INFLACIÓN “DEBAJO DE LA ALFOMBRA” ECONOMIA&REGIONES – JUVENTUD POBRE

Otra vez el futuro de Macri en manos del Banco Central. Este sector sufre más la pobreza y ya alcanza al 38%

Desde hace algunas semanas, la consultora Economía & Regiones cuyo economista en jefe es Diego Giacomini, expone su hipótesis de los ajustes y devaluaciones en años pares (2014, 2016 y 2018) para enfrentar los años electorales que son en años impares (2015, 2017 y 2019). No obstante, se hizo la advertencia de que 2018 es mucho más complejo que 2014 y 2016. Ahora, se profundiza ese análisis, y se advierte el peligro de desborde inflacionario si no hay una contracción monetaria mayor que la presente. El Presidente Mauricio Macri prometió que durante su gestión reduciría los niveles de pobreza, con el slogan “pobreza cero” logró llegar a la Casa Rosada, pero dos años después los números de pobres no descendieron. La pobreza sigue y además va en aumento, pero hay un sector que la sufre más. Así lo reveló la encuesta de hogares del INDEC correspondiente al primer trimestre del 2018, la que determinó que los jóvenes sufren 5 veces más la pobreza que los mayores. “Entre la población menor de 20 años de edad la pobreza alcanza al 38%”, mientras que “en la población mayor a 60 años la pobreza es de apenas el 7%.” El año pasado, se estimaba que 6 de cada 10 jóvenes en la Argentina eran pobres, quienes no alcanzaban si quiera a cubrir sus necesidades básicas.

Otra vez, Mauricio Macri en manos del BCRA. ¿Le irá con Luis Caputo mejor que con Federico Sturzenegger?

·         Algunos fragmentos del contenido de E&R:

* “En los primeros 8 meses de 2018 (+65,5%) el dólar ha subido más del doble que lo que se había encarecido en el mismo período de 2016 (+31,5%) y 2014 (+29,9%). Sin embargo, la inflación acumulada en los primeros 8 meses (con IPC E&R) de 2018 (+23,3%) es muy inferior a la acumulada en el mismo período de 2016 (+31,3%) y 2014 (+27,3%), ya que la traslación a precios ha sido, al menos por ahora, mucho más baja: 35,6% (2018) vs 104,4% (2016) y 86,4% (2014).”

* “El hecho que la devaluación 2018 sea más del doble y se extienda también más del doble en el tiempo que en 2016 y 2014, sumado al hecho de que nadie espera que ya haya terminado, está mostrando que hay mucha inflación contenida “debajo de la alfombra”. En otras palabras, si el BCRA no hace política fuertemente contractiva, existe el riesgo que esta devaluación se termine (más adelante) trasladando a precios y la inflación también sea récord.”

* “De no corregirse el actual desequilibrio monetario récord, tampoco se pueden descartar más rounds de corrida cambiaria, lo cual retro alimentaría aún más el círculo vicioso entre dólar e inflación, caída de demanda de dinero y nivel de actividad. No debería sorprender, que en un escenario sin credibilidad en el gobierno y sin confianza en el programa económico, el tipo de cambio termina saltando a su equilibrio más depreciado (dólar más alto) de corto plazo y el dÍ lar volvería a encarecerse.”

·         El informe completo de Economía & Regiones:

* “A nivel sectorial y utilizando el EMAE INdEC, siete de los quince sectores tienen una mejor performance en lo que va del año comparando con 2016 y 2014.”

* “Gracias a la recuperación de la producción de petróleo que se vienen dando desde marzo y la buena dinámica de la producción de gas, la minería es uno de los sectores con mejor comportamiento comparativo, creciendo +2,4% en 2018 contra la baja de -4,5% de 2016 y la suba del +1,6% de 2014.”

