EL FMI, EL G-20: CUANDO LA LIMOSNA ESGRANDE HASTA ELSANTO DESCONFÍA

¡Qué maravilla!, ahora el mundo nos quiere, nos dan la mano, nos ofrecen su ayuda incondicional. Es como si de pronto Argentina se hubiera puesto de moda y Macri resultara ser el ejemplo de presidente latinoamericano ideal, en especial, para las grandes potencias económicas del mundo. En estos días, durante la reunión del G-20 en Buenos Aires, quedó plasmada esa pasión que despierta nuestro país en los líderes mundiales.

Vayamos con algunos ejemplos de lo dicho: La directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, dijo que “Tengo respeto y apoyo el enorme progreso demostrado por el Gobierno argentino tras el millonario préstamo concedido al país” y remarcó que “este acuerdo velará por los más vulnerables. Vemos que la economía argentina va a estar mejorando a comienzos de 2019 y 2020”.

Luego felicitó a Macri y a Dujovne por el esfuerzo y la puesta en marcha de este plan económico. Otro amigo, Bruno Le Maire, ministro de Economía y Finanzas de Francia, visitó a Macri y le transmitió unas palabras del presidente francés Emmanuel Macron: “Cuando la Argentina necesite el apoyo de Francia, allí estaremos”.

Después agregó su propia opinión y dijo: “Apoyamos completamente a la Argentina. Sabemos que el país está enfrentando dificultades vinculadas con el tipo de cambio y estamos acá para apoyar la política económica que fue decidida y está siendo implementada por el presidente Macri y que creemos que mejorará la situación de los argentinos en los próximos años”.

Tomá “pá” vos. Pavada de apoyo. Y hay más. Italia y España respaldaron con fuerza el ingreso de nuestro país a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), lo que sería un avance importante en el contexto internacional. El Reino Unido, Estados Unidos y Brasil defendieron con verdadero énfasis la política monetaria del Gobierno. Y China y Suiza apoyaron la presidencia argentina del G-20 y dieron su respaldo a la política económica de Macri. Como postre de estas demostraciones de apoyo incondicional, el secretario del Tesoro de los EE.UU., Steven Mnuchin, confirmó la participación del presidente norteamericano Donald Trump a la Cumbre del Grupo de los 20 a realizarse en Buenos Aires entre el 30 de noviembre y el 1º de diciembre. Visto así, me acuerdo del abuelo Agustín que repetía “Cuando la limosna es grande hasta el santo desconfía”, y por ahí “no vaya uno a saber qué hay debajo del poncho”.

Ahora todos aparecen en las fotos sonriendo, como felices de estar por aquí, ayudando, es como que todos se pusieron a la cola del FMI para decir “ayudemos a estos muchachos del sur que están jodidos” y para pasar la histórica factura del pasado reciente dicen a la hora de los postres en las comidas: “Pobres, con la herencia que les dejó el populismo”.

Y así, ellos, todos dueños del primer mundo, de la “guita grande”, se sienten bien, como quien le da unos pesos a un mendigo para que coma. Y surge la sospecha de si todo este “amor económico” no será que quieren ayudarnos a demostrar que los gobiernos populistas son los responsables del fracaso y que los neoliberales salvarán al mundo. Porque si es eso, me sumo a lo primero pero me niego a aceptar lo segundo. Yo quiero que podamos decidir qué hacer, cómo salvarnos del desastre que nos dejaron, pero si recibir ayuda nos va a poner etiquetas del dogma económico, me niego, no quiero que seamos una nación neoliberal porque me da miedo, tanto miedo como el populismo nefasto que nos gobernó doce años.

Por V. CORDERO

La Prensa,

23 de Julio de 2018

 

Se el primero en comentar en "EL FMI, EL G-20: CUANDO LA LIMOSNA ESGRANDE HASTA ELSANTO DESCONFÍA"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*