ECONOMISTAS DESMIENTEN – EL DÍA A DÍA – EFECTO DÓLAR

Sica descarta espiral inflacionario pero proyección pasó del 9% al 50%.Inestabilidad: El dólar indomable y el consumo en crisis. Empezó el traslado a precios, el pan aumentó 15% a $90 el kilo

“No hay riesgo de una espiral inflacionaria. Para tener una espiral, debería haber una política monetaria expansiva pero hoy la emisión es cero. No estamos en una etapa de espiral de precios. Para nada”, enfatizó el ministro de Producción y Trabajo de la Nación Dante Sica. Sin embargo, economistas advierten por el impacto que tendrá la emisión de agosto en los próximos meses. Si el Central sigue sin intervenir para desarmar Lebacs por orden del Fondo Monetario Internacional, la hiperinflación será inevitable. Con un dólar indomable y una economía en crisis es difícil vender. “No vendemos porque no tenemos precios”, es la frase de referencia; “Solo efectivo”, es la que usan los que prefieren “arriesgarse” para no perder clientes. Desde alimentos hasta materiales de construcción, la inestabilidad arrasa en todos los sectores.

Descripción: Descripción: https://cdn.urgente24.com/sites/default/files/notas/2018/09/05/image_10_1.png

La Administración Macri no hizo más que destruir el peso argentino y luego cuestiona la bimonetarización de la economía. Foto: REUTERS Marcos Brindicci

A principios de la gestión de Mauricio Macri como presidente de la Nación, uno de los puntos a atacar fue la actualización salarial por considerarla un costo laboral que había que reducir. Sin embargo, dos años más tarde, empresarios continúan enfatizando que su problema no son los salarios sino el costo que le genera el Estado Nacional, provincial y municipal por el simple hecho de abrir sus fábricas todos los días.

Hoy día, ocurre prácticamente lo mismo pero con el riesgo de hiperinflación en el que se metió el equipo económico: con inflación de casi el 50% proyectado para 2018, la administración nacional insiste en paritarias del 25% para no caer en una situación que luego no se pueda contener. Sin embargo, economistas advierten que el mayor riesgo está en el Banco Central y su nula reacción ante el des arme de Lebacs. Resulta imperioso que la autoridad monetaria reabsorba esos pesos para contener la base.

El ministro de Producción, Trabajo y Agroindustria Dante Sica trató de mostrarse firme al afirmar que “no hay riesgo de una espiral inflacionaria. Para tener una espiral, debería haber una política monetaria expansiva pero hoy la emisión es cero. No estamos en una etapa de espiral de precios. Para nada”.

Pero los números no lo avalan: sólo por agosto pasado, la base monetaria creció más del 39% interanual y las reservas cayeron 4.200 millones de dólares para intentar sostener al peso argentino (que igual se devaluó 12 pesos).

“Seguimos haciendo kirchnerismo. El Central emitió 160 mil millones de pesos. ¿Cómo no va a aumentar la inflación?”, disparó el economista Aldo Abram al aire de A24.

Es que según el propio Banco Central, en agosto quedó graficado el fuerte impacto que está generando la bomba de Lebacs que armó Federico Sturzenegger para contener la fuerte emisión de deuda que realizó Luis Caputo como ministro de Finanzas. El grave problema es que al haberse aceptado el programa económico del Fondo Monetario Internacional, el Central perdió capacidad de autonomía, quedando imposibilitado para desarmar esa masa de pesos que quedan dando vueltas.

La operación es sencilla: quienes compraron deuda en pesos (Lebacs), hoy prefieren pasarse al dólar por especulación. Ello significó una variación de la base monetaria del 39,3% interanual. De modo que la expansión monetaria que dejó el mes pasado ascendió a $162.840 millones.

Pero eso no es todo: esta espiral inflacionaria que está atravesando la economía real tiene que ver con el desastre de hace 6 meses. Lo que está ocurriendo ahora se verá reflejado de manera contundente d entro de 5 o 6 meses, por lo que cualquier globo de alegría que el gobierno nacional quiera inflar, será imposible. La desconfianza en su programa económico escaló niveles impensados.

Hay más.

Hasta el momento era el propio gobierno el que fogoneaba la inflación, supuestamente a escala que podía dominar, pero en el último mes ocurrió un factor clave que descontroló el incendio: la fuerte caída en la demanda de pesos.