* “La industria es otro sector con un mejor desempeño (hasta ahora), ya que en los primeros cinco meses de 2014 cayó -3,4% y en 2016 se contrajo -3,3%, pero en 2018 aumentó 2,4%. Sin embargo (…) cuando se estudia la apertura se aprecia una realidad muy heterogénea dentro de la industria. Las industrias ganadoras son la industria automotriz, industrias metálicas básicas, productos de minerales no metálicos, papel y cartón, metalmecánica excluida automotriz, edición e impresión y alimentos y bebidas, que compensaron las caídas en textiles, cigarrillos, refinación de petróleo, sustancias y productos químicos y caucho y plástico.”

* “En este marco, se puede decir sin miedos a equivocarnos, que la caída del segundo trimestre del año 2018 se sustent a más que nada sobre los efectos de la sequía sobre el campo argentino. Sin embargo, mirando para adelante, la sequía deja de tener un rol preponderante en explicar la recesión y, mucho menos, la inflación que se vendrán durante los próximos meses. En este sentido, la devaluación, la caída de la demanda de dinero, el aumento de la inflación, el derrape de los activos financieros, la suba del costo de capital y los ajustes fiscales centrados en el corte de la obra pública, serán los determinantes de los números macroeconómicos negativos de los próximos meses.”

“Con respecto a la inflación núcleo (incremento en los precios sin estacionales y sin productos regulados por Hacienda), el INdDEC reportó +3,2% de incremento, siendo de +28,7% interanual. Esto muestra que la inflación correspondiente a las políticas monetarias del Banco Central, no tienen un sendero decreciente, sino por el contrario, el mismo se encuentra abortado y hace varios meses tiene una tendencia positiva.”

·          JUVENTUD POBRE: Este sector sufre más la pobreza y ya alcanza al 38%

El Presidente Mauricio Macri prometió que durante su gestión reduciría los niveles de pobreza, con el slogan “pobreza cero” logró llegar a la Casa Rosada, pero dos años después los números de pobres no descendieron. La pobreza sigue y además va en aumento, pero hay un sector que la sufre más. Así lo reveló la encuesta de hogares del INDEC correspondiente al primer trimestre del 2018, la que determinó que los jóvenes sufren 5 veces más la pobreza que los mayores. “Entre la población menor de 20 años de edad la pobreza alcanza al 38%”, mientras que “en la población mayor a 60 años la pobreza es de apenas el 7%.” El año pasado, se estimaba que 6 de cada 10 jóvenes en la Argentina eran pobres, quienes no alcanzaban si quiera a cubrir sus necesidades básicas. Mirá el informe completo:

Entre la población menor de 20 años de edad la pobreza alcanza al 38%. Foto: web

La pobreza y la inflación van de la mano y son temas que el Gobierno del Presidente Mauricio Macri no han podido resolver pese a las promesas de campaña antes de llegar a la Casa Rosada. “Si cuando termina nuestro gobierno no pude reducir la pobreza, habré fracasado. Mi objetivo fundamental es reducir la pobreza”, dijo Macri el año pasado y todo indica que el fracaso lo alcanzó. La pobreza no disminuye en Argentina y además hay un sector que lo sufre gravemente: Los jovenes padecen 5 veces más la pobreza que los mayores.

VIDEO: https://youtu.be/AE6b4-K6jTA

Así lo reveló una encuesta realizada por el INDEC correspondiente al primer trimestre de 2018 que estima que: Entre la población menor de 20 años de edad la pobreza alcanza al 38%. En la población con entre 20 y 60 años de edad la pobreza es del 23%, mientras que la población mayor a 60 años la pobreza es de apenas el 7%.

“El crecimiento del gasto previsional es el principal factor de desestabilización de las cuentas públicas. Pretender bajar el déficit fiscal sin reformar las reglas del sistema jubilatorio es financieramente no sustentable y socialmente muy injusto porque implica seguir preservando tratos privilegiados y dobles coberturas“, así lo explica el informe nacional de Idesa que contextualiza el tema de la pobreza en la juventud del país.

El Instituto para el Desarrollo Social Argentino (Idesa), expone en su informe que los jóvenes son los principales afectados tras la política económica implementada actualmente: “El principal componente del gasto público nacional son las jubilaciones y pensiones. Representan aproximadamente 40% del total de las erogaciones. Más importante aún es que crece a una tasa sustancialmente más alta que el resto de los gastos e ingresos”, detallan.

