60 AÑOS DE LA DESAPARICION DEL A.R.A. “GUARANI”

Desde el año 1903 los hombres de la Armada, saben lo que significa una emergencia en el confÍn Sur del planeta. El rescate de la expedición sueca al mando de Otto Nordenskjöld, por parte del Teniente de Navío Julián Irizar al mando de la Corbeta ARA Uruguay, así se lo demostró al mundo en la mañana del 02 de diciembre de ese año, al arribar al Puerto de Buenos Aires con todos los miembros de la expedición a salvo, luego de un viaje de más de tres meses. Hacia fines de septiembre de 1958, hace sesenta años, se produjo una emergencia médica en el Destacamento Naval Melchior. El Cabo Segundo cocinero Mario Oliva debía ser operado de urgencia debido a una apendicitis. La tarea le fue asignada a la Primera Escuadrilla de Transportes Aeronavales. El elegido fue el CTA-2 que podía acondicionarse con tanques suplementarios de combustible en el interior del fuselaje. Durante el vuelo hacia Gallegos se les informó que ese mismo día zarpaba desde Ushuaia el buque de Salvamento A.R.A. “Guaraní” para brindarles apoyo durante el cruce del Drake, estaría en posición al sur del estrecho de Le Maire (entre la isla de Tierra del Fuego y la isla de Los Estados) desde donde emitiría en 300 Khz para permitir tomar marcaciones radiogoniométricas durante el vuelo de regreso.

Descripción: Descripción: C:\Users\Marcelino\AppData\Local\Microsoft\Windows\INetCache\Content.Word\image1.jpeg

Buque de salvamento ARA Guarani

Año tras año, en cada campaña que se organizó, el peligro y las amenazas estuvieron presentes, conscientes de ello pero sin amilanarse los hombres de mar Argentinos enfrentaron esos riesgos y la mayoría de las veces tuvieron éxito, pero también algunas veces perdieron la batalla.

Hacia fines de septiembre de 1958, hace sesenta años, se produjo una emergencia médica en el Destacamento Naval Melchior. El Cabo Segundo cocinero Mario Oliva debía ser operado de urgencia debido a una apendicitis. En el destacamento se encontraba el Médico civil Dr. Manuel Sánchez Sánchez quien había quedado a cargo luego del fallecimiento en el mes de mayo del Jefe designado, el Teniente de Corbeta de Infantería de Marina Luis O. Ventimiglia. Las posibilidades de evacuación por mar o aire eran nulas.

La operación del Cabo Oliva se realizó con los elementos que había pero su postoperatorio fue muy complicado y se necesitaban más elementos que debían venir desde el continente.

En razón de esta situación la Armada dispuso que se realizara un vuelo de apoyo para lanzar los medicamentos y la sangre necesaria para intentar asistirlo.

La tarea le fue asignada a la Primera Escuadrilla de Transportes Aeronavales, que en ese momento disponía de cinco aviones C-54 (versión militar del Douglas DC-4, que en nuestro país era operado también por Aerolíneas Argentinas). El elegido fue el CTA-2 que podía acondicionarse con tanques suplementarios de combustible en el interior del fuselaje.

Su Comandante de ese momento, era el Capitán de Corbeta Eduardo Ruiz, y sus tripulaciones habían ganado una gran experiencia, dado que desde 1947 eran parte de muchas actividades antárticas.

El vuelo comenzó con el despegue desde el aeropuerto de Ezeiza el 14 de octubre por la mañana, teniendo como tripulantes a:

– CCAN Eduardo Ruiz

– TNAN Jorge A. Irigoin

– TNAN Alfredo Del Fresno

– TFAN Raúl Rivero

– Suboficial Pascual

– Suboficial Radio Comisso

– Suboficial Radio Malvasio

– Suboficial Ulrich

Se aterrizó primero en Río Gallegos y se pernoctó en Río Grande para desde allí realizar el cruce.

Durante el vuelo hacia Gallegos se les informó que ese mismo día zarpaba desde Ushuaia el buque de Salvamento A.R.A. “Guaraní” para brindarles apoyo durante el cruce del Drake, estaría en posición al sur del estrecho de Le Maire (entre la isla de Tierra del Fuego y la isla de Los Estados) desde donde emitiría en 300 Khz para permitir tomar marcaciones radiogoniométricas durante el vuelo de regreso.

En esa época el avión sólo contaba con gonio, derivómetro y navegación astronómica, para poder navegar y situarse, por lo que la función de navegante pasaba a ser crucial.