Entonces, vale la pena citar a Jorge Herrera para el diario Ámbito Financiero: semejante inyección de pesos al mercado, ante el repliegue de la demanda de dinero, podría calificarse como un suicidio cambiario. Prueba de ello es que el componente de la circulación monetaria en poder del público registró en agosto una retracción del 1,5% mensual (creció 14,2% interanual, siendo la cuarta desaceleración consecutiva) mientras la base monetaria lo hizo al 7,7% por el aumento de encajes. Al respecto vale recordar que la base venía creciendo al 4% mensual en junio y julio, de modo que en agosto casi duplicó la tasa de expansión.

Por último, por el pago de intereses hubo una expansión de $6.601 millones y $16.698 millones bajo otros conceptos, mientras que se registró la cancelación de $1.700 millones de Adelantos Transitorios.

Como contracara de todo esto, la reservas del BCRA experimentaron una caída de u$s4.202 millones, de los cuales u$s2.294 millones correspondieron a venta de divisas y otros u$s2.264 millones por operaciones del sector público. Mientras que vía encajes y por organismos internacionales las reservas experimentaron ingresos por u$s697 millones y u$s179 millones respectivamente. Así las reservas cerraron agosto en u$s53.794 millones, y acusan sólo una pérdida en lo que va del año de u$s1.261 millones, gracias al ingreso de los u$s14.743 millones del FMI en junio pasado.

Es decir, comenzó a complicarse la maniobra de Luis Caputo desde el Central -quemar reservas en la city porteña para contener el tipo de cambio- pero no porque después no se podrá pagar al FMI sino porque eso está destruyendo aún más al peso. La autoridad monetaria se está quedando sin independencia por el acuerdo con el organismo pero además está perdiendo espalda (reservas) para fortalecer a la moneda nacional.

Luego algunos desprevenidos intentan explicar esto como “un error en la comunicación del gobierno” o simple negligencia, mientras día a día los billetes se convierten en una fotocopia de colores.

· EL DÍA A DÍA: Inestabilidad: El dólar indomable y el consumo en crisis

Con un dólar indomable y una economía en crisis es difícil vender. “No vendemos porque no tenemos precios”, es la frase de referencia; “Solo efectivo”, es la que usan los que prefieren “arriesgarse” para no perder clientes. Desde alimentos hasta materiales de construcción, la inestabilidad arrasa en todos los sectores.

Descripción: Descripción: https://cdn.urgente24.com/sites/default/files/notas/2018/05/21/precios_super_mercados.jpg

Recortes en la entrega de mercaderías, en algunos casos suspensiones, como también falta de precios de referencia en algunas prestaciones o servicios, es el panorama que atraviesan distintos rubros, desde alimentos hasta concesionarias de autos, pasando por textiles y otros.

“No vendemos porque no hay precios”, sostienen en las distintas actividades.

La suba del dólar provoca que en distintos negocios esperen indicios de estabilidad antes de seguir vendiendo. Otros, para no perder clientes, deciden “arriesgarse”. Eso sí, efectivo. Nada de tarjeta de crédito cuyos costos de financiamiento aumentaron considerablemente.

Según indicaron distintos locales, todavía se corre el riesgo de fijar valores que queden atrasados si vuelve a producirse otra corrida cambiaria.

Por lo tanto, se espera que esta semana continúen sin realizar ventas de ciertos productos, como autos, materiales de construcción o componentes fabricados en el extranjero. Sucede que cuando el dólar luce inquieto, todo el mundo se repliega y la recesión se hace inevitable.

“Un dólar que no da certezas y luce inestable, impide establecer precios relativos y determinar costos de reposición. La determinación de los privados es no efectuar transacciones para así reducir riesgos. Otro inconveniente es que se desconoce por cuánto tiempo esto seguirá así”, afirmó Gabriel Caamaño Gómez, socio director de la consultora Ledesma.

“Hoy vendemos y no sabemos a qué valor vamos a tener que reponer”, dijo Eduardo Latino, presidente de la comisión de Comercio, de la Unión Comercial e Industrial de la provincia de Mendoza.

