23 DE OCTUBRE DE 1848 FALLECE EL CORONEL DE MARINA JUAN BAUTISTA AZOPARDO

http://www.ara.mil.ar/archivos/imgs/Azopardo(1).jpg

Se destacó durante las invasiones inglesas combatiendo contra los atacantes. Fue el primer comandante de nuestra Escuadra que luchó contra una escuadrilla naval española en aguas de San Nicolás de los Arroyos. En ese combate ofreció tenaz resistencia pero fue apresado por el enemigo y enviado prisionero a España, donde, en tres oportunidades estuvo a punto de ser fusilado. Vuelto al país se lo nombró Capitán de Puerto de Buenos Aires (año 1822) donde cumplió una destacada labor. Actuó en las primeras acciones navales que tuvieron lugar durante la guerra contra el Brasil.

Nació en la población de Senglia, en la isla de Malta, el 20 de febrero de 1772 y siendo aún un niño sus padres lo enviaron a estudiar construcciones navales en el arsenal francés de Tolón, donde permaneció varios años. En momentos que Francia se hallaba en guerra con la mayoría de las naciones europeas, Azopardo obtuvo patente de corso con el objeto de desbaratar el comercio naval del enemigo.

Al comenzar el siglo XIX, llegó al Río de la Plata realizando numerosos viajes entre Montevideo y Buenos Aires.

Al producirse la primera invasión inglesa en junio de 1806, Azopardo que era Segundo Comandante del navío corsario “Dromedario”, tomó parte en las acciones al mando de Liniers. Su experiencia como artillero, unida al valor personal que poseía, hizo que su actuación fuera destacada. Ello se repite durante las acciones de la defensa de Buenos Aires que tuvieron lugar en el año 18O7.

En la “Segunda Invasión Inglesa”, no solamente Liniers elogió ampliamente el coraje y la pericia de Azopardo, sino también el gobierno español que le confirió los despachos de “Teniente Coronel de las Milicias Urbanas”. Cuando se produjo la Revolución de Mayo, Azopardo se puso de parte de los patriotas criollos y poco después el gobierno patrio lo repuso en el grado que le había retirado el Virrey.

Luego de producidos los hechos revolucionarios de 1810, con mucho sacrificio el gobierno patrio pudo alistar una pequeña flotilla compuesta por la goleta “Invencible”, el bergantín “25 de Mayo” y la balandra “Americana” que fueron tripuladas con hombres no muy adiestrados en la vida marinera. Al frente de esa fuerza naval fue puesto Azopardo y el Segundo Comandante fue el Capitán Hipólito Bouchard. A fines de febrero de1811 la flotilla zarpó de Buenos Aires y remontó las aguas del río Paraná. El día 2 de marzo de 1811 se enfrentó en San Nicolás de los Arroyos con una fuerza naval española, comandada por el Capitán de Navío Jacinto de Romarate, compuesta por dos bergantines y dos faluchos. Ese combate, el primero librado por fuerzas navales argentinas, sirvió para demostrar el coraje y patriotismo de nuestros hombres, que sólo debieron ceder ante la superioridad de fuego del enemigo y la pericia de sus muy experimentadas tripulaciones. Azopardo fue hecho prisionero cuando pretendía hacer volar su buque incendiando la santabárbara. Fue trasladado a Montevideo donde se le instruyó un sumario por delito de alta traición y de allí fue remitido a España donde permaneció prisionero durante nueve años.

En 1820 debido a una insurrección que estalló en la península, fue liberado y pudo regresar a Buenos Aires, puerto al que arribó el 26 de agosto de 1820. El gobierno lo reincorporó al servicio con el grado de Teniente Coronel. En esa época Buenos Aires se hallaba en lucha contra el caudillo entrerriano Francisco Ramírez y dispuso el envío de una escuadrilla compuesta por ocho naves, al mando del Coronel Zapiola; Azopardo era el Segundo Comandante de esa fuerza. El 26 de julio de 1821 se libró un combate en la boca del río Colastiné contra las naves de Ramírez, y nuevamente, Azopardo tuvo principalísima actuación para volcar la victoria hacia las fuerzas de Buenos Aires. Posteriormente Azopardo fue designado en el cargo de Capitán del Puerto de Buenos Aires y Jefe de Matrículas. Como tenía grandes conocimientos en todo lo referente a la navegación y al comercio marítimo y fluvial, aportó interesantes iniciativas que redundaron en beneficio de la repartición a su cargo. En ejercicio del mismo le fueron extendidos los despachos de Coronel (7 de mayo de 1824). A fines de 1825, el Imperio del Brasil le declara la guerra a nuestro país, que en ese momento prácticamente carecía de poder naval. En forma apresurada y venciendo muchas dificultades es alistada una escuadra que es puesta a las órdenes del Almirante Brown. Azopardo es el segundo jefe de la misma y a la vez comanda el bergantín ”General Belgrano”.

