LO QUE ESCONDE MACRI

¿Tarifazo o Impuestazo?: La otra cara del ajuste a los privados

El Fisco en todas sus categorías (Nación, provincias y municipios) participan de lo que se paga por tarifas públicas. Por lo tanto, encubierto en los‘tarifazos’ se encuentra un ‘impuestazo’ gigantesco que ocurre en la Argentina, y al que las autoridades no quieren renunciar.

El Presidente de la Nación no es mago pero… con los tarifazos logra esconder el impuestazo.

Hace meses que el equipo económico de Mauricio Macri conoce los límites del endeudamiento externo como mecanismo de financiación del déficit fiscal.

Pero también ha renunciado al recorte del gasto público, imitando lo que Macri hizo durante su gestión en el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, donde incrementó el gasto y el endeudamiento.

No obstante, maquillar las cuentas fiscales es imprescindible para encarar la renovación del endeudamiento público de la Nación, evitando un encarecimiento de la tasa de interés que se paga.

Entonces, Macri y su equipo económico decidieron, entre otras acciones, reducir el déficit fiscal aceptando un deslizamiento de la inflación, que mejora notablemente lo que se recauda en concepto de IVA, por ejemplo -ardid utilizado por Cristina Fernández de Kirchner durante gran parte de su mandato, o sea que los K no pueden decir ni mu-, y acelerar el ajuste de las tarifas, que tienen una porción impositiva elevada. Deberá recordarse que esto comenzó durante el verano, con un aumento no programado.

Obviamente que se han diferido pagos del Tesoro Nacional, además. Y hay un traslado de emisión de deuda pública interna del Banco Central al Tesoro. Pero, en definitiva, el ajuste sigue ejecutándose sobre los privados y no incluye al sector público.

Esta ‘política de Estado‘ es lo que Macri no puede ‘ventilar‘ a sus aliados en Cambiemos, molestos por el enojo popular ante el incremento tarifario en general, que incluye también tarifas del sector privado sobre las que el Fisco percibe ingresos tributarios.

De todos modos, el asunto es bastante confuso porque gobernadores e intendentes municipales se han beneficiado con los ajustes de tarifas.

Luego, exigir que se retrotraigan tarifas, en este contexto, es un imposible que hace meramente declamativo el reclamo. Lo que se está discutiendo en verdad es lo que viene, y la Administración Macri se niega a renunciar a ese recurso encubierto de financiamiento.

Los servicios públicos no son considerados impuestos sino que se los define como tarifas. Pero resultan un ingreso muy importante para la Administración Federal de Ingresos Públicos. Los servicios públicos pagan por el IVA la alícuota del 21%, sin considerar la capacidad contributiva del usuario. El Estado cuenta con los datos de lo que consume cada persona sin embargo el precio no se define según la capacidad económica del consumidor. La tasa se incrementa al 27% cuando el prestatario es inscripto en el impuesto o inscripto en el monotributo. Y 40,5% si el comercio o industria no está categorizado. No puede ignorarse, además, que la recaudación del IVA y de Impuestos Internos se coparticipa.

“Los impuestos, según el caso, van del 30% al 54% de lo que el usuario paga, por lo que consideramos que llegó el momento de que el Estado haga un esfuerzo con esto”, sostuvo tiempo atrás el presidente de la Asociación de Defensores del Pueblo de la República Argentina, Alejandro Amor.

En el caso de la energía eléctrica, el agua y el gas a menudo hay una tasa municipal que oscila entre el 6% y el 24%, según el municipio. También el gas paga Ingresos Brutos sobre la distribución y el transporte del gas, traslada al usuario el Impuesto al Cheque (Ley 25.413), y un subsidio al consumo de zonas de la Patagonia y Mendoza (artículo 75 de la Ley 25.565).

En el caso de los combustibles, uno de los principales cambios de la reforma que rige desde este año consiste en el desacople del impuesto sobre el precio de venta. Antes de la reforma la alícuota se aplicaba sobre el precio en planta de despacho, configurando de esta manera la base imponible del tributo. A partir de la promulgación, la nueva ley impositiva da paso al impuesto de suma fija.

De todos modos, el Fisco participa de la siguiente manera sobre la carga tributaria:
> Tesoro Nacional 10,4%
> FONAVI: 15.04%
> Provincias: 10,4%
> ANSES: 28,69%
> Fideicomiso de Infraestructura Hídrica: 4,31%
> Fideicomiso de Infraestructura del Transporte: 28,58%
> Compensaciones al transporte Publico: 2,55%.

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, afirmó que a partir de 2019 las tarifas de luz y gas comenzarán a incrementarse solo por la inflación: “El país atraviesa una transición donde todavía se presenta un 2018 con suba de precios regulados, pero en 2019 los cambios serán en línea con la inflación”,pero esto quiere decir que ante cada ajuste, el Estado seguirá actualizando sus ingresos vía tarifas.

Es evidente que en el Congreso los legisladores de la alianza Cambiemos se sienten incómodos porque tienen que defender una causa impopular, y esto se percibe en los corrillos tanto del Senado como de Diputados. Las fricciones no sólo son entre el PRO vs. UCR/CC-ARI sino dentro del PRO.

No hay voluntad de defender, en debates públicos, semejante situación de la que, sin embargo, son beneficiarios como Gobierno. Por ese motivo, celebraron que la oposición no consiguiera el número necesario para habilitar una sesión extraordinaria sobre el tema, que los hubiera obligado a sentarse en sus bancas. Y por igual motivo querrían abortar sesiones ordinarias sobre el tópico.

Habría que recordar que los K reclaman sesiones extraordinarias similares a los que ellos boicoteaban cuando eran Gobierno. Por ese motivo no son los voceros más fiables del reclamo. No obstante, con los incrementos que se avecinan, el Ejecutivo Nacional otra vez deberá ubicarse a la defensiva.

La diputada nacional socia de Macri, Elisa Carrió, cuestiona al ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, cuando cualquiera conoce que estas decisiones tarifas exceden a Aranguren. Carrió cree que así rescata a Mauricio Macri del incendio, que no debería sobrepasar la línea de Marcos Peña.

Sin embargo, en las encuestas de opinión pública, que tanto importan a la Casa Rosada, quien paga el ajuste es Macri, no Aranguren ni Peña que no tienen importancia para los entrevistados.

Es un motivo importante por el cual en el Gran Buenos Aires ocurre la paradoja que provoca enojo en la Casa Rosada por la cual la gobernadora María Eugenia Vidal se lleva el oropel de la obra pública que paga Nación, y Macri el desencanto de las tarifas y de la pérdida del poder adquisitivo (que los encuestadores prefieren llamar ‘inflación‘).

Por EDGAR MAINHARD

 

Se el primero en comentar en "LO QUE ESCONDE MACRI"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*