DESCONFIANZA, SECRETOS Y DESCONTROL: LA VERDAD SOBRE LA SALIDA DE STURZENEGGER

Si bien la media sanción en Diputados por la despenalización del aborto acaparó ayer la atención durante gran parte de la jornada, la salida del titular del Banco Central, Federico Sturzenegger, terminó por ganarle el título principal de los diarios (salvo el caso de ‘Página/12’). Muchos afirman que su partida ya era un rumor, incluso algunos medios afirman que a ello se debió la escalada del dólar de ayer, lo cierto es que causó sorpresas además de muchos análisis. ¿Se fue? ¿Lo echaron? Algunos medios hablan de peleas, otros de desconfianza y algunos de una “nueva etapa”. Todos analizan el verdadero motivo que llevó a su salida. No hubo sólo uno. Lo que se dijo.

Federico Sturzenegger, ex titular del BCRA.

Salvo ‘Página/12’, todos los matutinos porteños dedicaron hoy su título principal a la salida de Federico Sturzenegger del Banco Central y el ingreso de Luis Caputo en su reemplazo, dejando para un segundo lugar la media sanción en diputados por la legalización del aborto, que hasta la “salida” de Sturzenegger acaparaba, en la jornada de ayer, toda la atención.

Sin embargo, no fue para todos una “renuncia”. Se habla de “peleas”, de un pedido de la presidencia de la Nación, de desconfianza y de que “era inevitable” su salida.

Por caso, Marcelo Bonelli, en el diario ‘Clarín’, que habla de la “historia secreta” de la partida de Sturzenegger, afirma que “Mauricio Macri decidió sacar ayer al titular del Banco Central, después de una largo año de desencuentros y fracasos de Federico Sturzenegger. Ocurrió después de otra abrupta suba ayer del dólar y al descontrol de las variables monetarias: las tasas llegaron al 43%”.

Afirma además que “el nombramiento de Caputo tiene el beneplácito de los banqueros y, también, de los mercados internacionales. Los principales banqueros dijeron anoche que el recambio va a ocasionar una reversión de los mercados: se espera para hoy baja del dólar y suba de las acciones y bonos. Se trata de una respuesta política al reclamo de importantes banqueros: pedían que el ministro Caputo sea el responsable final del manejo de la mesa de dinero del BCRA. Con Caputo llegará como asesor del BCRA Miguel Bein. Caputo ya había negociado – hace un mes en la casa de Enrique Cristofani- con la banca la renovación total de las ultimas Lebac y fue designado por el Presidente interlocutor con el sistema financiero. La Casa Rosada había decidido reemplazar a buena p arte del directorio del Banco Central.
Esto ocurrió el miércoles a la noche.

El presidente Macri – a través de Marcos Peña – le ofreció a Sturzenegger que se quedara en su cargo, pero que oxigenara el directorio y entregara el poder de decisión del BCRA. Le ofrecieron que se vayan tres directores y que Sturzenegger continuara al frente. Los cargos que le exigieron entregar a Sturzenegger fueron los de Demian Reidel y Lucas LLach. Ambos integraban la “troika” que controlaba el BCRA. La Jefatura de Gabinete tiene apuntado a Demian Reidel, actual vicepresidente de la autoridad monetaria y responsable del manejo de la mesa de dinero y cambiaria del BCRA. La intención era que esos lugares fueran ocupados por funcionarios vinculados a Caputo y a Nicolás Dujovne.

Reidel y Llach integraban el riñón en la conducción del Banco Central. Fue una propuesta para precipitar la propia renuncia de Sturzenegger : era inaceptable. Macri ya había perdido la confianza en el ex titular del Banco Central. Los primeros gestos de desconfianza surgieron en noviembre pasado. Macri avaló el cambio de metas de inflación, que dejó mal parado al economista.

El Presidente después no soportó las continuas peleas entre el BCRA y la Jefatura de Gabinete. La gota que crucificó a Sturzenegger fue la corrida cambiaria de mayo. (…) Ya a fin de mayo Macri dejó de confiar en Sturzenegger. Fue cuando se negociaba una salida al megavencimiento de los Lebac.

