REMEDIOS DE ESCALADA

3 DE AGOSTO DE 1823.

MUERE REMEDIOS DE ESCALADA…ESPOSA Y AMIGA…

Descripción: Descripción: Resultado de imagen para Remedios Escala de San Martin Fotos

Profundamente atormentada por sus preocupaciones, que facilitaron el desarrollo del terrible mal en su delicado organismo, falleció en la quinta en que se radicó para combatir su enfermedad el 3 de agosto de 1823. San Martín se encontraba en Mendoza y en junio había escrito su última carta a D. Nicolás Rodríguez Peña, en que le decía que habíale llegado el aviso de que su mujer estaba moribunda, cosa que lo tenía de “muy mal humor”, pero sus propios males le impidieron llegar a Buenos Aires para recibir de su esposa el postrer beso, antes de iniciar viaje sin retorno.

“Murió como una santa -refería su sobrina Trinidad Demaría de Almeida, que rodeó su lecho en los últimos instantes- pensando en San Martín, que no tardó en llegar algunos meses después, con amargura en el corazón y un desencanto y melancolía que no le abandonaron jamás”. De regreso en Buenos Aires, el General San Martín -entre noviembre de 1823 y febrero de 1824- hizo construir un monumento en mármol, en el cementerio de la Recoleta, para depositar en él los restos de su Remeditos, en el que hizo grabar el siguiente epitafio:

Descripción: Descripción: C:\Users\Marcelino\AppData\Local\Microsoft\Windows\INetCache\Content.Word\image1.jpeg

Tumba que guarda sus restos en el cementerio de Recoleta. Es la única contrucción que se encuentra en su estado original.

“AQUI YACE REMEDIOS DE ESCALADA, ESPOSA Y AMIGA DEL GENERAL SAN MARTIN”

Monumento que cubre los restos de la que “fue digna hija, virtuosa esposa, madre amantísima, patricia esclarecida y mujer merecedora del respeto general”

Remedios de Escalada de San Martín figuró en la Sociedad Patriótica, asistió al célebre “complot de los fusiles”, en que las damas patricias se propusieron armar un contingente con su peculio particular, y tomó parte en todas las iniciativas promovidas por las mujeres de la época en pro del movimiento emancipador.

El documento que redactan aquellas nobles damas que se propusieron reforzar los contingentes que bregaban por afianzar la independencia nacional, con la famosa empresa llamada el “complot de los fusiles”, terminaba con las palabras siguientes: “Yo armé el brazo de ese valiente que aseguró su gloria y nuestra libertad.”

Se el primero en comentar en "REMEDIOS DE ESCALADA"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*