NUESTRA GENTE ES ASÍ…

DETECTARON UNA BACTERIA NUEVA Y PELIGROSA

Doce años de monitoreos epidemiológicos le llevó a un equipo de investigadores científicos argentinos describir una nueva especie bacteriana que puede tener gran relevancia para la salud humana. Lideró al grupo el Dr. ALEJANDRO BOSCH  -del Consejo Nacional de Ciencia y Técnica de la Innovación y de la Universidad Nacional de La Plata-  dando como nombre de la nueva bacteria Burkholderia puraquae que significa “proveniente de aguas puras”, en latín. Y la describieron como perteneciente a un grupo de veintidós bacterias capaces de provocar infecciones severas en pacientes con fibrosis quísticas o que estén inmunodeprimidos.

Esa nueva bacteria fue aislada en muestras de agua de diálisis en hospitales de Córdoba y Catamarca y muestras de suelo en Pergamino, provincia de Buenos Aires, mostrando capacidad de vida en condiciones acuáticas y en ambientes con escaso contenido de agua y que posee genes de resistencia a las condiciones ambientales,lo que le permite subsistir a bajas condiciones de oxígeno y tolerando altas concentraciones de sales.

Para completar la descripción se realizaron estudios genómicos en Alemania, análisis de ácidos grasos en Portugal y estudios moleculares en la Fundación Leloir y el Instituto IBBM de Buenos Aires. El Dr. Bosch opinó acerca de la conveniencia de incluir la búsqueda de estos nuevos patógenos en controles microbiológicos de rutina en los hospitales, debido a que nacen “en un circuito de agua” como “una comunidad de microorganismos que crece adherida a una superficie que puede ser inerte o tejido vivo”.

 

ARGENTINOS QUE SIGUEN TRABAJANDO PARA QUE UN HOMBRE LLEGUE A MARTE

Varios argentinos están trabajando para que los seres humanos puedan llegar y habitar el planeta Marte.

El Ing. Miguel San Martín fue director del equipo que creó y puso allí el robot Curiosity, que envió la NASA y continúa desplazándose en la árida superficie marciana mandando valiosas informaciones sobre las posibilidades de vida, para la llegada de uno o más astronautas. El Ing. Mario Negri fue el responsable del exitoso descenso de ese robot en Marte y el Ing. Pablo Gabriel de León ha diseñado el vestuario que deberían llevar los astronautas, que ya están preparándose para esa colosal oportunidad. Para seleccionar el que será definitivo ese vestuario ha sido probado en varios sitios de la Tierra (inclusive en la base Matienzo de nuestra Fuerza Aérea, en la Antártida, como se ve en la fotografía). También De León ha proyectado el hábitat de supervivencia teniendo en cuenta los desniveles y la rugosidad comprobada del suelo marciano. En estos días el Ing. De León participa en el ensayo que tres hombres iniciaron el pasado 2 de Mayo, en una simulación de cómo sería vivir en Marte. La prueba se desarrolla en la Universidad de Dakota del Norte y durará quince días en un sitio, ideado por De León, que imita el ambiente marciano. Trascendió que se trata de pruebas médicas con vistas a un viaje tripulado previsto para 2030 o 2035.

En consonancia con ese diseño y esas pruebas este último sábado, desde la base Vandenberg de California, la NASA ha enviado al espacio un nuevo robot llamado InSight (que espera colocar en el suelo de Marte en noviembre próximo) con el propósito de profundizar el análisis de la situación en aquel planeta formado junto con la Tierra hace 4.500 millones de años, para conocer si podrá ser habitado por seres humanos, siendo distinto al nuestro. El nuevo robot trabajará en la superficie marciana dos años y estará operativo hasta 2020, tratando de recorrer las entrañas y entender como está constituido y comprobar si puede ser la vía de conservación de la especie humana en un momento dado.

Para la difusión de esta nueva odisea la NASA ha convocado a otro argentino, CARLOS BAYALA, con larguísima trayectoria en el campo de la publicidad internacional. Se encargará de concientizar a la opinión norteamericana y mundial de la trascendencia que este plan tiene para el futuro de la humanidad. Los directivos de la NASA conocieron el pensamiento y el plan estratégico elaborado por Bayala tres años atrás después de que él escuchara en Texas la disertación de un experto de esa organización. Bayala (en la fotografía de abajo) está residiendo en Londres.

El ingeniero San Martín, aquel del robot Curiosity, a quien mencionamos al comienzo de esta nota, se ocupa ahora del proyecto de la NASA que propone capturar un asteroide y colocarlo en la órbita de la Luna. Buscará conocer su composición mineralógica y poder preparar elementos defensivos para enfrentar alguna colisión futura que resulte peligrosa para la Tierra. El presidente Obama, antes de dejar su cargo, asignó un presupuesto de seiscientos millones de dólares para ese proyecto.

Se el primero en comentar en "NUESTRA GENTE ES ASÍ…"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*