Sturzenegger negoció con los banqueros y fracasó. Al dia siguiente, el Presidente decidió que las negociaciones quedaran en manos de Luis Caputo. Caputo resolvió el problema”.

El diario ‘El Cronista’ por su parte consigna que “Macri puso a Caputo en el BCRA para tratar de frenar la escalada del dólar” y agrega que “adoptó la decisión luego de que la divisa subiera sin control a $ 28,50”. Los que terminaron con el ciclo de Sturzenegger, según el diario, fue “la corrida cambiaria y la suba de la inflación”.

“Fuentes cercanas a Sturzenegger afirmaron que el economista estaba “cansado y frustrado” por no poder controlar el tipo de cambio, pero desde la entidad aseguran que no se esperaba esta decisión. “Fue convocado de urgencia a Olivos a una reunión con Macri, Caputo y Dujovne, ministro de Hacienda y le pidieron la renuncia”, afirmaron.

(…)
El malestar con la política monetaria que venía aplicando Sturzenegger se venía percibiendo desde los últimos meses. El cambio de metas de inflación del 28 de diciembre, impulsadas por el ala política del Gobierno, fue el desencadenante de la desconfiaza. El economista no logró controlar el mercado, subió el riesgo país y el dólar encaró una carrera imparable, que incentivaron la huida de capitales. La dolarización de las carteras generó una fuerte devaluación, que no cesa desde fines de abril.”

El diario ‘La Nación’ sostiene que Sturzenegger fue forzado a renunciar “tras la corrida cambiaria que comenzó a fines de abril y que terminó con un crédito stand-by del Fondo Monetario Internacional (FMI), los cuestionamientos a la credibilidad del BCRA desde el sector financiero y el desplome de los bonos argentinos.

En un análisis audiovisual, Nicolas del Río analiza la partida y marca, entre otros, los siguientes puntos:

“-Nadie quería un dólar a $28,43.
– Hace tiempo se hablaba de cambios en el Banco Central. El mundo de Federico Sturzenegger es más de la academia, su equipo no tenía tanta experiencia en la gestión.
– No había más margen para seguir errando con la dirección.
(…)
-La gran factura que firma el expresidente del Banco Central es que, si ya se sabí a que el dólar iba a terminar en $26 o $27, ¿para qué se vendieron 12.000 millones de dólares?
– Si la estrategia era que el mercado dejara librar al dólar, no hacía falta dilapidar ese monto.
– El día en que Sturzenegger se convierte en el mayor vendedor de dólares del Banco Central en 15 años, se empezó a firmar la plataforma de salida. Fue con la corrida cambiaria.
– La venta de dólares en un solo día, fue una muestra de debilidad para los mercados.
– Esta semana se vendieron cerca de 800 millones de dólares, algo no estaba funcionando bien en la estrategia macro.”

En el caso de ‘Página/12’, que tiñó su portada de color verde, se explica la salida por la corrida cambiaria: “Corrido por la corrida, Sturzenegger fue”, dice el título de la nota principal al respecto del tema.

Y aclara: “No cumplió ninguna de las metas encomendadas y su postura en favor de un Banco Central activo chocó con las recomendaciones de “dólar libre” del FMI”.

Comienza la nota: “En medio del caos económico, medidas contradictorias, alejamiento de los grandes capitales que empujaron a Mauricio Macri a la presidencia, el gobierno intenta reordenar las piezas, poniendo en cabeza de los funcionarios más confiables a criterio de la directora gerente del FMI, la gestión del programa de ajuste que se aprobará en Washington el próximo miércoles 20.

Ni baja de inflación ni estabilidad cambiaria. (…)Pero en el punto más profundo –hasta ahora– del colapso financiero, el gobierno encontró un chivo expiatorio: a Federico Sturzenegger (a quien no se le podrán restar méritos para ocupar ese lugar) se le endilga, incluso, “no haber sabido aprovechar el impulso dado por el compromiso del Fondo” de acordarle al país un crédito stand by por 50 mil millones de dólares.

