CONTRADICIENDO AL GOBIERNO Y EN ESPECIAL A MACRI Y ARAGUREN EL BANCO MUNDIAL NIEGA QUE EXISTA UN DERROCHE DE CONSUMO ELÉCTRICO

El uso eléctrico es menor que Chile y Uruguay, mientras que no hay grandes diferencias con los niveles de la década del 90.

Juan Jose Aranguren desmentido por el BM

Según un informe del Banco Mundial, Argentina tuvo un nivel de consumo eléctrico por habitante de 3.052 kwh (kilowatt hora), lo que representa un 22% menos que Chile y un 1% menos que Uruguay. Los datos que fueron recientemente publicados por dicho organismo internacional, corresponden a las cifras del 2014. Por lo que los analistas suponen que con los actuales precios tarifarios la diferencia sería aún mayor.

Principio del formulario

El argumento del derroche del consumo local fue uno de los más utilizados por el gobierno para explicar por qué las tarifas de servicios públicos llegaron a niveles tan elevados. Sin embargo, el mismo se justifica por el alto costo del gas local y la ineficiente matriz energética, entre otras cuestiones.

De acuerdo a un trabajo elaborado por los investigadores del CONICET Mariano Barrera y Esteban Serrani en base a datos publicados por el ENRE (Ente Nacional Regulador de la Electricidad), no se observan grandes diferencias en los niveles de consumo a comparación con la década del 90′, caracterizada por tener mayores precios debido a la dolarización de las tarifas y su indexación por contrato a la inflación estadounidense (mayor a la local durante esos años).

Mientras que la tasa anual acumulativa de crecimiento del consumo eléctrico residencial durante el período 2001-2010 fue del 3,1% -incremento que se explica fundamentalmente por una ampliación del total de los hogares con acceso a la red eléctrica de 9,6 millones a 11,9 millones- en la década anterior dicha fue aún mayor (4,3%), lo que permite cuestionar que se haya producido un consumo irracional producto de los subsidios implementados.

Piedra del Aguila

En cuanto al consumo de gas natural residencial, puede verse un comportamiento similar. Entre el 2000 y el 2014, se registra una suba del uso del gas por usuario de solamente un 3% (3,4 m3/día vs 3,5 m3/día), teniendo paralelamente un alza exponencial de los subsidios. Luego de una caída post crisis 2001, el consumo aumenta hasta el 2014 al 0,8% anual acumulativo, alcanzando recién en el 2008 los niveles de comienzo de la década y llegando a 2014 con cifras muy similares.

“Los servicios públicos son inelásticos en términos de variación de demanda. A pesar de un posible primer momento donde el aumento de precios pudo llegar a ordenar los niveles de consumo, se llegó a una etapa en que las familias no tienen más posibilidad de ahorrar. La gente no puede dejar de calefaccionarse ni de tomar el colectivo. Puede haber una pequeña migración de la estufa a la calefacción eléctrica, pero el ahorro tiene un límite”,explicó a este medio Andrés Di Pelino, vocero del Centro de Estudio de la Regulación Económica de los Servicios Públicos (Ceres) de la Universidad de Belgrano.

Por otro lado, Naciones Unidas indica la importancia de mantener altos niveles de consumo energético al destacar en su Índice de Desarrollo Humano la existencia “de una relación directamente proporcional entre el consumo de energía por habitante y la calidad de vida de la población, su expectativa de vida y el índice de desarrollo humano”.

En este sentido, se observa que en el informe del Banco Mundial, los países con mayor consumo de kwh per capita son Islandia (53.832), Noruega (23.000), Canadá (15.546) y Finlandia (15.250), entre otros.

“Por supuesto que el factor climatológico obliga a un consumo más significativo de energía. Es por eso que Argentina y Chile se diferencian del resto de los países de la región al tener inviernos que obligan a las familias a un consumo significativo del gas”, explicó Di Pelino en diálogo con LPO.

Consumo de energía eléctrica (kWh per cápita) 2014

Datos del Banco Mundial

No obstante, más allá del clima tropical brasileño, su consumo de energía eléctrica por habitante es de 2.601 kwh, apenas un 17% menor al que registra nuestro país.

En cuanto al nivel de consumo de este año, Di Pelino advierte que este puede llegar a ser el inverno más complicado. “En 2016 la Corte Suprema retrotrajo el aumento del gas y alivió la situación invernal, mientras que en 2017 tuvimos el invierno más caluroso en años. Si este año tenemos un invierno normal y ni que hablar si es un invierno frío, podemos llegar a ver una combinación explosiva con los nuevos niveles de tarifas. Hay que ver cómo van a hacer los hogares para pagar estas boletas”, subrayó.

Según los más recientes datos del Banco Mundial, en América Latina encabezan el consumo de electricidad Chile, Argentina, Venezuela y Uruguay, pues allí se superan los 2.500 kWh per cápita.

Chocon Cerros Colorado

Por su parte, Brasil, México, Costa Rica y Panamá ocupan un lugar medio en la tabla, con un consumo menor de 2.500 kWh, pero superior a los 1.500 kWh por persona. El resto de países se encuentran por debajo.

Diversos informes establecen crecimientos superiores al 3 por ciento anual en el consumo de electricidad durante los próximos 15 años en la región.

El crecimiento económico de América Latina, con crecimientos superiores al 3 por ciento de forma sostenido en los próximos 12 años, junto con el menor consumo relativo de electricidad respecto de otras regiones como Europa, Asia o EE. UU., convierten al sector de la energía eléctrica como uno de los de mayor crecimiento para la presente década en toda la región.

 

 

Buenos Aires, 24 de abril de 2018

Arq. José Marcelino García Rozado

Ex Subsecretario de Estado

Se el primero en comentar en "CONTRADICIENDO AL GOBIERNO Y EN ESPECIAL A MACRI Y ARAGUREN EL BANCO MUNDIAL NIEGA QUE EXISTA UN DERROCHE DE CONSUMO ELÉCTRICO"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*