El 9 de febrero de 1826, Brown enfrenta por primera vez en la guerra a las fuerzas

navales brasileñas, y en la acción toma parte Azopardo. Debido a una mala interpretación de señales Azopardo no puede apoyar con su nave al buque de Brown, y el Almirante aprecia que hubo debilidad en parte de los comandantes de las naves de su escuadra, entre las cuales se cuenta Azopardo. Pasa un parte al gobierno censurando la actitud de aquellos subordinados que él estima que prácticamente lo habían abandonado en el combate. A raíz de esta situación, se inicia un sumario, finalizando el procedimiento mediante una resolución del Presidente de la República Bernardino Rivadavia, dictada el 20 de diciembre de1826, por la cual se archivan las actuaciones sin afectar el buen nombre y honor de los inculpados. No obstante, Azopardo no quiso continuar en servicio y el 3 de febrero de 1827 solicitó y obtuvo el retiro.

Sin contar con muchos medios financieros, debió vivir en Buenos Aires llevando una existencia de sacrificios y privaciones, en compañía de su esposa María S. de Pérez Rico.

Falleció el 23 de octubre de 1848 Azopardo fue considerado como “el primer jefe de la Escuadra Naval”.

Cuatro buques de la Armada Argentina llevaron su nombre: Remolcador y Transporte (1885), Remolcador (1923), Fragata (1958), Guardacosta (1962).

Juan Bautista Azopardo.jpg

Juan Bautista Azopardo (Senglea, Malta, 20 de febrero de 1772 – Buenos Aires, 23 de octubre de 1848) fue un militar y corsario maltés que luchó al servicio de Holanda, España y de Argentina

El apellido original de la familia es Azzopardi, y varios miembros de su familia son actualmente prósperos comerciantes y empresarios de la Isla de Malta.

· Sus comienzos

Estudió de muy joven construcciones navales en el arsenal francés de Tolón. Se desempeñó como corsario con patente de Holanda contra Inglaterra y con patente de España contra la misma nación.

Durante la guerra entre Holanda e Inglaterra sirvió en la goleta “The Hoop” y participó en la captura de la fragata inglesa Neptuno que arribó al puerto de Montevideo como presa el 21 de enero de 1804. La misma tenía 256 esclavos a bordo y el Capitán de Presa era el francés Hipólito Mordeille.

Su arribo al Río de La Plata se produjo durante los primeros años del siglo XIX.

· Invasiones Inglesas

Sirvió como Segundo Comandante de la Fragata Corsaria “Dromedario” de patente de Montevideo, cuyo capitán era el francés Hipólito Mordeille. En dicha nave se transportaron a Buenos Aires parte de las fuerzas de reconquista durante la primera de las Invasiones Inglesas, en 1806. Junto con su capitán y el resto de la tripulación del Dromedario realizaron con otras fuerzas el asalto final a la fortaleza de Buenos Aires, donde estaba el último bastión del general invasor William Carr Beresford.1​

Durante la Segunda Invasión Inglesa, en 1807, transportó la artillería por el río Paraná desde Olivos a Buenos Aires, para su defensa. Por su valor y arrojo, el gobierno español lo premió con el grado de teniente coronel de las Milicias Urbanas.

El 17 de noviembre de 1807, Santiago de Liniers le firmó en Buenos Aires la patente de corso para la goleta La Mosca. El armador fue Anselmo Sáenz Valiente. La patente venció en 1808, retirándose entonces Azopardo definitivamente de la actividad corsaria; el virrey Cisneros le retiró su cargo militar.

· Emancipación argentina

Se unió a las fuerzas criollas en la Revolución de mayo de 1810, y se le repuso el grado militar.

Tras los resultados negativos en la campaña del Paraguay, Manuel Belgrano debió solicitar refuerzos a Buenos Aires para poder mantener la posición en dicha región. La Junta no podía franquearlos a través de Entre Ríos, por estar controlados los ríos por Gaspar de Vigodet y sus naves realistas.

A fines de 1810 la Junta de Gobierno entregó al teniente coronel Azopardo el mando de la primera Armada Nacional, compuesta por tres naves, cuya misión sería proteger el avance de la expedición de refuerzos para Belgrano en sus operaciones en el Paraguay. Las naves de la pequeña escuadra eran la goleta Invencible, el bergantín 25 de Mayo y la balandra Americana, y su segundo comandante fue el capitán Hipólito Bouchard.

