TRENQUE LAUQUEN UNIDOS – TARIFAZOS, IMPUESTAZOS, REVALUAZOS…

“Sin cortocircuitos”: El mensaje que intentarán dar Macri y Vidal. Al final, Mariú está a la cabeza de la ofensiva recaudatoria

En medio de la tensión por la actualización del Fondo del Conurbano, el presidente Mauricio Macri y la gobernadora María Eugenia Vidal se mostrarán en Trenque Lauquen para ofrecer la imagen que espante los rumores sobre cortocircuitos en la relación. Una andanada de tarifazos superiores al 1.000% de luz, gas y agua; otro tanto por revalúo inmobiliario para cobrar el impuesto provincial; ABL municipal en la misma línea, y más de lo mismo para el millón largo de alcanzados por el invento de bienes personales, que se aplica a quienes nada más tengan una propiedad y un automóvil que al “precio de mercado” que fijen los organismos superen los $2 millones, todo junto constituyen las expensas que pretenden cobrar los gobernantes del país a los mismos contribuyentes de siempre. Prevalece la voracidad recaudatoria por sobre cualquier análisis de lo que, según quién se trate, los bolsillos pueden apechugar y lo que no. En qué situación se encontrarían los 12 millones de asalariados registrados, entre públicos y privados, si se pasara el peine fino: cuántos han sido afectados por la problemática laboral, cómo incidió la diferencia entre la inflación y los ajustes salariales en la capacidad adquisitiva de los ingresos. Yendo a los jubilados que tienen su casa y algún ahorro para afrontar la pasividad: si están en condiciones de destinar los diezmados recursos a saciar la voracidad fiscal, si los jóvenes que compraron vivienda con un crédito UVA encima deben tributar sobre el valor de lo que están pagando como si lo hubieran cancelado en su totalidad. Tildar todos estos interrogantes llevaría a una instancia de debate que la dirigencia argentina no se decide a encarar: cómo hacer para desarrollar la economía y repartir equitativamente tanto ingresos como cargas.

Mauricio Macri y María Eugenia Vidal, la misma cosa.

Luego de la tensión por el reclamo por la actualización del Fondo del Conurbano para hacerle frente a la devaluación, el presidente Mauricio Macri y la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, se mostrarán juntos hoy en el partido de Trenque Lauquen en una reunión de Gabinete ampliado.

El encuentro, que se llevará a cabo a las 14, buscará mostrar que, pese a los planteos provinciales de ampliar en $19 millones la partida de fondos en ese concepto, entre los principales referentes del PRO no hay resquemores.

Tras los cruces entre el ministro de Gobierno provincial, Joaquín de la Torre, y el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, el jefe de Estado y la mandataria bonaerense estarán juntos para formar parte de la primera reunión de Gabinete ampliado itinerante, lo cual funcionará como una “foto” para espantar los rumores sobre cortocircuitos en la relación.

Más tarde, a las 16.15, el líder del PRO tiene previsto mantener una reunión con representantes de la Mesa de Cultivos Extensivos, mientras que concluirá su agenda oficial a las 18.15 cuando encabece una reunión de seguimiento de la Mesa de Obras Hídricas.

·       Tarifazos, impuestazos, revavaluazos … Al final, Mariú está a la cabeza de la ofensiva recaudatoria

