ANTES DE LA CONFERENCIA DE PRENSA DE MACRI

Si hubieran leído a Maquiavelo…

Lapidaria definición de Luis Rizzi sobre Mauricio Macri: “(…) Al fin de cuenta es solo un ingeniero al que, como también dijo Maquiavelo, le será muy difícil conservar la Presidencia ya que hombres asi, “sin gran ingenio ni virtud” no saben conservar su puesto, no lo saben dado que “…no es razonable -que habiendo vivido siempre en una condición puramente privada- sepa mandar (…)”. Aquí el texto completo:

Nicolás Maquiavelo.

“…Nuestro foco está puesto en la gestión. Si hacemos las cosas bien, lo natural es que nos acompañen. Somos un proyecto de poder que cree que tiene que pensar cómo seguir ganando elecciones porque somos la mejor representación para una alternativa….”

Marcos Peña a Federico Águila y Ezequiel Spillman, del bisemanario Perfil.

Valió la pena leer la entrevista que le hizo “Perfil” al Jefe de Gabinete de Ministros de la Nación, Marcos Peña, y el párrafo usado como introducción es toda una definición de un mediocre, representando a un gobierno mediocre que hace mérito de su supuesta ejemplaridad.

Más bien, tal como dice Beatriz SarloMauricio Macri y su gobierno son una suerte de piélago de ilusiones y deseos, agregaría fantasías, para una narrativa que necesariamente debería tener un final feliz.

Con la ingenuidad propia de la soberbia infantil, ese final feliz seria consecuencia de la “buena gestión” que cumpliría el lugar de un benévolo “hado”.

Con referencia a la realidad muestra, otra vez, su candoroso optimismo diciendo que estamos saliendo de una fuerte tormenta consecuencia de una combinación de factores externos, “en su mayoría” y también factores internos.

En verdad, esta llamada “tormenta” fue impulsada el 28 de diciembre pasado, en esa genial muestra de estupidez política que en lo único que estuvo acertada es en la elección de la fecha para hacer anuncios totalmente inesperados por su superficialidad y por sus dosis de masoquismo político.

Ese día comenzó a hacerse visible la tormenta que fue advertida, de inmediato, por la sociedad que, comenzó a insinuarse tibiamente para mostrar toda su agresividad a partir de fines de abril.

Sin embargo la “tormenta” comenzó el mismo 10 de diciembre de 2015, cuando Macri creyó que haciendo una muestra de baile, la eventual simpatía de ese gesto habría convertido milagrosamente a nuestros erráticos y yermos comportamientos económicos financieros en un fértil valle para que una razonable lluvia de inversiones contribuya a convertir en riqueza a nuestros múltiples recursos naturales.

Pero no fue asi.

La soberbia, virtud de los inútiles y vicio para los inteligentes, se alimentó con el endeudamiento que hoy llega a los US$ 130 mil millones y que sirvió para mantener el estado de cosas, la herencia recibida, bajo la excusa de un gradualismo que comenzó a ser visto como una muestra cabal de ineptitud y cobardía política.

Asi llegamos a este punto en que la realidad puso de manifiesto que no se hicieron las cosas bien, por tanto siguiendo con la lógica “peña” sería razonable que la gente deje de acompañarlos, como lo vienen mostrando la mayoría de las encuestas.

Es parcialmente cierto que la llamada “oposición” se mantiene sumergida con la sola excepción de Kristina, quien sin hablar y sin mostrarse, comienza a crecer y muy probablemente logre unir al vetusto progresismo y a esa caricaturesca izquierda representada por honestos delirantes que quedaron atascados en el tiempo histórico, pero que suman en el presente.

El descontento no suele ser racional.

Diría que también podrían converger a su alrededor una parte del peronismo desengañado que sigue creyendo que a la justicia social se puede llegar con solo recordar a Perón y Evita, estos son los menos.

Kristina al comando de Unidad Ciudadana, tal como dijo el senador Miguel Ángel Pichetto, participará en las próximas elecciones, sabiendo o teniendo muy en claro que la oposición sin ella no puede.

Kristina necesita demostrar su poderío electoral –aunque no le alcance- para morigerar la tarea judicial ya que una cosa fue condenar a María Julia Alsogaray y otra muy distinta sería condenar a Kristina y sus hijos, con un caudal importante de votos y además dueña de un poder dialéctico que tiene su peso.

Todo esto encierra una paradoja muy cruel para este gobierno que llega al final de su mandato con el país puesto de sombrero y obligado a hacer lo que no quiso hacer al inicio de la gestión contrariando las dos más elementales enseñanzas de los ensayos políticos, partiendo de Nicolás Maquiavelo.

El primer error fue el de pretender gradualizar las “crueldades” que imponían la hora, el famoso “shock de ajuste”, pero cuando las crueldades son “…pocas en principio, van aumentando con el curso del tiempo en lugar de disminuir…” y llega inesperadamente el momento del shock del ajuste impuesto por la realidad y deja en evidencia la mala praxis precedente, de donde el suave y molesto dolor inicial se convierte en intolerable.

El otro grave error lo explica Maquiavelo al describir los cinco errores cometidos por el rey de Francia, Luis XII, siendo el segundo el de haber aumentado el poder de quien ya era poderoso dado que quien propicia el poder de otro, labra su propia ruina.

¡Si lo sabrá Eduardo Duhalde….!

Precisamente esto es lo que hi zo Mauricio Macri: buscó construir poder a partir de compararse con Kristina, sin darse cuenta que de ese modo la empoderaba gratuitamente y a propio costo como se suele decir, ya que el gobierno lo tenía él, él padecía y padece el desgaste y él le hacía y sigue haciendo publicidad gratuita asumiendo íntegramente el costo.

Pues bien, en este momento es a Kristina a quien le conviene competir con Macri. Quedó liberada de competir contra los peronismos en oferta.

La herencia ya no es de ella, es de Macri y de 70 u 80 años de historia y la década ganada tendrá el valor de un oasis fantasioso, en el que muchos, creen ahora que, estuvieron mejor.

Macri anunció una conferencia de prensa, creo que lo de Peña en Perfil fue una suerte de prólogo, no le veo pasta de líder ni nivel cultural para conmovernos como sociedad.

Al fin de cuenta es solo un ingeniero al que, como también dijo Maquiavelo, le será muy difícil conservar la Presidencia ya que hombres asi, “sin gran ingenio ni virtud” no saben conservar su puesto, no lo saben dado que “…no es razonable -que habiendo vivido siempre en una condición puramente privada- sepa mandar…”.

Si lo hubieran leído….otra hubiera sido la historia como le dijo en la década del ’60 un Juez al maestro Rafael Bielsa cuando se enteró que patrocinaba a la Asociación Estímulo Bellas Artes en un juicio que le falló en contra autorizando un desalojo que jamás se concretó y que creo que la Cámara luego revocó.

Por LUIS ALEJANDRO RIZZI

Se el primero en comentar en "ANTES DE LA CONFERENCIA DE PRENSA DE MACRI"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*