PROBLEMAS SIN FIN – RETENCIONES – TIPO DE CAMBIO – CEDER A LA PRESIÓN –BAÑO DE REALIDAD

El ‘Semanario Económico’ elaborado por Economía & Regiones advierte que con el aumento de las retenciones al campo el Gobierno esperaba recibir ingresos que ahora, con la momentánea estabilización cambiaria y la inflación, serán mucho menores a los previstos. “No hay pronósticos alentadores para los restantes meses del año, puesto que la apreciación cambiaria y la suba de los costos continuarán erosionando el índice y la competitividad. En este escenario, las retenciones entran a jugar más negativamente”, explicaron los economistas. “Con la estabilización cambiaria y la baja del dólar, el Estado comienza a recibir menos ingresos que los que originalmente tenía planeado con un dólar en torno a $40. Además, la fuerte inflación doméstica y los gastos fiscales asociados a ella potenci an la pérdida del poder adquisitivo de las retenciones”, aseguraron, a la vez que estimaron que el PBI en 2019 caería alrededor del -1,5% interanual.

Producto de la momentánea estabilización cambiaria y la inflación, los fondos que aportará el agro con las retenciones no serán los que Macri esperaba para reactivar la economía.

Según el ‘Semanario Económico’ elaborado por Economía & Regiones, Mauricio Macri no podrá contar con los ingresos fiscales que esperaba cuando impuso las nuevas retenciones al campo.

El problema, de acuerdo a este análisis, es que “con la estabilización cambiaria y la baja del dólar, el Estado comienza a recibir menos ingresos de los planeados con un dólar en torno a $40 y la fuerte inflación doméstica y los gastos fiscales asociados a ella, potencian la pérdida del poder adquisitivo de las retenciones“.

De acuerdo con las estimaciones de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, la producción de trigo, girasol, maíz y soja en la campaña 2018/19 será aún mayor que en años anteriores y aportaría positivamente al PBI un crecimiento del + 1,7%. Sin embargo, no sería suficiente para mostrar un PBI positivo. Desde E&R estiman que el nivel de actividad en 2019 caería alrededor del -1,5% interanual.

El informe destaca que la devaluación de 2018 cambió por completo el escenario: el salto del dólar generó que la competitividad precio del sector agroexportador y de las economías regionales volviera al pico de la administración Cambiemos. “Sin embargo, la voracidad fiscal del gobierno y un plan de déficit fiscal primario ‘cero’ (para 2019), que se diseñó 75% sobre suba de impuestos y sólo 25% con baja de gasto, volvieron a caer sobre el sector agroexportador y las economías regionales restableciendo retenciones a las exportaciones a partir de agosto 2018, para todas las economías regionales y para el sector agroexportador”.

Según E&R, “con las nuevas retenciones, el gobierno pasa a ser socio de las economías regionales y del sector agroexportador nuevamente, comiéndoles parte de la competitividad ganada con la suba del dólar. El combo retenciones, apreciación cambiaria e inflación prometen erosionar fuertemente la competitividad del sector agroexportador y las economías regionales durante los próximos meses“.

Con el tipo de cambio estabilizado durante estos últimos dos meses, y descontando que el dólar continuará estable (al menos) en noviembre y diciembre, lo normal sería que la competitividad precio del sector agroexportador continuara erosionándose suave pero sostenidamente a lo largo del último trimestre del año, cerrando el año varios puntos porcentuales por debajo a septiembre 2017.

La suba del dólar, que a fines de agosto trepó de unos $30 a $40, explica la mejora de competitividad a septiembre. “Pero no hay pronósticos alentadores para los restantes meses del año, puesto que la apreciación cambiaria y la suba de los costos continuarán erosionando el índice y la competitividad. En este escenario, en el cual la competitividad se va erosionando paulatinamente, las retenciones y su nuevo esquema entran a jugar más negativamente”, indica el informe.

“El nuevo esquema de retenciones fue puesto con la ‘excusa’ de que el dólar subió ‘mucho’ y que el gobierno nacional (con su mala política macroeconómica que empobrece a la mayor parte de la población) benefició al campo. En este marco, el gobierno nacional se hace socio creciente del sector agropecuario en forma compulsiva“, indica E&R.

Pero enseguida agrega que, “sin embargo, el problema es que la estabilización cambiaria alcanzada (¿de corto plazo?) atenta contra los ingresos fiscales por retenciones que percibe el gobierno nacional. Es decir, en el nuevo esquema de retenciones, con la estabilización cambiaria y la baja del dólar, el Estado comienza a recibir menos ingresos que los que originalmente tenía planeado con un dólar en torno a $40. Además, la fuerte inflación doméstica y los gastos fiscales asociados a ella potencian la pérdida del poder adquisitivo de las retenciones”.

