DE CHINOS A RUSOS, ALEMANES E ITALIANOS – INCAPACIDAD O NEGOCIADOS

Algo sucede con Chihuido y Macri/Lopetegui no completan la verdad

La negativa de la mano derecha de Mauricio Macri, Gustavo Lopetegui, de seguir adelante con el proyecto represa hidroeléctrica Chihuido en Neuquén desató un escándalo internacional. Primero se desistió de la oferta Rusa luego se negó la China y pese a haberse obtenido el 85% del financiamiento de la obra en Alemania, Nación decidió darlo de baja por no poder comprometerse con los 200 millones de dólares que faltaban (¿?).

Macri no sólo no es claro con el rumbo de la Nación; tampoco lo es con los proyectos de obras públicas que pagarán en definitiva todos los contribuyentes.

De los 2.200 millones de dólares, el consorcio que ganó la licitación de la obra tenía asegurado entre 1.800 y 2.000 millones. Por eso, el gobernador de Neuquén Omar Gutiérrez se había mostrado muy entusiasmado. Se trataba del inicio de una represa hidroeléctrica que aseguraba 3.000 nuevos puestos laborales directos y 7.000 indirectos, además de su solvencia a futuro ya que con las tarifas de los servicios públicos se iba a poder compensar todo el gasto, que en realidad es inversión.

Sin embargo, el vicejefe de Gabinete Gustavo Lopetegui citó a tres ejecutivos de Voith Hydro, al embajador alemán en la Argentina, Jürguen Mertens; al gobernador de Neuquén, Omar Gutiérrez; y representantes del resto de las empresas del consorcio, como Juan Manuel Collazo, de Helport (la constructora de Eduardo Eurnekian), y Gustavo Weiss, de Eleprint y presidente de la Cámara Argentina de la Construcción; para comunicarles que el proyecto volvía a foja cero.

Según Lopetegui, el Fondo Monetario Internacional no autorizó gastar entre 600 y 800 millones de dólares, pero tampoco se sentaron a las partes para discutir cómo llegar a un acuerdo. Vaca Muerta pertenece a la misma provincia y se trata, en definitiva, de una obra que luego genera sus propias ganancias para ir pagando los vencimientos de ese endeudamiento.

Sin más, el gobernador Gutiérrez, ordenó “una nueva licitación nacional e internacional para salir a buscar inversores, como lo hicimos con la zona franca de Zapala”.

«Si el oferente actual que ha sido adjudicado no cumplimenta los requisitos y pone los recursos económicos, estamos en tiempo de descuento. Voy a exigir junto al gobierno nacional y voy a llevar adelante una nueva licitación pública, nacional e internacional, para conseguir los inversores para que Chihuido I y II, Cerro Rayoso y La Invernada, también sean realidad», retrucó el mandatario provincial.

En tanto, su vice Rolando Figueroa disparó: «Mientras el Gobierno Nacional premia con tasas de interés superiores al 40% para sostener ganancias improductivas del mercado financiero, le baja la persiana a una inversión genuina de 2.200 millones de dólares en Neuquén».

A su vez, se mostró disconforme con la posibilidad de financiar el restante con dinero de Vaca Muerta: “Para zafar del torniquete que le metió el Fondo, ajustando una vez más las finanzas de las provincias, el Gobierno Nacional arroja ideas y propone comprometernos el uso de las regalías de Vaca Muerta para garantizar el financiamiento del tramo argentino, una opción que nunca estuvo sobre la mesa”.

Ocurre que se estaría yendo tal vez la posibilidad más seria desde 1970 cuando se lanzó el proyecto, según Figueroa.

Ante una consulta de LM Neuquén, el ministerio que conduce Rogelio Frigerio informó que ahora se abre un “plazo exiguo”, que “está próximo a vencer”, para que el grupo presente la financiación, sumida año tras año en la indefinición, no sólo durante el actual gobierno neuquino (ver aparte ”Luego de la amenaza…”).

Otra opción podría ser incluirla entre los proyectos del programa de participación público-privada (PPP), pero eso terminaría costando el doble o el triple de lo que saldría con el financiamiento alemán.

Lo cierto es que no es la primera vez que la administración Macri cambia de manos el proyecto de obra. Primero, se lo quitó a China para dárselo a Vladimir Putin (Rusia), luego la insistencia de Macri por cambiar los términos del financiamiento terminó enojando al presidente ruso, dejándole incluso de atender los llamados. Ahora, Macri trató personalmente esta obra con la canciller alemana Angela Merkel y también se cayó.

