DESPÚES DE 17 AÑOS, PIERDE PESO EL IMPUESTO AL CHEQUE

Recuerdos. Fue creado como tributo de emergencia. Impacto fiscal en la Nación y las provincias.

Dentro del conjunto de medidas aprobadas en el marco de la Reforma Tributaria de diciembre de 2017 (ley 27.430), se dispuso que el Poder Ejecutivo podía ampliar gradualmente el porcentaje computable contra el Impuesto a las Ganancias del Impuesto a los Débitos y Créditos bancarios (IDCB, más conocido como Impuesto al Cheque), llegando al 100% en el año 2022. En concreto, para todo contribuyente que registre ganancias y en consecuencia deba tributar el impuesto que las grava, el Impuesto al Cheque dejará de tener incidencia en el año 2022.

Recientemente, el Ejecutivo dictó el Decreto 409/2018 que reglamenta el incremento en el porcentaje computable para el año 2018, estableciendo el mismo en el 33% del total de impuesto retenido. Este nuevo porcentaje computable significa un aumento del orden de 16 puntos porcentuales, ya que el valor actual es de aproximadamente un 17% del total del impuesto.

La posibilidad de cómputo a cuenta se aplica contra el Impuesto a las Ganancias, el Impuesto a la Ganancia Mínima Presunta o la contribución especial sobre el capital de cooperativas y es aplicable contra la Declaración Jurada anual o sus anticipos (en ambos casos correspondientes al ejercicio fiscal que se inicie a partir del 1° de enero de 2018, razón por la cual parte del efecto recaudatorio de esta medida se empezaría a sentir desde junio de 2018).

El costo fiscal para Nación y para provincias

Al aumentar el porcentaje del Impuesto al Cheque que se puede tomar a cuenta de Ganancias, el costo fiscal está constituido por la reducción neta de la recaudación de Ganancias. Es una pérdida efectiva de recaudación, ya que cae la recaudación actual del Impuesto a las Ganancias y no la recaudación potencial.

En este contexto de estrechez fiscal, resulta clave cuantificar el costo fiscal total que puede tener la medida a lo largo de 5 años, como también durante este año. Según cálculos realizados en IARAF, la reforma integral del impuesto tiene un costo fiscal de 0,938% del PBI, distribuido de la siguiente manera: 0,358% del PBI para el Tesoro Nacional; 0,033% de PBI para CABA y 0,538% del PBI para las 23 provincias. El impacto no es menor. En el caso de las provincias equivale a una elevada porción del resultado fiscal de todo un año.

En la baja gradual del peso del gasto público nacional y provincial derivada del cumplimiento de la ley de responsabilidad fiscal, sancionada en diciembre del año pasado, está la fuente de financiamiento de esta reforma. Por ende es clave que el gasto crezca como máximo igual a la inflación.

Para una provincia, la mejor manera de medir el costo fiscal es relativizarlo contra su ingreso. Como puede apreciarse en la infografía, el costo fiscal para las 24 jurisdicciones es equivalente al 10,2% de la coparticipación del año 2017. En los extremos se encuentran CABA y Buenos Aires con un 11,7% y 10,9% respectivamente, y Neuquén y Chubut con 9%.

Pero al ser una reforma gradual, es importante cuantificar los menores recursos que Nación y provincias tendrían este año. En total, la reforma este año costará aproximadamente 0,18% del PBI. La distribución será: 37% (0,07% del PBI) para el Tesoro Nacional; 5% (0,01% del PBI); para la ANSES, 5% (0,01% del PBI); para CABA y 53% (0,10% del PBI) para las 23 provincias. En términos de la coparticipación de 2017, la pérdida directa de recursos para CABA y las 23 provincias equivale al 2%. En los extremos están CABA con el 2,2% y Chubut, Neuquén y Santa Cruz con el 1,7% de la coparticipación.

Una cuestión relevante a definir

En el Consenso Fiscal firmado por el presidente de la Nación y por 23 de las 24 jurisdicciones (San Luis no firmó), se estableció un mecanismo de compensación para que las provincias no vieran afectada su coparticipación a raíz de los cambios allí establecidos en favor de la provincia de Buenos Aires. Estos últimos determinaron una mayor coparticipación de Ganancias y una menor coparticipación del Impuesto al Cheque, resultando una pérdida de coparticipación para las provincias.

La compensación está vigente en la actualidad y es actualizable cada 3 meses en función de la evolución de la recaudación del Impuesto a las Ganancias y del Impuesto al Cheque. Como el mayor porcentaje de Impuesto al Cheque computable a favor del impuesto a las ganancias implica una menor recaudación de ganancias, surge la necesidad de dejar bien establecido si a la menor recaudación la absorben la Nación y las provincias en línea con los coeficientes estructurales o la absorbe en su totalidad la Nación, compensando a las provincias la menor coparticipación derivada de la menor recaudación de ganancias.

Este es un tema central, que debe definirse cuanto antes, para dar previsibilidad a los impactos en las cuentas públicas nacionales y provinciales. Y además para dejar bien claro el camino a seguir con la ampliación gradual del pago a cuenta hasta llegar al 100% en el año 2022.

Acuerdo con el FMI y reforma tributaria

El miércoles el Directorio del Fondo Monetario Internacional (FMI) aprobó el acuerdo con Argentina, donde en materia fiscal se establece el compromiso de reducir el déficit primario llegando al equilibrio en 2020. Sería esencial que la reducción del déficit no ponga en riesgo la disminución de impuestos plasmada en la ley 27.430, sancionada hace apenas pocos meses. Es necesario dotar de mayor competitividad estructural a la actividad productiva argentina. La señal de reducción gradual es una apuesta a la credibilidad que busca movilizar decisiones de inversión en función de la mayor rentabilidad esperada, entre otros factores, por la menor carga tributaria.

Como puede apreciarse, existen varios aspectos sustanciales que requieren previsibilidad. El Gobierno debe dar señales concretas de que la reforma tributaria no se verá afectada y por esa vía evitar efectos negativos adicionales en la toma de decisiones, principalmente relacionada con nuevas inversiones. Paralelamente, es clave dejar bien claras las cuentas con las provincias, siendo que los gobernadores serán actores relevantes en la discusión del presupuesto 2019, marco donde se definirá el camino fiscal de Argentina.

Por Nadin Argañaraz

Clarín,

24 de Junio de 2018

Se el primero en comentar en "DESPÚES DE 17 AÑOS, PIERDE PESO EL IMPUESTO AL CHEQUE"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*