LINA BECK-BERNARD

Lina Beck-Bernard (1824-1888)

Nació en Bitschwyler (Alsacia), el 10 de febrero de 1824. Fue hija de Carlos Bernard, ingeniero, y de Amelia Berger, de familia distinguida del Alto Rhin. Se educó en la ciudad de Mulhouse y en Basilea, recibiendo una excelente instrucción que comprendió el estudio del latín y griego, ciencias en general y dibujo. En 1840, se radicó permanentemente en Lausana. En su patria contrajo matrimonio con Carlos Beck, el 10 de febrero de 1852, y luego vino a la Argentina.

Llegaron a Buenos Aires el 14 de marzo de 1857, donde permanecieron poco tiempo, decidiéndose a pasar a la ciudad de Santa Fe. Se instalaron en una antigua casona con mirador frente a la entonces Plaza del Congreso Constituyente (hoy Plaza 25 de Mayo), que alquilaron a Isabel Sanginés de Sotto. La impresión que le produce la ciudad a los recién llegados está consignada en el capítulo de un libro suyo, y se titula Santa Fe desde la azotea.

El 27 de setiembre de 1858, Carlos Beck, funda la ciudad de San Carlos Centro. Por entonces era el director principal de la Sociedad Colonizadora Suiza Beck y Herzog, compañía ésta que fue la encargada de suministrar colonos para habitar estas tierras (1).

La vida transcurría en medio de un paisaje cargado de sugestiones y enseñanzas para el matrimonio extranjero, cuando la muerte de dos de sus hijas en 1861, determinó a la madre a regresar a Lausana. También iba en busca de un clima más propicio para su salud, y con la idea de restituirse con sus otros hijos.

Espíritu selecto y elevado, coadyuvó con su esposo a la difusión de formas de vida y costumbres. Instalada en su residencia, dio a la estampa su primer libro con elementos recogidos en Santa Fe, y lo intituló Le Rio Parana. Cinq années de séjour dans la Republique Argentine, 1857-1862, publicado en París en 1864. Fue traducido al castellano por José Luis Busaniche en 1935, precedido de una noticia biográfica de la autora, con el título de: Cinco años en la Confederación Argentina, 1857-1862. Allí fijó con sencillez y corrección, curiosas tradiciones y características de nuestras tierras y sus villas, como de su viaje a la Argentina.

En 1872, publicó su segundo libro sobre temas argentinos: Fleurs des Pampas, impreso en Ginebra, en el que reunió tres novelas de ambiente santafecino: La Estancia de Santa Rosa dada a conocer en Revue des deux MondesTelma Fray Antonio. En ellas describió la vida en las pampas, en las estancias y la lucha contra el indio, en otra, la emancipación de los esclavos en nuestro país, y finalmente, la vida de las misiones franciscanas del Gran Chaco, y la acción de los misioneros entre los indios.

En su obra literaria también figura: Theophile Conrad-Pfeffel de Colmar. Souvenirs biographiques, editado en Lausana, en 1866, donde se ocupa del fabulista Pfeffel (1736-1809), su bisabuelo, que le dio motivo para comunicarse con el ilustre Charles-Augustin Sainte-Beuve (1804-1869).

Se dedicó con entusiasmo al régimen penitenciario donde realizó una obra fecunda y perseverante. Visitó las prisiones de Basilea, y escribió un folleto contra la pena de muerte. En 1869, presentó una Memoria sobre las prisiones de mujeres, muy completa y rica en observaciones, fruto de su experiencia en la materia, que adquirió notoriedad, siendo traducida a diferentes idiomas. En 1872, dirigió a la Sociedad Suiza para la reforma penitenciaria, otro estudio relacionado con el régimen carcelario de las mujeres, y luego se ocupó de la libertad condicional.

Se dedicó también al periodismo desde 1873, escribiendo en L’Esperance, órgano de la Asociación de Mujeres, de Lausana; en Le Confederé du Valais, y en la Revue des Deux Mondes.

Era muy instruida, y se hallaba dotada de una viva imaginación. Fue una inteligencia abierta a las ideas amplias y generosas, y ejerció su actividad en los dominios más diversos. Encontró todavía tiempo suficiente para dedicarse a la pintura. Expuso varias veces en el Salón del Museo Arland, de Lausana, aguamarinas muy elogiadas, inspiradas desde las márgenes del lago Lemán. Tenía una facilidad extraordinaria para escribir, y además compuso breves comedias y hermosas poesías.

En los últimos años de su vida, tuvo una prolongada residencia en Italia, pero falleció en Lausana (Suiza), el 27 de setiembre de 1888, a los 64 años, desapareciendo con ella un espíritu generoso y selecto. Sus restos descansan en el Cementerio Montoie de Lausana, junto con los de su esposo.

Referencia

(1) El 13 de junio de 1858, la Sociedad Beck, Herzog y Cía., se reunió en asamblea y quedó resuelto que la Colonia a fundarse en los terrenos cedidos por la Provincia de Santa Fe, recibiría el nombre de “Nueva Basilea”, por el lugar de nacimiento de su fundador, Carlos Beck Bernard, oriundo de Basilea (Suiza). En Noviembre del mismo año se reunieron los Señores Beck Bernard y Vollenweider (Administrador de la Colonia) y comunican que el proyectado nombre lo habían cambiado: La nueva Colonia se llamaría “San Carlos”.

Fuente
Cutolo, Vicente Osvaldo – Nuevo Diccionario Biográfico Argentino – Buenos Aires (1968).
Efemérides – Patricios de Vuelta de Obligado
Gobierno de San Carlos Centro (Pcia. de Santa Fe)
Portal www.revisionistas.com.ar

Se el primero en comentar en "LINA BECK-BERNARD"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*