En el rubro alimentos, al día de hoy, hay mayoristas que no toman órdenes ni pedidos de las grandes cadenas de supermercados, al tiempo que importantes grupos frenan la provisión de mercadería.

Por caso, la multinacional Unilever y Molinos Río de la Plata forman parte de una amplia lista que ha “topeado” la distribución de alimentos y productos de limpieza.

En este marco, representantes del supermercadismo, como Víctor Fera, dueño de Maxiconsumo, señalan: “Los proveedores suspendieron ventas al no saber cuánto valdrá el dólar mañana. Han perdido confianza en la economía”.

Este comportamiento es, a ojos de los consultores, otro aspecto que complica aún más el complejo estado de situación. Para el economista Orlando Ferreres, revertirlo requiere de decisiones políticas profundas que, hasta el momento, el macrismo no ha tomado.

La falta de una unidad de referencia -como lo es un tipo de cambio predecible-, es el principal argumento que exponen los privados para justificar los problemas que emergen en las cadenas de valor, con una moneda local que se tornó poco relevante a la hora de establecer precios.

“El dólar es la referencia en casi todas las cadenas productivas. No se pueden calcular presupuestos ni costos de reposición. Hay quienes igual están entregando sus productos, pero lo hacen con precio abierto hasta que el dólar se estabilice. Por supuesto que esto trae un riesgo financiero muy alto”, afirmó Martín Alfie, economista jefe de Radar Consultora, al sitio ‘iProfesional’.

También en el rubro construcción comenzaron a multiplicarse los comercios que directamente frenaron la venta.

Descripción: Descripción: La construcción aparece como el sector más golpeado en materia de empleo.

La construcción aparece como el sector más golpeado en materia de empleo.

“Como están las cosas no se pueden realizar proyecciones ni determinar presupuestos. Desde la semana pasada varios comerciantes decidieron no dar precios. Como muchos insumos y materiales son importados, un dólar inestable impide establecer cifras finales para la venta. Eso lleva a reducir el volumen puesto a disposición del público”, especifica Pedro Brandi, titular del Grupo Construya, que nuclea a los 11 principales proveedores de materiales del rubro.

Por el lado del rubro automotor, el billete verde volvió a traer el fantasma del desabastecimiento y sumó incertidumbre en la comercialización de 0km.

Descripción: Descripción: https://cdn.urgente24.com/sites/default/files/notas/2016/10/03/autos.jpg

Si bien las terminales tienen los depósitos llenos (lo que trae aparejado un alto costo que es preferible evitar), varias marcas prefieren no cerrar ventas.

Las cotizaciones de los vehículos no detienen su escalada alcista, por el alto componente importado. Esto sucede tanto en los fabricados en Mercosur como en aquellos producidos en las terminales locales, que cuentan con un 70% de insumos y equipamiento del exterior.

Vender un auto en medio de un clima tan enrarecido no les conviene a las marcas, y aunque muchos especialistas salieron a decir que es un buen momento para comprar un 0 km, fueron muy pocos los que lograron hacer el “negocio”.

“El problema es que no pueden mantenerse así durante mucho tiempo porque necesitan vender. Entonces es cuando algunas eligen salir con aumentos desmedidos”, explicó el economista Roberto Roitman.

No sólo los vehículos y el combustible tienen este problema, también otros elementos, como las cubiertas. En gomerías y locales de neumáticos se niegan a dar precios.

“A veces tenemos que decir que no hay porque no te podés poner a charlarle sobre toda la situación al cliente. Cualquiera puede pensar que no le querés vender porque estás especulando con que va a subir más. Pero pasa también que tenés que seguir vendiendo, no queda otra. Si lo hago, puedo ir a pérdida, pero si no vendo, también”, explicó un comerciante.

También en industria, textil y turismo, desde la semana pasada, varias fábricas carecen de listas para sus insumos, lo que redunda en la quita de productos en el mercado, ante el temor que les genera el enfrentarse luego a un costo de reposición mayor.

Los industriales refieren que la crisis cambiaria ha dejado a la producción manufacturera en situación crítica. “No sabemos cuál es el precio de los productos. Así no se puede ni vender ni comprar”, declara un empresario del plástico.

Según señalan fuentes del segmento, los fabricantes tienen pendientes por cobrar millones de pesos en artículos vendidos con un dólar a menos de $30 y en plazos de deuda a saldar a 90 días.

