PLAN INTEGRAL PARA AYUDAR A ARGENTINA DESDE BOLIVIA

ANTECEDENTES HISTORICOS COMUNES DE BOLIVIA Y ARGENTINA
La historia universal de las naciones sirve mucho a los pueblos del mundo entero. Así como para aprender del pasado y, en base a este conocimiento anterior, plantearse soluciones integrales hacia el futuro, COMO acerca de los problemas actuales y futuros. Especial y concretamente es el caso de Bolivia y Argentina. Ambos países independientes y soberanos en la actualidad, desde 1776 hasta 1816 fueron ambos un solo país, al menos una sola entidad territorial, social y humana. Estaban ambas regiones (cada una con más de dos millones km2) integradas vigorosamente en un dinámico mundo económico, financiero y social, dentro del Virreinato del Río de La Plata. Región amplia, desde la Patagonia hasta la Amazonía, pero sin base industrial, logística o artesanal apreciable entonces. Esta macro-región suramericana, poseía las riquezas argentíferas de Potosí, con las que pudo constituirse en una especie de banco mundial y potencia financiera, aunque manejado directa y exclusivamente por la mismísima corona española. Por eso eran colonias. Aportando Potosí desde entonces, y en nombre del Virreinato, inmensa y gran riqueza monetaria, basada en la plata. Contribuyéndose así al engrandecimiento de España y Europa en general, durante casi tres siglos. Desde 1540 hasta 1825.

Durante este tiempo largo, Europa no paró de enriquecerse y capitalizarse, como nunca antes lo hizo y además por primera vez en su larga historia de guerras y luchas sociales. Por el contrario, Suramérica o mejor Latinoamérica como un todo, ingresó de lleno a la era del empobrecimiento estructural, que de una forma u otra dura hasta el presente. Al mismo tempo, la burocracia real, oidores y demás autoridades delegadas, necesitaban recursos. Este hecho obligaba al rey a dejar algunas migajas para el erario de Potosí y su administración en Charcas. Especialmente destinados para alimentar a su poderoso ejército real, cuasi invencible e imbatible en esta zona hasta el año 1824. Quince años de guerra sin cuartel (1809-1825), hasta que se pudo contar con la victoria definitiva de los guerrilleros de la independencia. Culminándose la guerra, exitosa y definitivamente, con la batalla de Tumusla (Chichas, cerca de Suipacha, batalla épica de 1810), llevada a cabo poco después de Ayacucho y Junín.

Este presupuesto real destinado a Potosí siempre fue bajo, en comparación a la riqueza transportada en baúles y barcos a España, pero alto en comparación al resto del Virreinato. A pesar de ser una parte pequeña fue muy esencial para alimentar las arcas regionales de Charcas; como también para el buen funcionamiento, aunque precario, de Buenos Aires, Lima, Asunción y Santiago, regiones pobres que recibían apoyo financiero de Potosí, por órdenes y mandato del rey de España. Se había impuesto irremediablemente, como se aprecia, una pax colonial opresiva. Pero se había alcanzado también cierta estabilidad económica y financiera en ese entonces. Que se traducía en un comercio creciente, fuerte y dinámico de productos esenciales, de pueblos y comarcas hacia Potosí, tales como carnes, cebos, manteca, cueros, alimentos tipo maíz, trigo y papa, sal, chancaca o miel sólida de caña de azúcar, animales en pie, quesos, mercurio, entre otros. Hubo de hecho tanto comercio como para abastecer debidamente a las cosmopolitas, académicas y grandemente pobladas ciudades de Potosí y Chuquisaca (Charcas). Llamada Villa Imperial, la primera. Tanto por pertenecer en exclusiva solo al rey, como por su fama de poseer densas minas de plata que producían la riqueza del mundo. Acuñada y monetizada esta debidamente en la Casa de la Moneda. Famosas monedas macuquinas, de circulación mundial. La Casa se ha convertido en un museo importante, patrimonio de la humanidad al servicio de la gente.

