TRATADO DE ABOLICIÓN DEL TRÁFICO DE ESCLAVOS (24 DE MAYO DE 1840). ENTRE LA CONFEDERACIÓN ARGENTINA Y GRAN BRETAÑA

Palmerston necesita una victoria diplomática en el Plata para
calmar, de momento, las críticas. La conseguirá con el tratado de abolición de la esclavatura que ordena concertar a Mandeville, y Rosas acepta de plano. En la Argentina no había tráfico de esclavos, pero el convenio podía agitarse como un medio de propaganda ante la gente de color.

Los tratados de esclavatura tenían por objeto extinguir el tráfico de africanos a América. Ya vimos las causas que convirtieron a Inglaterra en la campeona del abolicionismo en el siglo XIX después de haber monopolizado el tráfico de esclavos en el XVM. El problema del tráfico era grave con Brasil, cuyo tratado de esclavatura —impuesto como condición para ayudarlo en la guerra con la Argentina— no se cumplía porque la economía brasileña descansaba exclusivamente en la mano servil, sobre todo después de iniciarse, alrededor de 1830, la era del café.

Inglaterra quería rodear a Brasil de países que hubiesen firmado tratados de esclavatura para presionar a los brasileños. Rosas no tenía ningún interés en proteger a Brasil, sobre todo cuando éste ayudaba a Rivera. Había pocos esclavos en Buenos Aires (los nacidos antes de enero de 1813 y no habían sido manumitidos), generalmente viejas mucamas apegadas a las familias. Prácticamente la venta de personas había cesado por falta de ”mercadería”. Desde 1840 quedó prohibida.

Se el primero en comentar en "TRATADO DE ABOLICIÓN DEL TRÁFICO DE ESCLAVOS (24 DE MAYO DE 1840). ENTRE LA CONFEDERACIÓN ARGENTINA Y GRAN BRETAÑA"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*