Es evidente que algo sucede, además del financiamiento de la obra. Parece más bien una excusa.

·  Luego de la amenaza de Lopetegui, el gobernador de Neuquén pidió sacarle Chihuidos a Eurnekian

Lopetegui dio de baja la obra y adujo que nunca se garantizó todo el financiamiento, miuntiendo descaradamente como con el Puerto de Ramallo ofertado hace más de un año y aún sin respuesta del Gobierno de María Eugenia Vidal.

Gustavo Lopetegui

FOTO: Aglaplata

El gobernador de Neuquén, Omar Gutiérrez, se sumó al grave escándalo internacional que provocó el anuncio del gobierno nacional que dará de baja la construcción de la represa Chihuido, que había sido adjudicada a un consorcio liderado por el empresario Eduardo Eurnekian y al que se habían sumado importantes capitales alemanes.

Gutierrez pidió que se vuelva a licitar la obra, luego que el gobierno deslizara que iba a darla de baja porque los actuales concesionarios no habían podido garantizar el cien por ciento del financiamiento. «Si el oferente actual que ha sido adjudicado no cumplimenta los requisitos y pone los recursos económicos, estamos en tiempo de descuento. Voy a exigir junto al gobierno nacional y voy a llevar adelante una nueva licitación pública, nacional e internacional, para conseguir los inversores para que Chihuido I y II, Cerro Rayoso y La Invernada, también sean realidad», afirmó el gobernador neuquino.

Gustavo Lopetegui les anunció ayer a los representantes de la empresa Voith Hydro -según indicó La Nación- que el Gobierno tomó la decisión de dar marcha atrás con el proyecto, que tiene un costo estimado de 2200 millones de dólares. «El país no está en condiciones de afrontar ese gasto», argumentó el vicejefe de Gabinete ante la sorpresa de los alemanes, que dicen tener asegurado el 85 por ciento del financiamiento. De manera no muy clara, el vicejefe agregó que el actual acuerdo con el FMI les «impedía» iniciar obras nuevas.

Por eso, esta noche en la firma Helport de Eurnekian, que lidera el consorcio, no entendían bien como era posible que un gobernador empuje una licitación que el gobierno encuentra difícil de concretar, si en definitiva es la Nación la que debe convalidar el endeudamiento.

La sorpresa de los alemanes se dio porque vinieron al país con la idea de que firmarían el contrato definitivo, con foto incluida con Macri, contentos porque iban a anunciarle al Gobierno que habían avanzado en las garantías para asegurar su parte del financiamiento de la obra que ronda los 1.800 millones.

Pero no sólo no los recibió el Presidente, tampoco lo hizo el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne. Los ejecutivos de Voith Hydro no sabían quién era Lopetegui cuando entró a la reunión y no terminaban de entender que estaba pasando cuando en lugar de celebrar el financiamiento les anunciaba la cancelación de la obra. «¿Un anuncio de estas características no debería hacerlo el presidente?», preguntó uno de los alemanes, habida cuenta que ellos se involucraron en el negocio por un pedido directo de Macri a Angela Merkel, quien además puso el respaldo de la agencia de financiación de exportaciones alemana Euler Hermes.

En efecto, Voith Hydro tiene el respaldo del gobierno alemán y hasta Ángela Merkel tocó el tema la última vez que vio a Macri. Alemania respalda el proyecto a través de su agencia de exportaciones. Desde Berlín les habrían ordenado a los ejecutivos de la compañía que no se vuelvan hasta firmar el contrato. En la Rosada ya lo dan por descartado.

Cruces en el gabinete por el ajuste en las obras de rutas

Fuentes del gobierno dijeron a LPO que el socio local de los alemanes, el empresario Eduardo Eurnekian que integra con consorcio a través de su firma Helport, no descarta la idea de hacerle al Gobierno un juicio por incumplimiento del contrato por 2.200 millones de dólares.

Esto fue negado de plano por voceros de Helport: «Bajo ningún punto de vista nos hemos planteado ninguno de los integrantes del consorcio hacerle una demanda al Estado Argentino: negamos de plano esa versión».

El empresario Eduardo Eurnekian.

