MENOS SANGRE Y MÁS SUDOR.

Compañeros, con el corazón caliente y la mente serena. Son momentos para la reflexión, y no para desmesuras.

 

image1

 

Debemos aprender de las tragedias ajenas, pero más de las propias. No debemos actuar como jóvenes dieciochoañeros que se debaten ante el asombro y el entusiasmo en la búsqueda y la experimentación de cosas nuevas. De teorías y organizaciones de otras tierras, de ejemplos de otros lugares.

 

Somos tierra distinta, con un pueblo diferente a los otros: somos criolloshispanos. No nos une nada con Europa, Asia o África. Mas que pensar en trasplantar algún modelo institucional o teoría socio-económica, aprendamos de sus fracasos.

 

Europa puede enseñarnos con sus frustraciones, sus tentaciones nihilistas y violentas, su grito de alarma ecológica, su defensa por los DD.HH justos; sus extravíos marxistas, sus preocupaciones por las manipulaciones genéticas y el descenso de la natalidad, su materialismo carente de esperanza y fe; su maltrato al inmigrante de los países que ellos explotaron. Son los temores de una Europa que no encuentra soluciones, de una Europa envejecida. Son sus temores, y no sus audacias los que pueden ayudarnos.

 

De África, cuando dejamos que las multinacionales se apropien de nuestros suelos, de nuestros recursos, de nuestros minerales, cuando tienen más soberanía que el gobierno mismo, sus pueblos son víctimas del desequilibrio ecológico, de la explotación del hombre y el exterminio de sus hijos.

 

De Asia, en nombre de un progreso occidental el hombre asiático se ha insectificado, perdió su libertad en nombre del Estado. Es demasiado alto el precio que debe pagar cada pueblo para un desarrollo que solo lo es tecnológico.

 

Compañeros, nosotros (ni yo ni el otro) los criolloshispanos, la tierra de la raza cósmica Vasconcelos, del hombre total de Kusch, del ser criollo de Giménez Vega, de la Patria Grande de Artigas y Ugarte, debemos tener aquellos ejemplos en cuenta si queremos retomar la promesa incumplida de la NACIÓN INCONCLUSA y ser leales al sueño de Bolívar, San Martín y Perón.

 

Podemos, y debemos ser la causa de un nuevo UNIVERSALISMO, más humano y menos materialista, más social y menos político, más justo y menos egoísta, más solidario y menos prepotente. Es nuestro deber como JUSTICIALISTAS!

 

Profesor LUIS E. GOTTE

MAR DEL PLATA, SEPTIEMBRE 2018.

Se el primero en comentar en "MENOS SANGRE Y MÁS SUDOR."

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*