CUMBRE PAZ Y DESARROLLO EN AMÉRICA LATINA Y CARIBE

“Paz y desarrollo en América Latina y Caribe: interdependencia, prosperidad mutua y valores universales”

San Pablo (Brasil), 2 al 5 de agosto de 2018.-

Informe de Miguel Werner, Secretario General de UPF Argentina, editado por William Selig, UPF Internacional

Jornada de apertura del 2 de agosto

Con más de 400 representantes provenientes de más de 40 países de América Latina, América del Norte, Corea, Japón y otras naciones asiáticas y europeas se desarrolló la Cumbre “Paz y desarrollo en América Latina y Caribe: interdependencia, prosperidad mutua y valores universales”, del 2 al 5 de agosto, en el Renaissance Hotel de San Pablo (Brasil), organizada por la Federación para la Paz Universal (UPF) y patrocinada por la Asociación Internacional para la Paz (IAPP) y la Asociación Interreligiosa para la Paz y el Desarrollo (IAPD). El día 4 comprendió el festival de la familia, en el Estadio Allianz Parque de Palmeiras, donde brindó un mensaje la cofundadora de la UPF, la Dra. Hak Ja Han Moon.

El Rvdo. Sang Seuk Kim, Director de América Latina de la FFWPU, brindó las palabras de bienvenida a los invitados en un cálido banquete, donde las palabras brotaron del corazón. Dio cuenta de los esfuerzos de la UPF alrededor del mundo a través de sus variadas iniciativas. Enfatizó sobre la importancia que la humanidad adopte valores universales, siga el camino de la cooperación y la prosperidad mutua. Sin olvidar “el fortalecimiento de la familia, como unidad fundamental de sociedades estables” y la mejora de “los sistemas y métodos educativos para nuestros jóvenes”.

El Dr. Thomas Walsh, Director de la UPF International, habló de las cumbres que la UPF viene desarrollando en diferentes regiones, como la de enero en Senegal (África), y que conducirá a la Cumbre Mundial de Corea del Sur de febrero de 2019. Agradeció especialmente al Rvdo. Dong Mo Shin y al Dr. Charles Yang, respectivamente Directores de la UPF América del Sur y de América Central y Caribe, y a todo el personal de colaboradores su dedicación para organizar la Cumbre de América Latina y Caribe. También dio un panorama del programa y sesiones a desarrollarse durante las próximas dos intensas jornadas.

Después de la cena hubo un momento musical a cargo de Hanna Sethunya Modise, quien interpretó dos temas con profundo sentimiento. Que dieron lugar a los mensajes representativos del legislador Eros Ferreira Biondini, Diputado Federal de Minas Gerais (Brasil); de Graciela Rompani, Directora Ejecutiva de la Bienal de Montevideo; del Dr. Ántero Flores-Aráoz, Presidente del Congreso de la República del Perú 2004-2005; del Senador Dionis Sanchez, Vicepresidente del Senado de la República Dominicana; y del legislador Jong-seong Lim, miembro de la Asamblea Nacional de Corea.

El legislador brasileño Eros Biondini destacó la importancia de la “recuperación del ser humano”, sea de la droga como de la delincuencia, trabajar en la prevención y brindar oportunidades a los jóvenes. Pero enfatizó que “la cultura de paz tiene que ver sobre todo con la restauración de la familia”. Se manifestó muy agradecido de ser parte del selecto grupo de invitados a la Cumbre y finalizó haciendo gala de su sensibilidad y talento artístico cantando “Sueño de paz”.

Graciela Rompani expresó sus saludos y respetos a la Dra. Hak Ja Han Moon, quien carga sobre sus espaldas el legado dejado por su marido “con un esfuerzo ciclópeo”. También saludó a integrantes del Consejo Global de UPF y finalizó contando una experiencia de la infancia del reverendo Moon, relatada en su Autobiografía: Lo que aprendió cuando era niño acerca de la paz cuando su padre lo cargaba en sus espaldas. Una sensación “de protección, paz, seguridad y amor”, que entiende es la base del movimiento que él creó.

El Dr. Ántero Flores-Aráoz se apartó de su discurso escrito y habló sobre la atmósfera del encuentro que, según dijo, le dio la esperanza de que un cambio en el mundo es posible y que este espíritu de fraternidad y amistad puede ser devuelto a cada país. Citó al papa Francisco, en la verificación a una cruda realidad: que muchos hablan de paz, pero que por desgracia la proliferación de armas conduce en la dirección opuesta. Invitó a tomar el camino hacia la paz a través de la concordia, la amistad, el respeto a los derechos humanos, el cuidado del medio ambiente, la defensa de la democracia y la unión de la familia. “Sin unión de la familia no puede haber paz”, reiteró.

El senador Dionis Sanchez reseñó los vaivenes de los países de Latinoamérica desde su independencia hasta sus transformaciones después de ser desplazadas “las férreas dictaduras”. Valoró los cambios sociales y políticos, la consideración del medio ambiente, que los “latinoamericanos conciben como un derecho humano”. También la evolución en la protección de los derechos humanos fundamentales, los avances en la inclusión“de todas las clases sociales, como son los casos de Perú y Bolivia”, y un “mayor empoderamiento de los gobernados y vigilancia a las actuaciones de los gobernantes”.

El parlamentario asiático Jong-seong Lim habló sobre la relación actual entre Corea y América Latina. Lim expresó que su país puede ofrecer muchas lecciones sobre el desarrollo económico y dijo estar preparado para comprometerse con América Latina en todas las áreas de actividad.

