JULIO, UN MES PARA CONMEMORAR EL FALLECIMIENTO DE GRANDES PERSONALIDADES QUE GOBERNARON LA ARGENTINA

El mes de julio es trascendente a la hora de las conmemoraciones para los argentinos cuando el 9 de festeja el Día de la Independencia Nacional, uno de los pocos feriados inamovibles, pero en el marco de una cultura necrofílica donde para los homenajes se presta más atención a los fallecimientos que a los nacimientos, también en el mismo mes se produjeron decesos de personalidades claves para nuestra historia por empezar con Leandro Nicéforo Alem (1896) y Juan Domingo Perón (1974), ambos en un día primero.

Entre los fallecidos en julio también se dan coincidencias significativos en cuanto a algunas de las cuestiones en que se vieron envueltos durante sus mandatos presidenciales como en los casos de Juan Hipólito del Sagrado Corazón Hirigoyen (auto renombrado Yrigoyen) y Roberto Marcelino Ortiz (3-7-1933 y 15-7-1942 respectivamente) quienes gobernaron el país durante buena parte de la Primera y la Segunda Guerra Mundial y, en ambos casos, mantuvieron la neutralidad del país en base a acuerdos con el hoy Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte que no quería que los barcos argentinos que lo abastecían pudiesen ser víctimas de los submarinos alemanes.

A Carlos Enrique José Pellegrini (17-7-1906) y a Perón los acercaron cuestiones relacionadas con la economía, como avanzar en el terreno del proteccionismo y el desarrollo de una burguesía nacional mediante leyes, que en el primero de ellos, ya tuvieron lugar durante su etapa como senador nacional cuando con Miguel Cané, Vicente Fidel López y algunos otros industrialistas fueron los impulsores de la ley promulgada en la materia en 1871 por el presidente Nicolás Avellaneda.

En el caso de Perón hubo toda una gran normativa en la materia seguramente inspirado en el pensamiento de Alejandro Ernesto Bunge, quién falleciera en 1943 dejando todo en manos del catalán José Figuerola, ideólogo del Plan de Posguerra de 1945 y del Primer Plan Quinquenal de 1946 con los que el gobierno de Perón impulsara los cambios más trascendentes en la economía argentina.

Pero a Pellegrini y a Perón también les correspondió intervenir en lo relacionado con las cuentas externas de la Argentina desde situaciones contrapuestas ya que el primero debió salir al cruce de la crisis que estallara en el país en 1890 resolviendo la grave deuda que había recibido de la gestión de su antecesor Miguel Ángel Juárez Celman para lo cual contó con la activa colaboración de dos grandes empresarios como Ernesto Tornquist y Jean Silvio Gesell, notable economista este último a quién John Maynard Keynes le dedicara enormes elogios en su libro “Teoría general del empleo, el interés y el dinero”.

Perón, en cambio, se encontró con grandes superávits incobrables ya que durante la Segunda Guerra el Reino Unido compró por valores siderales pero no pagó sino que fue acreditando los valores en una cuenta en el Banco de Inglaterra (denominación de su banco central); una cuenta incobrable a menos que se adquiriesen bienes en su país lo que se resolvió con la adquisición de los ferrocarriles y algunas otras propiedades que los británicos poseían en la Argentina.

En materia de política internacional también Yrigoyen y Perón tuvieron una importante contradicción ya que apenas consumada la Revolución Bolchevique en la luego Unión de las Repúblicas Socialistas Soviéticas el primero de ellos rompió las relaciones diplomáticas que se tenían con la vieja Rusia, las que fueron restablecidas con el gobierno de Iosif Vissarionovich Dzugashvilli (Stalin) por el segundo en 1946 tras lo cual designó como embajador al bloquista sanjuanino Federico Cantoni.

Alem, propulsor de la revuelta popular contra el gobierno de Juárez Celman y facilitador de la llegada de Pellegrini a la presidencia, fundó la Unión Cívica luego Unión Cívica Radical, y la convirtió en una expresión de las grandes masas que llevaron a su sobrino Yrigoyen a conducir el Poder Ejecutivo Nacional algo que seguramente no hubiese gustado a su tío, suicidado 20 años antes, quién lo llamaba “carrerito desagradecido” al tiempo que le advirtiera: “Está mal rodeado, bebe”.

Si bien Yrigoyen tuvo buenas relaciones con algunos sindicatos según la ideología que predominase en ellos, entre el 9 y el 14 de enero de 1919 fue durísima la forma en que reprimió la huelga de los obreros de los Talleres de Vasena donde murieron 700 trabajadores en lo que se dio en llamar la “Semana Trágica”; represión en la que participó Perón como joven oficial del Ejército y que dejó en él una experiencia que lo ayudó a conformar un pensamiento que lo convirtió en líder indiscutido de la clase obrera.

Como Alem, María Eva Duarte (26-7-1952) tampoco llegó a la presidencia pero su influencia en su esposo Perón hizo que se profundizaran los cambios sociales, no sólo dando un mayor espacio político a las mujeres como fue la ley del voto femenino, sino interviniendo en temas claves como la educación y hasta en la conformación de miles de pequeñas empresas, las llamadas pymes, a través del respaldo de la Fundación Eva Perón que amplió el camino iniciado un cuarto de siglo antes por otra artista, la soprano portuguesa Regina Pacini, la esposa del entonces presidente Máximo Marcelo Torcuato de Alvear.

Julio, deviene del latín julus, y como varios nombres romanos se vincula con aspectos físicos, en este caso enrulado (Cecilio, ciego; Claudio, rengo; Pablo, bajito; Mauricio, oscuro; y así otros), pero ninguno de los mencionados, amén de no llevar ese nombre, no poseían la característica de la denominación del mes que homenajea la memoria de Cayo Julio César según lo propusiera, tras su asesinato, su seguidor Marco Antonio, como agosto deviene de Cayo Julio César Octaviano (Augusto), los dos meses que recuerdan a personas.

Antes de denominarse julio, el mes se llamaba “quintilis”, quinto mes, ya que mantenía el nombre original previo a la reforma del rey Servio Tulio, quién creó los dos meses con que comienza el año: enero, el mes de Jano, el dios de la historia; y febrero, el de la purificación, y así como en el hemisferio sur es pleno invierno, en el norte, como contrapartida es de un caluroso verano. Y en esos fríos invernales, se produjeron los fallecimientos de esos seis notables personajes de la historia argentina que, como se observa, tuvieron varias e importantes cosas en común, algunas encaminadas en la misma dirección y otras en contraria..

Por Fernando Del Corro

Télam ,

30 de Junio de 2018

Se el primero en comentar en "JULIO, UN MES PARA CONMEMORAR EL FALLECIMIENTO DE GRANDES PERSONALIDADES QUE GOBERNARON LA ARGENTINA"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*