación de marzo alcanzó el 2,3% con lo cual en los tres primeros meses del año acumula un avance del 6,7%, por lo que los empresarios ya proyectan que el IPC puede acumular 22% a lo largo del año.

“La inflación ya acumuló más de 6% en el primer trimestre y abril viene muy complicado”, alertó el economista que además explicó que “la inflación que estamos teniendo está muy concentrada. El malhumor tiene que ver con que esta inflación tiene que ver mucho con el tarifazo”.

“La inflación de Cristina era más o menos la misma pero estaba muy distribuida, la diferencia es que esta está muy concentrada”, agregó.

Esta mañana (12/04), el ministro de Hacienda Nicolás Dujovne reconoció en Radio Mitre que la inflación de marzo “es un número alto pero es un número también que esperábamos. Sabíamos que estos primeros meses del año, debido a la suba de precios regulados, íbamos a concentrar las tasas de inflación más altas del año”.

Además, el funcionario adelantó que “esos números de inflación van a ser todavía altos en abril, dado que tenemos el impacto de la suba del gas”, no obstante remarcó: “A partir de allí vamos a ver tasas sustantivamente más bajas que las del primer cuatrimestre del año. Es un mal trago que estamos atravesando totalmente esperable por nosotros”.

· Tarifazo perpetuo en veremos por la guerra comercial
Según Miguel Kiguel “la decisión del gobierno de homologar estos incrementos pega más de lleno en los bolsillos familiares que en la traducción técnica que se les hace en el Índice de Precios al Consumidor (el reciclador de inflación financiera y energética, ya no salarial) y, si bien ha aliviado a las cuentas fiscales de subsidios, por un lado, promueve, por otro, un mayor peso de los intereses por el endeudamiento, que según el Centro de Estudios de la Nueva Economía (CENE) de la Universidad de Belgrano se comen la tercera parte del gasto primario de la Administración Pública Nacional. La vieja historia de la frazada corta.

Con la inflación, el gobierno hace lo mismo que se le atribuía antiguamente a las cantinas, donde se preparaban en enormes ollas pastas y estofado en abundancia, se servía a los comensales que, como alternaban con baile y diversión, solían dejar sobras en el plato que los mozos recogían de las mesas y regresaban al recipiente en la cocina, revolvían y vuelta a empezar.”

El tarifazo es un problema creciente que expone a un gran riesgo la popularidad de Mauricio Macri 2019.

Gas 40%, transporte urbano 12%, peajes 13%, combustibles 5%, expensas, educación, servicios médicos, entre otros rubros, conforman la lista de los precios regulados, o casi, que aumentan en el mes en curso, a los que se les tendrían que sumar electricidad, agua y naftas en mayo.

Lo que baja de subsidios y déficit, por el lado fiscal, se expande con creces por el financiero, y de este modo hace crecer la base monetaria al 30%, como le dio piedra libre al BCRA el periodista Jorge Herrera en Ámbito de hoy (10/04), con lo que se retroalimenta el circuito de la inflación, con lo que las fijaciones reguladas desde los Ministerios de Energía y de la Producción le marcan el compás al sistema de precios relativos.

“El tiempo de los tarifazos se le está acotando al ex Shell, ya que los que no entren hasta el mes próximo deberán esperar a mejores vientos externos ante la conflagración comercial que se cierne y sorprende a la economía nacional sobreendeudada, deficitaria, inflacionaria y con un atraso cambiario que no se puede recuperar sin echar más leña al fuego.

Así como el año pasado debió dejar en suspenso el cronograma de los tarifazos por la campaña electoral, ahora la historia vuelve a repetirse con el que tocaría en octubre, pero esta vez por la crisis internacional en ciernes.

En la audiencia de revisión de tarifa integral de setiembre de 2016, se había autorizado a las empresas a que aumenten tarifa dos veces al año (abril y octubre) desde ese año en adelante , actualizando sus costos, a la vez que se iban reduciendo subsidios y agregando más valor dólar dentro de la tarifa.

En diciembre del 2017 se retomó la planilla de aumentos que 3 meses antes había sido postergada para no comprometer las chances de Cambiemos en los comicios y hasta se ofrecieron planes de pagos a los consumidores. Se le acaba de sumar la del 1 de abril, siendo que las audiencias para el gas celebradas a fin de febrero habían propuesto incrementos que llevarían el cargo fijo a $547,50 y el metro cúbico a $7,03 para esa misma categoría y zona.

Pero para el alza que correspondería a octubre ahora se abren signos de pregunta”, sigue explicando Kiguel en el artículo de Chorny.

Muy interesante el resultado de la encuesta de Polldata.

“Aranguren, que no es amigo de gradualismos, de nuevo se ve compelido a frenar, inclusive, la que consideraba una política escalonada y gradual de incrementos en las tarifas de los servicios públicos: negocia con las petroleras beneficios compensatorios, como la cancelación de la deuda por el plan Gas implementado por el gobierno K, que venció en diciembre, a una veintena de empresas. Asciende a US$1.583 millones y la devolverá en 30 cuotas. Asimismo, les permite a las refinadoras importar el fluido a valores más bajos que los del barril criollo que les tienen que comprar a las colegas locales, con YPF a la cabeza”. Aclara Kiguel.

