PRESUPUESTO 2019 – NACIÓN VS. PROVINCIAS y  BS.AS – BIENES PERSONALES

Mientras “calman” a 22 provincias con $1.000 millones Buenos Aires patalea, la Corte pide 1.600 para sueldos y Picheto hace un juego peligroso.

Mientras intentan calmar a 22 provincias, en el marco de la negociación por el Presupuesto 2019 y en medio de los ajuste y recortes, con unos $1.000 millones en compensación por la eliminación del Fondo Sojero, la Corte Suprema envió una solicitud formal a la Jefatura de Gabinete para que le giren $1.600 millones para aumentos de salarios. “Semanas atrás, una delegación de diputados bonaerenses viajó a USA. Entre las entrevistas que realizaron alguna de ellas fue con diversos bancos de inversiones. De allí se trajeron la idea que no hay mercado para la provincia de Buenos Aires con más de 700 puntos de riesgo-país el costo del endeudamiento podría oscilar el 14% en dólares. Inviable”. Miguel Pichetto impulsará cambios en bienes personales: quiere que las viviendas familiares no paguen el tributo. Ya venía cuestionando el aumento en ese tributo cuando se discutió en Diputados, pero lo aceptaba como una compensación a las provincias por la eliminación del Fondo Sojero y el ajuste pactado con el FMI.

La Corte Suprema con todos sus integrantes.

El Gobierno nacional envió ayer unos 1.000 millones de pesos para que se repartan en partes iguales entre gobernadores e intendentes para calmar la ansiedad de los mandatarios y jefes comunales en el marco de los ajustes y recortes.

Desde Casa Rosada buscan además mostrar que cumple en tiempo y forma con sus acuerdos, en medio de la dura negociación por el Presupuesto 2019.

Los fondos corresponden al primer desembolso del “Programa de Asistencia Financiera a Provincias y Municipios”, una compensación que se creó a través de un decreto, el 836, con “el objetivo de asistir financieramente a las provincias que hayan aprobado el Consenso Fiscal”.  El programa se encuentra bajo el control del Ministerio de Interior, que conduce Rogelio Frigerio, uno de los principales negociadores del Gobierno para sacar el Presupuesto.

La compensación es apenas un alivio para un recorte mayor: la eliminación del Fondo Sojero, decidida a mediados de agosto por el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, cuando decidió pasarse a una meta de déficit cero. Creado por el kirchnerismo, preveía repartir el 30% de los derechos de recaudación a la exportación de soja a provincias y municipios. Cuando lo dieron de baja, en Nación aseguraron que implicaría un “ahorro” para sus cuentas de $8.500 millones en 2018 y $26.500 millones en 2019.

Pero la queja inmediata de gobernadores e intendentes, obligó al Gobierno a una compensación de unos 4.000 millones, para septiembre, octubre, noviembre y diciembre, dividido en cuatro cuotas. Ayer se transfirió la primera: $942.043.331.

Todo esto, como se mencionó, ocurre en medio de la tensa negociación por el Presupuesto. Aunque en el oficialismo se hable de un camino despejado para aprobarlo el 14 de noviembre, o más tardar el 21, la puja por los fondos, se descuenta, seguirá hasta la sesión misma cuando se trate el proyecto.

Respecto al paliativo de los 1.000 millones, se reparte entre 22 de las 24 provincias. Las dos que no firmaron el Pacto Fiscal en 2017 quedan afuera: son San Luis y La Pampa.

En paralelo, la Corte Suprema reclamó $1.600 millones para subir 20% el salario de los judiciales. Lo hizo a través de una acordada al Poder Ejecutivo para que le autorice el giro. Con este refuerzo, los salarios de esos trabajadores se incrementarán 40% en el año.

El pedido de la Corte es, en efecto, un formalismo para que el jefe de Gabinete, Marcos Peña, realice la modificación de las partidas presupuestarias.

Los jueces del máximo tribunal resolvieron que la suba se dará e n dos tramos: 10% a partir del 1 de octubre y otro 10% desde el 1 de diciembre. Este nuevo incremento se suma a otros dos de 10% que ya se pagaron en 2018.

“Sin otro particular, y a la espera de una resolución favorable sobre el requerimiento realizado, lo saludamos a usted muy atentamente”, finaliza el escueto texto enviado a Marcos Peña.