La animada apertura de la Cumbre tuvo una oración antes de la cena del obispo Altamiro Pereira, de la Iglesia Católica Anglicana de Brasil. También se presentó un video introductorio de la Federación para la Paz Universal, que dio cuenta de las áreas de acción de la UPF a nivel global.

Creemos que el liderazgo de hombres y mujeres como el que vemos aquí en Sao Paulo esta noche ayudará a generar la paz y el progreso que la región necesita y que la región realmente merece, señaló el Dr. Trevor Jones, Presidente de UPF Perú, quien ofició de Maestro de Ceremonia. En fin, la Cumbre de América Latina y Caribe comenzó con una profunda sensación de calidez, de confraternidad, y esperanza.

Jornada del viernes 3 de agosto

Sesión I: Plenaria de apertura – Moderador Dr. Neudir Simão Ferabolli, Secretario General de UPF América del Sur

La Dra. Rosmary Corrêa, Alcaldesa de la Región de Santana/Tucuruvi (Brasil), habló sobre los difíciles desafíos actuales. Mencionó específicamente la destrucción de los valores morales, el colapso de la ética familiar y la escalada de guerras religiosas y raciales. También sobre su experiencia como Embajadora para la Paz y el importante trabajo que debe hacerse. “Los Embajadores para la Paz lideran a la gente en todos los ámbitos de la vida y están comprometidos con la tarea de promover la reconciliación, superar las barreras y construir la paz”. Concluyó con un proverbio: “Si hay luz en el alma, habrá belleza en la persona. Si hay belleza en la persona, habrá armonía en la casa. Si hay armonía en la casa, habrá orden en la nación. Si hay orden en la nación, habrá paz en el mundo”.

El Dr. Thomas Walsh, Presidente de la UPF International, habló sobre los diversos desafíos que deben abordarse y superarse, incluidas las “amenazas a nuestro medio ambiente, sobre todo el cambio climático, que está teniendo un gran impacto en la seguridad alimentaria e incluso forzando la migración en algunos partes del mundo”. Dijo que la globalización acercó el mundo, pero también ha “contribuido a enormes desigualdades económicas y al sentimiento entre grandes sectores de la población mundial de que han sido ignorados, olvidados o aprovechados”. Concluyó destacando algunas de las iniciativas de la UPF, señalando que “el trabajo de la UPF ha prosperado en todos los rincones del mundo, no sólo por alguna estrategia administrativa o de marketing (…) En esencia, la UPF está guiada e impulsada por una visión espiritual”.

El Dr. Julio María Sanguinetti, presidente de Uruguay 1985-1990 y 1995-2000, en su introducción al mensaje de la cofundadora de la UPF recordó el trabajo junto al Rvdo. Moon y destacó la labor de la UPF. Pese confesarse agnóstico, consideró el importante aporte que hacen a la vida en comunidad los valores religiosos. “Ustedes tienen una causa por la cual luchar. Sigan en esta causa, renovando la esperanza”, pidió sobre el final.

La Dra. Hak Ja Han Moon, cofundadora de la Federación para la Paz Universal, hizo notar “el amor del cielo por este continente” y dedicó tiempo para hablar sobre cuestiones ambientales. “La hermosa tierra ahora está enferma”, y como resultado, muchas personas están sufriendo las consecuencias. América del Sur y América del Norte “recibieron una misión especial de Dios”, expresó. La Dra. Moon describió a América del Sur como el cuerpo y a América del Norte como la mente, considerando que ambos deben unirse. Dio cuenta de la Cumbre de África celebrada en enero en Senegal y de los planes para una segunda Cumbre a realizarse antes de fin de año en Sudáfrica.

Una de las iniciativas que insiste con fuerza es la Ruta de la Paz, una carretera internacional que rodeará el mundo desde Cabo de Buena Esperanza (África) y Santiago de Chile (América), pasando por Europa y Asia, hasta la península coreana, con el objetivo de apuntalar la ansiada reunificación en el emerger de la “era de la costa del pacífico”. Anticipó que habrá una ceremonia de inauguración en Sudáfrica. Será “un mundo de igualdad y prosperidad común”, enfatizó.

También lamentó el hecho de que la historia haya sido influenciada fuertemente por los hombres, de manera chauvinista. Sin embargo, “es la madre quien la nutre”, el corazón de las mujeres. Ahora es el momento de que las mujeres tomen la delantera.

Al final anunció el lanzamiento de la Fundación HJ Magnolia para coordinar proyectos en el continente.

Sesión II: Paz y Desarrollo en América Latina – Moderador Dr. Trevor Jones, Presidente de UPF Perú

El Dr. Federico Franco, Presidente de Paraguay 2012-2013, habló en su discurso sobre los conflictos existenciales que se han producido por la pérdida de valores morales o la relativización de los mismos. Que ha llevado a una violencia social permanente y creciente. “Reivindico un mundo ocupado por recuperar los valores morales, los valores de la familia y de una sociedad más humana, más espiritual, menos materialista. Una sociedad concentrada en escuchar al otro, al prójimo, en encontrar al otro y reivindicar los valores que nos unen antes que nuestras diferencias”, sostuvo. Dijo que debemos encontrar formas concretas de poner fin al problema de la pobreza mundial y ayudar a los pobres del mundo. Enfatizó sobre el desafío de construir un estándar moral para el nuevo milenio.

