UN LABERINTO FISCAL DE DIFÍCIL SALIDA – EXPRIMIENDO AL CONTRIBUYENTE

Insaciable, el gobierno arremete con más apriete impositivo. El nuevo sistema de la AFIP corrompe el Derecho de Propiedad

¿Cómo se hace para tributar más ganando menos y encima con tarifas y tasas por las nubes? Es la ecuación que deberá resolver la ciudadanía ante el autismo recaudador de los gobernantes, que apela a situaciones económicas pasadas como base de cálculo para las cobranzas presentes. Es lo que terminó generalizando a la clase media un gravamen que estaba dirigido a la riqueza. Y a que, con la experiencia bonaerense como avanzada, se suba fuertemente la base sobre la que se toman esas imposiciones para situarla “a valores de mercado”, inciertos ante el reacomodamiento de la oferta y la demanda que provocan la devaluación y la merma en el nivel de operaciones inmobiliarias. La voracidad fiscal, que va en sentido contrario a la depresión en la que se sumió a la actividad económica en genera l, tampoco tocó el techo, ya que en un par de años tendría que generarse un superávit entre 2 y 4 puntos de un PBI en retroceso, o en el mejor de los casos estancado, para asegurar el repago de un endeudamiento cuyos intereses en total insumirán el año que viene US$14.100 millones, más lo que no se renueve de los US$21.000 millones de los bonos colocados por el Banco Central. Pero además se dio vuelta la tortilla de los subsidios energéticos y, a pesar de los tarifazos que debió absorber la sociedad, el Tesoro le vuelve a pagar fortunas a los productores debido a que la devaluación pegó fuerte sobre los contratos dolarizados. O sea que los traslados de esos mayores costos al consumidor de combustibles y servicios públicos continuarán su marcha, con los justificativos camuflados en la inflación. Miguel Boggiano, Ceo de Carta Financiera, tira el gran ratón: el contexto de endurecimiento financiero internacional no tiene miras de modificarse, el agujero fiscal una Argentina hiperendeudada no será factible de seguir financiándose y la presión tributaria no da para más para una economía que no genera los recursos pueda cubrirla. ¿Qué será de nosotros cuando se acabe la inyección del Fondo Monetario Internacional? Por otra parte; el problema es doble: el gasto público tan voluminoso que precisa financiarse con tributos, y las dificultades para recaudar con tan profunda estanflación casi depresión. Entonces la AFIP (Administración Federal de Ingresos Públicos), refuerza su presión para presionar a los contribuyentes en nombre de un Estado que no le devuelve casi nada a sus ciudadanos. Aquí la más reciente idea del organismo recaudador.

https://cloudfrontcdn.urgente24.com/sites/default/files/notas/2018/11/06/pacman.jpg

Estado argentino muy voraz. Sólo ajusta por más impuestos: inviable.

Impuesto inmobiliario provincial incrementado por el lado de la alícuota y del valor base que se toma en las propiedades para cobrarlas. ABL municipal lo mismo y de la CABA. Anticipos de bienes personales para los que quedan arriba del mínimo no imponible que se toma sobre la situación pasada. Ganancias y/o ingresos brutos extendidos a cualquier transacción, inclusive a las indemnizaciones que se pagan a ejecutivos por despido, por vender una casa, por salarios o jubilaciones que superen un nivel que la inflación se encarga de desactualizar. ¡Un verdadero escándalo por el latrocinio que esto implica!

De yapa, las boletas de luz, gas y agua aterrizan todo el tiempo aumentadas sin que importe la capacidad del usuario, sea hogar, comercio, club, taller, etc., para afrontarlas y con precios dolarizados en un país cuyos costos están pesificados como sus sueldos. ¡Otro robo descarado!

El contribuyente registrado en AFIP y bancarizado se ve, de este modo, compelido a compartir con el fisco una parte cada vez mayor de la diezmada liquidez que queda luego de haber sido sometidos sus ingresos actuales a la quita inflacionaria, y a una imposición terrorífica y cuasi confiscatoria.

