DÓLAR: RECUPERAR U$S 25.000 M DE EXPORTACIONES (ES CLAVE)

 

Poco se ha avanzado con la promoción comercial. El tipo de cambio fue un obstáculo. Ya no (por ahora). Debe gestarse una cruzada exportadora.

Entre el fin de ciclo kirchnerista y el advenimiento de Cambiemos se han perdido aproximadamente u$s25.000 millones en exportaciones. Urge, sí o sí, ir recuperando el ingreso de estos dólares genuinos para poder atemperar la presión sobre el mercado de cambios.

El último salto exportador se dio en la previa de la crisis financiera mundial del 2008 cuando se pasó de un nivel de u$s35.000 millones a u$s70.000 millones. Mientras que el último récord data de 2011 cuando se exportó por u$s83.000 millones. Sin lugar a dudas el contexto internacional jugó a favor del país y resultó inmejorable. Dado que el tipo de cambio supercompetitivo de los años de Nestor Kirchner ya se había agotado precisamente a final de su mandato. De modo que todo fue viento de cola.

Para tener una dimensión de la lluvia de dólares que recibieron las administraciones kirchneristas cabe mencionar que la sumatoria de los saldos comerciales dejaron entre 2003 y 2007 un superávit de más de u$s63.584 millones. Mientras que entre 2008 y 2015 los superávits comerciales trajeron u$s62.6323 millones. O sea, a lo largo de los años K, por el canal comercial ingresaron más de u$s126.207 millones. En comparación, durante los primeros dos años de Cambiemos, la balanza comercial arroja un déficit neto de u$s6.546 millones (en 2016 un superávit de u$s1.969 M y en 2017 un déficit de u$s8.515 M). En primer lugar, la administración Macri no ha tenido un mundo del todo favorable, solo en la fase financiera (donde la abundante liquidez continuó llegando a los emergentes), es más comenzaron los chisporroteos proteccionistas de la administración Trump y las amenazas de guerras comerciales.

Pero lo cierto es que el canal comercial, genuino proveedor de divisas para el mercado doméstico de cambio, ha dejado de abastecerlo hace años, e incluso, en los últimos fue un factor que jugó en contra. O sea, en lugar de aportar divisas (alimentar la oferta) terminó potenciando la salida de divisas. El diseño de la política económica que eligió el Gobierno de Macri, no fue del todo acertado, y los resultados obtenidos lo corroboran ya que en solo dos años se terminó alcanzando un déficit de la cuenta corriente récord.

Hay que remontarse al Gobierno de Alfonsín para encontrar, en serio, la última política exportadora que tuvo el país. La cual mediante un conjunto de incentivos y novedosos planes apuntaban a promocionar las ventas externas argentinas, que tuvieron en el entonces secretario de Industria, Roberto Lavagna, a uno de sus principales mentores. Eran años donde el mundo descubría el fenómeno de los “tigres asiáticos” (Singapur, Taiwan, Hong Kong, Corea del Sur), países del lejano oriente que crecían a tasas envidiables para occidente, bajo políticas de neto corte exportador. Por esos años se gestaron por ejemplo los PEEX, que eran planes especiales de exportación, por los cuales se incentivaba el incremento de los saldos exportables mediante algunos incentivos fiscales. Todo el esquema era apuntalar la exportación manufacturera, o sea, con valor agregado, para disminuir la dependencia de las exportaciones agrícolas y de los términos de intercambio. Por ahora, ni el Gobierno ni la oposición, ha presentado ningún plan para tener ese salto exportador en serio.

Para tener una idea aproximada del esfuerzo que la economía debe hacer, en términos de aumentar las exportaciones, MacroView estimó que para reducir el déficit de la cuenta corriente, hoy por encima del 5 a 6% del PBI, y suponiendo que la economía crecerá 3% por año, las importaciones un 10% anual y el tipo de cambio real se mantiene constante y los intereses de la deuda crecen al ritmo de la convergencia fiscal, se necesita un salto exportador desde los u$s60.000 millones a u$s100.000 millones en tres años. “Las últimas dos duplicaciones de exportaciones se dieron en 1994-1997 cuando pasaron de u$s13.000 a u$s26.000 millones gracias al súper Brasil, y en 2004-2008 de u$s35.000 a u$s70.000 millones por la súper soja“, destaca la consultora en un informe sobre la sustentabilida externa.

No basta con arremetidas de marketing y comerciales, ni con recurrir a las embajadas, sino el diseño de políticas estructurales en serio que apunten a incrementar la oferta exportable. De lo contrario se seguirá dependiendo de los dólares financieros, cuyo ritmo cardíaco es distinto al que piden los gobiernos.

Por JORGE G. HERRERA

Ámbito Financiero,

20 de Junio de 2018

 

Se el primero en comentar en "DÓLAR: RECUPERAR U$S 25.000 M DE EXPORTACIONES (ES CLAVE)"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*