El Dr. Anthony Carmona, presidente de Trinidad y Tobago 2013-2018, elogió este encuentro y su estructura. “Este foro nos permite reunirnos, representantes y expertos de diversas competencias, no para entablar un problema, sino más bien a un tipo de diálogo orientado a la solución, con el objetivo de reconstruir y mitigar las aflicciones del mundo. Las soluciones que se pueden implementar deben idearse y emplearse para aumentar la calidad de vida y garantizar el sustento de la paz para todos”. Expresó que estos tiempos requieren “un liderazgo audaz, valiente y transformador que inspire y motive”. Pidió a las naciones que se alineen con los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU, fundamentales para el cumplimiento de la Agenda de Desarrollo 2030.

El Dr. José Arnoldo Alemán, presidente de Nicaragua 1997-2002, expresó su gratitud a la Dra. Hak Ja Han Moon, cofundadora de la UPF por la oportunidad de discutir temas que “nos ayudarán a dar luces nuevas y mejores a una generación que busca transformar lo injusto” del mundo en el que vivimos. Denunció el “populismo que se ha apoderado de las naciones, dominado por personajes socialistas y mesiánicos que se creen predestinados por la historia para subyugar a sus pueblos, en nombre del socialismo arcaico y obsoleto que inspiró el marxismo y la ex Unión Soviética Unión”. Dijo que los regímenes como Nicaragua y Venezuela “acceden al poder donde se han fortalecido, construyendo dictaduras crueles basadas en el poder de las armas y la corrupción estatal”. Hizo un llamamiento a los líderes y naciones para fortalecer la democracia con libertades plenas, elecciones libres y crecimiento económico, que “erradica la pobreza, eleva los niveles de educación de las sociedades y se da cuenta de las esperanzas violadas por los populistas y dictados mesiánicos”.

Jocelerme Privert, presidente de Haití 2016-2017, expresó que “la paz es un valor universal” en el que todos, “en su dominio y esfera de acción, deben trabajar”. En tanto, “la noción de desarrollo es difícil de definir, sin embargo, todos sabemos que es un objetivo que debemos alcanzar porque el subdesarrollo socioeconómico y político puede derrotar fácilmente nuestros proyectos de paz”, sostuvo. Habló sobre la historia de la inestabilidad en América Latina, incluido su propio país, Haití. Elogió los recientes acuerdos de paz entre el gobierno de Colombia y las FARC, el movimiento guerrillero más antiguo del continente. Para concluir, señaló que cada país debe encontrar sus propias respuestas para la paz y el progreso, pero en algún momento, esas respuestas deben ser de naturaleza global.

Ramsewak Shankar, presidente de Suriname 1988-1990, habló sobre su relación con los fundadores desde 1995, cuando su hija visitó Suriname. “Es bueno que nos unamos, no solo como personas de fe, sino más como ciudadanos globales responsables de este hermoso planeta”, dijo. Elogió su “incansable” trabajo para establecer un mundo pacífico, como “una familia bajo Dios”. También se refirió a la reciente inauguración de la Asociación Internacional de Parlamentarios para la Paz (IAPP), la Asociación Interreligiosa para la Paz y el Desarrollo (IAPD) y Jóvenes y Estudiantes para la Paz (YSP) en distintos continentes. Concluyó con una cita del reverendo Moon dada en 2005, donde hizo un llamamiento para que las naciones del mundo trabajen por el bien de la paz y el bienestar humano: “Para construir la patria de Dios y Su ciudad natal original”.

Sesión III: Asamblea de la Asociación Internacional de Parlamentarios para la Paz (IAPP) de América Latina – Moderador: Dr. Charles Yang, Director de UPF América Central y el Caribe, quien al inicio hizo una presentación del desarrollo de la IAPP en la región.

Dan Burton, congresista de la Cámara de Representantes de EEUU 1983-2013, recordó cuando fue invitado por primera vez a servir como copresidente del IAPP junto a José de Venecia, presidente de la Cámara de Representantes de Filipinas 1992-1998 y 2001-2008. Entiende que la organización ha logrado un progreso significativo en los últimos dos años. La IAPP se lanzó en más de 80 países con 3000 parlamentarios. También recordó que la Dra. Moon se dirigió a los miembros del Congreso de EEUU cuando se lanzó la IAPP. Dijo que es hora de pasar a la siguiente etapa de desarrollo e hizo un llamado a los participantes para que hagan una verdadera diferencia en sus naciones, así como a nivel regional y global.

Luis Vásquez Villamor, presidente de la Cámara de Diputados en 2001-2002 de Bolivia, se refirió al libro de Francis Fukuyama: “El fin de la historia y el último hombre”. Quien planteara: “¿Es la democracia liberal el estadio final de la humanidad?” Sostuvo que América Latina tiene una larga historia de cambios gubernamentales, pero aún no ha alcanzado un nivel de democracia que afirme el desarrollo y la estabilidad. Citó las experiencias recientes de Bolivia, Venezuela y Nicaragua, que “nos demuestran que aún la consolidación plena del sistema democrático no se ha logrado”. Dijo que votar no es suficiente para consolidar un sistema democrático y que se necesitan instituciones sólidas y separación de poderes. “La democracia es la cultura de la vida, no de la muerte, es la cultura de la tolerancia, no de la violencia y la represión”, afirmó. Dijo que el objetivo de la UPF y la IAPP es lograr la democracia y que nuestra fortaleza “depende de los valores intrínsecos que se han cultivado en cada ciudadano”.