El Semanario Económico explica que el nuevo esquema de retenciones impone un derecho de exportación del 12% que ya ha perdido poder adquisitivo con respecto al momento del anuncio de la medida. Paralelamente, el nuevo esquema de retenciones tiene el problema que establece un monto máximo de retenciones de $4 y $3 por dólar que pierde día a día poder adquisitivo. Igualmente, la suba impositiva impuesta sobre el sector agroexportador es muy importante y ha amortiguado significativamente la ganancia de competitividad disparada con la suba del dólar.

“¿Qué perspectivas hay para el futuro cercano?”, se pregunta el informe. Y responde: “De acuerdo con las estimaciones de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, la producción de trigo en la campaña 2018/19 alcanzaría a 19,7 millones de toneladas (+10,7% respecto a la campaña anterior), la de girasol a 3,9 millones de toneladas (+11,4%), maíz a 43 millones de toneladas (+35,6%) y soja 53 millones de toneladas (+51%). Esta mayor cosecha aportaría positivamente al PBI de 2019 un +1,7% de crecimiento del nivel de actividad. Sin embargo, este aporte del “campo” no sería suficiente para lograr revertir la caída de la actividad en el resto de la economía y por tanto, del PBI. En E&R estimamos que el nivel de actividad caería alrededor del -1,5% interanual en 2019”.

La competitividad precio de las economías regionales venía en alza, pero la fuerte suba del tipo de cambio acontecida en agosto y septiembre la impulsó hasta niveles récords. La competitividad de las economías regionales se vio favorecida originalmente por la apertura del cepo y la eliminación de las retenciones a las exportaciones que aplicó el gobierno de Cambiemos a principio de su gobierno. Y luego el aumento del dólar acontecido en 2018 le dio mayor espaldarazo amortiguando la nueva implementación de las retenciones desde agosto, explica el informe.

“Sin embargo, de aquí en adelante se espera un sostenido debilitamiento de la competitividad en las economías regionales, tanto por el avance de la inflación, como por subas de la presión tributaria en la esfera provincial“, agrega.

La nueva imposición a las retenciones nos da indicio de una futura caída en el índice ya que se ven afectados directamente los precios de exportación percibidos por los productores. Se espera que por la fuerte suba del índice de precios mayoristas y de consumo los costos de producción aumenten considerablemente. Son las retenciones y la inflación, por ende, los factores que influirán negativamente al índice de competitividad-precio en los próximos meses. Tampoco hay que olvidar la potencial amenaza de suba de los topes máximos de $4 y $3 por dólar para las retenciones durante el próximo año“, continúa el análisis.

Es por eso que, según E&R, “el sector agroexportador y de las economías regionales ya no se encentrarán en el mejor momento del gobierno de Cambiemos en los próximos meses. La suba de las retenciones han influido en la reducción de los precios de exportación percibidos por los productores y la alta tasa de inflación generó un fuerte aumento de los costos de producción que integran salarios, fertilizantes, pesticidas, plaguicidas, etc. De todas formas, la sostenida devaluación contribuyó a que la competitividad-precio no caiga considerablemente, y en algunos casos este efecto fue mucho más fuerte y contribuyó al crecimiento del mismo”.

·         El dólar recorta la suba y otra vez amenaza con perforar la “zona de intervención”

La rueda se desarrolla en un contexto de poco volumen negociado debido al feriado en USA.

La divisa retrocedía después de una apertura al alza.

El dólar recortaba posiciones luego de abrir con un significativo alza de 13 centavos en la plaza mayorista, que ubicó la cotización en $35,53, para luego bajar y colocarse en $35,45, al cierre de esta nota.

La rueda se desarrolla en un contexto de poco volumen negociado debido al feriado en USA.

Así, el valor quedó a 4 centavos del cierre del viernes y de la banda inferior de la “zona de no intervención” que estableció el Banco Central. Ese precio ya había sido alcanzado el viernes, pero la vara de la banda se ubicaba unos centavos por encima.

El mercado está a la expectativa de lo que ocurra en este sentido y espera ver si el BCRA actuará comprando reservas para sostener la cotización dentro de la banda cambiaria.

El BCRA no tiene la obligación de incurrir en una postura tomadora, pero información extraoficial asegura que sí lo haría llegado el caso.

·         Bono a privados y públicos, ¿y a los de planes sociales?

Cristina Fernández de Kirchner nunca cedió a las presiones sindicales de fin de año por un bono. Mauricio Macri no pudo impedir el reclamo. Imposible satisfacer a todos pero Macri cree que, finalmente, así atiende las expectativas de la mayoría: pago en 2 tramos de una compensación de $ 5.000. Y la compensación por igual monto se extenderá a 21.000 empleados estatales nacionales.

Paren con la inflación porque, de lo contrario, no hay bono que dure.

