MALVINAS ANTES DE IR A LA BATALLA LE PUSO NOMBRE A SU HIJO

Antes de ir a combate, le puso nombre a su hijo

Oscar Federico Bustos.

Manuel Bustos le escribió una carta a su mujer embarazada un día antes de volar a Malvinas en una misión de ataque, hace 35 años. Pidió que al bebé le pusieran Oscar Federico. Su avión A4 SkyHawk fue derribado por la flota británica y murió. El niño nació siete meses después.

En Córdoba. El primer teniente Manuel Oscar Bustos, el último de la derecha, posando con un Pucará.

Treinta y cinco años después del inicio de la Guerra de Malvinas, sus historias de heroísmo y nostalgia continúan emergiendo cuando el tiempo transcurrido se encarga de borrar el dolor y el enojo, para dar paso al recuerdo y al honor, que intentan menguar la añoranza.

Entre esos miles de relatos está el de un joven que no llegó a conocer a su padre, héroe de aquella guerra. Nació el 25 de diciembre de 1982, siete meses y medio después de que su padre, desde la zona de combate, lo nombrara Oscar Federico sin saber que esa sería la última vez que se comunicaría con su familia.

El 12 de mayo de 1982 a las 12.20, el primer teniente Manuel Oscar Bustos –nacido en barrio Villa Adela, de la ciudad de Córdoba– junto con los tenientes Jorge Ibarlucea y Mario Nívoli y al Alférez Alfredo Vázquez partieron de su base en Río Gallegos con la misión de atacar la fragata Brilliant y al destructor Glasgow, ambos navíos de la Task Force británica.

Hasta esa jornada, la flota británica se aproximaba a la costa de Puerto Argentino sólo de noche, ya que con esa visibilidad la acción de los pilotos argentinos no era efectiva. Sin embargo, aquél día intentaron infiltrarse durante el día.

· Buenas noticias

En su tiempo en Río Gallegos, donde tenían la base para despegar hacía sus objetivos, Bustos había recibido la noticia del embarazo de su esposa Mabel, y el día anterior a la orden de volar a las Islas Malvinas le escribió una carta.

En la misiva le compartió la alegría de volver a ser padre y pidió que le diga a su hijo –a quien nombra Oscar Federico– que “estoy contentísimo con su presencia y cuando vuelva a casa jugaré con él a través de su mamá. Besos y abrazos de quien nunca los olvida”, escribió.

“Él no sabía que iba a ser hombre, pero tenía fe que iba a ser Oscar Federico, porque decíamos que íbamos a tener dos varones en los extremos para que cuiden a la nena del medio –ya tenían al mayor, Lucas Manuel, y a Leticia Andrea–”, contó Mabel, la mujer de Bustos.

· En batalla

En aguas del Océano Atlántico Sur, a unos 20 kilómetros de la ciudad de Fitz Roy, los pilotos se encontraron con su objetivo.

La visión reducida por la niebla del lugar, la sal en los parabrisas por el vuelo rasante y el fuego antiaéreo por parte de las embarcaciones dificultó el ataque de la Escuadrilla Cuña que, sin embargo, logró dañar a su enemigo.

“Avería Brillant y derribado”, reza un informe del 12 de mayo sobre el primer teniente Bustos.

El avión que piloteaba, un cazabombardero Douglas A4 SkyHawk, fue alcanzado por un misil SeaWolf, al igual que las aeronaves de los tenientes Ibarlucea y Nívoli. Solo Vázquez logró regresar al continente.

Esta acción debilitó las defensas de la flota inglesa, que luego fue atacada por la Escuadrilla Oro obligando al destructor Glasgow a abandonar la zona en los días siguientes.

Dos meses después de la muerte de “Bustitos”, como le decían sus compañeros, Mabel recibió su última carta. “Como él desapareció al otro día de la carta, me la trajeron junto con todas sus cosas, dos meses después. Había fotos con su avión y su grupo. Incluso una foto de él cuando se puso el uniforme por última vez y se ve su borceguí flojo”, agregó.

Ese detalle no pasa inadvertido para Mabel. Lo que no decía esa carta del 11 de mayo es que el primer teniente Bustos es que había sufrido un esguince en su pie derecho ese mismo día.

“En una reunión en la que se festejan las fechas claves de la Brigada V, el ‘Trucha’ Varela –compañero de Bustos en Malvinas– me contó que Oscar el 11 de mayo metió el pie en un pozo que estaba tapado de nieve y se esguinzó, pero le hizo prometer que no iba a decir nada, porque lo iban a bajar del avión de la misión del otro día”, mencionó.

Su familia observa una foto con su borceguí derecho desatado antes de subir a su avión el 12 de mayo, sabiendo que escondía el dolor debajo del cuero negro del calzado aflojado, la misma foto que hoy cuelga en la pared de su hogar.

“Él tenía problemas de úlcera, y antes de salir tuvo una de tipo perforante, o sangrante, no me acuerdo. Y él dejó de hacerse atender con el médico de la Brigada y se hizo atender con uno particular, para que este no informara de su enfermedad y lo bajara del avión”, añadió Mabel.

La mujer mira la foto de Oscar con admiración, no hay ahora ningún rastro de enojo por todo lo que Bustos hizo o ocultó para poder viajar a Malvinas.

“Yo respeté que él ocultara la enfermedad para ir a la guerra. Se sufre, yo sufrí muchísimo, pero lo acepté. Incluso el día que me avisaron que él había desaparecido en el mar lo acepté, porque mi consuelo es que el murió feliz, estaba en su lugar, defendiendo a sus compañeros”.

· Bustos fue ascendido a capitán post mortem.

Falleció el 12 de mayo de 1982 en una misión de ataque en las islas. El capitán Manuel Oscar Bustos, nació el 13 de marzo de 1952 en la ciudad de Córdoba y falleció el 12 de mayo de 1982 en las aguas del Atlántico Sur a 12 millas de Fitz Roy. Mientras adoptaban las posicio­nes de ataque a los objetivos navales, dos de sus compañeros de misión fueron alcanzados por misiles británicos, mientras que el entonces primer teniente Bustos, ya en escape, vio venir un misil, trató de esquivarlo, pero se estrelló en el mar.

* Tomás Vázquez – Especial

La Voz – Córdoba

12 de mayo de 2017

Se el primero en comentar en "MALVINAS ANTES DE IR A LA BATALLA LE PUSO NOMBRE A SU HIJO"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*