Bajo este escenario, que los lleva a afrontar fuertes pérdidas financieras, advierten que sólo sacarán productos a la calle con pago al contado.

Pedro Cascales, secretario de CARMAHE, cámara que nuclea a fabricantes de herramientas y tecnologías para la producción industrial, indica: “En estos días está todo frenado”.

Además, remarca que “no se están realizando operaciones ni reponiendo insumos. Las firmas que exportan tampoco están liquidando, al no saber claramente a qué precio estará la divisa”.

En cuanto al rubro textil, continúa prevaleciendo entre los proveedores y comerciantes el pago en dólares cash y contra entrega. En tanto, hay quienes abastecen de indumentaria que pusieron un fuerte freno de mano en el aprovisionamiento.

Los fabricantes de prendas de vestir observan que ante estas dificultades, “quien tenía stock de materias primas sigue trabajando, aunque no sabe a qué precios deberá reponerlas ni tampoco a qué valores vender”.

“Muchos de los que estamos en actividad sabemos que vamos a operar a pérdida durante varios meses, ya que no hay forma de trasladar el alza de nuestros costos al precio final”, declara un dirigente del sector.

La crisis cambiaria también puso en alerta a las agencias de turismo, por la imposibilidad de determinar los valores de los paquetes al exterior. En el marco de una divisa inestable, el mercado tomó recaudos.

Muchas agencias mayoristas suspendieron los cobros con tarjeta de crédito a minoristas, porque desconocen a qué tipo de cambio deben cerrar las operaciones.

En este contexto, el mercado aceleró la promoción de destinos económicos en dólares como Dubai, Turquía, Marruecos, Tailandia o Colombia.

Un aspecto que tiene en vilo a las agencias de viaje es la posibilidad de que el Gobierno imponga finalmente impuestos al turismo emisivo como una manera de acotar la fuga de dólares.

Para finalizar, lo peor es que lo que está ocurriendo hoy no se resolverá en breve. Los economistas más optimistas, pronostican que el impacto es largo y que esta situación que recién inicia se mantendrá al menos, hasta febrero o marzo (y recién arranca septiembre…)

· EFECTO DÓLAR: Empezó el traslado a precios, el pan aumentó 15% a $90 el kilo

El pan se está convirtiendo en el primer producto de consumo de primera necesidad en mostrar el traslado a precios de la fuerte suba del dólar. Según la Cámara de Industriales panaderos de la Capital Federal el incremento será del 15% debido a la suba en el valor de la harina. La bolsa de 50 kilos de ese insumo vital para el sector valía hace una semana $600 y este miércoles (5/9) se está vendiendo entre $900 y $1.000. Desde la entidad avisan que los aumentos en las tarifas de gas obligarán a nuevos incrementos. Se espera que el kilo de pan alcance los $90 en la Capital.

Empieza el traslado a precios de la suba del dólar. El precio del pan aumentó este miércoles (5/9) un 15% en gran parte del país y este jueves (6/9) subirá por encima de ese porcentaje en la Capital Federal, por lo que el kilo del producto llegará a $90 en algunos barrios porteños.

“Algunos colegas están vendiendo ya hoy el kilo de pan a 90 pesos. Pero hay una fuerte dispersión por zona y por calidad”, dijo este miércoles el presidente de la Cámara de Industriales panaderos de la Capital Federal, José Álvarez.

El precio de la bolsa de 50 kilos de harina tenía un precio de 600 pesos la semana pasada y este miércoles se está vendiendo a entre 900 y más de 1.000 pesos, según Álvarez; además, se vienen aumentos en las tarifas de gas.

Descripción: Descripción: https://cdn.urgente24.com/sites/default/files/notas/2018/09/05/pan_precio.jpg

El precio de la bolsa de 50 kilos de harina pasó de $600 la semana pasada a $900 y hasta $1.000 este miércoles 5/9

Por otra parte, el dirigente explicó que las panaderías debatirán durante todo el día qué porcentaje de incremento aplicar, pero aclaró que “puede superar el 15% porque los costos de producción se han disparado en los últimos días”.

Álvarez reveló que las ventas de harina estaban suspendidas desde el lunes por la “especulación” de los acopiadores del trigo y la industria molinera, que están reteniendo el producto a la espera de ver qué va a pasar con el precio del dólar.

