SIGUE LA TORMENTA EN LA CSJN

Grave alud de recusaciones: Rosenkrantz designa a alto funcionario de AFIP en su vocalía

Una promesa de Cambiemos era asegurar la transparencia judicial, entendiendo este Derecho como el pilar de la seguridad jurídica, calidad institucional decisiva para la convivencia social y también para obtener inversiones. Pero el Cambiemos muta en Continuemos a niveles preocupantes. En esta ocasión ocurre algo a lo que nunca se atrevió CFK porque Ricardo Lorenzetti tendrá defectos pero no ocurrió semejante confusión de roles a la que se presta Carlos Fernando Rosenkrantz: él designó en su vocalía a un abogado tributarista que es un alto funcionario de la AFIP (se supone que ha pedido licencia): Mariano Francisco Braccia. El dato echó a rodar hace varios días pero muchos no han reparado en la gravedad del peligro para los ciudadanos contribuyentes porque pone en riesgo la imparcialidad en la propia Corte Suprema de Justicia de la Nación, vulnera la división de poderes de la República y debería ser causal de recusación de Rosenkrantz, quien ya fue cuestionado en varias ocasiones por su cercanía con el Ejecutivo Nacional. En cuanto a Braccia, él debería asumir que está ejerciendo lo que se llama incompatibilidad del cargo por ser todavía parte del ala tributaria del organismo mientras ofrece servicios para la vocalía del juez de la Corte Suprema. A todas luces es una irregularidad cuando hay por delante fallos que involucran a la AFIP y en la CSJN estará redactando sentencias un miembro activo no neutral de ese mismo organismo tributario.

Carlos Rosenkrantz y Mariano Braccia

El juez de la Corte Suprema, Carlos Rosenkrantz, está siendo cuestionado hace tiempo por sus muestras de imparcialidad en su cargo de control de poderes que debe ejercer desde el Poder Judicial con el Ejecutivo. Ahora se sumó a sus cuestionamientos una irregularidad antidemocrática nunca antes vista: Mariano Francisco Braccia, actualmente de licencia en su cargo de alto funcionario en el ala tributaria de la AFIP, fue recientemente designado como parte de la vocalía del juez.

Las vocalías son oficinas con las que cuentan los jueces de la Corte Suprema en donde se designan abogados para que redacten los fallos que los jueces delegan. El problema de que el funcionario de la AFIP, Mariano Braccia, sea parte de esta oficina es la imparcialidad que derivaría en los casos de los fallos tributarios que tengan como actor al organismo de la AFIP.

Desde el entorno de Rosenkrantz, según el portal online del diario Perfil, aseguraron que el juez entrevistó a varias personas y que Braccia fue quien “mostró mejor perfil en el área del derecho tributario”, resaltaron su currículum como abogado recibido de la UBA, y sus estudios en el exterior lo posicionaron como mejor para el puesto.

Un detalle no menor del currículum-vitae de Mariano Braccia es que era Delegado ante el Comité de Asuntos Fiscales de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que agrupa a 36 países miembros y su misión es promover políticas que mejoren el bienestar económico y social de las personas alrededor del mundo. Casualmente, el presidente Mauricio Macri ha intentado formar parte de esta organización ya que es de suma notoriedad en el ámbito económico y solo pertenecen a ella países del primer mundo. Esto demuestra la no neutralidad de Braccia a la hora del ejercicio de su cargo en la AFIP.

Por otra parte, Mariano Braccia está incumpliendo la Ley de Ética en el ejercicio de la función pública Nº25.188 que regula los derechos, prohibiciones e incompatibilidades de todos los funcionarios que ejercen en el ámbito público. Braccia está cometiendo unaincompatibilidad del cargo público por estar desempeñándose en dos áreas administrativas públicas a la vez. Esta ley es emanada por la Oficina Anticorrupción y esta irregularidad puede ser denunciada de las siguientes maneras: a partir de las declaraciones juradas de los funcionarios, por la revisión de organismos donde trabaj a dicho funcionario o mismo por noticias periodísticas que sugieran indicios de la existencia de dichas irregularidades por las cuales la Oficina Anticorrupción tiene la obligación interpretativa de iniciar una investigación contra esta persona en este caso Mariano Braccia.

En cuanto al juez, esto sería causal de recusación del cargo por no cumplir con la imparcialidad que requiere ejercer el cargo de juez de la Corte Suprema.

¡Y no paran los actos de corrupción y los desatinos!

 

Por Dr. Gregorio Reynoso

Buenos Aires, 12 de diciembre de 2018

Se el primero en comentar en "SIGUE LA TORMENTA EN LA CSJN"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*