SIMPLEMENTE, EVITA.

26 de  Julio de 1952

El hacer que el decir, el realizar que el prometer…el VERBO de los desamparados tiene nombre de mujer: EVITA. 

Proclamado el Gral. Juan Perón presidente de la Nación Argentina, fue ella su más leal colaboradora, siempre juntos a la par. Comenzando con la Cruzada de Ayuda Social forjará sueños levantando barrios de viviendas accesibles, inaugurando hogares de tránsito, comedores escolares; atendiendo a ancianos, entregando instrumental a hospitales, concretando obras de salubridad y saneamiento en arrabales humildes; suministrando útiles y herramientas para el estudio y el trabajo; colectando juguetes para los niños desheredados, porque en esta nueva Argentina los únicos privilegiados son los niños y donde existe una necesidad nace un derecho.

En Evita irrumpe la idea de modificar el tradicional concepto oligárquico de ‘beneficencia a los pobres’, para orientarlo dentro del programa revolucionario del Justicialismo: la JUSTICIA SOCIAL.

El 23 de septiembre de 1947 dirá desde los balcones de la Casa Rosada “Mujeres de mi patria: recibo en este instante de manos del gobierno de la Nación la ley que consagra nuestros derechos cívicos. Y la recibo entre vosotras con la certeza de que lo hago en nombre y representación de todas las mujeres argentinas, sintiendo jubilosamente que me tiemblan las manos al contacto del laurel que proclama la victoria. Aquí está, hermanas mías, resumida en la letra apretada de pocos artículos, una historia de larga luchas, tropiezos y esperanzas…”

Su personal enfoque en la concepción de poder, entendido como acción, junto a su carácter resuelto, de puro atrevimiento y revolución, le permite ser una creadora de decisiones para abrir camino en las actividades que se propone, sin burocracias. El 19 de junio del 1948 se crea la Fundación Ayuda Social María Eva Duarte de Perón, y que desde el 25 de septiembre de 1950 se denominará “Fundación Eva Perón”.

En el Ministerio de Trabajo da a conocer, el 28 de agosto de 1948, la declaración de los Derechos de la Ancianidad, que pone en manos del Sr. Presidente, solicitándole se incorpore en la Constitución Nacional de 1949. También, obtuvo la sanción de la Ley que concederá pensiones a los mayores de 60 años sin protección.

Desde la Fundación se emprendieron la construcción de Hogares de Ancianos, el primero fue inaugurado el 17 de octubre de 1948, en Burzaco y muchos otros se erigirán en el interior de la Argentina.

Impulsa un plan para escolarizar el país con escuelas agrícolas, de talleres, jardines de infantes y maternales. La Ciudad Infantil, única en el mundo, destinada a niños de dos a siete años, huérfanos o que no podían ser asistidos por sus padres y la Ciudad Estudiantil, residencia de estudiantes del interior del país, sin familia en Buenos Aires, forman parte de sus iniciativas. En febrero de 1950, se dispone el Plan de Turismo Infantil, que permitirá a los niños conocer la geografía de nuestra tierra, invisibles a sus ojos; y junto a las colonias de vacaciones y los campeonatos y competencias entre los adolescentes, fue la ocasión para la revisación médica de más de 300.000 niños.

El Hospital de Lactantes y de Epidemiología infantil, la Clínica de Recuperación Infantil de Jujuy son algunas realizaciones de la Fundación en el ámbito de la salud de los niños.

La labor de Evita consagrada a los chicos y a los jóvenes está forjada en su convencimiento de que “el país que olvida a sus niños renuncia a su porvenir”.

Además, la cuestión de albergues transitorios para mujeres llevó a la construcción y sustento de hogares de tránsito en Capital Federal, como en el interior. El Hogar de la Empleada “Gral. San Martín” resolverá el problema de las mujeres sin hijos que venían a trabajar desde el interior. El mismo disponía de un comedor al que Evita frecuenta para ir a cenar al concluir su jornada, relatan los testigos de época. En él se congregaba un grupo de compañeros, la peña “Eva Perón”, que animaban el cenáculo con charlas y lecturas diversas.

