CUANDO SE DESTRUYE LA HISTORIA, SIN IMPORTAR LO QUE DESTRUIMOS .

AUNQUE SEA PATRIMONIO DE LA ARGENTINA, COMO SUCEDIO UN 3 DE FEBRERO DE 1899.

HACE MUCHO TIEMPO, CON EL CASERON DE Don JUAN MANUEL DE ROSAS, A MANOS DE LOS “UNITARIOS”, LA REVOLUCION LIBERTADORA DEMOLIO 57 AÑOS DESPUES, TAMBIEN EL BELLISIMO PALACIO UNZUE, SOLO POR EL HECHO DE QUE LO HABIA HABITADO EL PRESIDENTE JUAN DOMINGO PERON Y LA PRIMERA DAMA, MARIA EVA DUARTE….!!! LAS LOCURAS DE LA SINRAZON. Y EL ODIO..!!!

El Palacio Unzué estaba ubicado en en la calle Austria 2593 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, al lado de la actual Biblioteca Nacional, y fue el predio en el que se levantó la antigua residencia presidencial hasta 1955, donde vivió el general Juan Domingo Perón durante sus dos primeros mandatos y donde murió Eva Perón en 1952.

A principios de 1800, el río estaba muy cerca de los terrenos donde en el futuro se emplazaría la residencia presidencial. La gente humilde lavaba la ropa en la ribera y por las actuales calles Agüero y Austria iban los carros que depositaban la basura en la zona baja. El barrio circundante tomó el nombre de Tierra del Fuego, quizá porque eran frecuentes las fogatas en los basurales o, tal vez, por el ardor belicoso y pendenciero de sus ocupantes.

Colindantes con los terrenos de la familia de Cornelio Saavedra, estaban los de Pearson, grandes extensiones cultivadas por arados. En esa época, un mandadero, a caballo, iba a buscar el pan a la “ciudad” todos los días.

Mariano Saavedra, hijo de Cornelio, edificó sobre la Avenida Alvear, hoy Avenida del Libertador una vivienda y comenzó la parquización del terreno circundante. En 1887 le vendió el predio a un acaudalado ganadero, Mariano Unzué, quien construyó allí un palacio de línea francesa que destinó a ser su residencia de verano.

Allí se casaron y murieron sus dueños y descendientes. Cuando Elena Unzué y Alfredo Peña contrajeron matrimonio, en la casona se inauguró el sistema de luz eléctrica.

Por allí pasaron de visita algunos presidentes argentinos, como Mitre, Roca, Quintana y Sáenz Peña.

El Palacio Unzué era un caserón de estilo afrancesado, recostado sobre la medianera de la calle Agüero, con una galería de entrada flanqueada por columnas, con vista al entonces cercano Río de la Plata. Las estatuas que adornaron sus jardines pueden verse hoy en el Parque Lezama., La casa principal constaba de una edificación suntuosa de dos plantas, emplazada en el centro de un amplio parque, un grupo de garajes, dependencias de servicio, el casino de oficiales de la custodia, un departamento a tal fin y edificaciones independientes para vivienda del personal. Se erguía, igual que la mayoría de las edificaciones adyacentes, en una superficie elevada, una barranca natural que se defendía de las inundaciones provocadas por el desborde del Río de la Plata.

El jardín fue diseñado y realizado por el paisajista y poeta Rubén Darío. De estilo poético, con toques románticos y exóticos, era el marco adecuado para tal palacio. A los pies de la escalera de acceso, el poeta colocó plantas de ámbar, que al florecer perfumaban la entrada y le otorgaban prestancia con sus grandes flores blancas. Formó un pequeño oasis con veinte palmeras junto al pequeño estanque. Llamaba la atención un pino que crecía inclinado, paralelo a la tierra, en cuyo tronco nacían claveles del aire. Aún puede verse el inmenso gomero que plantó sobre la calle Austria.

