BERNARDINO RIVADAVIA

Todavía, en la década de 1940, Bernardino Rivadavia aparecía como la figura histórica más importante de la historia argentina. Fue entonces que Perón planificó que, el año 1950, debía ser el Año Sanmartiniano. Puesto San Martín como figura central de la Historia Argentina, el estudio de su accionar político y de su epistolario, conduciría, como una autopista, al triunfo del revisionismo histórico pues quedaría en evidencia la enemistad entre San Martin y Rivadavia y la admiración del Libertador por Juan Manuel de Rosas. Este fue el razonamiento de ese gran ajedrecista político que fue Juan Domingo Perón.

Perón, llegó a la conclusión de que los argentinos, estudiando profundamente la vida de San Martín, descubrirían que, desde el inicio de su gobierno, Rivadavia se negó, por completo, a colaborar con los ejércitos que luchaban contra los realistas españoles. Que Rivadavia negó todo tipo de ayuda, tanto al ejército de Martín Miguel de Güemes, que daba batalla en Salta y Tarija, como al Ejército Libertador del Gral. José de San Martín, que combatía en el Perú. Que los dos delegados, enviados por San Martín, para solicitar ayuda financiera y apoyo logístico para culminar la Guerra de Independencia, obtuvieron como respuesta, por parte de Rivadavia y la Legislatura de la Provincia que, a Buenos Aires le convenía que no se fueran los realistas de Perú y que Buenos Aires debía replegarse sobre sí misma

Escribe Peron: El 18 de enero de 1817, el Ejército de los Andes inicia el cruce de la cordillera. El 12 de febrero, San Martín y su ejército, ya en Chile, derrotan a los realistas en Chacabuco. Dos días después, San Martín entra en Santiago. El 12 de febrero 1818 se proclama, en Santiago, la Independencia de Chile. En 1819, San Martín desobedece la orden del Directorio (poder ejecutivo de las Prov. Unidas del Río de la Plata), de abandonar su campaña libertadora para reprimir al gran caudillo oriental José Gervasio Artigas y a los federales del Litoral. El 1º de febrero de 1821, las tropas federales de Estanislao López y Francisco Ramírez derrotan, en Cepeda, a las fuerzas del Directorio. Desaparece la autoridad nacional y cada provincia se maneja como puede, por su cuenta. El 12 de Julio de 1821, San Martín, entró con sus tropas en Lima y el 28 de julio, proclamó la Independencia del Perú. Fue, así, designado Protector del Perú. En Buenos Aires, gobierna Martín Rodríguez, con Rivadavia como Ministro de Gobierno.

 

Se el primero en comentar en "BERNARDINO RIVADAVIA"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*