· Reaseguros de la JGM

Y continua diciendo: “Precisamente se lavó las manos de lo que haga la petrolera estatal en materia de surtidores quedando en la Jefatura de Gabinete la responsabilidad de echarle ojo. De hecho se cree que la llegada de Daniel Cristian González Casartelli a la conducción de YPF constituye un reaseguro de control para el vicejefe Mario Quintana, ya que se lo considera hombre de su confianza.

Respecto a la electricidad tras el descongelamiento poscomicial estaban previstos 4 aumentos entre diciembre de 2017 y mayo de 2018: el mayorista de fin de año tuvo extensión del 19 al 31 de enero, y otro abarcó desde el 1 de febrero al 30 de abril, el primero con el efecto de los aires acondicionados a full por los calores del verano.

De las sumas y restas entre las distintas categorías de consumo y zonas residenciales, el promedio daría que las boletas de marzo se fueron al doble que las del año pasado.

Si como en el caso del gas, se toma un ejemplo, un consumo medio residencial, de unos 500 Kw bimestrales, el usuario pasa de pagar $600 a $1.220, esto será calculando los aumentos de precio en generación, distribución, de los costos fijos y del impacto de todo ello en los impuestos.

De modo que los presupuestos familiares de este mes y el próximo se verán fuertemente presionados por las facturas de los servicios públicos, que según un estudio del Observatorio Económico de la Universidad Nacional de Avellaneda ya ocupan en promedio un 19%, siendo la Argentina el tercer país que más porcentaje del salario mínimo destina a pagar el gas, la luz y el agua e n América del Sur.

El laboratorio revela su orientación cuando destaca que fue, precisamente, durante el mandato de Cristina Fernández de Kirchner, en 2015, que la tarifa argentina era la más baja de la región y que, tras los ajustes en las boletas de electricidad, transporte y peajes en el 1er trimestre, obligan a destinar en promedio el 19% del Salario Mínimo, Vital y Móvil (SMVN), actualmente en los $9.500”.

Presión tributaria elevadísima que sigue y tarifas sin ningún subsidio provocan 2 debates: Qué contrapartida ofrece un Estado ineficiente e injusto, y cuál es la política de distribución de la riqueza.

Y termina su explicación: “En los últimos 3 años, la incidencia de los servicios públicos en la remuneración básica aumentó 15 puntos porcentuales al pasar del equivalente al 6% en 2015 al 21% en 2018, dice el análisis.

Ahora Argentina quedó por detrás sólo de Venezuela, que ocupa la cima con 33%, y Chile, donde el pago de las tarifas de los servicio públicos básicos se lleva el 23% del salario mínimo de la economía.

El país desplazó este año a Brasil del cuarto lugar y a este ritmo pronto se quedará con el segundo que detenta Chile, cuyo peso de las tarifas en los sueldos en los últimos tres años perdió 3 puntos porcentuales de incidencia. Atrás en el ranking regional vienen Ecuador, Colombia, Perú y Uruguay.

Según el informe, esta situación en la que se ve la Argentina se da después de que las tarifas de electricidad aumentaron 1.490% entre enero de 2016 y marzo de 2018; y las de gas natural por red se encarecieron 1.297% en el mismo período.

Las tarifas de agua corriente subieron un 996% entre enero de 2016 y marzo de 2018, período en el que los peajes ajustaron 677%; el colectivo mostró un alza del 275%; y las cuotas de la medicina prepaga un 88%.

El efecto que estos ajustes han tenido en las formas de consumir de la población se evidencia en los magros indicadores que han ido relegando la multiplicación que ejerce sobre la marcha de economía, la inversión y el empleo, que el gobierno sustituyó con la obra pública.

Pero ahora la guerra comercial en el mundo enciende las luces amarillas sobre los cascos del mismo color, las exportaciones tampoco venían derramando sobre el PBI y menos lo harán en más, la sequía diezmó la cosecha de soja y la crisis de los precios corajudos de Carrefour amenaza propagarse a todo el sector del retail.

Ante este panorama, lo más probable es que quienes, incluidos los miembros del gabinete, tienen sus ahorros en el exterior tengan que ir a juntarse con ellos mientras la economía esté congelada”.

Fuentes: JOSE LUIS ESPERT, MIGUEL KIGUEL, Jorge Herrera en Ámbito, RUBÉN CHORNY Periodista U24, Centro de Estudios de la Nueva Economía (CENE),

Buenos Aires, 13 de abril de 2016

Arq. José Marcelino García Rozado

Ex Subsecretario de Estado

Se el primero en comentar en "¿SE VIENE EN MAYO EL BORRÓN Y CUENTA NUEVA?"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*