Luego de la crisis de 1930, muchos de los lujosos palacios pertenecientes a destacadas familias porteñas fueron expropiados, muchas veces por una discretamente encubierta falta de dinero para su mantenimiento. Así pasaron a manos del Estado el “palacio Anchorena” , hoy sede del Ministerio de Relaciones Exteriores y el “Errázuriz” , hoy Museo de Arte Decorativo. Muchas de las casas del aristocrático barrio Grand Bourg se convirtieron en embajadas.

En enero de 1937, la Cámara de Diputados aprobó, en una polémica sesión, la expropiación de la quinta de la familia Unzué. El diputado Enrique Dickman fue uno de los que se opuso con mayor fuerza a esa medida, por considerarla como un método de salvación económica de esas familias en crisis.

A pesar de esto, la casa y su frondoso parque pasaron a manos del Estado. Luego de la muerte del presidente Roberto M. Ortiz, en 1943, quien vivió sus últimos días en el caserón de la calle Suipacha 1034, la residencia fue destinada para uso presidencial. A excepción del presidente Gral. Edelmiro J. Farrell, que solía pernoctar en el palacio, el primer mandatario que vivió allí con continuidad, fue el general Juan Domingo Perón.

La planta baja no era demasiado utilizada. Perón y Evita se instalaron en el primer piso, donde estaba el dormitorio principal y un cuarto de huéspedes, vestidores, biblioteca, escritorio y un pequeño comedor diario, además de las dependencias de servicio y de las administrativas. La escalera de mármol tenía forma de “Y”, y llevaba a las alas derecha e izquierda de la planta, que se asomaban a un balcón desde el cual podía observarse la planta baja de la mansión. También había un ascensor que se encontraba al otro lado de la casa, entre la biblioteca y el salón dorado.

Fue en esa casa donde Evita otorgaba entrevistas y donde murió, en 1952. Allí vivió Perón hasta su derrocamiento, en 1955, por la“Revolución Fusiladora”, cuando la casa sufrió un sospechoso conato de incendio.

El 28 de enero de 1958, el gobierno de Aramburu decretó la demolición de la residencia, y en 1960, el gobierno de Arturo Frondizi decretó que en el solar se levante “la Biblioteca Nacional”, que hasta entonces funcionaba en un viejo edificio de la calle México.

Uno de los edificios linderos a la residencia se salvó de la destrucción. Allí es donde funciona, desde 1997, el “Instituto Nacional “Juan Domingo Perón” de Estudios e Investigaciones Históricas, Sociales y Políticas”. Solo en la pequeña mente de idiotas ignorantes podía germinar la demencial idea de la destrucción de esta magnifica obra edilicia, que era patrimonio de la Nación, solamente basada en el odio que sentían por sus últimos habitantes, el Presidente Perón, y la primera dama argentina, la señora María Eva Duarte de Perón.

LA HISTORIA DE LA ARGENTINA, LA LOCURA DEL ODIO CUMPLE CICLOS, COMO UN GRAN CARROUSELL, QUE AL LOGRAR UN GIRO COMPLETO, VUELVE A COMETER LOS MISMOS ERRORES….!!!

LA DESTRUCCION DEL CASERON, MARAVILLOSA CONSTRUCCION, PROPIEDAD DE Don JUAN MANUEL DE ROSAS, Y MUCHOS AÑOS DESPUES, POR LA MISMA RAZON, BORRAR TODA MEMORIA DE LOS HOMBRES, QUE LOS “ENANOS UNITARIOS” ODIABAN, LA “REVOLUCION FUSILADORA”, DEMOLIO EL PALACIO UNZUE, UNA OBRA DE ARTE EDILICIA, PATRIMONIO DE LA NACION, POR ODIO A SUS ULTIMOS MORADORES, PERON Y EVITA…!!! DIOS NOS PROTEJA DE TANTA ESTUPIDEZ…!!!

 

Buenos Aires, 8 de febrero de 2019

Se el primero en comentar en "CUANDO SE DESTRUYE LA HISTORIA, SIN IMPORTAR LO QUE DESTRUIMOS ."

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*