LA DEUDA PÚBLICA AL FIN DEL TERCER TRIMESTRE DE 2018

El Ministerio de Hacienda (MH) acaba de editar en su página web el último Informe Trimestral sobre Deuda Pública, con datos al 30.9.2018.

Según estos datos oficiales, el saldo de la Deuda del Estado Central al fin del Tercer Trimestre es de 320.900 MD:

  1. El stock de la Deuda al 31.3 era de 345.400 MD, contra 334.700 MD a fin del 2017: un incremento de 10.700 MD durante el Primer Trimestre del 2018.
  2. En el Segundo Trimestre, en cambio, la Deuda bajó en 4.800 MD, a 340.600 MD al 30.6. Y
  3. En el Tercer Trimestre la Deuda volvió a bajar más aún, en 19.700 MD, a 320.900 MD.

Como el stock de la Deuda era al 31.12.2017 de 334.700 MD ello significa que su monto habría disminuido en lo que va del año en 13.800 MD.

O sea que – medida en dólares – la Deuda del Estado Central estaría bajando en el curso del año 2018.

Empero, la administración Macri – que heredó del gobierno Kirchner una Deuda de  251.500 MD – tomó nuevas deudas por 45.500 MD en el 2016 y 34.800 MD en el 2017; y al Tercer Trimestre del 2018 llevaba colocadas más obligaciones nuevas por 43.200 MD – esto es, 123.500 MD en total (siempre según datos oficiales) – sin haber hecho cancelaciones netas que disminuyeran las obligaciones existentes.

Dónde está entonces el milagro financiero de que la Argentina coloque cada vez más Deuda y el saldo de la misma disminuya?

Por Metodología Internacional del Fondo Monetario (FMI) las cifras oficiales se llevan en moneda uniforme – dólar – pero las deudas de nuestro país según Tipo de Moneda están contraídas básicamente 79 % en Monedas Extranjeras (principalmente dólares y euros) y 21 % en Pesos.

Ello implica que al producirse la macro-devaluación del peso durante el corriente año el valor de la Deuda Pública en moneda local se fue licuando al ser expresada en dólares.

Y esto es lo que explica que mientras se toman más obligaciones públicas y no se efectúan amortizaciones netas – ya que la totalidad de los vencimientos de Capital se refinancian, hasta el último centavo, y además se toma Deuda Nueva –  el saldo de la Deuda Total sea menor.

En lo que va del 2018 (acumulado Enero-Setiembre) el endeudamiento del gobierno Macri fue de 92.900 MD y en el mismo período se cancelaron 49.700 MD (con roll over o refinanciación de todos los vencimientos).

Ergo, el aumento de la Deuda en los tres trimestres sumó 43.200 MD más de Deuda.

Sin embargo, los ajustes por valuación durante todo este tiempo – fundamentalmente por tipo de cambio y una parte menor combinada con CER-Coeficiente de Estabilización de Referencia – disminuyeron el valor de la Deuda Total en 60.800 MD, justamente por el efecto de la macro-devaluación producida en el año.

Por lo tanto, no es que se esté tomando menos Deuda – por el contrario, se coloca más deuda que antes – sino que parte del valor del endeudamiento total se está depreciando medido en dólares.

Concretamente, el saldo de la Deuda a fin del 2017, que era de 334.700 MD, equivalía a esa fecha a 6.283.900 M$ (6.28 B$) mientras que el saldo actual al 30.9.2018, que es de 320.900 MD equivale a 13.125.900 M$ (13.13 B$): o sea, que la deuda se duplicó expresada en Pesos pero disminuyó expresada en dólares.

Con la importante aclaración que la mayoría de la deuda en moneda nacional se encuentra tomada a tasas diferenciales altísimas en comparación con las tasas internacionales (hasta el 50-54 % anual)  y que gran parte de la misma está sujeta a cláusulas de ajuste por tipo de cambio, es decir, que se trata indirectamente de una forma de deuda dolarizada aunque no se computa como tal al mostrar los stocks de la Deuda Total.

Y con la sintomática peculiaridad que una proporción muy alta de estas deudas en pesos son Deuda intra-Estado, esto es, que se encuentran en manos de entidades públicas – con la ANSES y los grandes bancos oficiales a la cabeza – por lo que son así estos entes  los que más se han perjudicado con tal licuación de la deuda en pesos.

