DE LA “POBREZA CERO AL DÉFICIT CERO” Y UN BAÑO DE REALISMO

El Gobierno cometió errores de diagnóstico, sobreestimó la atracción de inversiones y privilegió la política de confrontación a la de consensos. La oposición tiene hoy el desafío histórico de construir una alternativa de poder, sin regresar al pasado.

Mensaje del presidente Mauricio Macri, el jueves 27 de septiembre, luego del acuerdo con el FMI y el aumento de la pobreza a 27,5 %. Foto: Germán García Adrasti

El proyecto de Presupuesto para 2019 reconoce el fracaso de la política económica del gobierno de Mauricio Macri. Las estimaciones de cierre para el presente año y las proyecciones para el que viene, predicen que al final de la gestión habrá bajado la riqueza por habitante y aumentado el desempleo, la pobreza, la indigencia y abruptamente la deuda.

Sin duda, estos resultados se alejan mucho de las expectativas que generó inicialmente en la sociedad y mucho más aún del optimismo que indujo al Presidente a comprometerse con el objetivo de “pobreza cero” que, aunque desmesurado, contenía la ponderable idea de dar inicio a un período de crecimiento con estabilidad e inclusión social.

Es innegable que la actual administración heredó una situación económica muy compleja que debió ser explicitada y abordada, desde un principio, con un plan integral debidamente sostenido por un sólido acuerdo político y social.

 

La pobreza aumentó a un 27,5 % en el primer semestre del año. Se espera un número mayor para este segundo semestre. Foto Emiliana Miguelez

Pero el Gobierno no eligió ese camino, nunca mostró un plan consistente ni un equipo económico compacto, cometió errores de diagnóstico, sobreestimó el impulso que su sola presencia daría a las inversiones, y optó por privilegiar la estrategia política de confrontación – por conveniencia electoral- a la de los consensos para fortalecer la condiciones de gobernabilidad.

No obstante, hasta la elección legislativa de 2017, transitando por los atajos y apoyado en expectativas más que en resultados, tuvo la capacidad de sostener la adhesión social necesaria para ganar la contienda. Manejó con eficacia un relato de confrontación permanente con el pasado y decidió aprovechar la coyuntura internacional para postergar el abordaje a los desequilibrios macroeconómicos recibidos, fingiendo gradualismo y tomando deuda.

Pero es sabido que por los atajos no se llega lejos. Una vez iniciada la segunda mitad de la gestión y sin soluciones a la vista, las expectativas comenzaron a deteriorarse y un previsible cambio en las condiciones externas produjo una fuerte corrida cambiaria que desnudó la crisis económica interna y echó por tierra la estrategia adoptada.

En principio, el Gobierno escudado en la adversidad externa, y sin asumir públicamente la crisis y su responsabilidad, acudió a las apuradas al Fondo Monetario Internacional y logró firmar un acuerdo que fue inédito, por lo elevado del monto y su corta duración. A poco de anunciado dejó ver sus limitaciones y una segunda corrida obligó a reconocer la crisis y a anunciar, luego de un simulado cambio de gabinete, el inicio de una renegociación.

El nuevo acuerdo al que se arribó amplía el monto requerido inicialmente y acelera de manera considerable los desembolsos correspondientes a este año y al próximo, con el objetivo excluyente de asegurarle al mundo que Argentina no caerá en un nuevo default. Para ello, las autoridades gubernamentales conceden al acuerdo con el FMI el diseño de la política económica de corto plazo, que sostendrá hasta el final de su mandato. Por eso comprometió duras políticas monetarias y cambiarias resignando autonomía, y asumió el firme compromiso de llevar a cero el déficit fiscal, sin computar el pago de los intereses de la deuda.

En este marco, el Presupuesto 2019 moldea y garantiza institucionalmente el acuerdo firmado y por eso adquiere una importancia política determinante para el futuro inmediato.

Este giro a la realidad significa una nueva postergación a la ilusión de discontinuar nuestro derrotero de decadencia. De aquel objetivo convocante de “pobreza cero”, a este de “déficit cero”, hay un baño de realismo que nos aleja de esa épica.

Esta sucesión de hechos condujo al principal partido de la coalición de gobierno a un lugar que no imaginaba a principios de año, cuando motivada por la idea de que “lo peor había pasado” lanzó con marcado entusiasmo la triple reelección.

Pero lo peor no pasó, lamentablemente está empezando. La economía ha ingresado en una fase crítica, que combina recesión con inflación y deterioro social creciente, que sin dudas impactará de lleno en la política.

La profundidad y los costos de la crisis dependerán de manera directa de lo que ella sea capaz de hacer. Y en su capacidad y su voluntad, está la posibilidad de diseñar un camino de salida que permita recuperar la esperanza en el futuro. Es de esperar que el Gobierno haga una profunda y necesaria autocrítica que lo lleve a salir de su encierro y abandonar el derrotero que tanta decepción ha generado. Y de la oposición que no quiere regresar al pasado, que ponga límites pero no obstaculice el tratamiento del Presupuesto porque sin él las consecuencias serían mucho peores.

Esta misma oposición, desde ese lugar de compromiso con la gobernabilidad, tiene también el desafío histórico de construir una verdadera alternativa de poder que nuestro sistema democrático demanda: moderna, republicana transparente y fuertemente comprometida con la justicia social. ¿Será posible?

Ex Secretario de Comunicación de la Nación, ex Ministro de Economía de la Provincia de Buenos Aires y ex diputado provincial.

Se el primero en comentar en "DE LA “POBREZA CERO AL DÉFICIT CERO” Y UN BAÑO DE REALISMO"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*