MIRADA GLOBAL: BRASIL, CON EE.UU. , GARANTIZA LA SEGURIDAD CONTINENTAL

El General Alcides Faria del Ejército de Brasil, actual jefe de la 5ta Brigada de Caballería Blindada, asumirá el 1 de abril la Segunda Jefatura del Comando Sur de Estados Unidos. Se trata de uno de los 6 Comandos globales establecidos por el Pentágono para otorgar seguridad al mundo entero; y la designación de un oficial extranjero como segundo jefe de uno de los dispositivos centrales del sistema de seguridad norteamericano es una innovación que ocurre por primera vez en la historia de EE.UU..

A partir de ahora, Brasil asume junto con Estados Unidos la corresponsabilidad por la seguridad de América del Sur, Centroamérica y el Caribe, incluyendo la defensa del Canal de Panamá.

El objetivo histórico de Brasil, formulado por el Barón de Rio Branco en 1904, de convertirse en el principal aliado de EE.UU. en América Latina, se ha logrado; y ahora es cogarante de la seguridad continental.

El Barón de Rio Branco reconoció en 1904 que EE.UU. era el nuevo eje del poder mundial; y tras haber recuperado Donald Trump el liderazgo global que había perdido en 2008, la percepción del Canciller brasileño se ha tornado nuevamente vigente.

La designación del General Faria es parte de la reestructuración del poder mundial que ha emprendido el gobierno de Donald Trump en los últimos dos años. Está centrada en el pacto de seguridad que ha establecido con China a través del acuerdo realizado con el presidente Xi Jinping en Buenos Aires. Es la nueva estructura básica del poder en el mundo; y está encargada como tal de la conducción política del sistema global en la fase de hiperglobalización y de la Cuarta revolución industrial que ha comenzado.

El próxima paso respecto a Brasil es sellar un acuerdo de libre comercio que integre irreversiblemente a 2 de las 10 mayores economías del mundo en los próximos dos años.

Este acuerdo se negocia en el mismo movimiento en que se abre la economía brasileña, que es la más cerrada del mundo después de Sudán, en una secuencia orientada por la siguiente dinámica: primero, se aprueba la reforma del sistema de seguridad social este año; a continuación la reforma tributaria, y en tercer lugar se abre la economía brasileña.

El núcleo del sistema mundial en 2019 es el acuerdo Trump/Xi Jinping, que es un pacto de seguridad entre las dos superpotencias, sobre la premisa de que EE.UU. ha asumido nuevamente el liderazgo en el mundo.

Luego viene la integración profunda e irreversible, en un nivel cualitativamente superior, de las dos superpotencias. Un adelanto de esta tendencia central es que la inversión de las compañías norteamericanas en China en enero aumentó 117% anual en ese periodo.

Los pactos de seguridad son siempre de interpretación restringida, y son la base y fundamento de la integración económica en esta etapa de ascenso histórico del capitalismo.

EE.UU. reconoce a Brasil una dimensión global, tanto en lo político-estratégico como en lo económico. Brasil adquiere en la pantalla de radar norteamericana una condición semejante a la de Alemania, el Reino Unido, o Japón.

Lo real es lo actual y lo posible. El Bank of America estima que con el cambio de expectativas que implica la aprobación de la reforma del sistema de seguridad social este año, Brasil crecería 3.5% en 2019 y recibiría en esta etapa más de U$S100.000 millones en nuevas inversiones, sobre todo en infraestructura.

El acuerdo de desnuclearización que Trump ha pactado con Corea del Norte tiene una segunda fase que ,vista al futuro, es la esencial. Norcorea se integra plenamente a la economía capitalista avanzada, y recibe de inmediatomás de U$S 2.000 millones en inversiones – sobre todo de China, Japón y Corea del Sur -, centradas en la infraestructura de conectividad, que es la clave de la integración del sistema en el siglo XXI.

Lo mismo le ofrece Trump a la República Islámica de Irán, si entrega todo su arsenal misilístico y los equipos nucleares, corta toda vinculación y financiamiento con Hizbollah y Hamas, al tiempo que retira la Guardia Revolucionaria de Siria y Yemén.

Irán es la principal potencia económica, política, tecnológica, y educativa de Medio Oriente, después de Israel; y está dotada de una identidad cultural y lingüística de más de 3.000 años de historia. Cuenta con una población y una fuerza de trabajo extremadamente calificadas, incluyendo una elite científica y tecnológica de nivel mundial.

Irán puede ser el Imperio Persa del siglo XXI, si abandona la política de confrontación que surgió de las condiciones históricas de 1979 (triunfo de la Revolución Islámica liderada por el Ayatollah Ruhollah Khomeini), ahora desaparecidas, y se integra plenamente al sistema capitalista comenzando por su núcleo más avanzado, que es EE.UU..

La designación de un general brasileño como segundo jefe del Comando Sur es un punto de inflexión en la historia de las relaciones entre EE.UU. y América Latina; y más importante que eso, es una divisoria de aguas en la historia mundial.

JORGE CASTRO

Se el primero en comentar en "MIRADA GLOBAL: BRASIL, CON EE.UU. , GARANTIZA LA SEGURIDAD CONTINENTAL"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*