NEPOTISMO TAMBIÉN ES CORRUPCIÓN – LA NACIÓN Y CLARÍN AL RESCATE

El nepotismo no es exclusivo del Gobierno… en la Corte está enraizado. Rosenkrantz quiere un aumento salarial a jueces por el monto de Ganancias (¡…!)

La era de Carlos Rosenkrantz al frente del máximo tribunal inició con varios escándalos, y los sigue sumando con una práctica que no es para nada nueva. El nepotismo también está enraizado en la Justicia, a cuya “familia judicial” se suman ahora el futuro yerno del flamante titular de la Corte y su sobrino Mateo. Los diarios Clarín (bah, el multimedios en verdad) y La Nación son los que apalancan la Administración Macri. Y conocen desde hace mucho tiempo a Carlos Rosenkrantz, hoy presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Por lo tanto no sorprende que coincidan en llevar en la portada dominical entrevistas al flamante titular de la CSJN, que no pasa por un buen momento en el colectivo cabeza del Poder Judicial.

Carlos Rosenkrantz, el juez de Clarín, La Nación y Macri.

El nepotismo no es una práctica nueva ni exclusiva del poder político. Este fenómeno, considerado corrupción, está enraizado también en el Poder Judicial. No por nada se acuñó la frase “La Gran Familia Judicial”.

Y si bien, hace unos 30 años, con el estallido de la matrícula universitaria en Abogacía la situación comenzó a cambiar, los puestos “claves” y las causas “grandes” siempre terminaban en manos o pasaban por miembros de las ‘Familias Judiciales’.

Pero hoy está tocando extremos. Así luego de que Elena Highton de Nolasco nombrara a su hija ‘Elenita’ como Secretaria de Relaciones de Consumo, con rango de Camarista Federal y con un sueldo de $250.000, y de que Ricardo Lorenzetti efectivizara a su esposa María “Mara” Perren poco antes de dejar el cargo en el Juzgado Federal de Rafaela -su ciudad-, pese a que aún no cumplía los 5 años de antigüedad en el cargo, el flamante presidente de la Corte Suprema, Carlos Rosenkrantz realizó dos contrataciones “urgentísimas e indispensables” para el funcionamiento del Alto Tribunal.

Recientemente asumido en el cargo, no perdió un segundo y designó al novio de su hija Julia Rosenkrantz Cavanagh. Se trata de Ignacio Gamond, quien desde ahora reviste en la dirección de sistemas de la Corte Suprema, el lugar que controla todas las ‘claves’informáticas, que en su momento, la gente de Lorenzetti no le quiso pasar, generando un escándalo mediático.

Las malas lenguas dicen que pronto irá a parar a la oficina de escuchas judiciales, una dependencia estratégica a la hora de pinchar teléfonos con excusas irrisorias.

Pero las buenas noticias no quedan allí. La salud de los judiciales estará bien garantizada ya que el excelentísimo presidente del supremo tribunal designó a su sobrino Mateo Sander en la Obra Social de la Corte.

Según cuenta Claudio Chiaruttini en su informe semanal ‘En Coordenadas’, “no es un cargo político importante, pero si está relacionado con una de las mayores ‘cajas’ que maneja el órgano mayor de control del Poder Judicial“.

·         LA NACIÓN Y CLARÍN AL RESCATE

Carlos Rosenkrantz, de Clarín.

Carlos Pagni -quien durante la semana había lanzado interrogantes sobre Horacio Rosatti, uno de los integrantes de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, fue quien realizó una de las entrevistas dominicales al presidente del colegiado, Carlos Rosenkrantz, ‘hombre de la casa‘ para el matutino La Nación, aunque no tanto como para Clarín.

Probablemente lo que Pagni intentó transmitir en su nota anterior fue una cierta inquietud de Rosenkrantz al observar que, si bien colaboró para que él llegara a la cumbre de la CSJN, ahora no lo acompaña en los fallos. Rosenkrantz hace equipo con Elena Highton de Nolasco, pero en la Corte Suprema son 5, y el riesgo es una minoría permanente porque un fallo es un fallo y no hay empate, aunque Rosenkrantz afirme que la CSJN no es como el Legislativo.

Aquí algunas definiciones de Rosenkrantz a Pagni:

** “La baja reputación (de la CSJN) en parte es producto de deficiencias, de problemas comunicacionales. Una de las cosas que el Poder Judicial tiene que hacer es comunicar mejor, hay muchas cosas que podrían haber sido explicadas mejor”.

