HEROES OLVIDADOS DE NUESTRA HISTORIA MILITAR

BRIGADIER GENERAL ANGEL MARÏA ZULOAGA

SÓLO QUERÌAN CONOCER A “EL LOCO”…: LA HISTORIA DEL “CAPITAN SOULAGE”, EL BRIGADIER GENERAL (FAA) ANGEL MARÌA ZULOAGA, MÁS CONOCIDO COMO “EL LOCO”, EL ÌDOLO DE LOS ÌDOLOS, LOS ASTRONAUTAS QUE PISARON LA LUNA

El Ministro de Defensa del Gobierno del General Juan Carlos Onganía (Dr. y Gral. Cáceres Monié), no se cansaba nunca de contar el siguiente hecho (que yo tuve la suerte de escuchar de sus labios mas de una vez): Cuando en 1969 los primeros seres humanos que pisaron la luna llegaron a Argentina dentro de la gira triunfal que habian comenzado alrededor del mundo para ser aclamados y agasajados, él fué el encargado de recibirlos y no apartarse de ellos en las ceremonias, ya que Monié hablaba perfectamente inglés y los americanos ni una gota de español.

El tema es que Caceres Monié estaba ahí donde fuera, paradito junto a Neil Armstrong, Michael Collins y Edward “Buzz” Aldrin, flanqueados por la bandera Argentina por un lado y la Norteamericana por el otro. La recepción era en Cancillería, frente a la Plaza San Martin y entre cada saludo y cada saludo Armstrong que se acercaba al oído de Caceres Monié y le susurraba: “Ud. crée que esto va a finalizar rápido?” -decia el americano con gesto de preocupación- “Pero porqué”- preguntaba Monié extrañado- A lo que Collins (en la oreja opuesta de Monié) susurraba: “Es que nosotros vinimos a Argentina solo para ver al “Loco” y sabemos que a las 8:00 de la noche se retira a dormir”….”Y nosotros partimos de Ezeiza mañana a las 7:00 hs!!!”…..

Neil Armstrong lo aturdió al Ministro de Defensa con este reclamo, porque él queria ir a ver a su héroe, su único héroe de la infancia, al “Loco”.

Solo el ancho de la Plaza San Martin separaba la Cancilleria del humilde departamento del 7° piso del edificio de Florida y Av Santa Fé.

Un departamento en el cuál en ese momento un viejito muy débil, frágil y bajito le pasaba una franela a sus libros en la biblioteca, un plumerito a esa artesanía en madera tan amada por él que representaba a Ícaro, y le pasaba (orgulloso) una virulana a una plaqueta de bronce que su amigo Belisario Roldán le había regalado en 1916 y que decía “Yo tengo una cosa aguda que decirle a los astros: ya no son ellos los únicos que han visto a los Andes desde arriba”.

Y es que ese viejito, a los 31 años, junto a su inseparable compañero Eduardo Bradley realizó la mayor proeza hasta ese momento: por primera vez cruzó con su globo remendado “Eduardo Newbery” las aterradoras montañas de Los Andes por encima de los agudos picos nevados, en trayecto de Santiago de Chile a Mendoza.

Soportan temperaturas de 33° bajo cero pero el globo no termina de subir, se estabiliza a los 6.500 metros y ven como van a estrellarse o contra el Aconcagua o contra el Tupungato: había que desprenderse de todo el peso posible. Arrojaron las bolsas de arena y nada. Lanzaron las bolsas con comida. Nada aún. Tiraron por la barquilla los revólveres y las municiones. Las paredes seguian acercándose a colisionar de lleno contra ellos. Nada aún. Con todo dolor se desprendieron de todos sus instrumentos cientificos, catalejos, relojes y anclas. Igual. En un ultimo intento, se desprendieron de su ropa de abrigo pesada y luego de la liviana.

Esta es la simple, humilde y semioculta bóveda de un aviador llamado Angel Zuloaga, fallecido en 1975. Nunca visitada y fuera de los “recorridos top” del Cementerio de la Recoleta, nunca me pierdo el honor una vez al mes de pasar por ella para desprenderle algunas de las telarañas que el paso inexorable del tiempo insiste en tejer y adosar al frio mármol.

Historia de Héroes Argentinos olvidados por la “Historia Oficial Argentina.”

Agradecimientos a quien corresponda.

1 Comment on "HEROES OLVIDADOS DE NUESTRA HISTORIA MILITAR"

  1. jorge Carlos Ales | 9 marzo, 2019 at 13:24 | Responder

    Creo que hay un error en la cita sobre el departamento del Brig.Zuloaga,el vivia en el edificio Kavanagh,que no son precisamente departamentos humildes,por otra parte no veo que haya que considerar como un merito que alguien viva en una vivienda modesta o un descredito si vive en un domicilio lujoso, todo esta en como ha llegado una persona a vivir en uno u otro.En el caso de Zuloaga pertenecia a una familia acomodada, al igual que su mujer.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*