FRENTE A LAS TENSIONES GLOBALES, LA ARGENTINA PROPICIA EL DIÁLOGO Y LA COOPERACIÓN

Macri con el gobernador de Mendoza Alfredo Cornejo y Rogelio Frigerio, durante la Cumbre del G20 en esa ciudad.

Foto: Delfo Rodríguez

En la reunión del G20 en Mar del Plata, este viernes y sábado, se analizará cómo hoy más que nunca tienen importancia el comercio y las inversiones para el crecimiento, la productividad, la innovación y la creación de empleo y el desarrollo.

Este viernes 14 y sábado 15 de septiembre, ministros y representantes de comercio de los países del G20 nos reuniremos en Mar del Plata para reafirmar nuestra convicción en el valor que tienen el comercio y las inversiones para mejorar la vida de las personas. Nuestro objetivo es propiciar el diálogo y la cooperación internacional en un momento de incertidumbre y cambio mundial.

En medio de las tensiones internacionales actuales, algo queda claro: el comercio y las inversiones nunca han tenido la importancia que tienen hoy para el crecimiento, la productividad, la innovación, la creación de empleo y el desarrollo. El mundo nunca ha sido más interdependiente que en la actualidad. Y la cooperación internacional nunca ha sido tan necesaria para lograr un crecimiento económico sostenible e inclusivo.

Como foro de coordinación económica y financiera global, el G20 tiene un rol central para reconstituir los lazos de cooperación en el comercio y las inversiones. El Grupo concentra tres cuartas partes del comercio global, la mitad de los flujos de inversión externa directa, la mitad de los flujos hacia el exterior y el 80% de la producción global. Sus acciones trascienden sus fronteras e inciden también en los países en desarrollo, ya que alrededor del 70% de sus importaciones tienen ese origen y casi el 80% de sus exportaciones se dirigen a ese destino.

Hace diez años, el G20 demostró ser un sistema eficaz para coordinar los esfuerzos internacionales y hacer frente a la mayor crisis económico-financiera desde 1930. Hoy nos encontramos ante nuevos retos, en un escenario en el cual el comercio y la economía internacional enfrentan desafíos a raíz de los avances digitales y tecnológicos. Al mismo tiempo, es necesario realizar una profunda reflexión sobre el sistema multilateral del comercio y preparar a la Organización Mundial del Comercio para responder mejor a la realidad de un mundo cada vez más interconectado.

Todo esto ocurre en un momento donde el comercio internacional parece recobrar la dinámica previa a la crisis económica-financiera de 2008, habiendo aumentado en 2017 un 4,7 % y dejando atrás el tímido crecimiento de 1,6 % en el año anterior. Por primera vez en mucho tiempo, el comercio está creciendo más rápido que el PBI mundial. Aun cuando esa incipiente recuperación es una buena y esperada noticia, las perspectivas siguen siendo inciertas. Las actuales tensiones comerciales, de persistir, erosionarán la confianza y podrían opacar la recuperación económica global.

Este es un momento crítico para abrir y profundizar instancias de diálogo. Por ello, la Argentina puso en el centro del G20 el lema “construir consensos para un desarrollo justo e inclusivo”, priorizando los ejes del futuro del trabajo, la infraestructura para el desarrollo y el futuro alimentario sostenible.

La agenda de nuestra Presidencia en comercio e inversiones refleja precisamente esas prioridades, incluyendo como temas de análisis y discusión a las cadenas globales de valor en el sector agroalimentario; los impactos de la Nueva Revolución Industrial sobre las corrientes de comercio e inversión internacionales; y abriendo un espacio para un diálogo del G20 sobre los desarrollos actuales del comercio global.

La promoción de cadenas globales de valor inclusivas en el sector de agro-alimentos contribuye al objetivo de alcanzar un futuro alimentario sostenible, teniendo en cuenta su rol en la erradicación de la pobreza y el hambre. Creemos que el G20 puede hacer un valioso aporte a través de la identificación de factores que resultan clave para aumentar la participación de los países en esas cadenas, como así en el intercambio de experiencias y políticas nacionales con vistas a compartir las lecciones aprendidas.

La Nueva Revolución Industrial nos enfrenta con la necesidad de responder a los desafíos y aprovechar las oportunidades presentadas por las nuevas tecnologías. Como G20, nuestra tarea en común debe enfocarse en iluminar posibles factores e intercambiar experiencias nacionales para asegurar que las transformaciones tecnológicas sean en beneficio de nuestros ciudadanos, permitiendo prepararlos para el futuro del trabajo.

Las necesidades de los países en desarrollo, las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas y las mujeres estarán en el centro de los debates con el objeto de incrementar su participación e integración a la economía global. Esto contribuirá a aprovechar mejor los beneficios de la globalización, sin dejar a nadie atrás, en línea con la Agenda 2030 de las Naciones Unidas.

También abriremos un diálogo para tratar los recientes desarrollos en el comercio internacional. Existe un entendimiento común para que el G20 continúe ese intercambio orientado a buscar soluciones a los problemas globales actuales. Esto nos permitirá compartir visiones sobre las causas profundas de los actuales desequilibrios en el comercio internacional; sobre cómo revitalizar el sistema multilateral del comercio para responder a los desafíos actuales y futuros; y sobre cómo puede contribuir el G20 para encontrar soluciones cooperativas.

La Argentina está dispuesta a escuchar a todas las voces de manera abierta y franca. Ese compromiso se enmarca en la estrategia más amplia del presidente Macri para insertar a la Argentina en el mundo de un modo inteligente. En la 11° Conferencia Ministerial de la OMC, celebrada en Buenos Aires, en diciembre de 2017, reafirmamos el respaldo al multilateralismo. En esa ocasión, también llamamos a una sesión de diálogo entre los Ministros, en el entendido de que existen temas de interés común que merecen tener un espacio para ser abordados fuera de un ámbito de negociación.

El espíritu de cooperación acompaña desde el nacimiento al G20 y representa lo mejor del multilateralismo: el deseo de escuchar al otro para resolver los problemas, de reafirmar el rol crucial de las reglas comunes y de cooperar para alcanzar un objetivo en común.

Ahora es el momento. No se tratará solo de una reunión. Lo que suceda mañana dependerá de lo que hagamos hoy para forjar una visión compartida que nos pueda servir de guía en los próximos años. Lo importante es que en Mar del Plata iniciemos ese camino.

Jorge Faurie es ministro de Relaciones Exteriores

Se el primero en comentar en "FRENTE A LAS TENSIONES GLOBALES, LA ARGENTINA PROPICIA EL DIÁLOGO Y LA COOPERACIÓN"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*