Y siguen: Por ejemplo, en lo que va del año el pago a jubilados aumentó a una tasa del 30% interanual cuando los recursos tributarios lo hicieron al 22%. Esta dinámica convierte al sistema previsional en el principal factor desestabilizador de las finanzas públicas.

Fuente: Idesa

Según Idesa, esta acelerada expansión del gasto previsional no solo explica el insostenible nivel de déficit fiscal sino que además limita y cercena otras actividades del Estado. Incluso en otros componentes del sistema de protección social.

“Por ejemplo, el gasto en asignaciones familiares –que es el segundo en importancia luego de las jubilaciones dentro de las prestaciones sociales– viene creciendo a una tasa del 22% interanual, es decir, más en línea con la evolución de los recursos tributarios que con el gasto previsional.“, explican desde Idesa.

Sobre la diferencia en la tasa de pobreza según grupos etarios, Idesa explica: Estos datos muestran que los niños y los jóvenes sufren cinco veces más pobreza que los mayores. Semejante brecha está asociada al hecho de que la política previsional aplicada en la última década fue eficaz en reducir la pobreza entre los mayores pero, debido a su rudimentario diseño, lo hizo a costa del resto de la población y, en especial, de los niños y jóvenes.

Y agregan: Esto es así porque el acelerado crecimiento del gasto previsional obliga a sacrificar otras erogaciones del Estado de alto impacto en la niñez y la adolescencia (como las asignaciones familiares) y a aplicar impuestos de muy mala calidad (incluyendo el inflacionario) que cercenan la generación de empleos. Así, el gasto previsional termina haciendo una contribución importante a la distribución regresiva del ingreso. 

Igualmente, consideran que al dejar el gasto previsional continúe con esta dinámica “no solo es un factor de desestabilización macroeconómica sino que profundiza la desigualdad y la exclusión social”, sostienen los expertos.

Y exponen un escenario poco esperanzador: Los niños y jóvenes que hoy sufren la pobreza no están desarrollando capacidades laborales apropiadas para ser los futuros sostenedores del sistema. Si en la actualidad sólo un tercio de los ocupados tiene un empleo asalariado registrado en el sector privado –es decir, es un sostén genuino del sistema previsional– con las tendencias actuales en el futuro esa proporción tendera empeorar.

Desde Idesa se preguntan si existen márgenes para moderar el crecimiento del gasto previsional sin incrementar la pobreza entre los adultos mayores.“La respuesta es afirmativa, en la medida que se esté dispuesto a eliminar reglas que generan derroches y privilegios”, aseguran.

Del mismo modo, consideran que hay que actuar sobre tres áreas fundamentales: Una es tender a la homogeneidad de las reglas previsionales revisando los regímenes especiales y diferenciales que permiten acceder a la jubilación con menor edad, menos aportes y/o mayor haber jubilatorio que el régimen general.

 

Unos 7.930.000 de niños, niñas y adolescentes son pobres en Argentina. Foto: Web

Seguidamente, establecer que la regla de movilidad para personas con doble beneficio se aplique sólo a uno de los beneficios; y por último, revisar las reglas de acceso a la pensión por supervivencia a los fines de comenzar a revertir el masivo fenómeno de doble cobertura.

La política previsional de la última década se caracterizó por el oportunismo y la irresponsabilidad. La más dañina y perdurable de sus consecuencias es que quitó espacios para asistir mejor a los 4 de cada 10 menores que viven en la pobreza. Se trata de un drama presente y una hipoteca pesada a futuro. Por eso, la reforma previsional es necesaria para el ordenamiento de las finanzas públicas e imprescindible para generar los espacios fiscales que permitan atender la pobreza entre los niños y los jóvenes“, puntualizaron.

Buenos Aires, 20 de agosto de 2018

Economia&Regiones – INDeC

Se el primero en comentar en "INFLACIÓN “DEBAJO DE LA ALFOMBRA” ECONOMIA&REGIONES – JUVENTUD POBRE"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*