Se construyeron viviendas para obreros, como el barrio Presidente Perón y la Ciudad de Evita, solucionando el problema a mas de 25.000 familias. En la asignatura salud, la Fundación edificó policlínicos en Ezeiza, Avellaneda, Lanús y San Martín, de la misma manera en el interior del país; y entregó flamantes equipos técnicos a otros centros médicos. Se debe mencionar el Tren Sanitario Eva Perón, abastecido por un moderno instrumental, cumplía con la tarea de relevamiento y protección de la salud de las poblaciones más alejadas de las unidades hospitalarias. Se inaugura la Escuela de Enfermeras, en septiembre de 1950, una de las obras más querida por Evita.

Todas las realizaciones fueron seguidas y supervisadas en su ejecución y puesta en marcha por Eva en persona. Las obras se inauguran en el momento en que se ponían en ejercicio, no antes.

En cuanto a la procedencia de los fondos que se utilizan para su cometido, y que han sido objeto de arduas discusiones, sus balances nos indican el origen de los mismos: donaciones en efectivo provenientes mayoritariamente de los sindicatos, adjudicación de recursos por vía del Poder Legislativo, de particulares y empresas, convenios colectivos de trabajo, impuestos, alquileres, etc. Aparte de los aportes de la cuenta Ministerio de Hacienda -Obras de Ayuda Social-. No obstante, circularon forzadas versiones según las cuales parte de los mismos provenían de donaciones obligadas, siendo su denegación motivo de persecuciones.

Si estas formas de contribuciones hubieran existido en gran número y se diera de manera sistemática los perjudicados las habrían denunciado después de septiembre de 1955, con la ‘Revolución Libertadora’. O durante la Comisión Investigadora encargada de intervenir a la Fundación, e Isaac Rojas habría aceptado las denuncias con sumo agrado. Es de creer que no las hubo en cantidades relevantes, pues de ser así el informe del cuerpo las habría hecho públicas y no se hizo.

En la medida que Evita extendía las fronteras en popularidad y logros, se amplía las críticas desde la oposición y de algunos detractores peronistas. Sostenían que eran tareas impropias de una primera dama, la suma de sus rencores, una peligrosa influencia para Perón o ambiciones de poder. Quizás, lo que impugnaban no era lo que decidía, como lo resolvía o porque lo concretaba una mujer. En todo caso, Eva nos muestra con su ejemplo que, en una sociedad que desvaloriza la idoneidad y capacidad de una mujer con respecto al hombre, el poder político del que es receptora lo concibió para trabajar y cumplir y no para discursear o sermonear. Para ella la política es hacer y trabajar por unja causa.

Con todo, la nobleza de su espíritu laborioso es doblegada por una cruel enfermedad. El 22 de agosto, el Cabildo Abierto del Justicialismo le reitera el pedido de aceptación al cargo de vicepresidenta de la Nación. Evita habla a su pueblo, pero en su discurso va pasando por alto la respuesta. Al reclamársela, se inicia un coloquio cuya pasión y energía es imposible de relatar: _ “Al menos cuatro días”. Ella pide tiempo.

_ “! No! ¡Ahora!”. Exclama la multitud.

_ “No renuncio a mi puesto, renuncio a los honores…”. Responde con la voz del cielo.

_“¡Ahora!”. Exigen la terrenal respuesta.

_ “Yo no quiero que mañana un trabajador de mi patria se quede sin argumentos cuando los resentidos, los mediocres, que no comprendieron ni me comprenden, creyendo que todo lo que hago es por intereses mezquinos…”. Trata de persuadirlos.

_ “¡Ahora!”. El pueblo quiere saber.

_ “Un día…”. Implora alzando sus cansados ojos.

_ “¡No!”. Ya no queda lugar para más aplazamiento.

_ “Dos horas…”. Entiende que no debe, pero ¿¡cómo decirlo!?.

_ “¡No!”. Grita la democracia, es la hora de los pueblos.Se aparta del micrófono. Las llamas se inflaman para alumbrar a sus grasitas, que no se desmovilizarán hasta esperar una afirmación. Se acerca frágilmente al aparato.

_ “¡Compañeros!: Como dijo el General Perón yo haré lo que diga el pueblo”.

La vigilia ha concluido, todos creen que ha aceptado. El 31 de agosto, por la cadena nacional de radiodifusión, anuncia: “es mi decisión irrevocable y definitiva de renunciar al honor con que los trabajadores y el pueblo quisieron honrarme”.

La dupla Perón-Quijano gana la presidenciable del mes de noviembre. Evita vota en su lecho de enferma por primera y única vez. Con su último soplo de vida, acompaña a Perón en el acto de asunción de su segundo mandato. Fue su última presencia ante su pueblo.