** “(Por ejemplo) el tema del impuesto a las ganancias. (…) No es la consagración de un privilegio, sino cómo se hace para que los jueces paguen ganancias sin que su sueldo de bolsillo se vea reducido”.

(N. de la R.: Un bochorno lo de Rosenkrantz porque ese argumento va para muchos otros contribuyentes. Si se permitiera una desgravación, ¿sólo sería para los magistrados?).

** “(…) En el voto que ratificó la prisión preventiva de Milagro Sala sostuve que la prisión preventiva debe basarse en un razonable pronóstico acerca de la probabilidad de que el acusado pueda obstaculizar el proceso o fugarse. (…) La prisión preventiva nunca puede ser la manera encubierta en que el Estado castigue a quien está sujeto a proceso”.

** “Yo quiero que la Corte sea el lugar en el que todo el país da por sentado que los conflictos se resuelven de acuerdo con el derecho”.

** “Fui alfonsinista. Milité en Renovación y Cambio. Más confiado en la renovación que en el cambio. La renovación incluye la referencia al pasado, que no puede estar ausente de la construcción del futuro”.

** “Interpretar el funcionamiento de la Corte con el criterio de victorias o derrotas de mayoría y minorías, como si fuera el Congreso, es un grave error. El de la Corte es un ejercicio de razón, no de poder. (…) en la Corte no hay mayoría de ningún tipo. O hay tantas como casos decidimos”.

** “Hay que hacer algunas reformas estructurales. Todos los ministros ansiamos una Corte más eficaz, transparente y eficiente, por lo que las reformas más tarde o más temprano se lograrán.

** “El gran desafío (sobre las escuchas judiciales en jurisdicción de la Corte) es si uno puede protocolizar las tareas para garantizar que se hace sólo lo que un juez ordena (…). Yo me propongo esperar la auditoría que tiene el Congreso y después convocar a quienes están trabajando en el área para elaborar políticas que garanticen el control”.

** “La Corte debe revisar las reglas de circulación de expedientes. (…) Intentaremos también anunciar con anticipación las causas importantes que serán sentenciadas a lo largo del año. (…) Habría que mejorar también la educación legal. (…)”.

En el caso del diario -holding al que asesoró profesionalmente Rosenkrantz en el pasado-, la entrevista fue colectiva: Daniel Santoro, Claudio Savoia e Ignacio Miri.

** “(…) En el último tiempo se volvió un deporte nacional denostar a los jueces. Indiscriminadamente. Un deporte que practicó todo el espectro político e institucional argentino. Y no se dan cuenta de que eso es serruchar la rama donde uno está apoyado, porque el Poder Judicial está para quedarse. De modo que si lo queremos mejorar tenemos que comprometernos con la necesidad y el esfuerzo de discriminar. Hay buenos jueces y malos jueces. Los jueces no elegimos a los jueces. Y tampoco los removemos, de modo que no pueden hacernos responsables por los malos jueces. (…)”.

** “(…) hay expedientes que son muy complicados y por eso tardan más en ser estudiado por las vocalías. Por ejemplo, el caso de los índices de cálculo jubilatorio debe llevar un año y medio en la Corte, que es un plazo muy corto para los plazos de la Corte. Los casos de devolución del IVA llevaron diez años en la Corte. Hay casos cuya solución no es binaria. Una Corte no es una suma de individualidades. Muchas veces se piensa en conjunto.”

** “(…) Yo no creo que haya en la Corte una mayoría de ningún tipo. Y menos creo que haya una mayoría peronista. No entiendo muy bien qué quiere decir que hay “una mayoría peronista”.”

** “(…) A mí criterio no tiene mucho sentido verse con el Presidente de la Nación con regularidad. Sí con otros funcionarios del Poder Ejecutivo y también con el Congreso, porque hay muchos temas institucionales sobre los que hay que hablar. (…) El Presidente insistió en la necesidad de que el Poder Judicial recorte gastos y nosotros insistimos fuertemente en la necesidad de que se mantengan los sueldos del Poder Judicial. (…) La cuestión no es si pagan o no pagan Ganancias. La cuestión es la intangibilidad de la remuneración. (…) Lo que no se quiere es que el salario sea reducido para pagar Ganancias. Pero si hubiera un incremento salarial y sobre ese incremento se redujera el monto para pagar Ganancias no habría ninguna oposición.”.

 

Por Arq. José Marcelino García Rozado

Buenos Aires, 11 de noviembre de 2018

Se el primero en comentar en "NEPOTISMO TAMBIÉN ES CORRUPCIÓN – LA NACIÓN Y CLARÍN AL RESCATE"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*