Los sucesivos fracasos en su gestión lo llevaron a desdecirse una y otra vez. Los ya conocidos yerros, recálculos y finalmente abandono de las metas de inflación para este año: la promesa de “baja paulatina” de tasas que las llevó del 24 por ciento al nivel de 40 anual; la seguridad de que Banco Central no intervendría más en el mercado cambiario (jueves 7) para volver a vender cinco días después más de 650 millones de dólares, que apenas logró frenar la corrida por un día. Lo último fue su anuncio de subrayar “la autonomía del Banco Central” con una modificación de la Carta Orgánica que enviaría al Congreso. Una semana después, resultó despedido por el titular del Poder Ejecutivo.

(…)
El rumor de su alejamiento comenzó a circular con fuerza desde el miércoles. Casi no había analista del mercado que no utilizara la palabra “incomprensible” al definir, por esas horas, la política monetaria. Ayer, a media ta rde, un encuentro en Olivos reunió a Macri, Dujovne y Rogelio Frigerio, según la versión dominante. De allí surgió la noticia del fin de ciclo para el titular del Central, el pase de Caputo a ese lugar y la reunificación de Hacienda y Finanzas. ¿Fue una consulta a los ministros presentes o la comunicación de una decisión tomada en Washington? Se desconoce, aunque es indudable que el recambio es funcional a los condicionamientos que impondrá el acuerdo stand by a la política económica”.

La carta de renuncia de Sturzenegger.

La carta de renuncia de Sturzenegger.

En otro artículo titulado “Me quiero ir”, Alfredo Zaiat, fue aún más duro en su análisis: “decidió irse. O lo obligaron a irse. Es indiferente cómo fue el desenlace. Federico Sturzenegger abandona la conducción de la entidad monetaria. Fue tan mala su gestión que lo sorprendente es que haya durado tanto y haya tenido tanta influencia sobre el presidente Mauricio Macri. No está eximido de culpas de haber generado la crisis de la economía macrista, pero el principal responsable es quien le dio tanto poder y lo reafirmó en varias ocasiones al frente del Banco Central.

La corrida que aceleró en dos oportunidades, en abril pasado y en esta semana, que disparó el dólar arriba de 28 pesos, es el último eslabón de una serie de desmanejos monetarios, financieros y cambiarios que agudizaron la crisis, incubada desde el mismo momento en que el gobierno decidió la liberación total del mercado del dólar y la desregulación abs oluta del movimiento de capitales especulativos. O sea, desde los primeros días que Macri pasó a ocupar la Casa Rosada.

Sturzenegger con su equipo de inexpertos subió y bajó la tasa de interés muchas veces, dejó apreciar el tipo de cambio en una errática administración del mercado, estableció metas de inflación incumplibles, dilapidó reservas internacionales y alimentó una inmensa burbuja especulativa con las Lebac. Un compedio de desaciertos.

La Bomba Lebac es un tic tac que amenaza arrasar con todo y él la explicaba diciendo que no era un problema porque esos títulos de cortísimo plazo a una tasa altísima eran la contrapartida del incremento de las reservas. Era un análisis financiero tan desvariado que no lo postularía ni un alumno inicial de la carrera de Finanzas. Las Lebac eran el instrumento de Sturzenegger para retirar pesos de la economía y así alcanzar las irreales metas de inflación. Como el diagn óstico era errado, el resultado fue desastroso. La inflación se disparó y la deuda de las Lebac pone en jaque a la economía.”

El diario ‘BAE’ afirma directamente que “Macri echó a Federico Sturzenegger”. Sostiene que lo hizo luego de “una nueva suba del dólar en la plaza local, en sintonía con el pedido del mercado y los sectores productivos que advertían que si no había un cambio de jugadores la corrida podría profundizarse. En su lugar irá el ministro de Finanzas, Luis Caputo, que salió fortalecido dentro del gabinete en el marco de la turbulencia financiera iniciada en abril. Mientras tanto, su par de Hacienda Nicolás Dujovne absorberá ese área por lo que se volverá al esquema de inicios de la gestión de Cambiemos.