La nota lleva la firma del presidente de la Corte, Carlos Rosenkrantz, y la vicepresidenta, Elena Higton de Nolasco. Asimismo, acompañan los jueces Horacio Rosatti, Ricardo Lorenzetti y Carlos Maqueda.

Este pedido fue realizado por la Corte una semana después de que Cambiemos frenara en el Congreso un tratamiento exprés de un proyecto de ley de la Unión Cívica Radical para que todo el Poder Judicial sea afectado al pago del impuesto a las Ganancias.

En la madrugada del jueves 25 de octubre quedó en evidencia que una importante cantidad de diputados está a favor de que todos los jueces, sin excepción, empiecen a pagar el impuesto a las Ganancias.

Por eso Cambiemos, en acuerdo con la oposición, se comprometió a tratar en comisión el proyecto del radicalismo que elimina este beneficio histórico en los próximos días, para llevarlo al recinto antes de fin de año.

Este beneficio para jueces, fiscales y defensores federales, del que también gozan los empleados judiciales, está vigente de manera formal gracias a la acordada 20 de la Corte Suprema de Justicia de 1996, que los exime del pago de Ganancias.

Ese mismo año, con Carlos Menem de presidente, el Congreso sancionó la ley 24.631 e hizo caer la exención del Impuesto a las Ganancias para los legisladores y jueces.

Diputados y senadores empezaron a pagarlo sobre el básico, pero a los pocos días la Corte Suprema dict ó la acordada 20/96 que consideró “inaplicable”esa norma para los magistrados y así instauró este privilegio hasta nuestros días.

A fines de 2016, durante el gobierno de Mauricio Macri, el Congreso aprobó una ley que estableció que “todos los magistrados, funcionarios y empleados en los poderes judiciales y o del Ministerio Público, tanto de la Nación como de las provincias o de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, cuya designación hubiera ocurrido a partir del 1° de enero de 2017, estarán alcanzados por el Impuesto a las Ganancias”.

Pero siguen eximidos quienes ya estaban en funciones antes de esa fecha. Es decir la gran mayoría de los magistrados.

·       NACIÓN VS. PROVINCIAS Y DE BS.AS: ¿La Casa está en orden? Naaaaaa…

“Semanas atrás, una delegación de diputados bonaerenses viajó a USA. Entre las entrevistas que realizaron alguna de ellas fue con diversos bancos de inversiones. De allí se trajeron la idea que no hay mercado para la provincia de Buenos Aires con más de 700 puntos de riesgo-país el costo del endeudamiento podría oscilar el 14% en dólares. Inviable”, cuenta Sebastián Dumont. ¿Y entonces qué pasará?

En días de mayor bonanza, María Eugenia Vidal y 135 alcaldes bonaerenses.

El recuerdo a Raúl Alfonsín al cumplirse 35 años de su triunfo en las elecciones del 30 de octubre de 1983 reunió el consenso de toda la clase política. Es más, hubo homenajes que mostraron juntos a Mauricio Macri y Ricardo Alfonsín, quien viene planteando diferencias importantes con la marcha del gobierno. Su padre, nunca lo hubiera imaginado aliado del actual Presidente.

De aquellos años se inmortalizó la frase “La casa está en orden”. Pero los tiempos cambian. ¿El arte de lo posible en la política puede lograr que la sangre no llegue al río en la relación gobierno nacional y provincial?

Incógnitas que no terminan de develarse con claridad, a pesar de los gestos de distensión que trataron de mostrarse en las últimas horas.

La principal puja es por la plata, el dinero, los recursos que tendrá a su disposición la provincia de Buenos Aires el año próximo.

El lunes 05/11 llegará a la Legislatura provincial el Presupuesto 2019. Es conocida la tensión puesta de manifiesto la semana pasada por el ministro de Gobierno, Joaquín De la Torre, que se intentó enfriar el fin de semana en varias notas periodísticas. Allí se analizaba si los dichos del ministro obedecían a un intento de preparar una hipotética salida o al pensamiento de María Eugenia Vidal.

¿Alguien podría querer irse diciendo en público lo que piensa en privado la gobernadora? Sería muy raro. Y mucho más viniendo de alguien con la experiencia que da gobernar en el conurbano donde estás batallas son moneda corriente.