En el afán por sacar plata de donde sea, los gobernantes vinculan la exacción impositiva a los estados patrimoniales preexistentes. Un caso entre miles: una familia de gastronómicos que con el esfuerzo de su trabajo había podido comprar hace unos años un local barrial para ponerlo como restaurante y atenderlo con sus propios miembros, ve reducida a la mitad la cantidad de comensales por efectos de la recesión, y simultáneamente la gobernación y/o el municipio –CABA o provincial- le multiplican la tributación y las prestadoras de servicios, como la de agua y electricidad, le caen encima con cuentas superiores a los $50.000. ¿De dónde sacan para afrontar liquidaciones que fueron tomadas sobre su patrimonio de ayer cuando a la caja de hoy le entra mucho menos dinero? ¿Se endeudan? ¿Se vuelven morosos? ¿Cierran?

Conseguir un crédito diferencial para Pymes sin caer en tasas del 78% para arriba o entrar en planes de pagos con los organismos avenidos en acreedores para salir del paso ante semejante imposición implicaría asumir que la voracidad tributaria será transitoria y que hay alguna perspectivas de una recuperación en el consumo para poder resarcirse con futuras facturaciones. ¡No solo nada de eso está a la vista, sino que por el contrario vemos venir un 2019 mucho peor aún y con nuevos impuestos, tasas y contribuciones actualizadas por el nuevo organismo creado por Macri! El ente valuador o revaluador como quieran llamarlo.

· Estrangulamiento fiscal

La Administración Macri arriba a esta instancia de estrangulamiento fiscal con una “deuda pública de un 77% del PBI (75% en moneda extranjera), y serias dificultades para generar ingresos”.

Pero además necesita cubrir “un déficit consolidado del sector público que se ubicaría en el orden del 8,3% del PBI para 2019”, según advierte el Ceo de Carta Financiera, Miguel Boggiano, en un artículo publicado en ambito.com.

Y lo detalla: nada más que de intereses habrá que destinar el 3,3% del alicaído PBI de 2019, unos u$s 14.100 millones, según consta en el Presupuesto que acaba de pasar por el Congreso. A lo que se suma la renta que deberá pagar el BCRA por la gigantesca masa de títulos que emitió para controlar la base monetaria y el tipo de cambio: u$s 21.000 millones adicionales, un 5% del PBI.

El superávit primario de 2/4% que precisaría generarse para asegurar a los acreedores el repago de esta voluminosa cuenta no sólo es imposible que pueda ser extraído de una torta que se achica cada vez más, sino que adicionalmente se complica por el boomerang de los subsidios energéticos.

A punta de tarifazos el gobierno había logrado transferir del Tesoro a los usuarios de combustibles y servicios públicos la política de recuperación de retrasos en los precios dolarizados –nadie sabe bien porqué ya que los combustibles son casi en un 100% nacionales y vamos camino a que quede en poco tiempo saldo exportable a costos que son muy pero muy inferiores a los internacionales; ya que el Millón de BTU cuesta aquí entre U$ 1,5 y 1,8; y el petróleo “medanito” o el de Vaca Muerta cuestan realmente casi la mitad del precio internacional que hoy se les abona a las petroleras de U$ 67 el barril- reconocidos por esta gestión a los productores de gas y petróleo, hasta que la devaluación provocó que se reactivaran los subsidios en $ 185.505 millones hasta septiembre: una suba del 27% con respecto a 2017 destinada a cubrir importaciones de la ex Cammesa, que pese a ser la empresa mayorista del sector eléctrico, utiliza el gas como insumo para generarla en usinas térmicas.

Entre ambos conceptos, de enero a septiembre derivó $ 25.000 millones más que en 2017, lo que representa un crecimiento interanual del 61%. En lo que a energía respecta, chau al déficit 0.

En el caso de los combustibles quedó claro que el plan de aumentos continúa a pesar de que la fórmula de ajuste que combina tipo de cambio y valor internacional del crudo haya ido en sentido contrario, pero como bien sabe el pueblo cuando sube sube, y cuando debiera bajar como mínimo se mantiene estable o como ahora vuelve a subir, con excusas banales, falaces y cuasi delictuales por parte de empresas usureras y funcionarios venales..

El gobierno tiró que aún falta recuperar 9% real, por encima de los demás factores cambiarios y de costos internos, lo cual torna incierta cualquier estimación previa, y como ya dijéramos conforman entre empresarios y funcionarios una “verdadera asociación ilícita”.

