EL 28 DE ENERO DE 1928

Argentina pone fin a reclamos británicos por islas australes

Este día, la Cancillería argentina decide finalizar los intercambios de notas diplomáticas con el Reino Unido, a raíz de las quejas de este gobierno por las acciones soberanas realizadas en la isla Laurie, en el archipiélago de las Orcadas del Sur. Sitio donde, desde 1904, funcionaba de manera ininterrumpida un observatorio con personal estable.

Londres comenzó en 1925 con sus quejas, debido a la erección de “una torre metálica destinada a comunicaciones inalámbricas, que trasmitirían las informaciones del observatorio; Gran Bretaña aprovechó la ocasión para señalarle al gobierno argentino que el pedido de característica de la nueva estación emisora, debía ser gestionado por su intermedio, en virtud de la soberanía que a su juicio le correspondía” (Ernesto J. Fitte. Crónicas del Atlántico Sur).

Argentina, al entrar en operaciones el servicio, notificó “al Bureau Internacional de Berna, que su jurisdicción territorial en el área cubría asimismo todos los archipiélagos australes”.

Diez años después, Londres volvió a la carga y manifestó en una conferencia ballenera que las islas del Atlántico Sur “continuaban estando sujetos a la autoridad residente en Malvinas, lo cual obligó a nuestra embajada a llamar la atención del Foreign Office, rechazando esa irritante pretensión por contravenir los derechos argentinos”.

 Con la carrera abierta por la posesión de la Antártida se multiplicaron los “choques”, como en “Bahía Esperanza”, donde “la guarnición de la base argentina contuvo con ráfagas de ametralladora el desembarco de un destacamento armado británico, que venía a desalojarlo”.  El gobierno había decidido “dialogar el lenguaje de los hechos irreversibles (…) instalar primero las bases de avanzada, y recién responder después a los pedidos de explicaciones”.

 La estrategia de Londres fue proponer que los litigios sean resueltos por un tribunal arbitral, en una ocasión, y, en otra, por el Supremo Tribunal de Justicia de La Haya. Cuestión  que fue reiteradamente rechazada por nuestro país, al considerar que “la soberanía sobre los territorios (…) argentinos no podía quedar supeditada al juzgamiento de ningún tribunal arbitral” (op.cit.).
Añadió que el tema central seguía siendo el despojo sufrido en Malvinas y que mientras no se acordase la restitución del archipiélago, no tenía sentido someter los litigios por otras islas australes al criterio de un tribunal.

 Autor : Bernardo Veksler

http://www.eldiariodelfindelmundo.com

Se el primero en comentar en "EL 28 DE ENERO DE 1928"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*