LA RENUNCIA DEL DIRECTOR DEL MUSEO MALVINAS: CON LA GUERRA, CUIDADO

Federico Lorenz, un experto en el tema, se fue por “razones personales”. Pero cualquier movimiento respecto a las islas es sensible.

Hace algunos meses, un trabajo artístico que se mostraba en el espacio Faena en Puerto Madero llegó a irritar. Eran hombres en cueros -vivos, reales, tibios- sobre aviones de Malvinas. O más específicamente, sobre viejas turbinas de las máquinas que allí volaron. El artista, para mayor enojo, era inglés: Roger Hiorns. Se supone que hablaba de la relación hombre-máquina-tiempo. Pero, puesta en la Argentina, no había manera de no darle una lectura política a la obra (que, además, ganó el Premio Faena).

Toda imagen es política, no hay vuelta, toda puesta en público es político, basta tener quien la lea. Pero Malvinas lo es más. Malvinas es una herida a flor de piel, por eso todo lo que pasa con Malvinas es sensible.

Acaba de renunciar el director del Museo Malvinas, que ejercía el cargo desde que asumió Mauricio Macri. Federico Lorenz es historiador, un estudioso del tema, y dice que se va por razones personales. Desmiente a quien diga otra cosa. Enfatiza que ahora quiere ser rector del Nacional Buenos Aires. En estos días, también afirmó que trabajó para “correr el eje de la forma dogmática con la que se piensa el tema”. Ir más allá de la guerra. Más allá de la dictadura.

En tanto, desde Cultura anunciaron que habrá director interino. Habrá que tener cuidado: Malvinas es una herida, las heridas duelen.

Un Museo tan necesario como político

El Museo Malvinas se creó recién en 2014, cuando Teresa Parodi acababa de asumir como Ministra de Cultura (la primera Ministra, sus antecesores fueron Secretarios, como lo ha vuelto a ser ahora el titular del área, Pablo Avelluto).

Seguramente era un museo necesario. Hoy ¿alguien se atrevería a desarmarlo?

En ese momento, se le dio el sesgo nacional y latinoamericano, muy pegado a la política del momento: una línea de tiempo destacaba con imágenes a Néstor Kirchner y a Cristina y el recorrido terminaba con una enorme foto de Néstor, Chávez, Evo y Correa. Toda imagen, dijimos, es política. Y con Malvinas mejor andar con cuidado.

Por PATRICIA KOLESNICOV

Clarín,

23 de Septiembre de 2018

Se el primero en comentar en "LA RENUNCIA DEL DIRECTOR DEL MUSEO MALVINAS: CON LA GUERRA, CUIDADO"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*