La lógica eminentemente recaudadora que guía a la administración del Pro, tanto a nivel nacional como en los territorios bonaerense y porteño que gobierna, se acaba de hacer extensiva a los demás distritos, cuyos mandatarios se involucraron sin resistir demasiado en el revaluazo inmobiliario que aplicó el año pasado Marìa Eugenia Vidal y en este ejercicio intenta convalidar con el 38% presupuestado de incremento en ese impuesto a las propiedades, tomado sobre bases superiores en muchos casos al 1.000% con relación a 2017, con lo cual pretende cobrar 14 veces más que hace 2 años.

Los colegas de otras provincias han sido invitados a llevar también el valor de los inmuebles a precio de mercado a partir de 2020 –un precio que todos sabemos inflado por la “burbuja inmobiliaria” creada por esta administración y que está como mínimo sobrevaluada en un 30%-, de manera de compensar mediante el revalúo de las viviendas las pérdidas en los ingresos que surgieron de la eliminación del fondo del Conurbano en 2017 y del Fondo Sojero en 2018.

Para ello, el cambio del monto por el que se registran las propiedades se implementará mediante el recientemente creado Organismo Federal de Valuaciones, que conformarán representantes de las provincias y miembros del gobierno nacional.

Así y todo, la plata no alcanza y será necesario endeudarse más para atender los gastos, que en el caso de la provincia de Buenos Aires implicaría duplicar la actual, o sea agregar $ 68.500 millones, de los cuales habrá que ver cuánto descuenta del ajuste por inflación del fondo del conurbano reclamado.

Esta demanda es un privilegio de la política, porque de ahí mismo, inclusive, se impide a los gobernados que ajusten por inflación cuando presentan las cuentas a los fiscos. Otra trampa que crea Cambiemos y que termina perjudicando al pueblo argentino, salvo a ese millón de argentinos y extranjeros que pertenecen a la porción para quienes gobierna la administración Macri.

· EXPRIMIENDO AL CONTRIBUYENTE: El nuevo sistema de la AFIP corrompe el Derecho de Propiedad

El problema es doble: el gasto público tan voluminoso que precisa financiarse con tributos, y las dificultades para recaudar con tan profunda estanflación casi depresión. Entonces la AFIP (Administración Federal de Ingresos Públicos), refuerza su presión para presionar a los contribuyentes en nombre de un Estado que no le devuelve casi nada a sus ciudadanos. Aquí la más reciente idea del organismo recaudador.

https://cloudfrontcdn.urgente24.com/sites/default/files/notas/2018/07/31/leandro_cuccioli.jpg

Leandro Cuccioli, jefe de la AFIP.

¡Lo que faltaba! Por si fuera poco, con los actuales análisis sistémicos y las últimas resoluciones de la AFIP, a cargo del flamante ingeniero industrial (?) Leandro Cuccioli, se suma al SIPER (sistema donde nos clasifican y nos persiguen con una letra a cuesta), un nuevo elemento: el Sistema de Capacidad Económica Financiera (CEF).

El CEF fue creado por la resolución general de AFIP N°4294 publicada en el Boletín Oficial el 14 de agosto del 2018, (rige desde el 26/09/18) mediante el cual, se aprueba un nuevo “indicador de Gestion de Riesgo” de cada contribuyente, mucho más severo que el actual SIPER.

El CEF, es un instrumento para la gestión de riesgos en materia de administración tributaria impositiva aduanera y de los recursos de la seguridad social.

Para que entendamos, “el sistema se basa y se sirve de los datos brindados por el propio contribuyente y/o terceros, en relación con su condición y actividad económica patrimonial y financiera”. El cálculo se hará de manera mensual mediante una valoración de la capacidad económica financiera de cada contribuyente y, lo más aberrante e inconstitucional, es que “fija como parámetro la capacidad para los actos de la economía de cada ciudadano.” Mucho más cerca de una tiranía Estatal Impositiva ideada por este Ingeniero Industrial que de gravámenes conoce poco y que mira con atención los sistemas “cubano-marxistas-dictatoriales estilo Cuba, Nicaragua, Venezuela , Ruso y Chino”. ¡Un verdadero dislate rayano con lo inconstitucional y delictual!

Los parámetros que el organismo recaudador considerará para esta arbitrariedad —que a todas luces en un abuso y mazazo para el contribuyente—, serán los siguientes:

> DDJJ de ganancias, IVA y bienes personales.
> Hipotecas.
> Compra-venta de inmuebles.
> Compra-venta de rodados.
> Compra de bienes de uso.
> Sueldos abonados en relación de dependencia.
> Consumo de tarjeta de crédito y débito.
> Pago de expensas y otro.
> Deuda bancaria y financiera.