Cynthia Tarrago Díaz, Diputada Nacional de Paraguay y Presidente de la IAPP América del Sur, consideró “paradójico que mientras avanzamos en tecnología, retrocedemos en el trato humano”. Habló de nuevos “conflictos que se disputan a través del comercio” y de la necesidad de alcanzar la equidad. También hizo un llamado a la responsabilidad, comenzando desde lo más cercano, el entorno de cada uno. Y apelando a su propia experiencia hizo una recomendación: “para todos aquellos que no encuentren el punto de partida de donde comenzar. Comiencen en casa, comiencen por su familia, creen la paz que necesitamos todos en el núcleo y el corazón en el que nace la felicidad y la tranquilidad: su familia”.

Michael Carrington, presidente del Senado de Barbados 2008-2018, habló sobre la educación cristiana de su país y sus casi 30 años como abogado. Compartió sobre los desafíos que enfrenta su nación. Un territorio con diversidad cultural y religiosa, que enfrenta problemas de delincuencia, drogas ilegales y jóvenes desempleados. Pero a pesar de estos dramas sociales, cree que con la cooperación mutua y el esfuerzo común se puede avanzar. “Hemos demostrado que puede haber unidad en la diversidad. Sin embargo, no hemos podido forjar el tipo de unión que traería un desarrollo más significativo a la región”, señaló. Al final hizo un llamado a la acción: “debemos garantizar a nuestros hijos que la paz mundial se convierta en realidad durante nuestra vida”.

Jeannine Giraudy-McIntyre, presidenta del Senado de Santa Lucía, habló sobre “El papel y la misión de los líderes políticos para la paz”. Al crecer en una pequeña isla de 180 mil habitantes describió su papel como“mayordomo de las personas, y mi misión es nuestro desarrollo y bienestar”“El liderazgo político tiene un doble proceso”, dijo, “debe existir tanto a nivel personal como a nivel profesional”. Considerando que la integridad personal y los valores guían el comportamiento profesional y que “el liderazgo es ineficaz sin una base moral, espiritual o filosófica”. Concluyó pidiendo a todos que recen “por la paz personal y la sabiduría para construir soluciones políticas que fomenten la estabilidad, la prosperidad y la paz duradera”.

José Alfaro Jiménez, Presidente de la Asamblea Legislativa de Costa Rica 2016-2017 y Presidente de la IAPP Centroamérica, recordó la historia de su país que sobrevivió a una guerra civil. Al final de la misma se decidió abolir el ejército y gastar el presupuesto militar en educación y salud gratuita para todos. Sin embargo, lamentó que hoy haya una vez más un conflicto social, particularmente con su vecino, Nicaragua. Mencionó que organizaciones como la ONU y la OEA han estado involucradas, pero solo después de que el problema ha alcanzado un nivel de crisis. Elogió a la UPF y al IAPP por comprender la importancia de la familia y la necesidad de“comenzar a estudiar y diseñar verdaderos modelos de educación destinados a los niños y jóvenes basados en principios y valores”. Para crear una cultura de paz, dijo, “deberíamos ser un solo bloque unido para el resto del mundo, sin fronteras que nos separen, con mecanismos propios en conjunto, para defender nuestras economías, la producción conjunta y sobre todo, para lograr la paz duradera, que nos permita crecer en armonía, bienestar y respeto en el subcontinente”.

Norman Noel Quijano, presidente de la Asamblea Legislativa de El Salvador, expresó en su discurso que los orígenes de un conflicto pueden ser muy diversos y complejos. “Vivimos en un mundo interconectado con grandes avances tecnológicos, por lo que para lograr la paz se requiere un enfoque integrado”. Se refirió al informe de la Cumbre Mundial 2017 que concluyó con “la necesidad de diálogo y cooperación como un elemento intrínseco para superar los problemas”“El Salvador tiene conflictos internos, pero también debe lidiar con los problemas y conflictos que se extienden desde los países vecinos”. Específicamente, se refiere a refugiados sin control que cruzan las fronteras. “Solucionar esos conflictos no requerirá solo de silenciar las armas, ya que inmediatamente eso suceda se debe avanzar hacia el desarrollo, a la aplicación de políticas de buena gobernanza, que protejan al ser humano, el ambiente y los recursos naturales, como medidas para hacer que la paz perdure”, sostuvo.

La sesión terminó con preguntas y comentarios del auditorio, que retomó algunos conceptos de los disertantes o respondieron a dichos de sus antecesores en la palabra respecto de situaciones conflictivas que se viven en algunos países de América del Sur y Centroamérica.

Sesión IV: Áreas de trabajo de UPF y de las organizaciones afiliadas – Moderador: Rvdo. Remy Taupier, Secretario General de UPF Región Caribe.

Fue la ocasión para dar cuenta de algunas de las iniciativas que desarrolla la UPF junto a otras organizaciones afiliadas. Sobre Educación del carácter expuso Koji Matsuda, Presidente de Jóvenes y Estudiantes para la Paz de Japón; y bajo el título “Matrimonio y Bendición” el Dr. Neudir Simão Ferabolli, Secretario General de UPF América del Sur. Dos ejes de acción que desde la visión y misión de la UPF resultan centrales para el crecimiento saludable de niños y jóvenes, y la consolidación de la familia, plataforma donde resulta factible promover y defender los valores: desde la vida hasta la paz. Tema educativo que también resulta vital para la Federación de Mujeres para la Paz Mundial (WFWP), sobre cuyo trabajo expuso la Sra. Moriko Hori, Presidenta de la WFWP Japón.