“Si Macri cuida así a María Eugenia Vidal con el tema de los recursos y los recortes, está haciendo kirchnerismo explícito”, reflexiona ante este medio un experimentado legislador que se apresta a discutir la ley de leyes. Todo ello, siempre y cuando no haya una reparación monetaria a lo que va a perder Buenos Aires.

En las últimas horas creció la versión que una vez aprobado el Presupuesto Nacional, Macri va a resarcir de alguna forma las arcas del gobierno de “su mejor alumna”Nadie come vidrio. La realidad social del conurbano nunca dejó de ser un polvorín. Ahora aparecen notas todos los días alertando de esta realidad y dando cuenta de los refuerzos alimentarios que llegarán vía Desarrollo Social de Nación y de Provincia. Nada nuevo para quienes siguen estas columnas. Profundizar el ajuste será comenzar a despedirse del éxito electoral. No hay FMI que pueda resolver la actualidad del Gran Buenos Aires.

Pero a todo ello hay que sumarle un elemento más grave aún. No sólo el presupuesto es todo un tema e n la discusión que viene en la Legislatura. Sobre todo, el endeudamiento que debe tomar el gobierno de Vidal para llegar a cubrir el gasto corriente. Las dificultades no sólo son locales donde se necesitan los dos tercios de los votos para aprobarlo, sino la realidad de la economía Argentina.

Semanas atrás, una delegación de diputados bonaerenses viajó a USA. Entre las entrevistas que realizaron alguna de ellas fue con diversos bancos de inversiones. De allí se trajeron la idea que no hay mercado para la provincia de Buenos Aires con más de 700 puntos de riesgo-país el costo del endeudamiento podría oscilar el 14% en dólares. Inviable.

La necesidad de una mayoría especial para aprobar hipotético endeudamiento será cuestión a negociar con intendentes del PJ y con el Frente Renovador.

Sergio Massa dejó trascender que él delegaría la discusión en sus diputados, que pedirían entre otras cosas, desdoblar elecciones locales. No es tan cierto. La idea es más del oficialismo que de la oposición. A pesar de la difusión del calendario electoral, en la provincia no se resignan a eliminar las PASO para no darle lugar al peronismo en su rearmado y unificación.

El intendente de Vicente López, Jorge Macri, encabeza la movida que ya genera tensión en el propio bloque de Cambiemos.

El peronismo observa mientras intenta acomodar sus propias internas. Tarea nada sencilla donde se mezcla de todo. Van desde los más dialoguistas hasta los ultras. Por eso no llamó la atención que el jueves en San Miguel, Guillermo Moreno, lanzará la candidatura a gobernador de Santiago Cúneo, quien prometió “meter presa” a Vidal.

En el escenario estaba el concejal y ex funcionario de Daniel Scioli, Franco La Porta. S u nombre siempre circula como posible incorporación por la oposición en los cargos que le corresponden en los organismos bonaerenses como el tribunal de cuentas o Banco Provincia. La negociación del Presupuesto con los intendentes del PJ definirá esa cuestión. Dudoso beneficio le traerá esa foto. ¿La Casa está en orden?

·        Juego peligroso de Pichetto: Se mete con el bolsillo de los gobernadores

Miguel Pichetto impulsará cambios en bienes personales: quiere que las viviendas familiares no paguen el tributo. Ya venía cuestionando el aumento en ese tributo cuando se discutió en Diputados, pero lo aceptaba como una compensación a las provincias por la eliminación del Fondo Sojero y el ajuste pactado con el FMI. Con el proyecto en el Senado y separado del Presupuesto -como él mismo le pidió al Gobierno antes de que se presentara en el Congreso-, este martes (30/10) intentará convencer a las provincias de excluir a la clase media del pago del impuesto. Se trata de un sector al que apunta electoralmente desde el peronismo federal, espacio desde el cual se postula candidato presidencial con recorridas de campaña. La jugada es peligrosa porque los gobernadores no quieren perder ingresos por esa modificación, así que el senador rionegrino intentará convencerlos. El Gobierno –al que Pichetto le garantizó los votos para el Presupuesto- está dispuesto a acompañarlo, siempre y cuando logre el apoyo de los mandatarios provinciales.

El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, y el senador Miguel Ángel Pichetto, en el Salon Azul del Senado. Foto NA: Charly Diaz Azcue / Comunicacion Senado

Este martes (30/10) cerca del mediodía, Miguel Ángel Pichetto se reunirá con varios gobernadores para convencerlos de modificar el proyecto de ley de Bienes Personales, -que tiene media sanción de Diputados- y excluir a la clase media mediante la eximición de las viviendas familiares valuadas en hasta $ 18 millones.