Se calcula que esta cuantiosa riqueza se llevaba directamente a España al rey, mediante barcos que surcaban el Pacífico hasta Panamá. El valor actualizado está estimado en 50 mil millones usd/año, que en casi trescientos años, acumularía una suma de 15 billones (trillones) de dólares. Cifra tan grande como parecida al PIB anual de EE.UU. De todos modos, de esta inmensa cantidad solo quedaban migajas de 10%. Riqueza potosina que era distribuida a la región, por orden real. Recursos que poco a poco sirvieron para hilvanar una incipiente nación platense, constituida hoy por Bolivia (Potosí), Argentina (Argentum), Paraguay y Uruguay. Con esta base histórica se desea justificar la obligación y necesidad del Gobierno nacional para elaborar y proponer un plan económico, para ayudar Argentina.

INCUBAR AGRO-EMPRESAS MIXTAS DE TRIGO, SOYA, CEBADA, MAIZ Y QUINUA

Argentina es un país tradicional de gran producción agrícola y agro-pecuaria, con valor agregado, como para alimentar posiblemente a doscientos millones de personas cada año, experiencia que se debe poder aprovechar para incubar empresas mixtas, junto a empresas endógenas, para incrementar la producción de trigo, cebada, maíz, sorgo, quinua, algodón, girasol, e.o. Las empresas argentinas podrían ser invitadas a realizar su producción con inversiones en la amplia frontera agrícola nacional, Chiquitanía, Moxos, Iximas, Valles y Altiplano. Proporcionando tierras fiscales para organizar sociedades mixtas con el Estado boliviano y/o privados, 50% cada uno. Abastecido el mercado interno se podrá exportar el excedente a países BRICS, dentro del cupo que tiene Bolivia como socio estratégico. Las utilidades están calculadas en 20% respecto a la inversión conjunta y podría ser repatriada a Argentina, como una forma de aumentar las divisas del BCRA

PRODUCCION CONJUNTA DE BATERIAS DE ION LITIO (BIL)

Este negocio de producir y exportar BIL (baterías de ión litio), a partir de las salmueras de litio, podría ser organizado en forma conjunta, para que ambos países exporten BIL, a precio mayor que el mercado internacional. Esto debido a que entre ambos países se posee al menos 80% de todo el litio alojado en suramericana. Se podría intentar imponer un precio elevado, a los importadores de BIL y constructores de vehículos eléctricos, como Tesla, entre otros de Europa y Asia. Incluso podrían ser exigidos a fabricar los mismos vehículos eléctricos híbridos o eléctricos totales, en propio territorio nuestro, en el parque industrial de Uyuni, por ejemplo. O en la región de los salares argentinos.

(Foto) Ante la crisis se requiere una mayor cooperación agropecuaria entre Bolivia y Argentina

COMERCIALIZACION DE CARNE A TRAVES DE AEROPUERTOS HUB

Bolivia felizmente posee dos aeropuertos apropiados de carga tipo hub. Tanto en Chimoré como en Viru-Viru, regiones clave del trópico. La exportación de carne se la deberá realizar en aviones cargo Antonov, que han transportado turbinas termoeléctricas Siemens para las plantas de ENDE, a nuevos mercados conseguidos por el Gobierno, concretamente a países ALBA, BRICS, México, G77+China, etc., en forma conjunta. Ya que existe también una abundante producción de carne vacuna propia en las regiones del Chaco, Chiquitanía y Moxos. Una combinación de ambos países en inversiones mixtas y dentro de la cadena de transporte terrestre, frigoríficos, empaquetado, normalizado, etc., es enteramente posible. No olvidar que en Bolivia los combustibles son más baratos.