Respecto de la Peace Road habló el Dr. Kwang Seuk Song, Presidente de UPF Corea y Vicepresidente de la de la Fundación Mundial de la Ruta de la Paz (Corea); y sobre Medios el Sr. Thomas McDevitt, Presidente de The Washington Times, quien resaltó el trabajo realizado a través de este medio de difusión, que “permanece como un faro”, sobre todo en este tiempo donde los medios están tan polarizados, afirmó. “Los medios deben convertirse en la conciencia de la sociedad”, acotó.

Durante esta sesión también se presentó un video introductorio del Premio Sunhak de la Paz. Un reconocimiento creado por la Dra. Hak Ja Han que otorga un millón de dólares a personas y entidades por sus aportes enfocados en la resolución de conflictos, problemáticas sociales y un medio ambiente sustentable, bajo el lema “Haciendo un mundo mejor para las futuras generaciones”.

El otro video proyectado fue el de la Peace Road, a través de la cual se promueve el entendimiento de pueblos y culturas, la resolución pacífica de conflictos, mayor cooperación Norte-Sur y Oriente-Occidente, más compromiso de la comunidad internacional en solucionar problemáticas locales y mundiales, la reunificación pacífica de Corea y la instalación de la quinta sede de la ONU en Asia. Incluye la proyección de la Carretera Internacional de Paz, que facilitaría vincular el mundo como una sola comunidad al permitir viajar por tierra desde Santiago de Chile, en Sudamérica, hasta el Cabo de Buena Esperanza, en Sudáfrica, atravesando Europa, Asia hasta llegar a Corea. A tal fin se realizan encuentros y marchas alrededor del mundo, sean caminatas, bicicleteadas o movilizaciones por otros medios, con los lemas “conectar el mundo a través de la paz” y “realizar el sueño de una familia global”.

Jornada del sábado 4 de agosto

Sesión V: Inauguración de la Asociación Interreligiosa para la Paz y el Desarrollo (IAPD) de América Latina – Moderador: Miguel Werner, Secretario General UPF Argentina

El Rvdo. Hyun Young Lee, presidente de la Asociación de Religiones de Corea, brindó un mensaje de congratulación por la inauguración de la IAPD en América Latina. “Las religiones son como tributarias de un río. A medida que fluye río abajo, el número de afluentes disminuye y todos finalmente se combinan en un solo curso de agua”, afirmó. Lee mostró un power point con un trasfondo histórico, con la primera conferencia interreligiosa coreano-japonesa en 1972, hasta la organización y desarrollo actual.

El Dr. Ki Hoon Kim, Vicepresidente de la FFWPU Internacional y Director Continental de América del Norte y Canadá, también brindó palabras congratulatorias. Luego participó de la Ceremonia del Agua en representación Unificacionismo junto a los otros representantes de la mesa. Un significativo momento donde cada religioso volcó un vaso de agua en un recipiente mayor ubicado en el escenario, simbolizando el fluir de los ríos hacía el océano del amor universal, de la vida y de la paz. Un momento donde la devoción con la que cada líder religioso realizó este gesto y la música de fondo creó un ambiente de unidad entre los representantes de las distintas tradiciones y con la audiencia.

El Cardenal Kelvin Felix, Arzobispo Emérito de Castries (Santa Lucía, Antillas) de la Iglesia Católica Apostólica Romana, consideró “un honor y un privilegio haber sido invitado a esta distinguida reunión y Cumbre”, esperando que su “breve intervención contribuya al resultado fructífero de estas deliberaciones”. Mencionó el Concilio Vaticano de 1965 como antecedente del trabajo por la “unidad entre las iglesias” y la labor actual del papa Francisco, por el diálogo y la cooperación interreligiosa por la paz. Citó lo que dijo ante imanes musulmanes sobre la importancia de la escucha, “con el corazón”: “Las personas religiosas deben escucharse unos a otros y hablarse unos a otros como hermanos y hermanas”. Y lo que manifestó a líderes religiosos de Corea del Sur: de iniciar, promover y acompañar procesos por “el bienestar y la reconciliación de todas las personas”, rechazando la violencia y la “retórica del odio” ante la mirada del mundo que “nos pide que trabajemos juntos y con todos los hombres y mujeres de buena voluntad”. Finalizó con un llamado a la acción y un breve video para fomentar la oración por el diálogo y la cooperación interreligiosa: www.youtube.com/watch?v=FKuQqHMhJdY

El Qarashe Félix Díaz, Presidente del Consejo Consultivo y Participativo de Pueblos Indígenas de la República Argentina, habló de la cosmovisión de los pueblos originarios que representa en su país, específicamente de la comunidad Qom de la región sudamericana del Chaco. “Nuestros padres nos legaron su amor. Por eso nuestra existencia está muy ligada a nuestros territorios ancestrales. Esos espacios físicos son los que hacen su propio equilibrio en cada ser vivo. Por eso se tiene paz con la misma naturaleza. Ahí está la vida y la esperanza de un futuro mejor y alentador para nuestras futuras generaciones”, expresó en su mensaje. En el mismo contó de sus dioses y de la estrecha relación de su comunidad con la “Madre Tierra”. “No es bueno dejar un ambiente contaminado, porque no habrá ningún futuro”, dijo, para lo cual abogó por un diálogo entre los pueblos de diferentes culturas.

Monseñor Rafael Ruiz Gaona, Obispo Primado de la Iglesia Cristiana Católica Apostólica Nacional Paraguaya, ponderó el esfuerzo de los fundadores de la UPF y pidió en su oración para que “todos líderes del mundo vivan en la paz y eduquen para la paz”“Hoy queremos honrar a todos a aquellos predecesores que soñaron con una paz duradera y recordar a todos los que dedicaron sus vidas a favor de la paz, como Jesucristo, quien nos dijo, mi paz os dejo mi paz os doy”, expresó.

