UNA CORRIDA CAMBIARIA NO ES UNA CRISIS: EL ANÁLISIS DE CÓMO SE LLEGÓ Y LO QUE VIENE

En su informe de mayo, la consultora de Miguel Kiguel, EconView, analiza la reciente turbulencia financiera como una “corrida cambiaria” y no como una crisis de deuda”; distingue los factores internacionales y locales que llevaron a ella, y el saldo que dejó. ¿Qué se espera hacia adelante? Hay varios desafíos a encarar.

Informe EconViews, mayo 2018.

El economista Miguel Kiguel, director de ‘Econviews’, afirmó en estos días que la turbulencia en el mundo financiero de las últimas semanas “no fue una crisis (grave)” sino una “corrida cambiaria”, y que si bien “es difícil decir que terminó, hay buenas chance de que sí”. Aunque poco después aclaró que si se complica el acuerdo con el Fondo podría haber otro “sacundocito”.

Para Kiguel, la corrida fue “un episodio que comenzó por mezcla de factores externos e internos”. “La corrida no califica como crisis. Fue un episodio cambiario, no hubo crisis de deuda”, dijo, aunque aclaró que hablaba de una crisis “grave”.

En el último informe de su consultora distingue los factores externos e internos que afectaron al país:

– E ntre los internacionales menciona:

• La suba de tasas en USA y la caída de la liquidez global
• El fortalecimiento del dólar a nivel global
• La salida de fondos de países emergentes


– En el plano local se refirió a:

• la vulnerabilidad a la pérdida del financiamiento externo
• el tamaño del déficit en la cuenta corriente, que llegó a 5% del PBI
• la inflación de diciembre de 3.1% y la del 2017 de 25%
• y la pérdida de claridad en la política monetaria/cambiaria del BCRA después del 28 de diciembre

Se elevaron así las expectativas de inflación del mercado por encima de la meta oficial.

Cómo saldo de la corrida cambiaria, menciona que el tipo de cambio se depreció más de 20% desde fines de marzo, las reservas internacionales cayeron ‐US$10,000 mill por las ventas, se subió la tasa de política monetaria hasta 40%, el riesgo país trepó hasta niveles pos-salida del default y la confianza del Gobierno es la más baja de la era Macri.

Gráfico EconViews.Gráfico EconViews.

En palabras del economista, lo que dejó la crisis fue “un tipo de cambio más competitivo, un nivel de reservas más bajo que será suplido por los fondos del FMI, una inflación que no va a bajar y un daño a la estrategia gradualista del Gobierno”.

“Un buen acuerdo con el FMI permitirá bajar el riesgo país y cubrir las necesidades de financiamiento incluso hasta 2020”, dijo y aclaró que “es importante el tamaño del paquete, si el paquete es de US$22.000 millones se va a decepcionar y va a haber otro sacudón. Debería haber un préstamo más grande, alrededor de US$30.000 millones”, sostuvo. “Si ese monto se confirma, deberíamos esperar una economía más fortalecida”.

¿Qué se espera hacia adelante? Según el informe, los desafíos son moderar la inflación, la consolidación fiscal para reducir el déficit externo en los próximos años, que repunte la economía lo qu e sucederá recién en cuarto trimestre de este año, pues esperan una desaceleración del crecimiento para el segundo y tercer trimestre.

Por  Miguel Kiguel

Se el primero en comentar en "UNA CORRIDA CAMBIARIA NO ES UNA CRISIS: EL ANÁLISIS DE CÓMO SE LLEGÓ Y LO QUE VIENE"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*