Y en un sábado dolorido y apesadumbrado, del 26 de julio, es reclamada por Dios. En los millares de rostros de compañeros y compañeras, que le ofrendan sus lágrimas en este temporal adiós, está presente toda su obra. Con tan sólo 33 años, Evita ha dado una razón a su vida y contribuido enérgicamente a afianzar la revolución pacífica del peronismo en lo político, social y cultural. Le dio un rostro humano.

Fue audaz sin renunciar a la prudencia; fuerte, sin olvidar la feminidad atenta; poderosa frente al propio dolor y débil ante el dolor ajeno, especialmente de los niños; rebelde contra las injusticias y sumisa con la bondad; humilde con los pobres y altiva con la prepotencia de los oligarcas. Interpretó a conciencia la Doctrina Peronista, honrando su vida para cumplir su inmortal destino.

He aquí parte de lo realizado por esta mujer, a la que llamamos simplemente…Evita!:

  • 118 barrios obreros, 100.000 viviendas a lo largo del país y 15.000 casas para obreros.
  • Un policlínico para niños con mil camas, un instituto de lactantes con mil camas y un pabellón de enfermedades infecciosas con 500 camas. El Policlínico Presidente Perón, de Avellaneda; el Policlínico 17 de octubre, en Cuatro de Junio; el Policlínico Coronel Perón, en San Martín. Policlínicos modernos en Salta, Jujuy, Santiago del Estero, Corrientes, Mendoza, San Juan, Santa Fe, Buenos Aires, etc. La clínica de recupero y readaptación infantil, y clínica para reumáticos en Terma de Reyes, Jujuy
  • Millones de equipos que se distribuyen periódicamente, conteniendo paquetes con aparatos ortopédicos, libros o camas, ajuares para bebés, zapatos, útiles de todas clases, máquinas de coser que así llegaban a los hogares más necesitados.
  • Escuelas de Enfermeras. Asistentes sociales que en acción social recorren todo el país, estudiando y solucionando los problemas que se les plantean. El Tren Sanitario que recorre todo el país prestando servicio en pequeños pueblos.
  • Hogares Escuelas en Santiago del Estero, Tucumán, Jujuy, Salta, Catamarca, La Rioja, Corrientes, Comodoro Rivadavia, Mendoza, San Juan, Buenos Aires y Santa Fe.
  • Hogares de Ancianos, en Burzaco, Córdoba, Santa Fe, San Juan, Tucumán y Comodoro Rivadavia. El Hogar de la Empleada. El Hogar de la Empleada General San Martín, en Capital Federal. Hogares de Tránsito. Hoteles para trabajadores, con tarifas reducidas y a menos del costo de mantenimiento. Y numerosos refugios maternales.
  • La Ciudad Infantil, la Ciudad Estudiantil y la Ciudad Universitaria de Córdoba.
  • Numerosas colonias de vacaciones. Campeonato infantil para diversos deportes.
  • Plan Agrario Eva Perón. Más de 200 proveedurías en la Capital Federal, donde se brinda al público, artículos de calidad a precios acomodados.
  • Provincialización del territorio del Chaco -ex Presidente Perón-. Ciudad Eva Perón (ex Las Cuevas) en plena cordillera.
  • Derechos civiles de la mujer. Derechos de la Ancianidad incorporados a la Constitución del ´49.
  • Ayuda social directa sin retaceos y no limosna o beneficencia irritante y denigrante. Atención directa de los problemas humildes.
  • La Fundación fue solidaridad con los países extranjeros en escenarios de catástrofe o necesidad: Ecuador, Chile, Paraguay, Perú, Bolivia, España, Italia, Francia, Yugoslavia, Israel, Japón e, incluso envíos a Estados Unidos de Norte América entre otros, dan muestra de ello.

Y estas maravillosas realizaciones, orgullo de su pueblo, no es labor de un siglo o de cincuenta años, sino es la tarea de la revolución pacífica de una mujer todo nervio y toda acción, que en común acuerdo con su “Coronel del Pueblo” materializó en apenas cuatro años, para así concretar en la práctica el lema: “Mejor que decir es hacer; mejor que prometer es realizar“.

LUIS E GOTTE

PROFESOR E HISTORIADOR

AGRUPACIÓN GASPAR CAMPOS

MAR DEL PLATA

Se el primero en comentar en "SIMPLEMENTE, EVITA."

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*