La propuesta del senador rionegrino tiene, en principio, el aval del Gobierno nacional pero depende de los gobernadores ya que se trata de un impuesto coparticipable con el que los mandatarios provinciales esperaban compensar la pérdida de recursos por la eliminación del Fondo Sojero y el ajuste incluido en el Presupuesto por el acuerdo con el FMI.

El cambio que pide Pichetto apunta a beneficiar a la clase media, un sector al que apunta electoralmente desde el peronismo federal, espacio desde el cual se postula como candidato presidencial con recorridas de campaña que ya viene realizando. La jugada es peligrosa porque los gobernadores no quieren perder ingresos por esa modificación, así que el senador rionegrino intentará convencerlos.

El Gobierno –al que Pichetto le garantizó los votos para el Presupuesto- está dispuesto a acompañarlo, siempre y cuando logre el apoyo de las provincias ya que se trata de un impuesto coparticipable. El legislador asegura que el impacto fiscal es pequeño.

Antes, este lunes (29/10) durante la visita a la Comisión de Presupuesto del ministro de Economía Nicolás Dujovne para defender la ‘ley de leyes’ con media sanción de Diputados, Pichetto le aseguró a Cambiemos los votos para convertir en ley el cálculo de gastos e ingresos de la Administración ce ntral para 2019. Además, el ministro se llevó el borrador de la modificación que pretende en bienes personales.

Pichetto ya venía criticando el aumento en se gravamen desde su discusión en Diputados. Durante el coloquio de IDEA dijo: “El ajuste ya se hizo sobre los sectores del trabajo con devaluación, inflación y salarios a la baja. No estoy de acuerdo con aumentar Ganancias y con los impuestos al petróleo en la Patagonia. Y las retenciones generan incertidumbre“.

El titular de la comisión de Presupuesto en Diputados, el macrista Luciano Laspina le recordó a Pichetto en ese panel: “En las negociaciones con las provincias, los gobernadores buscaron compensación de ingresos y exigieron bienes personales como compensación“.

Luego, tras la media sanción en Diputados, Pichetto criticó la exclusión del campo del pago del tributo y empezó a reclamar la eximición para las viviendas familiares. Uno de esos reclamos los hizo después de un acto proselitista el jueves 26/10, cuando dijo: “En principio vamos a acompañar al presupuesto. Eso sí, vamos a discutir lo de bienes personales. Así como se excluyó al campo de ese impuesto porque hay que alentar la exportación, hay que separar al bien familiar que se usa para vivir, en algunos casos“.

El senador dijo que ese gravamen “le pega de nuevo a la clase media argentina, a la gente de trabajo”, y explicó que “hay que separar al dueño de un departamento o de una propiedad que lo usa como destino familiar. Tenemos que tener un esquema de equilibrios y esto lo vamos a discutir”.

Si Pichetto logra la modificación en Bienes Personales, volvería a diputados en revisión, pero al estar separado de Presupuesto no demorará la sanción de la ley de gastos e ingresos del Estado. De hecho el propio Pichetto había pedido separar ambas leyes.

La idea del senador del PJ es que sean excluidos de pagar el impuesto los inmuebles que sean usados como “casa-habitación” y que tengan una valuación de hasta $ 18 millones equivalente a US$ 475.000.

Esa modificación le significaría al Estado recaudar unos $ 3.000 millones menos de un impuesto que pretende generar un ingreso de $ 35 mil millones cuyos $ 14 mil millones irían para las provincias.

Ayer, en la comisión de Presupuesto, Pichetto admitió: “vamos a eximir a los que tienen vivienda única y familiar, pero antes veremos el costo fiscal porque las provincias requieren de recursos“.

El líder de la bancada del peronismo no kirchnerista buscará este martes convencer a los mandatarios provinciales de sus cambios, sabe que en esa reunión se juega en parte su autoridad dentro del espacio del peronismo federal y podría avanzar un casillero en sus aspiraciones electorales.

 

Por Arq. José Marcelino García Rozado

Buenos Aires, 31 de octubre de 2018

 

 

Se el primero en comentar en "PRESUPUESTO 2019 – NACIÓN VS. PROVINCIAS y  BS.AS – BIENES PERSONALES"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*