Según informaron fuentes oficiales, Sturzenegger la presentó su renuncia al jefe de Estado por la noche en la Quinta de Olivos, durante el transcurso de una reunión de urgencia con Dujovne y Caput o y tras otro día de furia en la city con la divisa avanzando sin freno en un nuevo récord y nuevas pérdidas para los activos argentinos en la Bolsa porteña y los ADR que cotizan en Wall Street.

(…) La salida de Sturzenegger se da en el marco de la corrida cambiaria que el Gobierno no logra frenar y las críticas por mala praxis por parte del mercado al BCRA por las medidas erráticas que fue tomando a lo largo de la crisis.

La misma mirada es compartida por el sector industrial, que ve a los funcionarios perdidos y nerviosos. Desde la UIA pedían cambios en el Central y habían recibido a Caputo luego del anuncio del acuerdo con el Fondo. Pero el cambio de figuras tampoco los entusiasmó como para revertir sus expectativas de estancamiento para lo que queda del año”.

Por último, ‘Ambito Financiero’ habla de una “nueva etapa” en la que Sturzenegger “dejó de ser el presidente del Central”. “S i bien el propio Mauricio Macri lo había confirmado en el cargo hace dos semanas atrás, la nueva disparada del dólar precipitó la salida del economista de la calle Reconquista.

No había que ser mago para darse cuenta que el mercado estaba pidiendo un cambio y Sturzenegger se convirtió en el fusible que terminó por saltar. Por estas horas vuelve a la mente de los operadores de la city el 28-D, el principio del fin para muchos. Ese día el Gobierno reconfiguró las metas de inflación con el ahora saliente titular del BCRA sentado a la mesa y con cara de pocos amigos.

Más cerca en el tiempo queda otra conferencia de prensa. Fue la semana pasada en el CCK cuando Sturzenegger encabezó, junto al ahora “superministro” Nicolás Dujovne, la presentación del acuerdo entre la Argentina y el FMI.

Este jueves, como acto final antes de la salida, Sturzenegger envió a la directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, la carta de intención a través de la cual el Gobierno se compromete a cumplir con las distintas medidas de política económica estipuladas en el acuerdo con el organismo internacional.

Al anunciar el acuerdo con el FMI, el saliente titular de la autoridad monetaria había indicado que por el préstamo iba a retomar la flotación cambiaria, pero ese régimen duró dos días ya que intervino el martes en el mercado de cambios con una venta u$s 695 millones, mientras que al día siguiente se desprendió de otros u$s 99 millones. En tanto, este jueves dejó que el dólar trepara 6,5 % ante una corriente compradora y una limitada oferta.

Más allá del debate por la flotación del tipo de cambio, lo cierto es que Sturzenegger se va de la entidad monetaria con una bomba activada con nombre propio: Lebac (…)”.

El diario financiero también publica una nota de Salvador Di Stefano, quien entiende la partida de manera “simple”: “el mercado no le creía al Banco Central”.

El artículo concluye de manera contundente: “La salida de Federico Sturzenegger era inevitable, y genera descompresión en el mercado. Su paso por el Banco Central le dejo un sabor amargo al gobierno, no logro contener la inflación, acrecentó innecesariamente el stock de lebac, y genero una gran volatilidad en el tipo de cambio. El actual presidente Luis Caputo, era quien de echo manejaba la mesa del Banco Central, ingresa con un margen de maniobra alto, el dólar está en un precio muy elevado, y con muy poco mostrara autoridad bajando el tipo de cambio. Tendrá como tarea titánica bajar los índices de inflación, ojalá tenga suerte.”

García Rozado José M.
Ex Subsecretario de Estado

Se el primero en comentar en "DESCONFIANZA, SECRETOS Y DESCONTROL: LA VERDAD SOBRE LA SALIDA DE STURZENEGGER"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*