UNA BATALLA CULTURAL O INCAPACIDAD

La desprofesionalización de la salud

La salud pública no ha merecido ninguna propuesta interesante de Cambiemos para modificar la historia decadente que acumula la sociedad argentina. Y es muy grave la falta de reconocimiento de profesionales esenciales para el sistema sanitario, que es el tema de la nota:

Desprofesionalizar a los trabajadores fundamentales de ciertas áreas no es nuevo es sinónimo de incapacidad.

De la pasión desenfrenada por el ajuste subyace algo más que la creencia dogmática de una premisa errónea, la del déficit cero. El achique del Estado por parte de Cambiemos esconde, entre otras cosas, una visión ideológica de la sociedad.

Puntualmente, hace pocos días, la Legislatura de la Ciudad aprobó la Ley de Profesionales de la Salud del sector público, que excluye a las/los Licenciados en Enfermería del equipo de salud, psicopedagogos, y otros, ignorándolos como profesionales y sometiéndolos a una precarización de sus empleos.

En síntesis, la ley considera que dichas profesiones corresponden a personal administrativo, excluyéndolas de la carrera profesional de la Salud Pública. Lo primero que se observa de esto es que el gobierno ajustará los sueldos de los nuevos “no profesionales” ya que por la degradación tendrán menos derechos.

Pero, mirando un poco más allá, se ve esa visión de ciudadanos de primera y ciudadanos de segunda, que, en el terreno de la salud, se traduce como empleados de primera y empleados de segunda, ya que, por ejemplo, en la ley están contemplados casi todos los trabajadores de la salud, pero no es el caso de enfermería, que viene luchando por el ingreso a la carrera profesional.

De esta, el Gobierno profundiza debates históricos del sistema de salud donde para ellos sólo gozan de status los médicos, mientras el resto de las profesiones tienen peores condiciones laborales, o sea, ciudadanos de primera y ciudadanos de segunda.

Pero desprofesionalizar a los trabajadores fundamentales de ciertas áreas no es nuevo. Mientras los enferme ros son los pilares de la salud pública, el Gobierno de Horacio Rodríguez Larreta intenta, al mismo tiempo, desprestigiar a los docentes, elemento más importante de la educación, eliminando los Institutos de Formación Docente, con argumentos similares.

El ajuste transita dos trazos paralelos, las dificultades para todos en el día a día por un lado, y por el otro, la pelea cultural, que pone en riesgo la Argentina del largo plazo.

Por LEO ANZALONE y DAVID DOMÍNGUEZ

Se el primero en comentar en "UNA BATALLA CULTURAL O INCAPACIDAD"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*