EN EL BICENTENARIO DE LA INDEPENDENCIA DE LA PATRIA GRANDE, DE LAS PROVINCIAS UNIDAS DEL SUD Y DE LOS ARGENTINOS

Es un momento importante de gesta heroica de independencia de los poderes oligárquicos y monárquicos que obstaculizaban el avance de los tiempos de las mayorías populares y sociales. No solo en esta región del mundo sino también y principalmente dentro de las principales potenciales imperiales del mundo.

Es un tiempo por esto, para recordar y a partir de ello poder entender y darle sentido a las Independencias que debemos construir en nuestra época.

En 1816, se abre el ciclo de los procesos de independencia de los pueblos enfrentados a las oligarquías-monárquicas mundiales (de España, Portugal, Inglaterra, Francia, Holanda), sus virreyes y grandes comerciantes financieros y de mercancías. Ciclo que sigue al momento que se abre con la revolución en 1809/10.

En la revolución, las oligarquías criollas locales y las británicas impulsaron el movimiento para derrotar a la oligarquía/monarquía imperial española que dominaba. Ese proceso revolucionario desde y entre las cúspides oligárquicas, abrió paso a las luchas que llevan a la asamblea del año trece (1813), donde ya el movimiento amplía su composición social-popular, que luego será parte fundamental del ciclo de luchas independentistas que llegan a 1816. Al Congreso Federal de Tucumán de 1816 y su declaración de la independencia sudamericana (no argentina), que venía precedida por la Declaración de la Liga de los Pueblos Libres en 1815. Que lanzo todo el movimiento independentista a una nueva escala y que llegara hasta 1853 en diferentes puntos de la patria grande.

Pero en la Batalla de Caseros en 1852, el interés unitario portuario de buenos aires, bajo la influencia y dirección imperial Británica impone su constitución liberal y dependiente y por ello, a partir de ese momento se fortalecerá lo Argentino como proyecto Ingles, que lleva a fragmentar y debilitar lo sudamericano de patria grande, que fue operado por Canning y Ponsonby a través del Rivadavia y el Mitrismo, de dividir para debilitar y así poder reinar en cada uno de las patrias chicas.

Los pueblos de la patria grande, y del mundo entero, ya venían desarrollando luchas para impulsar procesos de inclusión de las mayorías populares en las cuestiones de poder participar en las decisiones que definen en lo económico, en lo político y en lo cultural-ideológico.

En lo económico del Trabajo, de los ingresos e impuestos, de  la producción industrial y del comercio de productos, del dinero y el financiamiento; de los monopolios que administran y deciden sobre, y de los pequeños productores y trabajadores que hacen la riqueza todos los días.

En lo Político del trabajo y de la Producción con sus organizaciones gremiales, en sus espacios de participación en las decisiones de todos los días que hacen a lo político permanente; en lo político institucional para que se abrieran los espacios de participación permanente a los actores reales en la producción de propuestas, debates y toma de decisiones. Algo que estaba cerrado por el  ejercicio del poder monopólico de la oligarquía monárquica.

En lo cultural/ideológico para que se abrieran espacios de reconocimiento y participación a los pensadores y las ideas del pueblo llano, con todos los matices de heterogeneidad y diversidad de su tiempo. Participación directa en relación a los espacios de toma de decisiones, de modo que el poder fuera expresión de las mayorías y sus problemas cotidianos en lo económico, político y cultural ideológico.

En las metrópolis centrales de España, Inglaterra, Francia, etc. y sus colonias en la América del norte (EE.UU y Canadá) y en la América del Sud (Sud significaba desde el Virreinato de México al del Perú que se extendía hasta Argentina y Chile) ya venían desarrollándose crisis cotidianas y convulsionados debates y luchas porque los pueblos de la metrópolis tenían sus diferencias con sus elites oligárquicas (el rey y su corte de ministros que expresaban a los grandes negocios) y los pueblos de las colonias los tenían contra sus propias elites virreinales y sus cortes de ministros.

Cuando el periodo que llega a la revolución francesa de 1789 debilita a la monarquía francesa y en la batalla de 1805, cuando Inglaterra derrota las armadas navales de Francia y España en Trafalgar, las deja sin capacidad de seguir comunicándose con sus colonias. Así la monarquía imperial británica en ascenso en el poder mundial derrota a los imperios de Francia y de España, quienes impusieron su poder en durante la centuria del 1700 y del 1600 (respectivamente), la Crisis se transformó en estructural y mundial.

Cuando la crisis se volvió estructural y mundial, a partir de 1789-1805, las crisis locales y sus luchas ya venían desarrollándose desde hace por lo menos 50/70 años y se habían profundizado por lo menos 20 años atras.

Esta crisis estructural mundial se desarrolló de distinto modo en la metrópolis (imperios/países centrales/etc.) pero en todos ellos se desarrolló y produjeron cambios profundos, de modo que ya nada fue lo mismo ni definitivo. Pero las transformaciones profundas tuvieron una gran vinculación entre quienes eran los revolucionarios de su tiempo en las metrópolis y los de las colonias.

Cuando se luchaba contra el Virrey y sus cortes de funcionarios (Ceo´s) también se luchaba contra el Rey y sus funcionarios. Pero entre las metrópolis (poderes y países centrales) se desarrollaba también una crisis estructural que tomo forma, primero de guerra comercial, de guerra económica financiera luego y por último formas militares, siempre con fuerzas propias y mercenarias.

Las Metrópolis y sus funcionarios de gobierno, avanzadas y retrasadas se aliaban y enfrentaban de un modo dinámico y cambiante. Pero había algo importante, entre las principales el enfrentamiento/negociación se volvían permanentes y en ese momento lo importante era quién tenía la delantera económico-productiva-laboral que es industrial-científica/tecnológica, para producir recursos que les permitia sostenerse y sostener a otros incluyendo, en esa lucha que es siempre larga.

Hoy como ayer, como siempre ha sido aunque con nombres, palabras, formas y modos distintos, la situación para lograr nuestra independencia es la misma.

Lograr la Independencia de la Argentina, sin tener en cuenta la Patria Grande (Unasur y Celag) estratégicamente, en un mundo donde los grandes actores Universales populares y los Globales oligárquicos son también muy importantes, es de difícil comprensión y construcción. Somos Nosotros el pueblo Argentino y los Pueblos de la Patria Grande los que tenemos el desafió de luchar por organizar y participar en los espacios donde poder tomar las decisiones. Entendiendo el camino que siguió cada una de las gestas independentistas y emancipatorias! Al Gran Pueblo Salud!!!

Por Walter Formento

1816 -9 de Julio- 2018

Se el primero en comentar en "EN EL BICENTENARIO DE LA INDEPENDENCIA DE LA PATRIA GRANDE, DE LAS PROVINCIAS UNIDAS DEL SUD Y DE LOS ARGENTINOS"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*