Una andanada de tarifazos superiores al 1.000% de luz, gas y agua; otro tanto por revalúo inmobiliario para cobrar el impuesto provincial; ABL municipal en la misma línea, y más de lo mismo para el millón largo de alcanzados por el invento de bienes personales, que se aplica a quienes nada más tengan una propiedad y un automóvil que al “precio de mercado” que fijen los organismos superen los $2 millones, todo junto constituyen las expensas que pretenden cobrar los gobernantes del país a los mismos contribuyentes de siempre. Prevalece la voracidad recaudatoria por sobre cualquier análisis de lo que, según quién se trate, los bolsillos pueden apechugar y lo que no. En qué situación se encontrarían los 12 millones de asalariados registrados, entre públicos y privados, si se pasara el peine fino: cuántos han sido afectados por la problemática laboral, cómo incidió la diferencia entre la inflación y los ajustes salariales en la capacidad adquisitiva de los ingresos. Yendo a los jubilados que tienen su casa y algún ahorro para afrontar la pasividad: si están en condiciones de destinar los diezmados recursos a saciar la voracidad fiscal, si los jóvenes que compraron vivienda con un crédito UVA encima deben tributar sobre el valor de lo que están pagando como si lo hubieran cancelado en su totalidad. Tildar todos estos interrogantes llevaría a una instancia de debate que la dirigencia argentina no se decide a encarar: cómo hacer para desarrollar la economía y repartir equitativamente tanto ingresos como cargas.

María Eugenia Vidal.

Del millón largo de casas y departamentos cuyos propietarios ya venía pagando el impuesto nacional a los bienes personales, más de la mitad está localizada en territorio bonaerense, en su inmensa mayoría en el conurbano, donde la gobernación de María Eugenia Vidal, para el ejercicio en curso, implementó un leading case recaudatorio que ahora habrá de generalizarse, al aumentar en muchos casos arriba del 1.000% la valuación que se toma para aplicar la tasa inmobiliaria, aduciendo que era para situarla a niveles de mercado.

Seguramente la popularidad que le asignan las encuestas a la mandataria inspiró a sus colegas provinciales a imitarla en la exacción que pesa sobre los bienes visibles de la ciudadanía, lo cual quedó establecido en el Consenso Fiscal firmado en diciembre del año pasado, en el cual se decidió que Bienes Personales e Inmobiliario compartan la misma base de cálculo en cada jurisdicción, aproximada a los precios de un mercado que se caracterizan por ser especulativos, y que el criterio sea el mismo para todos.

El gobierno, mediante el decreto 938/18, rubricó el acuerdo que involucra a la clase política con la creación del Organismo Federal de Valuaciones Inmuebles, desde el que representantes de la Jefatura de Gabinete, la AFIP y las provincias se esmerarán para que la cotización fiscal de casas y terrenos tienda “a reflejar la realidad del mercado inmobiliario y la dinámica territorial”.

Para que la inflación juegue a favor de esta versión moderna de los publicanos del imperio romano el truco consiste en legislar escalas fijas en los mìnimos no imponibles, que enseguida se desactualizan, como sucede con ganancias e incorpora de este modo a los que estaban exentos a medida que adquiere velocidad la carrera precios-salarios.

El proyecto de Bienes Personales ínclito en el presupuesto repite la trampita y hace que a medida que sube el IPC no sólo se amplíe la base, sino también que los que están en una categoría vayan a la siguiente, en este caso, al 31 de diciembre del año entrante, serán 3 para la redistribución sin tocar los segmentos dispuestos para este año. No es poco al tratarse de tasas de inflación del 50% en 2018 y la hipotética baja a la mitad en el que viene que ni los que hicieron los números se la creen.

·       Varias facturas de lo mismo

El impuestazo, como los monstruos de mil cabezas, toma la forma de varias facturas que son emitidas por la nación, provincias y los municipios, que ahora se ponen de acuerdo en la suba de las alícuotas, lo mismo que en el valor de la casa y terrenos sobre los cuales se tributa.

El tributarista César Litvin explicó a Ámbito Financiero que “las provincias tiene alícuotas altas del Inmobiliario porque las valuaciones son bajas”, y advirtió que “si suben las valuaciones van a tener que bajar las alícuotas”.

Pero eso no sucede y si no basta con echar un vistazo al esquema impositivo para 2019 que consta en el proyec to de presupuesto de la provincia de Buenos Aires y contiene nuevos aumentos, entre 40% y 50% promedio, en el impuesto inmobiliario que deberán pagar los dueños de viviendas, lotes y campos.