El Hermano Agricol Lozano Gómez, miembro de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días y ex Vicepresidente del Consejo Interreligioso de México, comenzó citando a Martin Luther King: “Hemos aprendido a volar como pájaros, a nadar como peces, pero no hemos aprendido el sencillo arte de vivir como hermanos”. Agradeció a la UPF, la FFWPU y a la Dra. Hak Ja Han “por su inmenso, extenuante y transcontinental trabajo a favor de la paz, la familia y la libertad religiosa. Y evocamos la herencia de ese gran líder mundial, el reverendo Sun Myung Moon, presente en espíritu en esta gran justa americana”. Luego de citar a otros líderes religiosos, ponderó los sorpresivos pasos dados hacia la reunificación de Corea. Consideró que “podemos detener este avance monstruoso de la violencia” y señaló que “el problema del mundo no es un problema de leyes, de territorios, de acuerdos, de tratados, de convenios: es un problema de ética y de moral”. Abogó por una “revolución de la ética” y el “servicio a los demás con amor”.

El Rvdo. Guillermo Osorno, Ministro de la Asamblea de Dios y ex presidente del Consejo Nacional de Pastores de Nicaragua, hizo una presentación centrada en el tema de estar unidos en nuestro deseo de paz y desarrollo.“Nuestras diferencias no nos dividen, nos enriquecen”, sostuvo. El reverendo Osorno manifestó que deberíamos trascender nuestras diferencias y encontrar maneras de trabajar juntos por el bien común de la sociedad. Para alcanzar este objetivo enfatizó la importancia de la “comunicación fluida”, el saber escuchar, en la interacción de los diferentes credos.

El Imam Muhammed Shafiqul Islam, Imam de la Mesquita Masjid As-Salaam de Jamaica, dijo que el Profeta Muhammed, la paz y las bendiciones sean con él, viajó mucho y rápidamente porque no había leyes de inmigración y demás requisitos con los que lidiar. El mundo no estaba segregado ni dividido en migrantes o refugiados como en la actualidad. Todos éramos parte de la raza humana. El Imam habló de la dolorosa situación de los refugiados, de los que se ahogan en el Mar Mediterráneo, e instó a los líderes a trabajar en la prevención, no en los síntomas. Lamentó que “hoy no hay paz”, pero que “todos quieren vivir en paz” y que “la paz es nuestro derecho de nacimiento”.

La sesión concluyó con la lectura de la Declaración inaugural de la Asociación Interreligiosa para la Paz y Desarrollo (IAPD) de América Latina y Caribe por parte del Dr. Thomas Walsh, director de la UPF International, acompañado por el Rvdo. Dong Mo Shin y el Dr. Charles Yang, respectivamente directores de la UPF América del Sur y de América Central y Caribe; y los oradores del panel interreligioso, quienes firmaron la misma. Luego se invitó a hacer lo propio a todos los participantes de la Cumbre.

La Declaración inicia diciendo: “Nosotros, participantes de la Asamblea Inaugural de la Asociación Interreligiosa por la Paz y el Desarrollo (IAPD), afirmamos el papel único y esencial que las religiones están llamadas a desempeñar en la realización de un mundo de paz duradero, un mundo en el que las personas puedan vivir juntas en paz, prosperidad mutua, interdependencia, armonía y cooperación, como una familia bajo Dios, de acuerdo con los valores universales”.

Sesión VI: Sesión de cierre: ¿Dónde vamos desde aquí? – Moderador: Dr. Neudir Simão Ferabolli, Secretario General de UPF América del Sur

Antes del inicio de esta sesión, y a propósito de la anterior sección interreligiosa, se hizo un minuto de silencio a pedido de uno de los participantes de la Cumbre: por la deuda y reparación que debemos hacia el continente más sufrido de la “era del Atlántico” (África) y los habitantes originarios de las tierras americanas, quienes también fueran avasallados. “La paz empieza con la reconciliación”, reafirmó el Dr. Simão Ferabolli al término del valioso gesto.

Juan Guaido, diputado de la Asamblea Nacional de Venezuela, comenzó diciendo que esa paz que reconforta a los individuos falta ahora en su país, por lo que millones han tenido que emigrar. Lamentó la persecución política de quienes quieren hablar de democracia. La necesidad de superar la pobreza y corrupción para evitar las “tentaciones del poder”, los gobiernos autoritarios. Habló también de la calamitosa situación económica que atraviesa Venezuela, con una exorbitante inflación y bajísimos salarios. Entiende necesario hacer un “mea culpa” y corregir rápidamente el rumbo para recuperar la paz. “Si la casa del vecino está en llamas, cualquier viento puede traer ese fuego a nuestros países”, graficó sobre la interdependencia de las naciones. Agradeció la solidaridad de los pueblos vecinos y la importancia de empoderar a los ciudadanos y las familias.

Godwin Elliot Friday, legislador de la Asamblea de San Vicente y las Granadinas, habló sobre el tema “El valor de un verdadero líder”. Consideró que “un verdadero líder debe entender la Ley del Universo y seguirla”, que aplicada a la familia y al gobierno se manifiesta como ética. “Si seguimos violando las leyes éticas, esto llevará a una destrucción de nuestra sociedad, como si los planetas se desviaran de sus órbitas”, ejemplificó. Considera necesario “fomentar los verdaderos valores familiares y construir ciudadanos de buen carácter. Ciudadanos que buscan entenderse entre sí y que buscan resolver conflictos, no escalarlos”, sostuvo. Ponderó los valores y principios que guían la UPF. “Son objetivos que todas las personas decentes, independientemente de su nacionalidad, cultura o religión, pueden y deben apoyar”, afirmó.

