MALVINAS 36º AÑOS DE LA GESTA DEL ATLANTICO SUR

El Forrest.

Este buque de 250 toneladas de desplazamiento y 8 nudos de velocidad pertenecía a la Gobernación colonial y realizaba tareas para la Falkland Islands Company. Fue requisado y puesto bajo el mando del teniente de navío Rafael Molini el 14 de abril y obviamente soportaba todas las limitaciones que se indicaron para los casos anteriores.

Para disimular su presencia se cubrió su color rojo original con pintura negra. Inicialmente se lo destinó para tareas logísticas, pero con el desarrollo de las acciones también remolcó a otros buques, exploró espacios marítimos, alijó, rescató naúfragos, recorrió las distintas bases dispersas por las islas y hasta sostuvo un duro combate contra un helicóptero artillado británico.

En resumen, fue un verdadero comodín multipropósito. Su presencia se tornó familiar en cuanto incidente naval se presentaba en las islas y su desempeño fue un ejemplo de esfuerzo, tenacidad y trabajo silencioso.

En las operaciones de regado de minas ayudó a situar la posición de los artefactos y actuó como cortinador acústico antitorpedos, para lo cual se colgaron cadenas en los costados del buque, se pusieron en marcha todos los motores y se ordenó a la tripulación que golpeara el casco para atraer hacia sí los posibles torpedos destinados al buque minador, con el consiguiente peligro que esta acción tenía.

El 1º de mayo participó en el primer combate aeronaval de la guerra de las Malvinas. Ese día se hallaba fondeado en la caleta Riñón junto con el guardacostas GC82 Islas Malvinas, cubriendo una guardia de vigía radar y esperando una oportunidad para ingresar a Puerto Argentino. A las 16:40 avistó un helicóptero enemigo tipo Sea Linx que volaba al encuentro de ambos buques. En esa circunstancia el teniente Molini ordenó alistar toda su tripulación que estaba armada con sólo 13 fusiles automáticos FAL.

A una distancia de 400 m el helicóptero inició el ataque sobre el Forrest, al que le produjo daños menores en la banda de babor. Después se dirigió al guardacostas que estaba a 100 m del primer buque, causándole un herido grave y averías generales. Entonces el GC82 zarpó hacia la capital, mientras que el Forrest marchó decididamente al encuentro del atacante, disparando todos sus fusiles cuando se aproximó a 100 m de la aeronave.

Mientras el buque trataba de acercarse y disparar a un blanco tan móvil, el helicóptero aparecía y desaparecía detrás de los accidentes del terreno, abriendo fuego en cada oportunidad favorable. Luego el helicóptero emprendió la retirada hacia la bahía de la Anunciación, posiblemente para aterrizar en la isla de los Pájaros.

El Forrest marchó en su persecución con la esperanza de que la aeronave tuviese averías, pero al hacerlo el helicóptero huyó hacia el este en dirección de la flota enemiga.

Finalmente digamos que las peripecias corridas por este buque fueron tantas, que sería muy largo detallarlas una por una. Sin embargo, algunas se describen en los apartados correspondientes a los demás buques del Apostadero Naval Malvinas.

Tras de la caída de Puerto Argentino fue una verdadera pena ver que este valeroso buque requisado era tripulado por integrantes de la Royal Navy …

Se el primero en comentar en "MALVINAS 36º AÑOS DE LA GESTA DEL ATLANTICO SUR"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*