Sobre llovido mojado, se aplicarán sobre las revaluaciones que superaron el 1.000% y le permitirán a la Agencia Recaudadora de Buenos Aires (ARBA) embolsar este año por ese concepto unos $22.900 millones, o sea 55% más que el período anterior.

La Administración Vidal va por más en materia de patrimonios. En todo el territorio bonaerense hay 6,7 millones de partidas, de las cuales 110.000 corresponden a urbanizaciones cerradas, que gracias a los operativos de control en countries espera duplicar y subir en más de $2.000 millones los ingresos.

ARBA estima que los barrios cerrados por ser notificados aportaban alrededor de $ 190 millones anuales de Impuesto Inmobiliario, y que con la nueva metodología de valuación, que los califica como en desarrollo, se irán a $ 700 millones.

Pero en cuanto los terminen y sean considerados tierra urbana country, las entradas por esa vía saltarán a $ 1.780 millones.

Si de verdad campeara la equidad social en la tributación, este supuesto avance sobre los que más tienen debería dar pie a reducir la carga de los que vienen más abajo, pero la consigna es seguir aumentando duro y parejo.

Es cierto que el impuesto inmobiliario a lo largo de los años había perdido participación en la recaudación provincial: en 2016 representaba el 6% cuando en 1995 ocupaba el 17%, pero el revalúo inmobiliario realizado por ARBA hace 2 años convirtió al impuesto inmobiliario urbano en un golpe adicional al bolsillo de los bonaerenses, ya castigado por los tarifazos en los servicios públicos y el arrastre sobre el resto de la canasta básica que nadie se salva de afrontar.

Es falso el argumento de ARBA en el sentido de que “la valuación del inmobiliario ha sido actualizada aproximándose al valor de mercado” y “para que el revalúo no afecte significativamente a los contribuyentes, se establecieron topes que limitan el incremento del impuesto”: el denominado valor de mercado es venal y se extrae de las publicaciones de ofertas, que la mayor parte de las veces, al cerrarse las operaciones en cada caso, si es que se concretan, sería en realidad 20% inferior.

El propietario de un inmueble hipotecado, por ejemplo, no sólo tiene que afrontar las cuotas muchas veces indexadas de lo que compró, sino que ahora le cobrarán la triple tributación tomando un valor estipulado como si en realidad la hubiera vendido al precio de oferta, sin regateo.

Ya el Defensor del Pueblo bonaerense, Guido Lorenzino, había advertido que no se podía aplicar de golpe semejante revalúo inmobiliario, sobre todo “en un contexto donde el salario de los trabajadores no le gana a la inflación”, y anticipaba que “este impactante y desproporcionado incremento disparará aún más las subas del agua y la luz, las de las tasas municipales y de bienes personales”.

No sólo se cumplieron esos pronósticos, sino que el revalúo se nacionalizó y ni siquiera se mantuvo la minirreforma de ganancias de 2016, que disminuía el peso de bienes personales a la mitad, porque actualmente, en cuanto el Ministerio de Economía y los auditores del Fondo Monetario Internacional vieron que entre enero y septiembre el tributo había recaudado $11.584 millones, con una merma de casi 30% respecto del año pasado, dieron marcha adelantepara que en 2019 adicionalmente recaude $30.000 millones más, según informó el Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF).

De esa torta agrandada participa el Fondo de Autarquía de la AFIP con 1,9%. De lo que queda se saca una suma fija de $3.000.000 para el Incucai. Del resto se reparte 6,27% a las provincias para las cajas de jubilación que no fueron transferidas a la Nación. Y del 93,73% restante se distribuye 1% al fondo de Aportes del Tesoro Nacional (ATN), 41,64% queda para la Nación y 57,36% para las provincias.

 

Por RUBÉN CHORNY y Dr. GREGORIO REYNOSO

Se el primero en comentar en "TRENQUE LAUQUEN UNIDOS – TARIFAZOS, IMPUESTAZOS, REVALUAZOS…"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*