EMPRESAS MIXTAS DE TRANSPORTE FLUVIAL DE MERCADERIAS

El comercio de mercaderías a través de la Hidrovía PPP (Paraguay-Paraná-Plata) es una buena causa y ocasión para ponerse de acuerdo con empresas y/o instituciones argentinas, para intentar incubar una o varias empresas mixtas de transporte fluvial, entre ambos países. Usando al final los puertos francos de ultramar de Argentina, y barcos tipo Panamax, en Rosario, por ejemplo, donde Bolivia tiene un puerto en comodato. Mercaderías a exportar son soya de Brasil y Bolivia, carnes, café, castañas, sorgo, urea, amoniaco, fertilizantes, GLP, etc., a través de puertos tipo hub para carga. Como son de hecho los puertos bolivianos, hacia el Atlántico, en Canal Tamengo, Mandioré, Uberaba, Gaiba y Puerto Busch. Se deberá organizar empresas mixtas dispuestas a usar barcazas modelo Volga de bajo calado, para aprovechar el bajo nivel del agua durante la época seca. O sea, con este tipo de barcazas se podría exportar todo el año, grandes cantidades de mercancías. También importar maquinarias y equipos. Se calcula que Bolivia podrá exportar pronto mercadería propia por hasta 10 millones ton/año. Y Brasil desde Cuiaba, usando las empresas fluviales mixtas de Argentina y Bolivia, unas 40 millones ton/año de soya principalmente. Río Grande do Norte (Cuiaba) necesita también importar maquinarias y equipos industriales. Con este negocio rentable del transporte fluvial se podrá reactivar las economías de Argentina, como también dinamizar aún más la boliviana, que ya crece constantemente al 5% anual.

PLAN REPATRIACION DE PAISANOS DESDE ARGENTINA A BOLIVIA

Nadie sabe cuantos bolivianos viven en Argentina, de primera generación como de anteriores, ya que la emigración de paisanos hacia Argentina es de larga data y previa a 1952, año de la gran revolución nacional y social en Bolivia. Revolución que entregó voto y tierra, además de salud y educación gratuita, hasta la Universidad, para todos los bolivianos. Habría llegado pues el momento de incentivar la repatriación voluntaria de parte de millones de compatriotas que quisieran regresar voluntariamente para incubar sus propias empresas PYMES. Contando de entrada con inversión, know how y tecnología propia, como con apoyo inducido de la banca de desarrollo productivo. Banca multipropósito que actualmente es muy activa y posee un ahorro endógeno en arcas de 25 mil millones dólares, para ser distribuido con créditos productivos a bajas tasas de interés. Conviene a Argentina, en tiempos malos y de crisis, poder aliviarse en costos de sanidad y salud, disminuyendo la inmigración legal o ilegal. Y conviene a Bolivia, que está atravesando un período de bonanza, estabilidad y desarrollo acelerado, que estos compatriotas (dos hasta cinco millones) regresen y puedan participar dignamente de la economía nacional, con baja inflación y estable en valor de la moneda y bienes consumo. Para esto se tendría que elaborar un plan integral, con participación de gremios productivos establecidos en Argentina, dedicados a costura, producción de ropa y calzados, alimentos, albañilería, construcción de casas y caminos, profesionales en medicina, economía e ingenierías, empresarios PYMES de todo tipo, etc., ya arraigados. Pero que estarían deseando tener incentivos reales para volver a la patria. El plan consistiría esencialmente en determinar incentivos y ventajas para la repatriación ordenada. FIN.

Ricardo Ángel Cardona (x)

(x) ingeniero industrial y energético. Miembro ejecutivo CODEPANAL. Asesor EAEN (Escuela de Altos Estudios Nacionales) de las FFAA. Docente universitario. Adherido al MOVPAZ. La Paz-Bolivia, 28.IV.2018. Ex presidente de El Mutún.rancardo@yahoo.es

(x) CODEPANAL, Comité Técnico-Político de Defensa de la Soberanía, Patrimonio y Dignidad de Bolivia y países UNASUR y CELAC. Fundador Ing. Enrique Mariaca Bilbao (+) (1917-2010). Combatiente y benemérito en la gran guerra patria del Chaco Boreal. Presidente de YPFB y miembro del equipo que nacionaliza los hidrocarburos en 1969, con los militares nacionalistas Gral.. A. Ovando y Gral. JJ Torres y con Marcelo Quiroga Santa Cruz. Past-presidente Ing. Carlos Carvajal Nava (+) (1933-2016).

Se el primero en comentar en "PLAN INTEGRAL PARA AYUDAR A ARGENTINA DESDE BOLIVIA"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*