Joveny Cândido de Oliveira, rector de la UNI-Anhanguera, Centro Universitario de Goiás (Brasil), comenzó su alocución de modo muy coloquial, que probablemente sea uno de los mayores de esta Cumbre, con 82 años de edad. Señaló que el máximo deseo del hombre es vivir en paz. Que fuimos creados seres sociales, para convivir unos con otros. Pero se cuestionó sobre el tipo de sociedad a la que estamos aspirando. Luego hizo un breve recorrido histórico de Brasil desde su independencia en 1822. Y terminó hablando de la importancia de los alimentos y de la energía para alcanzar la plena soberanía, entre otros elementos, como condiciones para que pueda consolidarse la paz en una sociedad.

Luis Alberto Yika García, congresista de la República del Perú, habló sobre la paz mundial en términos de justicia y paz. Expresó su agradecimiento a los líderes de la UPF y a todos los participantes y dijo que la gente del mundo necesita apoyo moral. Nuestra principal tarea, expresó, es recuperar los valores y virtudes que se han perdido en nuestra sociedad excesivamente secular. Manifestó su particular preocupación por los jóvenes y su papel en el futuro de la familia. Hizo hincapié en la importancia de la educación y la necesidad de convertirla en una prioridad de gasto para nuestras naciones.

Amarilis Santana Cedano, senadora y presidente de la IAPP de República Dominicana, comenzó diciendo que “América Latina y el Caribe, pese a las mejoras registradas durante los últimos años, sigue siendo la región más desigual del mundo”. Aseguró que “esta inequidad impacta los derechos humanos, genera violencia y es un obstáculo para el desarrollo social y económico de nuestros países”. Brindó cifras de las condiciones económicas, que de no mejorarse pueden “propiciar el populismo y debilitar la democracia y la paz social”. Sostuvo que la inestabilidad familiar llevó al aumento del crimen organizado. La familia, dijo, es la institución social clave, basada en el amor incondicional, y es la estructura que “representa el porvenir y contribuye eficazmente a la convivencia pacífica”. También habló de la realidad específica de su país y mejorar “los niveles educativos que nos permitan manejar las desavenencias sociales en forma constructiva, con espíritu de servicio y vocación comunitaria”.

En la ocasión también se presentó un video de la Cumbre “Nueva África: Interdependencia, prosperidad mutua y valores universales” organizada por UPF, el gobierno y la Asamblea Nacional de Senegal en Dakar, el 18 y 19 de enero de 2018, con unos 1200 participantes de unas 60 naciones. A partir de la misma varios gobiernos de los países africanos quedaron interesados en las diversas iniciativas de la UPF y firmaron memorándums de entendimiento para un trabajo en conjunto. Ahora se proyecta la organización de una segunda cumbre regional en Sudáfrica junto al hijo de Nelson Mandela.

Los invitados de la Cumbre se unieron en la tarde del sábado 4 de agosto a miles de participantes de Brasil y llegados de distintos países de América Latina para el Festival de la Familia, en el estadio Allianz Parque de São Paulo, bajo el lema: “La paz es un estribillo que debemos cantar juntos”. Donde hubo variados números artísticos y exhibiciones deportivas, una ceremonia interreligiosa y un extenso discurso del Dr. Anthony Carmona, presidente de Trinidad y Tobago 2013-2018, antes de la oradora principal. La Dra. Hak Ja Han Moon ofreció un mensaje de esperanza. Hizo un llamado a generar una revolución centrada en la cultura del corazón que las familias bendecidas puedan expandir a todo el mundo. A la unidad de Norte y Sudamérica y a la construcción de una carretera internacional de paz que pueda acercar a pueblos y culturas como una sola familia. Se puede realizar un mundo de paz, dijo, si practicamos el amor verdadero y vivimos por el bien de los demás. Manifestó su preocupación por el deterioro del medioambiente, del pulmón del Amazonas, y anunció el lanzamiento de la Fundación HJ Magnolia para desarrollar proyectos en el continente.

El cierre de la Cumbre fue un momento de celebración y confraternidad, donde se compartió como una familia, con algunas interpretaciones musicales espontáneas, algunas muy entusiastas presentadas por algunas de las delegaciones de los países participantes. También se reconoció a Embajadores para la Paz y se firmó la Declaración de Paz de San Pablo. Que concluye diciendo: “En este día, 5 de agosto de 2018, en Sao Paulo, Brasil, afirmamos y apoyamos estas propuestas de paz, y declaramos nuestra determinación de continuar el trabajo que comenzó aquí en la Cumbre de América Latina 2018, y nos dedicamos a la construcción un mundo de interdependencia, prosperidad mutua y valores universales: una familia bajo Dios”.

La jornada había iniciada temprano con una mesa integrada por religiosos de distintas tradiciones quienes compartieron sus reflexiones, coordinados por Lynn Walsh, Directora de la Oficina de Matrimonio y Familia de la UPF Internacional.

Conclusión

La Cumbre de San Pablo 2018 reunió a más de 400 representantes de más de 40 países de América Latina y Caribe, EEUU, Corea, Japón y otras naciones asiáticas y europeas, para debatir el tema “Paz y desarrollo: interdependencia, prosperidad mutua y valores universales”.

