EL DILEMA ETERNO. DEVALUACIÓN SI O NO?

Los partidarios de no devaluar la moneda local sostienen que esa política tiende a calmar la inflación. Este análisis suele omitir el perjuicio que habitualmente produce un tipo de cambio atrasado a la altura de la balanza comercial , especialmente cuando se va atrasando tras la inflación . Ello se ve reflejado en déficits crónicos financiados limitadamente, porque en determinado momento se interrumpen, con créditos externos.
Los que creen que la devaluación es el camino observan que con el paso del tiempo, a veces en forma acelerada, la misma se transfiere totalmente a precios. Mas allá de la consecuencia inflacionaria no deseada se advierte además que el tipo de cambio real queda virtualmente igual. La suba del tipo de cambio se licúa con la suba de precios. En consecuencia no se resuelve el rojo de la balanza comercial.
Si prestamos mucha atención vemos que el Gobierno es un poco de cada cosa. En efecto es antidevaluacionista hasta que la tensión externa se hace irrespirable . Luego es devaluacionista hasta que se le incendian los precios y la devaluación se le vuelve inútil para resolver la crisis de balanza comercial.

Entonces que?

El interrogante en verdad debería consistir en plantear la alternativa de una devaluación sola o acompañada. La devaluación sola es la que ocurre en estos días. No resuelve nada. Al contrario agrava todo y no hace otra cosa que generar tensiones sociales.
En consecuencia queda como única alternativa la devaluación compensada con controles cambiarios, aduaneros, impuestos a la exportación de alimentos, restricción a la importación, reducción de los plazos de ingreso y negociación de divisas y otras medidas conexas.

Juan Latrichano

Se el primero en comentar en "EL DILEMA ETERNO. DEVALUACIÓN SI O NO?"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*