MENSAJE BOLIGOMA: “PARA EL SECTOR FINANCIERO LO PEOR YA PASÓ”

Una de las tonterías más considerables del periodismo criollo -probablemente interlocutor de Marcos Peña en la Casa Rosada- que se dice conocedor del sistema financiero consiste en afirmar, poniéndolo en boca de supuestos “especialistas” en temas financieros, que el “piso” de la crisis ya pasó.

https://cdn.urgente24.com/sites/default/files/notas/2018/07/06/peor-peor.jpg

Que le avisen a Ámbito Financiero: “Lo peor ya pasó” es frase de 2016.

“La esperanza es la hija de un padre ciego”, dicen en la miniserie Britannia.

En cambio el exitisimo podría ser el hijo de un padre ausente, podría afirmarse en la Argentina 2018.

Cualquier ejecutivo del sistema financiero conoce que tasas de interés nominales superiores a 50% y reales de más de 20 puntos anuales efectivos es sinónimo de morosidad o bien de incobrabilidad. Comparar mes contra mes es demasiado apresurado para alcanzar conclusiones. En general, tal como lo afirma Sergio Berensztein, la Administración Macri ha cometido, vez tras vez, el error de ser demasiado optimista en sus pronósticos.

Sin duda es el estilo Marcos Peña/Jaime Durán Barba: el éxito por el éxito, aún cuand o resulte un éxito inverosímil. Es minimizar lo negativo y sobrevalorar lo positivo, conceder siempre un tratamiento benevolente a los problemas, saltar sin red. Y así le va a Mauricio Macri….

Esto ocurrió recientemente: Luis Caputo y Nicolás Dujovne festejaban los datos alentadores del 1er. trimestre, sin considerar lo que era evidente para muchos: el 2do. trimestre venía con calesita chocada.

Ahora, basta con descubrir que el principal negocio de numerosos estudios contables y jurídicos consiste hoy día en preparar interpretaciones de la Ley de Quiebras que fundamenten los procedimientos concursales en progreso, para advertir que lo peor no quedó atrás.

Habría que ubicar en un contexto adecuado qué significa lo peor y qué significa lo mejor, y qué significa lo aceptable.

¿Cómo calificar lo que ha sucedido apenas horas atrás? Rebobinemos: El Tesoro recibió 6.323 órdenes de compra por US$ 481 millones pero adjudicó US$ 422 millones: 30% de las Letes suscriptas en efectivo y 70% en Lebac (equivalente a $8.268 millones, un 0,78% del total de Lebac). ¿Cuál fue el mensaje del mercado? Si creyera que lo peor ya pasó, tendría que haber resultado más importante el volumen de ofertas, en especial cuando la Administración y el Banco Central (que hoy día es lo mismo) necesitan desarmar la madeja de las Lebac.

Luego, las tasas de interés domésticas son insostenibles en estos niveles tanto nominales como reales. Este cronista recuerda en sus inicios, llegando a la Redacción del diario Clarín comentó un titular del diario Ámbito Financiero que ponderaba el atractivo para inversores de la elevadísima tasa de interés ofertada en marzo 1981, durante la transición de José Alfredo Martínez de Hoz a Lorenzo Sigaut, antes de la devaluación final de 10% de ‘Joe’ y las varias devaluaciones de 30% cada una del Gobierno Viola.

El responsable de Economía en el diario, Gonzalo D’Hers, respondió, lacónico: “Para cobrar intereses tan elevados, alguien tiene que poder pagar esa tasa… “. Una obviedad que no todos la descubren y que resultó una lección importante: la tasa de interés no puede resultar tan onerosa que resulte inaccesible porque el camino es la mora o el no pago con ejecución.

Ay los pronósticos de la Administración Macri.

Ay los pronósticos de la Administración Macri.

Cualquiera sabe que un sistema bancario inmerso en una economía con morosidad creciente es menos solvente. En la Argentina no hay problemas todavía porque la mayoría de los negocios bancarios son con el Estado, cuyo riesgo crediticio es bajo, pero si hay empresas que tienen dificultades para pagar sus obligaciones financieras, con seguridad no contratarán mano de obra. ¿Cómo definir el riesgo de una economía con desempleo creciente?

Aquí aparece un doble problema: la receta del FMI es reducir la masa salarial que paga el Estado vía devaluación e inflación no homologada por los ajustes salariales, con lo cual habrá expulsión de recursos humanos en ese segmento. Y en la actividad privada no habrá contratación privada. ¿Lo peor ya pasó? Esa visión limitada de la realidad sólo la pueden tener Marcos Peña y Mauricio Macri pero no corresponde a periodistas con experiencia de tantas crisis anteriores.

En la embajada de USA, en ocasión del lunch por el Día de la Independencia, el economista Carlos Melconián vaticinó que el horizonte sombrío con certeza se extiende hasta el 1er. trimestre 2019, y si en el 2do. trimestre 2019 el crecimiento fuera 0% habría que festejar.

Semejante consideración fue compartida por muchos de los presentes: comienza julio y luce interminable el plazo hasta que ingresen los dólares de la próxima campaña agrícola, que es una de las frases de los predicadores de que lo peor ya pasó. Antes que ingresen esos dineros que compensen la sequía actual, habrá que superar las movilizaciones de la próxima semana hacia supermercados, y otras tensiones sociales que afectan las expectativas de la comunidad de negocios que luce nerviosa cuando los despidos conmocionan a una sociedad.

Jamás hay que hacer conclusiones en medio de una crisis porque una de las características de toda crisis es la aparición de imponderables, que le dan nuevo dinamismo a la crisis.

Una última apreciación: es un error creer que el barómetro de la Argentina es el cumplimiento o incumplimiento con el FMI. El barómetro de la Argentina es el mercado, que no le cree más a Mauricio Macri y lo forzó a ir al FMI. Pero el origen del problema presente es la desconfianza del mercado, por lo que Macri debe convencer al mercado antes que al FMI.

Al respecto, 2 diferencias fundamentales:

· el mercado no concede ‘waivers’ aunque el FMI sí, lo que puede provocar confusión en los funcionarios novatos; y

· el mercado mide el riesgo antes de confirmar o desarmar posiciones, mientras que el FMI presta dinero según decisiones políticas, po r lo que podría ocurrir que el FMI brinde un apoyo que no acompañe el mercado, y eso sí sería lo peor.

Por EDGAR MAINHARD

Se el primero en comentar en "MENSAJE BOLIGOMA: “PARA EL SECTOR FINANCIERO LO PEOR YA PASÓ”"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*