1744 – PLANES INGLESES PARA INVADIR MALVINAS Y PATAGONIA.

Entre 1739 y 1744, el Lord Mayor del Almirantazgo Ingles Almirante John Anson organizó y llevó adelante una expedición por el Atlántico Sur y el Pacífico y, como resultado, llamó la atención a la corona británica, sobre la necesidad de ocupar las islas Malvinas y otros puntos estratégicos de nuestra Patagonia, como la Isla de los Estados y la Tierra del Fuego.

Descripción: Descripción: C:\Users\Marcelino\AppData\Local\Microsoft\Windows\INetCache\Content.Word\image1.jpeg

Con esta suma de antecedentes (planes para invadir Buenos Aires, las Malvinas, la Patagonia, la Isla de los Estados y la Tierra del Fuego), existían grandes posibilidades de una acción británica en nuestras costas patagónicas, sumándose además, para esos años, al interés geopolítico y estratégico preexistente, un nuevo incentivo económico muy fuerte: la caza de ballenas y pinnípedos que pululaban en las islas y en las costas patagónicas.

· El preludio de una crisis.

Al largar Lord George Anson nuevamente sus anclas en Plymouth, luego de haber circumnavegado el mundo, a bordo del “Centurion”, entre los años 1740 y 1744, presentó ante el almirantazgo un trascendente estudio de acuerdo a las experiencias que había tenido en el extremo austral de Chile.

En efecto, no es del caso describir los incidentes de la navegación y los cursos paralelos desfasados sólo en días que había tenido que desarrollar Anson desde su zarpe con su contrincante el almirante español Pizarro y los infaustos resultados que le produjeron a ambas Escuadras los temporales habidos durante su paso al doblar el cabo de Hornos los que averiaron y diezmaron a ambas Flotas.

Sin embargo, sí debe ser comentado que, el almirante inglés había previamente fondeado el 24 de febrero de 1741 en la bahía de San Julián, ocasión en que sostuvo un Consejo de Guerra con sus capitanes, en el cual se acordó, en conformidad a las instrucciones del almirantazgo de, capturar mediante un desembarco el puerto de Valdivia, para luego emplearlo como posición geográfica y apostadero para montar las operaciones navales que proseguirían.

Visto que, ulteriormente el citado comandante en jefe no pudo dar cumplimiento a esta tarea, por las razones acotadas, concluyó que, Gran Bretaña requeriría necesariamente hacia el futuro de poder contar con una base de operaciones navales en aguas del mar del norte meridional (Atlántico Sur), desde la cual poder gravitar como Fuerza Naval hacia los pasos interoceánicos australes y también sobre el tráfico mercante español proveniente de su Metrópoli y con destino a Montevideo y Buenos Aires, el cual iba aumentando su importancia, incesantemente.

Aunque George Anson no visitó nunca las islas Malvinas – Falkland su informe fue decisivo para convencer al alto mando naval británico sobre su importancia geoestratégica y la consiguiente necesidad de ocupar cuanto antes el señalado archipiélago, el cual nombró conjuntamente con las islas Pepys.

Pronto el almirantazgo hizo suyas estas apreciaciones, posición que a continuación sería notoria en los círculos diplomáticos de Londres, toda vez que, al año siguiente el embajador de España, en aquella capital, comunicaba a su gobierno que se estaba organizando, a proposición del almirante Anson, una expedición para tomar posesión de las islas Malvinas – Falkland.

Lo anterior, dio motivo a continuación a un intercambio de notas diplomáticas, ante el consiguiente reclamo español, a lo cual respondió el “Foreing Office” indicando que, las mencionadas islas eran inglesas por haber sido ellos sus primeros descubridores y visitantes a partir del siglo XVI. 3 A su vez, España replicó luego que sus propios navegantes las habían reconocido en la referida centuria, aparte que le pertenecían dada su adyacencia a un continente que desde su descubrimiento se encontraba bajo la soberanía de España.

Tiempo después, debido a los efectos políticos que producía la señalada controversia, el proyecto inglés fue pospuesto, hasta que, algunos lustros mas tarde en el propio Parlamento británico se comenzó a atacar a los ministros de asuntos extranjeros y de marina por su inacción y poco patriotismo al no ordenar la ocupación del señalado archipiélago.

Este clamor inglés rebotó en 1763 en París y fue así como el duque de Choiseul, que presidía en aquel momento el gobierno de Francia, concluyó ante las circunstancias descritas en la necesidad de ocupar de inmediato el nombrado archipiélago, el cual desde hacía mas de 60 años se encontraba virtualmente en manos francesas, al ser los buques bajo la enseña de la flor de Lys sus permanentes visitantes, presencia que invariablemente había sido sostenida desde que Gouin de Beauchesne visitara las islas en el año de 1699.4 Este último navegante fue quien seguidamente representó ante Versalles la necesidad de emplear las islas Malvinas como posición geográfica para apoyar la ruta Saint Maló – Concepción – Valparaíso – Callao – Guayaquil a cargo de naves francesas de aquel registro bretonés, aunque también hubieron algunas otras de origen marsellés en el tráfico que recién se iniciaba.

Bibliografía:

-Cook, James: “A Voyage Towards the South Pole and Round the World” vol. 1 Ed. W. Strahan y T Cadell, London, G.B. 1777.

– Ferrer Fougá Hernán: “Proceso de Conformación Territorial de Chile” (1536 – 1881), Tomo II colección Terra Nostra Nº 20 Instituto “Inpater”, Stgo 1990.

– Hunter Christie E.W.: “The Antartic Problem”, London, UK. 1951.

– Malvinas, Islas, Antecedentes Archivo Nacional Vol. 11 pieza 34, Vol. 12 pieza 4.

– Morla Vicuña, Carlos: “Estudio Histórico sobre el Descubrimiento y Conquista de la Patagonia”

Editorial F.A. Brockhaus. Leipzig, Alemania, 1903.

– Norie J. W.: “Piloting Directions for the East and West Coast of South América” London, G.B.

1825.

– Pernetty, Dom.: “Histoire d’un Voyage aux Isles Malouines et la Detroit de Magallan, Fait en 1762 et 1764”. París, 1770.

Buenos Aires, 11 de setiembre de 2018

Prof. Jorge Oviedo

Se el primero en comentar en "1744 – PLANES INGLESES PARA INVADIR MALVINAS Y PATAGONIA."

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*