El economista presidenciable José Luis Espert clavó la bandera del reclamo porque mucho más lógico hubiera sido que Mauricio Macri bajara la inflación, en vez de correrla desde atrás y cada vez más alta. Pero el fracaso de Cambiemos impone esa coyuntura.

Mauri es rebueno. Todos van a cobrar el bono salarial. Los privados, los estatales y tal vez, por que no, los beneficiarios de planes

— Jose Luis Espert (@jlespert) 12 de noviembre de 2018

Tras el bono a privados, el Ejecutivo apura una compensación para estatales https://t.co/Z443HDiAE7 pic.twitter.com/D1eYJvaFNd

— Cronistacom (@Cronistacom) 12 de noviembre de 2018

Afirman que el bono permitiría aumentar entre 3% y 10% la masa salarial de fin de año#Economía
https://t.co/f2zo2Hks7K pic.twitter.com/bGDDvxYHbB

— Ámbito Financiero (@Ambitocom) 11 de noviembre de 2018

La crisis laboral no se arregla con un bono. Queremos trabajo, reapertura de paritarias y vivir dignamente.
https://t.co/5To9YKZE0j pic.twitter.com/ggqEf9R62q

— Vanesa Siley (@Vsiley) 12 de noviembre de 2018

Bono de $5000: Macri firma el decreto y flexibiliza las condiciones para pagarlo https://t.co/H4XzDPSQkF pic.twitter.com/SCVTVBAIVd

— LA NACION (@LANACION) 12 de noviembre de 2018

El Gobierno decidió pagarles el bono salarial de fin de año a los empleados estatales.

El FMI para que se pueda avanzar con el bono salarial en el sector público nacional ya que el resultado fiscal resulte muy superior al comprometido con el organismo para 2018.

La meta para este año era un déficit del 2,7%, pero apunta a ser 2,3% ó incluso menos. Por eso, habría margen para realizar este pago excepcional. Sólo la mitad sería en diciembre y la otra mitad en febrero, tal como se resolvió para privados.

Los salarios del sector público quedaron muy rezagados, con un aumento de 15% en el año y sin cláusula de revisión, contra una inflación superior al 45%. Por eso, un bono de fin de año serviría para aquietar los reclamos y al mismo tiempo colaborar a la paz social en un momento complicado para los bolsillos.

·         FESTEJAN LOS AMIGOS DEL PAPA: Baño de realidad: El macrismo perdió en la villa 21-24

En medio de denuncias por fraude electoral macrista, el frente social y popular ‘Tierra, Techo y Trabajo’ dejó afuera de la villa 21-24 al oficialismo.

Villa 21-24.

“Acá está la cuna del peronismo”, expresó Rulo Ozuna a Radio Gráfica, junto a Adrián Falcone, militante de ATE Capital y del Partido Justicialista, que acompañó la conformación y la campaña de la Lista Azul y Verde. Según el medio, Ozuna será el próximo Coordinador General de la JuntaVecinal.

Se trata de la elección que se llevó a cabo en la villa 21-24, donde la oposición le ganó por paliza al macrismo: más de 3.200 votos contra 1.800. De esta forma, fue desplazado Crstian Heredia de la Lista multicolor de la Junta Vecinal.

Uno de los que festejó en las redes sociales fue el líder de la CTEP Juan Grabois“A pesar que militarizaron la villa, la alianza popular #TierraTechoyTrabajo desalojó al macrismo en las elecciones de la 21- 24. Falta poco para que se vayan de todo el país ¡Felicitaciones, compas!”.

En tanto, desde la Multisectorial 21F, que lideran los Moyano, detallaron: “Dentro del lema de Unidad la Lista 31, la Azul y Verde alcanzó 756 votos llevando a Rulo Ozuno como presidente de la Villa 21 y lo sigue la lista #AzulRojaYNegra con 732 votos encabezada por Flavia Romero del Frente Popular Darío Santillán e integrada por el Movimiento Evita, la CTA Capital, la CCC, Barrios de Pie, el FOL, la Corriente Popular Juana Azurduy entre otras organizaciones.

En la villa 21 fue un día histórico. Dijimos: ‘¡¡¡Basta Macri!!!'”, celebraron.

Sin dudas, se trata de uno de los triunfos electorales más importantes hasta el momento para los movimientos sociales, ya que se trata de la villa más grande de Capital Federal, ubicada en la zona sur entre los barrios Barracas y Nueva Pompeya.

 

Por Arq. José Marcelino García Rozado

Buenos Aires, 13 de Noviembre de 2018

Se el primero en comentar en "PROBLEMAS SIN FIN – RETENCIONES – TIPO DE CAMBIO – CEDER A LA PRESIÓN –BAÑO DE REALIDAD"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*