Lo cierto es que no es la primera vez que se baraja la idea de quitarle la concesión a Eurnekian por sus dificultades para garantizar el financiamiento y voceros del Gobierno confirmaron a LPO que cuando esto se conversó con los ejecutivos del grupo, ya entonces recibieron advertencias de una posible demanda.

Con un agravante. Como Helport es la líder del proyecto y quien de alguna manera articula la asociación con los alemanes, en el sector se analizaba que si la obra queda definitivamente descartada, ellos podrían presentar una demanda contra el empresario que tiene la concesión de los aeropuertos.

Como sea, en la Rosada se atajan y aseguran que en realidad el consorcio encargado del financiamiento nunca cumplió las condiciones del pliego de conseguir el 85 por ciento de los fondos de la obra. «Nunca llegaron a concretar, traen cartas de intención, pero la plata no la presentan nunca», dijeron desde el Gobierno, donde creen que en realidad, pese al ímpetu de los alemanes, el consorcio no tiene intenciones reales de hacer la obra y sólo busca algún resarcimiento por la cancelación.

Desde el consorcio que se adjudicó el contrato aseguran que Voith Hydro ya aseguró 1.400 millones de dólares y acaba de conseguir otros 400 millones de inversores italianos. Quedaría el 15 por ciento del financiamiento que por contrato le corresponde poner al Gobierno argentino.

Pero Lopetegui dijo que no pueden poner ese dinero, que según explicaron a LPO asciende a 330 millones de dólares a poner en 5 años. Es decir que no se trata de una cifra tan importante como para cancelar una obra clave. Es por eso que ni los empresarios alemanes ni los argentinos ni el gobernador Gutiérrez entendieron la explicación de Lopetegui, que también sorprendió a Pablo Bereciartúa, el secretario de Infraestructura y Política Hídrica del Ministerio del Interior.

El vicejefe propuso que la provincia se haga cargo de ese porcentaje (sugirió que sea con regalías de Vaca Muerta), lo que enfureció a Gutiérrez. Tampoco lo convenció con la idea de Lopetegui de hacer la obra vía PPP. Le explicaron que la obra terminaría costando el doble o el triple de lo que saldría con el financiamiento alemán (el cual tendría una tasa de alrededor del 6%).

El gobernador de Neuquén, Omar Gutiérrez.

Si bien el gobernador neuquino prefirió cargar las tintas sobre el consorcio, su vicegobernador, Rolando Figueroa, fue mucho más duro con la Rosada que Gutiérrez. «Es una noticia triste y una mala decisión de un Gobierno que desecha una obra clave para los neuquinos. Y lo hace desde una visión miope y centralista», disparó. «Fue un papelón diplomático, los hicieron viajar desde Alemania para decirles que Argentina ahora no puede poner dinero», agregó.

«Mientras el Gobierno Nacional premia con tasas de interés superiores al 40% para sostener ganancias improductivas del mercado financiero, le baja la persiana a una inversión genuina de 2.200 millones de dólares que iba a generar en Neuquén entre 7.000 y 8.000 empleos en Neuquén, porque tiene que cumplir con la reducción de gastos que acordó con el FMI», agregó Figueroa.

·         Putin rechazó las condiciones de Macri y se cayó el financiamiento de Chihuido

Desde el Gobierno, el encargado de responder fue Bereciartúa quien insistió que «todavía» el consorcio ganador no presentó el financiamiento completo como exige el pliego. «Voith Hydro está dispuesta a financiar 1.400 millones de dólares, pero tenemos que cumplir con los requisitos de la licitación, que exige que se complete el financiamiento total de la obra, que es de 2.220 millones», agregó el funcionario.

La obra de la represa Chihuido fue adjudicada al final del gobierno de Cristina Kirchner a un consorcio ruso. Cuando Macri asumió quiso renegociar los términos y sobre todo el costo financiero y en una conversación directa con el presidente Vladimir Putin, logró que el mandatario ruso bajara el costo financiero al 5,5% anual (una ganga por ese entonces y ahora mismno). Luego insistió en pedirle otra rebaja, esto indignó a Putín que dejó de atenderle las llamas por un tiempo largo y se terminó retirando, y prometiendo quejarse en la cumbre del G20 donde Macri no podrá seguir esquivándolo.

Por Arq. José Marcelino García Rozado

Buenos Aires, 13 de Julio de 2018

Se el primero en comentar en "DE CHINOS A RUSOS, ALEMANES E ITALIANOS – INCAPACIDAD O NEGOCIADOS"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*