De hecho, el presidente Macri – desde que asumió con su Política de Gobernar con Deuda – ha realizado una progresiva modificación de la estructura o composición del endeudamiento del Estado reemplazando Deuda Interna con el propio Sector Público por nueva Deuda Externa e Interna con Acreedores Privados.

La Deuda Intra-Estado a fines del 2015 era el 57 % de la Deuda Total mientras que hoy es el 39 %; y la Deuda con el Sector Privado, en cambio, era entonces el 31 % (Holdouts incluidos) y ahora es el 47 %, correspondiendo la diferencia (12-14 %) a la Deuda con Organismos Multilaterales/Bilaterales de Crédito.

En sus tres años de gestión el presidente Macri – bajo condiciones financieramente irracionales por su altísimo costo para el Tesoro, el BCRA y las Provincias – aumentó en forma sistemática la toma de Deuda Pública llevando al país a un nuevo default por impago, un default que está siendo cubierto provisoriamente con el préstamo-puente del FMI para permitirle llegar al fin de su mandato.

Y ello – la nueva gran Crisis de Deuda que estamos viviendo – es así por varias razones concurrentes que son producto de la propia administración Macri:

  1. Porque encaró una nueva ola de endeudamientoen gran escala sin la más mínima capacidad demostrada de repago,
  2. Porque reemplazó Deuda Intra-Estado por Deuda con Terceros – Acreedores Privados y Organismos Internacionales – con la pérdida consiguiente de capacidad de renegociación frente a otro inevitable Megacanje o reestructuración de Deuda en un futuro próximo.
  3. Porque las nuevas deudas asumidas lo son con mucho mayores tasas de interés – récord en el Mundo – y cada vez a menor plazo, lo que estrangula el Perfil de los Vencimientos.
  4. Porque aumentó la proporción de la Deuda en Moneda Extranjera: hoy el 80 % de la Deuda está contraída en Moneda Extranjera y gran parte de la deuda en Pesos (el 20 % restante) se encuentra indexada por Tipo de Cambio.
  5. Porque paralelamente aumentó también la Deuda Pública Externa, es decir, la Deuda del Estado con Residentes Extranjeros, que era el 29 % de la Deuda Total en Diciembre de 2015 y actualmente es del 47.5 %.
  6. Porque – aunque el valor de este ratio es muy discutible desde el punto de vista estrictamente financiero – ha duplicado el Índice Deuda/PBI, que era del 42 % a fines del 2015, al 95 % en la actualidad.
  7. Porque, como derivado directo de la toma de más Deuda y de colocaciones a Tasas de Interés más caras, la cuenta de Intereses a Pagar comenzó a subir fuertemente: según datos presupuestarios los gastos por Intereses eran de 10.200 MD en 2015, 9.800 MD en 2016 y 13.800 MD en 2017, pasando a 21.100 MD en 2018 y 18.700 MD para el 2019 (un cifra ya desactualizada por los incrementos adicionales en las tasas de interés que se pagan y que llevarían ahora las estimaciones a más de 22.000 MD).
  8. Porque, como resultado de la virtual cesación de pagos a que llevó la política de endeudamiento macrista, se ha producido una nueva baja de la cotización de los bonos públicos argentinos y el consiguiente aumento de la sobre-tasa por Riesgo-País, dado que la asistencia extraordinaria del FMI para aguantar la situación financiera del Gobierno hasta fines de este año es a la vez la prueba irrefutable de la Iliquidez e Insolvencia del Estado Argentino.

Siendo además que al macro-endeudamiento Macri ha venido y sigue correspondiendo un mayor peso de la deuda paralela del BCRA, de las Provincias y del  conjunto de entidades públicas que configuran la gran Deuda Pública Nacional.

Y esto – independientemente de todos los des-manejos de la Deuda K – no es culpa del estribillo de la Herencia recibida sino que esto MACRI LO HIZO.

 

 

Lic. Héctor L. GIULIANO

Buenos Aires, 4.1.2019

 

5 El Índice Riesgo-País EMBI Plus de JP Morgan ha sobrepasado recientemente los 800 Puntos Básicos (PB), es decir 8 puntos porcentuales más de sobre-tasa de interés que las que pagan los Bonos del Tesoro Norteamericano a 10 años, que son los que se toman como referencia internacional y están en el orden del 3 % anual (hoy algo menos, 2.55 %). En total, un piso del 11 % para la Argentina en caso de salir al Mercado Internacional de Capitales a pedir más Deuda Externa.

Se el primero en comentar en "LA DEUDA PÚBLICA AL FIN DEL TERCER TRIMESTRE DE 2018"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*