En el Combate de San Nicolás, el 2 de marzo de 1811, se vio obligado a enfrentar a una escuadra realista superior en naves y capacidad de fuego, y fue herido seriamente y hecho prisionero. En consecuencia, Belgrano debió firmar un acuerdo para abandonar el Paraguay.

Preso de los españoles, Azopardo fue trasladado primero a Montevideo y desde allí en la Fragata “Efigenia” a Cádiz, en cuya Cárcel Real permaneció casi 5 años, en medio de grandes penurias.

Conoció a una asidua visitante al penal, María Sandalia Pérez Rico, con quien se casó y tuvo su único hijo en 1814. Por orden del Secretario de Gobierno del Triunvirato porteño, el agente Andrés Arguibel intentó, con un subsidio mensual, aliviar o morigerar la pena. Sin embargo, las autoridades españolas, recelosas por una posible fuga, decidieron enviarlo a un régimen más riguroso en Ceuta. Allí compartió prisión con Juan Bautista Túpac Amaru, hermano del inca Túpac Amaru. Fue, según relata en sus Apuntes, condenado tres veces a muerte y no se cumplieron esas sentencias. Casi cinco años más de prisión purgó en esa localidad del norte de África.

Tras la revolución de 1820, que culminó con el inicio del Trienio Liberal en España, se decidió la liberación de los independentistas americanos presos, con lo que Azopardo fue excarcelado.Debido a la inestable situación política, y tras despedirse de su esposa e hijo, embarcó hacia Buenos Aires. Su familia lo acompañaría casi dos años después.

· Guerra del Brasil y últimos años de servicio

Reconocido con el grado de coronel, entre 1821 y 1826 dirigió la capitanía del puerto de Buenos Aires. Compró una modesta vivienda en los fondos de la Iglesia de San Nicolás de Bari, en las actuales Corrientes y Libertad, la que sería, a la postre, su última morada.

El 3 de febrero de 1827 solicitó y obtuvo su retiro. No obstante, poco después se unió a la Guerra del Brasil, como comandante del bergantín General Belgrano y segundo del almirante Guillermo Brown. La escuadra argentina debió enfrentar a una armada brasileña cuantitativa y cualitativamente muy superior. Tras el primer combate, en Punta Colares, Brown exigió al gobierno la separación de varios jefes militares, entre ellos Azopardo, que fueron sometidos a un consejo de guerra el 16 de agosto de 1826.

En diciembre, el tribunal libró a los cuatro capitanes de culpa, considerando que habían actuado apropiadamente, y que una vez empeñado el combate lo habían sostenido, como demostraban sus bajas y los daños sufridos. No obstante, Azopardo no se reincorporó a la escuadra y permaneció alejado de las luchas políticas.

Falleció el 23 de octubre de 1848 en Buenos Aires.

· Homenajes

En San Nicolás de los Arroyos existe una columna erigida en su memoria: tiene 26 m de altura, está revestida en mármol travertino y se realizó con fondos federales para homenajear la Batalla Naval de San Nicolás. El diseño es del capitán de fragata Jorge Servetti Reeves, militar, arquitecto y escritor argentino que en la década del 40 proyectó el Edificio Libertad, sede de la Armada Argentina. La columna tiene sobre sus laterales norte y sur textos en bajo relieve que exaltan las acciones navales allí ocurridas.

En dicho monumento, ubicado en calle Pellegrini y la Barranca, está sepultado el héroe, en una cripta ad hoc.

Cuatro buques de la Armada Argentina llevaron su nombre: Remolcador y Transporte (1885), Remolcador (1923), Fragata (1958), Guardacosta (1962).

También existe una punta que lleva su nombre en la provincia de Santa Cruz, en la Patagonia Argentina. En dicha punta existe una baliza de la Marina Argentina que lleva el mismo nombre.

Desde 1960 existe en Azul (Buenos Aires) el Arsenal Naval Azopardo.2​

Referencias

1. Volver arriba↑ Los marinos en las invasiones inglesas Escrito por Laurio Hedelvio Destéfani. Pag 373

2. Volver arriba↑ «Aniversario del Arsenal Naval Azopardo». Diario El Tiempo de Azul. 9 de enero de 2015. Archivado desde el original el 4 de marzo de 2016.

· Azopardo, Mercedes G. (1963). «Coronel de Marina Juan Bautista Azopardo». En Piccirilli, Ricardo y Gianello, Leoncio. Biografías Navales Argentinas. Secretaría de Estado de Marina.

Se el primero en comentar en "23 DE OCTUBRE DE 1848 FALLECE EL CORONEL DE MARINA JUAN BAUTISTA AZOPARDO"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*