La meteorología siempre violenta en esa zona y en esa época del año, complicó la navegación del Guaraní con olas de más de diez metros, el buque hizo lo que mejor pudo para soportar el castigo del mar y mantenerse en estación, sabiendo que su Misión era vital para que se concretara el vuelo sanitario, pero hacia la medianoche del día 14 informó que estaba en medio de un fuerte temporal y con una avería en una escotilla de popa, que le generaba una vía de agua difícil de controlar. Poco más tarde lanzó una llamada de socorro (S.O.S.) y dio su posición siete millas al sur del cabo Hall, en la península Mitre, en la Isla Grande de Tierra del Fuego.

Nada más se supo de él.

A la madrugada del día 15 se preparó el CTA-2, para despegar lo antes posible y realizar, con la primeras luces de la mañana una búsqueda preliminar en su derrota hacia Melchior, pero nada encontró en esos momentos y de la entrega aérea de los medicamentos al destacamento, dependía la vida de un hombre de mar, por lo que se continuó con el plan previsto y cerca del mediodía se arribó a la vertical del lugar de entrega. Hubo que hacer varias pasadas con las luces de aterrizaje encendidas para que desde la tierra helada vieran al avión y acordaran dónde lanzar los ocho bultos con paracaídas.

Cumplida esta vital tarea y de regreso hacia el continente, otra vez asume el rol de aeronave de búsqueda y verifica la zona probable de la desaparición, al final de su autonomía se dirige hacia Río Grande y aterriza sin novedad.

A partir de allí, se organiza la búsqueda más extensa sobre el mar hasta ese momento, se suman aviones y tripulaciones de la Armada, de la Fuerza Aérea, de Aerolíneas Argentinas y de nuestro vecino Chile. En iguales tareas se suman buques de superficie de nuestra Armada y de la Armada de Chile.

El ARA Guaraní se perdió en la violencia del Pasaje de Drake, cumpliendo su Misión con el objetivo de permitir un vuelo hacia la Antártida y contribuir a salvar una vida.

Su pérdida ennoblece a sus tripulantes, los hace héroes y mártires a la vez. Sus familias desoladas nunca entenderán ese espíritu de sacrificio, nunca aceptarán que para que uno viva, todos ellos ofrendaron su vida.

Así ha sido la vida en el mar desde el principio de la historia y cada Marino Argentino lo aprende desde su primer día en la Institución, para hacerlo propio los hombres pagan un precio muy alto,para arrancarle riquezas o usarlo de puente entre naciones o defender la costa propia, arriesgan su propia vida y no preguntan ni piden permiso.

A todos los marinos de todas las épocas, pero en especial en este 15 de octubre a la Noble y Heroica tripulación del ARA Guaraní, hermanada en su sacrificio con las del ARA Fournier (sep 1949) y recientemente la del ARA San Juan (nov 2017) vaya hoy nuestro agradecimiento y reconocimiento. A cada uno de ellos el Honor y la Gloria.

Tripulación del Buque de Salvamento ARA “Guaraní”

Capitán de Corbeta (Cdte) Gerardo ZARATIEGUI

Teniente de Navío Jorge E. PALET

Teniente de Fragata Nelson E. PATTERLINI

Teniente de Fragata Edgardo R. CABRAL

Teniente de Fragata Juan C. SANGUINETTI

Teniente de Fragata (médico) Elías TANUS

Suboficial Primero Domingo TASISTO

Suboficial Primero Julio AGUIRRE

Suboficial Primero José C. ROMERO

Cabo Principal Fernando A. DÍAZ

Cabo Principal Pascual Américo GRAGNANIELLO

Cabo Pedro T. PEREYRA

Cabo Sinbaldo QUIÑONES

Cabo Orlando MEINARDI

Cabo Luis MOYANO

Cabo Francisco ALFONSO

Cabo Salvador SUÁREZ

Cabo Marcelo T. SPIAZZI

Cabo Ramón PALACIO

Cabo Julio C. GARCÍA

Cabo Carlos A. SERBINI

Cabo Leonel H. CRUZ

Cabo Jorge DRUETTO

Cabo Tomás R. TORRES

Marinero Francisco PIMIENTA

Marinero Armando NEME

Marinero Héctor QUINTEROS

Marinero Oscar A. VERA

Marinero Andrés VIQUERA

Conscripto Jorge H. GOGORZA

Conscripto Jorge B. JACOB

Conscripto Oscar LA MARCA

Conscripto Salvador GILABERT

Conscripto Tomás CABRAL

Conscripto Juan B. ALARCÓN

Conscripto Hermenegildo ENCINAS

Fuentes: INSTITUTO AERONAVAL – ARMADA ARGENTINA

[Mensaje recortado] Ver todo el mensaje
Zona de los archivos adjuntos

Se el primero en comentar en "60 AÑOS DE LA DESAPARICION DEL A.R.A. “GUARANI”"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*