En ese escenario de oferta escasa, indicó el dirigente que algunas distribuidoras salieron a vender la bolsa de 50 kilos con un 50% de aumento e “incluso hay panaderías que necesitan producir y ya están pagando más de 1.000 pesos la bolsa”.

En declaraciones a la agencia Noticias Argentinas, el dirigente dijo que las panaderías de la Capital “se están fundiendo y están cerrando” por la suba de los costos de producción, lo cual “no pasó nunca, ni en el 2002 cuando también había especulación por el dólar”.

“De una tonelada de trigo, los molinos sacan 75% de harina y el otro 25% lo transforman en alimentos balanceados, pellets, y demás. Con eso último pagaban los costos. Si hoy miramos a Estados Unidos, el valor de la bolsa de harina está el equivalente a 600 pesos argentinos. Entonces, acá hay pura especulación”, dijo.

En tanto, ayer (4/9) El presidente del Centro de Industriales Panaderos del Oeste (Cipod), Rodolfo Silva, advirtió ante el aumento en el precio de la harina que “el pan debería costar entre 80 y 90 pesos”.

Actualmente el kilo de pan alcanzó actualmente los $78 en el Conurbano bonaerense. “A la gente se le va a complicar la compra de pan”, añadió el presidente del Cipod, en diálogo con Radio La Red.

Para Álvarez, la solución es que el Gobierno vuelva a instrumentar una “tasa de abasto” para determinar un precio de referencia de la harina y “sentar a los molineros y acopiadores en una mesa y pedirles sus costos, porque están especulando muy mal”.

En el Interior, el Centro de Industriales Panaderos y Pasteleros de Catamarca acordaron una suba del 15%.

Matías Juri, del Centro de Industriales Panaderos y Pasteleros de Catamarca (Cippac), comentó al diario El Esquiú: “Luego de un análisis bien complejo, se tomó la decisión de aumentar el precio de referencia, que es el del pan francés, en un 15% aproximadamente, lo que llevaría a que el precio de referencia esté entre los 55 y 65 pesos por kilo”.

Asimismo, Juri expresó: “Sabemos que esto va a tener una repercusión negativa, pero lamentablemente es imposible ya sostener los costos y a nosotros en estos momentos nos están faltando precios de referencia de insumos, sobre todo, como digo, en las harinas, lo cual es preocupante”.

Por último, con respecto a la caída en las ventas, Juri señaló que “en este periodo de temporada alta, que es a partir de mayo hasta agosto, las ventas estuvieron abajo un 15% o 20% aproximadamente”.

En Córdoba, el secretario general del Centro de Industriales Panaderos, Rinaldo Rusconi, confirmó a Cadena 3 que a partir de este miércoles el precio del pan sube un 15% en esa provincia.

“Son precios sugeridos, después cada uno en función de la zona donde se encuentre va a ir adecuando la situación. Es un combo de aumento en los insumos, tarifas y retoque en la escala salarial”, explicó Rusconi.

Según indicaron los empresarios del sector, la bolsa de harina estaba a 550 pesos y ahora pasó a 800 pesos. Y les están proveyendo este insumo a factura abierta, es decir el valor se actualiza al momento de pagar.

En una semana volverán a reunirse y después de ello, podría haber un nuevo incremento.

FUENTES: Brian Sepúlveda (Periodista), Rusconi CIP de Córdoba, Matías Juri (CIPPAC), Rodolfo Silva (Cipod), José Álvarez (CIPCABA), Pedro Cascales (CARMAHE), Iprofesional.com, Martín Alfie, de Radar Consultora, Eduardo Latino, presidente comisión de Comercio, de la Unión Comercial e Industrial de la provincia de Mendoza, Gabriel Caamaño Gómez, director consultora Ledesma, Roberto Roitman, Jorge Herrera diario Ámbito Financiero, Aldo Abram a A24, Noticias Argentinas, CIPOD.

Buenos Aires, 5 de setiembre de 2018

Arq. José Marcelino García Rozado

Ex Subsecretario de Estado

Se el primero en comentar en "ECONOMISTAS DESMIENTEN – EL DÍA A DÍA – EFECTO DÓLAR"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*