Para la consulta de la valoración asignada a cada contribuyente mediante el sistema CEF se deberá ingresar a través de la web de la AFIP con la clave fiscal, dentro del sistema registral, para consultar la valoración asignada, arbitrariamente, por el organismo. ¡Una verdadera política policíaca terrorista y vengativa para con la clase media… a la que Macri y cia. Desprecian!

Si bien el contribuyente puede presentar una disconformidad a través de la opción “solicitud de disconformidad”, dicha manifestación no es un correlato de la aceleración coercitiva de la AFIP, ¡por supuesto… ellos son LA LEY por mandato nadie sabe bien de quién!

Según fuentes de AFIP, este nuevo sistema constituye una novedosa medida para evitar maniobras de evasión, empresas fantasmas y controlar la capacidad económica de los argentinos; y se olvidan de mencionar que es consecuencia del gigantesco despilfarro llevado a cabo por Macri y sus secuaces desde el pasado 10 de diciembre de 2015.

Lo que pretende el londinense (?) –pro británico debía ser… ¿Y van?- Director de AFIP, es dar nacimiento a una tecnología a la que usan empresas como Facebook o Google para estudiar el comportamiento de sus usuarios. El uso de técnicas de Big Data puede significar que el organismo podrá obtener más detalles sobre la capacidad económica de un contribuyente que la persona en cuestión. ¡Totalitario y policíaco, además de conllevar un estado Totalitario y Dictatorial por excelencia!

Si bien la AFIP cuenta con funciones de fiscalización, y solicitud de información según Ley 11.863, dichas funciones no pueden transgredir el derecho de propiedad y el derecho a la intimidad consagrado en los Arts. 17 y 19 de la Constitución Nacional, que el macrismo desconoce desde el mismo día de su asunción: sino ver la forma que intentó imponer para la designación de dos jueces de la CSJN; los DNU inconstitucionales, las leyes antinacionales y antipopulares impuestas mediante apriete y/o compra de voluntades abiertamente o socarronamente… el robo a los jubilados encubierto en la Reparación Histórica y el descarado 14% que le birlaron a aquellos con el cambio de la fórmula de juste previsional.

La AFIP, con esta herramienta tecnológica coercitiva y totalitaria, se trasforma en un “Gran Hermano del Bolsillo” que realmente atenta contra las acciones privadas de los hombres y la capacidad económica y financiera de todo argentino. Es un comportamiento “autoritario y demoledor, porque nos mide y se mete en nuestro bolsillo de forma arbitraria”.

Tal como bien sabemos, la AFIP tiene información detallada de todo el mundo. Si bien la misma esta almacenada, con este nuevo sistema removerá y ventilará “ilegalmente” los datos y la información privada de cada contribuyente, ya que, sin imaginarlo, de la noche a la mañana nos hemos convertido en sus rehenes y en las víctimas de esta crisis galopante creada en una gran medida –sinó la única- por la inoperancia del actual gobierno…

La pregunta es: ¿De qué será capaz la AFIP de aquí en adelante? ¿Y de qué será capaz el Presidente Macri y sus acólitos en el futuro cercano? En especial cuando cada vez son evidentes los nuevos y fortalecidos signos de una severa nueva crisis financiera global que, se antoja peor que la iniciada en 2008, en donde como siempre el ciudadano de a pie, el contribuyente, el trabajador… es el que la paga.

“El hombre por naturaleza es malo y corrompe la Sociedad”; o
“El hombre por naturaleza nace bueno y la sociedad lo corrompe”.

¡Buena definición para los CEO’s del presidente Macri y para él también!

Buenos Aires, 6 de noviembre de 2018

Por RUBÉN CHORNY – Periodista.; JUAN PABLO CHIESA – Abogado (UBA).Presidente de la Asociación de Profesionales Representantes de Emprendedores y Empresarios Afines. Doctrinario laboralista. Asesor y analista de opinión jurídica. Autor de “Los Principios de la Empresa y los Sueldos”@chiesa_juan y GREGORIO REYNOSO Abogado y Ex Subsecretario de Estado.

Se el primero en comentar en "UN LABERINTO FISCAL DE DIFÍCIL SALIDA – EXPRIMIENDO AL CONTRIBUYENTE"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*