Se debatieron muchas cuestiones importantes, incluido el cambio climático, que está teniendo un gran impacto en la seguridad alimentaria e incluso forzando la migración en algunas partes del mundo. Las personas desplazadas, la opresión política, el conflicto son algunos de los principales desafíos.

La democracia y las instituciones democráticas están siendo desafiadas, según el presidente de la UPF internacional, el Dr. Thomas Walsh. En la sesión plenaria de apertura expresó: “En muchos sentidos estamos presenciando el surgimiento de un nuevo paradigma global. Un aspecto es un cambio de un mundo centrado en el Atlántico a un mundo de Asia-Pacífico. También observamos el cambio de un mundo centrado en el norte a un hemisferio sur emergente. El cambio está teniendo lugar en el este y el oeste, y en el norte y el sur. El reverendo y la Sra. Moon anticiparon estos cambios y han entendido que es más esencial que estos cambios ocurran armoniosa y pacíficamente. Los principios que han enseñado subrayan la necesidad de diálogo, comprensión, respeto mutuo y cooperación. Estos son los principios que subyacen al trabajo de la UPF”.

El Dr. Walsh dijo que “la UPF está guiada e impulsada por una visión espiritual, y no meramente por una visión abstracta, sino por una visión que se materializa en la persona que hablará en este podio. No es meramente una visión humanista, sino una visión profundamente espiritual y providencial. La Dra. Moon viene a este mundo como el fruto de la divina providencia. También la conocerás por sus frutos”.

Los participantes estuvieron agradecidos por la oportunidad de escuchar a la Dra. Moon en el rally celebrado en el estadio Allianz Parque la tarde del 4 de agosto, donde los invitados se unieron a miles de personas en un encuentro por la familia y por la paz.

Al final del intenso programa hubo un común aprecio de los participantes de que experimentaron tres días de esperanza y una apreciación renovada de que a pesar de los muchos problemas en el mundo, aquí había una oportunidad para aprender unos de otros, valorarse unos a otros, y trabajar juntos para construir un mundo mejor, un mundo de interdependencia, prosperidad mutua y valores universales.

Ponderando lo dicho en los discursos, las distintas intervenciones y todo lo compartido durante las sesiones de la Cumbre de América Latina y Caribe desarrollada del 2 al 5 de agosto de 2018 en San Pablo (Brasil), que reunió a más de 400 participantes de más de 40 países de la región y del mundo, podemos concluir que:

Existe una valoración positiva de la visión innovadora de liderazgo, de los principios y valores, de las iniciativas y trabajo que desarrolla a nivel global la UPF bajo la guía de su cofundadora, la Dra. Hak Ja Han Moon. Con el pedido de una mayor presencia de la UPF para desplegar sus distintas iniciativas para afrontar las problemáticas vigentes.

La imperiosa necesidad de resolver el problema de la pobreza y la corrupción para evitar las “tentaciones del poder”, gobiernos con poca vocación democrática, que restringen las libertades individuales y generan inestabilidad social y violencia. En tal sentido, las desigualdades sociales, la falta de ética y una debilitada democracia pueden considerarse tan nocivas como las armas y las bombas, otras formas de generar conflictos y “guerras”.

Reivindicar los valores que nos unen antes que nuestras diferencias y buscar recuperar la dimensión ética de la vida para construir un estándar moral para el nuevo milenio, que permita alcanzar una mayor inclusión social a partir de un desarrollo sostenible. No desde la dádiva o “la extorsión del subsidio”, sino desde la dignidad de cada persona.

La importancia de empoderar a ciudadanos y familias, en la vitalidad de los valores espirituales, y desarrollar nuevos modelos de educación que permitan fortalecer el carácter de niños y jóvenes. La necesidad de un mayor ejercicio de la escucha para mejorar el diálogo y la interacción interreligiosa, para un más efectivo servicio al prójimo.

Un tiempo que requiere un liderazgo audaz, con un sólido fundamento de principios y valores espirituales, valiente, que inspiren y motiven, dispuesto al diálogo, decididos a instrumentar medidas nuevas y desafiantes tendientes a las soluciones de fondo. Políticas de buena gobernanza en búsqueda del bien común, fijando como prioridad la inversión en educación. No meros programas populistas o electoralistas, simples paliativos o polarización de posturas que escalan los conflictos y profundizan los problemas.

Las posibilidades que ofrece la UPF para poner en práctica todos estos valores en un trabajo en conjunto con gobiernos y distintas organizaciones a través de la Asociación Internacional de Parlamentarios para la Paz (IAPP) y la Asociación Interreligiosa para la Paz y el Desarrollo (IAPD), los proyectos de la Peace Road y el Premio Sunhak de la Paz, la Bendición interreligiosa para fortalecer el matrimonio y la familia, los programas educativos y solidarios de la Federación de Mujeres para la Paz Mundial y de Jóvenes y Estudiantes para la Paz, la cooperación con la ONU en su noble misión de paz y en vistas de alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030.

Que para afrontar los dramas globales del hambre, el cambio climático y los refugiados resulta urgente un llamado a la responsabilidad, a la acción, a asumir compromisos sostenidos por el cuidado del medio ambiente y el bienestar de la humanidad. Como ciudadanos globales conscientes de la interdependencia y la necesidad valores universales para alcanzar una prosperidad mutua: una gran familia bajo Dios.

Se el primero en comentar en "CUMBRE PAZ Y DESARROLLO EN AMÉRICA LATINA Y CARIBE"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*