INFORME ECONOMICO SOCIAL UB

Antecedente del 40%: “El ajuste trata de corregir el desequilibrio externo pero fogonea la inflación”

El último informe de la Universidad de Belgrano, que esta semana señaló que el 2018 será otro año marcado por la “estanflación” (la 6ta de los últimos diez años), señala ahora que si bien el ajuste trata de corregir el desequilibrio externo, termina por fogonear la inflación. De esta manera, presenta la “corrección del desequilibrio externo”como la principal novedad económica de este año, con un piso para la inflación del 30%, y un antecedente en 2016, cuando la inflación anual fue del 40%.

“La devaluación tiene como efecto producir un cambio en los precios relativos entre los bienes transables y los no transables. Al incrementarse los primeros, se reduce el consumo interno de bienes exportables, aumentando su disponibilidad para la exportación. Al mismo tiempo, se encarecen los bienes importados, reduciendo la cantidad demandada, señala el último reporte del Centro de Estudios de la Nueva Economía (CENE) de la Universidad de Belgrano, que señaló a comienzos de esta semana que el estancamiento económico con inflación, denominado “estanflación”, será una de las características de este año y que se convertirá en el sexto episodio de esta índole en los últimos 10 años”.

“El resultado esperado es un aumento de las exportaciones y una contracción de las importaciones, mejor ando así la balanza comercial que, en 2017, registró un déficit de 8.471 millones de dólares. También debería mejorar el saldo de la balanza de cuenta corriente, que el año pasado registró un déficit de 30.792 millones de dólares. La corrección del desequilibrio externo sería la principal novedad económica que aportaría el 2018”, indica Víctor Beker, director del CENE.

“Obviamente, los aumentos de precios en exportables como importables se traducirán en algunos puntos adicionales de la tasa de inflación, cuyos mayores impulsores siguieron siendo, hasta ahora, los ajustes tarifarios. La combinación de devaluación y ajustes tarifarios ya se dio en 2016. El resultado fue una inflación anual del 40%. Por ahora, la tasa estimada para el corriente año tiene un piso del 30%”, asegura el economista.

Para finalizar, afirma que “el incremento en el precio de los combustibles repercute sobre los costos tanto del transporte como de la energía. Por lo tanto, parece difícil evitar nuevos reajustes de tarifas. Ello requeriría que el Banco Central permita deslizarse al tipo de cambio a efectos de evitar caer nuevamente en un proceso de atraso cambiario similar al registrado hasta el estallido de mayo pasado”.

Por Víctor Beker, Director

Buenos Aires, 12 de julio de 2018

Se el primero en comentar en "INFORME ECONOMICO SOCIAL UB"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*