ARGENTINA, ANTESALA AL POSMARXISMO

No sé para que volvieron. Ya habíamos empezado a olvidarlos. Volver hablar de cosas que no debieran existir, que pena da.

La humanidad entera celebró el final de una de sus etapas más obscura de su historia, la caída del comunismo. Sólo quedarían dos o tres países como ejemplo de lo que era ese sombrío sistema teorizado por Carlos Marx.

Los inicios de la industrialización no tomarían en cuenta la cuestión social, las formas de trabajo y las consecuencias que producía en los nuevos trabajadores, antes campesinos ahora obreros. La respuesta a esta situación fue el anarquismo y el marxismo, más tarde las Encíclicas papales. También emergerán estéticas literarias, como el realismo y el naturalismo, que darán cuenta de la miserable situación del nuevo trabajador europeo.

Se producirán sangrientas luchas entre la burguesía y el proletariado. Represión y revanchas, odios y venganzas. Movilizaciones y levantamientos populares. El capitalista empieza a temer, y con el temor hace concesiones. Aparecen nuevas legislación que morigeraran la situación de explotación.

Comienza el nuevo siglo en nuestro Hispanocontinente, patrias divididas y pueblos de campesinos. El hispanocriollo, síntesis del europeo y el pre-hispano, se enfrentan entre sí: conservadores y liberales, centralistas y federalistas. A un siglo de la emancipación todas nuestras patrias son deudoras de Inglaterra, como proveedoras de materia prima. Nadie logra el camino del progreso y el desarrollo. Sólo la gloriosa Paraguay lo intentó y lo pagó con la muerte de casi todos sus varones.

Pero Hispanoamérica está formada por los hijos del Cid, indómitos, insumisos, como románticos y heroicos. Felipe Varela, Zapata, Villa, Martí, Sandino y muchísimos otros dan cuenta de ello. Surgen los movimientos nacionalistas bajo dos principios SOBERANÍA y NACIONALIDAD, de México a la Argentina.

El Gral. Mosconi e YPF serán un ejemplo de que se puede trabajar en conjunto con nuestras patrias.

A fines del S.XIX Estados Unidos intentó la unidad de estas tierras bajo el concepto de Panamericanismo, pero fue el gobierno argentino de Juárez Celman que se opone, dando por tierra tamaña arrogancia norteamericana. No somos algo que se come de un bocado como una empanada.

La segunda guerra mundial da una oportunidad a la Argentina, permitiendo el surgir del JUSTICIALISMO. En menos de seis años fuimos el faro de luz de nuestras patrias. Habíamos alcanzado a las potencias hegemónicas. Pagando caro tamaña afrenta a los “civilizados”.

El marxismo surge como respuestas al industrialismo, cuando se mejora las condiciones laborales mediante legislación, esta ideología debió desaparecer. Pero cruzó el atlántico y se infiltró en nuestros pueblos. La consecuencia de ello fue nefasta, los movimientos nacionales, de Justicia y Liberación, desaparecerán…y erramos el camino.

De México a la Argentina el marxismo ha ido ocupando espacios. Primero en las Universidades, luego en los colegios. Van formando cuadros, unidad de concepción y a un paso de lograr una acción en conjunto. Solo falta liderazgo y conducción.

No solo en los ámbitos de producción del conocimiento, de las ideas, también se infiltran en las bases sindicales. El sindicato como lo conocemos, tanto CGT, está dando sus últimos respiros. Estratégicamente han ocupado puestos claves de los gobiernos. Ministerios y secretarias de cultura y educación, con programas de estudios que tienden a cumplir con los lineamientos de Friedrich Engels, en su libro “El Origen de la Familia, la Propiedad Privada y el Estado”.

Hoy el marxismo ha aprendido de sus errores, por lo que fue evolucionando. Es más que Marx y Engels…mucho más. De la Escuela de Frankfurt a Raymond Williams; de Gramsci a Mouffe, de Lukács a Laclau.

Creímos que el marxismo desaparecía con la ex-URSS y la caída del Muro de Berlín. No fue así, liberamos fuerzas que venían conteniéndose durante décadas. Fue como la Caída de Roma, el cristianismo -en sus distintas vertientes- se expandió por toda Europa. Hoy el marxismo se extiende por todo nuestro Hispanocontinente.

Las distintas crisis económicas irán creando el campo propicio para su crecimiento.

Ya no arman barricada, no hacen foquismo, la revolución armada quedó al costado del olvido. Sus tácticas maduraron. Hoy atacan al lenguaje, como herramienta de construcción de realidades. Inventan palabras, edificando historias en torno a esas palabras junto a un relato de liberación. Pero estas historias no son dirigidas a todo el pueblo, sino al sector mas vulnerable, a los jóvenes…a nuestros hijos!

Argentina, en la próxima década está determinada a realizar su propia experiencia socialista, llevándonos a un retroceso del que no volveremos y condenaremos al resto de las patrias de nuestro Hispanocontinente.

Nuestros empresarios pagarán con sus propiedades los errores que han cometido en nuestra historia. Nuestras patrias terminarán siendo el patio trasero de Euro-occidente…y nuestros pueblos sólo animales de consumo.

 Por LUIS E GOTTE

La pequeña trinchera

MAR DEL PLATA, SEPTIEMBRE DEL 2018.

Se el primero en comentar en "ARGENTINA, ANTESALA AL POSMARXISMO"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*